"El Gobierno respetará las decisiones que los ciudadanos vascos adopten libremente"Zapatero da estado oficial a su diálogo con ETA el 29 de junio de 2006


Declaración de Zapatero sobre el diálogo con la ETA
Madrid, 29 de junio de 2006

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, decidió finalmente que el anuncio del proceso de diálogo con ETA se sustanciase en una declaración institucional sin posibilidad de preguntas de los informadores, y en contra de su promesa de hace un año, cuando se comprometió a un debate en el Pleno del Congreso. «La forma es responsabilidad exclusiva del Gobierno», dijo Rodríguez Zapatero, asumiendo las críticas vertidas desde algunas formaciones. Este es el texto de la declaración institucional que el presidente pronunció de memoria en los pasillos del Congreso:

«ETA declaró el 23 de marzo pasado, por primera vez, un alto el fuego permanente, por primera vez, después de tres años sin atentados mortales y por primera vez, en situaciones de este tipo, habiendo desaparecido prácticamente la totalidad de sus acciones».

«En distintos momentos del periodo democrático hemos tenido expectativas de poder alcanzar el fin de la violencia, los gobiernos sucesivos, tanto el de Felipe González como el de José María Aznar, intentaron alcanzar la paz, no fue posible, lo intentaron de buena fe y desde aquí mi reconocimiento a esos esfuerzos que, en su día, hicieron».

«Lo singular de la situación no es tanto lo que ETA ha dejado de hacer, sino lo que los demócratas hemos hecho durante todos estos años, defendiendo los valores democráticos, defendiendo los valores constitucionales y, de manera muy singular, todos los ciudadanos de este país».

«El objetivo de todos los gobiernos ha sido la erradicación de la violencia en el País Vasco y en el resto de España. Para ello, ha habido distintos procesos de diálogo y de acuerdos entre fuerzas políticas destinadas a fortalecer el Estado de Derecho. Quiero, desde aquí, hacer un reconocimiento a todos los servidores del Estado de Derecho, a su su tarea, en la que han realizado y en la que realizan en estos momentos».

«En estos largos años, todos los Gobiernos han intentado alcanzar la paz desde un compromiso amplio de convivencia, manteniendo un principio esencial, la democracia no va a pagar ningún precio político por alcanzar la paz y defendiendo que el proceso de pacificación y normalización del País Vasco es una tarea de todas las fuerzas políticas. Así se ha recogido en distintas resoluciones institucionales».

«Precisamente al amparo de la resolución adoptada por el Congreso de los Diputados en mayo de 2005, quiero anunciarles que el Gobierno va a iniciar un diálogo con ETA manteniendo el principio irrenunciable de que las cuestiones políticas sólo se resuelven con los representantes legítimos de la voluntad popular. Así lo ha anunciado el ministro del Interior a todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria esta mañana. Quiero agradecer la actitud de todas las fuerzas políticas y quiero subrayar que la forma de realizar este anuncio a la opinión pública es responsabilidad exclusiva del Gobierno».

«He reiterado en más de una ocasión que el proceso va a ser largo, duro y difícil. Lo abordaremos con decisión y con prudencia, con unidad y con lealtad y siempre, siempre, respetando la memoria de las víctimas».

«Quiero también establecer principios básicos sobre el futuro de Euskadi y para ello quiero hacer una apelación a los ciudadanos, a las formaciones políticas y a la sociedad vasca en general. Los ciudadanos de Euskadi disfrutan del mayor autogobierno que han tenido nunca en su historia, con el Estatuto de Guernika elaborado al amparo de la Constitución de 1978 decidieron los ciudadanos vascos libremente su futuro».

«Desgraciadamente ha persistido la violencia, la coacción y el terror. Tenemos la oportunidad de poner fin a esta situación y desde los principios democráticos les digo que el Gobierno respetará las decisiones de los ciudadanos vascos que adopten libremente, respetando las normas y procedimientos legales, los métodos democráticos, los derechos y libertades de los ciudadanos y en ausencia de todo tipo de violencia y de coacción».

«En más de una ocasión me han escuchado decir que el futuro de Euskadi exige un gran acuerdo de convivencia político. Concretamente en el debate sobre el Plan Ibarretxe: si vivimos juntos, afirmé en aquella ocasión, decidimos juntos. Un gran acuerdo político de convivencia, por eso el Gobierno entiende que los acuerdos entre las distintas formaciones políticas de Euskadi han de alcanzarse con el máximo consenso posible, respetando la pluralidad política de Euskadi y en igualdad de oportunidades para todas las formaciones».

«Voluntad democrática, sujeción a la legalidad, amplio acuerdo político, que recoja el pluralismo de la sociedad vasca, esas son las reglas. Reglas que valen también para la participación en la vida política e institucional, para las formaciones políticas. Por ello, quiero reiterarles que el Gobierno va a mantener la vigencia de la Ley de Partidos».

«Durante años, todos los demócratas hemos intentado que aquellos que no aceptaban la voluntad democrática de los vascos, acepten las reglas del juego. Tenemos esa oportunidad y trabajaremos para que eso se pueda consumar».

«Quiero dirigirme ahora a la sociedad vasca. La paz es una tarea de todos, la paz será fuerte si tiene profundas raíces sociales, si abarca el conjunto de la sociedad vasca. Por ello entiendo que los partidos políticos, los agentes sociales, económicos, sindicales deben adoptar acuerdos para ese pacto de convivencia a través de los métodos de diálogo que estimen oportuno y, por supuesto, a través de los métodos democráticos para trasladar dichos acuerdos a los distintos ámbitos institucionales».

«Quiero expresar el compromiso absoluto del Gobierno y el mío personal con los valores, principios y reglas de la Constitución de 1978, que ha representado un éxito colectivo para nuestra convivencia. Soy plenamente consciente de que los ciudadanos tienen un gran anhelo de paz y una exigencia de máximo respeto a las víctimas del terrorismo y a sus familias».

«Como presidente del Gobierno de España asumo la responsabilidad de colmar ese anhelo de paz y esa exigencia de máximo respeto, reconocimiento a la memoria, al honor y la dignidad de las víctimas del terrorismo y sus familias».

«La sociedad española conoce el alcance de la tarea que tenemos por delante, una tarea que voy a desarrollar con prudencia y discreción. Quiero desde aquí pedir para esa tarea la colaboración de todos los medios de comunicación, teniendo en cuenta el alcance del proceso que vamos a vivir».

«A finales del mes de septiembre, el ministro del Interior realizará una nueva ronda de información a todos los grupos parlamentarios sobre el desarrollo del proceso que hoy abrimos. Muchas gracias».

__________________________________

Rodríguez Zapatero hace oficial sus conversaciones con ETA

Anuncia el inicio del diálogo con ETA cuando ya lleva años

COPE. Jueves, 29.06.2006

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ha anunciado el inicio del diálogo con ETA en el vestíbulo del Congreso de los Diputados. Zapatero ha respondido con su declaración institucional, escrita previamente y memorizada, al emplazamiento que la banda terrorista ETA le hizo el pasado miércoles 21 de junio de 2006. Cabe recordar que ETA dijo ese día, dirigiéndose directamente al Ejecutivo: “El Gobierno español debe expresar su compromiso de respetar lo que el pueblo vasco acuerde y decida sobre su futuro”. Hoy, jueves 29 de junio de 2006,el jefe del Ejecutivo hasta ha utilizado dos de las palabras empleadas por ETA: “El compromiso del gobierno de respetar la decisión que los ciudadanos vascos adopten libremente, respetando las normas legales, los procedimientos democráticos y en ausencia de violencia.” El Presidente del Gobierno ha dado el paso, ha realizado lo que se le venía demandando desde hacía años tanto por parte de la banda terrorista como de Batasuna y, en general, de todo el mundo nacionalista. Zapatero cumple así uno de las condiciones que se le había exigido, como ya adelantó en su momento la COPE, realizar la declaración de Downing Street española, en referencia a lo que hizo Tony Blair en el Reino Unido en el inicio del proceso de paz en Irlanda. Analistas de la lucha antiterrorista advierten a la COPE que si el comunicado etarra del 22 de marzo transmitía la existencia de “mucha cocina” para su elaboración, con la declaración presidencial de hoy ocurre exactamente lo mismo. Es fruto de la cocina, los acuerdos y los compromisos.

----------

-------------

Pero, ¿tiene importancia que sea el anuncio en junio y no en otro mes, por ejemplo, en julio? Evidentemente, sí. La importancia de esta fecha la desvelaba el diario Gara, cabecera de referencia del entorno de ETA, en un editorial el pasado miércoles 7 de junio.  

Bajo el título “Construir consensos en Euskal Herria”, en uno de los párrafos del editorial se aseguraba: “El PP se desvinculó luego de la declaración acordada por el Congreso de los Diputados el 20 de mayo de 2005, por la que se abría la puerta a la exploración del diálogo para poner fin a la violencia política. Desde entonces, su actitud de zapa ha sido una constante. A partir de esos datos, que el propio Zapatero remarcaba ayer en tribuna, cabe preguntarse por qué el presidente del Gobierno español sigue esperando a que el PP dé un giro total en su actitud política antes de hacer efectivo su anuncio de dar luz verde a la fase de diálogo. Máxime cuando dispone de sólo 24 días para lograr el milagro”.

------------

ANUNCIO OFICIAL DE ZAPATERO SOBRE SU NEGOCIACIÓN CON ETA

"El Gobierno respetará las decisiones que tomen los ciudadanos vascos"

LIBERTAD DIGITAL. Europa Press. Jueves, 29.06.2006

Delante de un texto de la Constitución de 1812, el presidente del Gobierno ha comparecido para hacer oficial sus conversaciones con ETA. Con la comparecencia de este jueves, Zapatero ha incurrido en tres falsedades. No ha convocado la Comisión de secretos oficiales, no ha convocado el Pacto Antiterrorista y su comparecencia no ha sido ante los diputados, sino frente a los periodistas. Sí que ha cumplido los plazos que le marcó ETA de comparecer en junio. "El Gobierno respetará las decisiones que tomen los ciudadanos vascos libremente en ausencia de todo tipo de violencia", ha anunciado el presidente. Esta es una de las exigencias históricas de ETA, que la banda recordaba al gobierno en su último comunicado.

El presidente del Gobierno está convencido de que ETA va a dejar de matar y por ese motivo, explicaban poco antes de su comparecencia fuentes gubernamentales, ha decidido anunciar el inicio de las conversaciones. Cumple, además, los plazos que había marcado la banda terrorista en Gara.  

---------------

EL PRESIDENTE OLVIDÓ SUS PROMESAS EN EL CONGRESO: "Me comprometo formalmente a acudir ante esta Cámara..."

LIBERTAD DIGITAL. Jueves, 29.06.2006

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha decidido finalmente que el anuncio oficial del proceso de negociación con ETA se sustanciase en una declaración institucional sin posibilidad de preguntas de los informadores, en contra de su promesa de hace un año, cuando se comprometió a un debate en el Pleno del Congreso. "La forma es responsabilidad exclusiva del Gobierno", dijo este jueves, asumiendo las críticas vertidas desde algunas formaciones.

Hasta hace sólo dos semanas, José Luis Rodríguez Zapatero mantenía la promesa que hizo hace un año de acudir al Congreso para "pedir respaldo" como paso previo a la apertura de un proceso de negociación para el fin de la violencia terrorista.

11 de mayo de 2005  

"Si se diera el caso, me comprometo formalmente a acudir ante esta Cámara para explicar los pasos a dar y para solicitar el respaldo de todos los grupos políticos al logro de la gran aspiración de poner fin al terrorismo en España".  

Zapatero mantuvo esta idea en el reciente acto del PSE-EE en el que anunció su intención de comparecer ante el Congreso en este mes de junio y lo reafirmó en el curso del Debate sobre el estado de la Nación de los días 31 de mayo y 6 de junio.  

31 de mayo de 2006, en su réplica a Josu Erkoreka (PNV)  

"Ese intento de convocar a todos a la tarea del fin de la violencia tiene su mejor plasmación en mi interés, ya desde el debate de hace un año, por que este Parlamento fuera un cauce a través del cual se expresara qué análisis de la situación tenía el Gobierno y qué pasos podía dar".  

Una semana después, el jefe del Gobierno aún seguía defendiendo la conveniencia de un debate específico sobre el diálogo con ETA y de hecho se negó a aprovechar el Debate sobre el estado de la Nación para cumplir con su promesa.  

6 de junio de 2006  

"Yo quiero que eso sea compartido por toda la Cámara, por eso no voy a dar la señal hoy, señorías. Quiero que sea compartido".  

El presidente del Gobierno, aunque las minorías nacionalistas le habían dado su respaldo por anticipado sin necesidad del debate específico, insistió en la idea de la comparecencia: "Aun convencido como estoy de que existen condiciones para autorizar el inicio de los contactos con la banda ETA, entiendo que es mi obligación intentar que el apoyo que esa propuesta tiene en la Cámara, que es amplio, pueda ser mucho más amplio o al menos cuente con la máxima comprensión posible", afirmó, intentando atraerse al PP.  

En contra de todo este discurso, y pese a que el Gobierno tenía disponible la fecha del 28 de junio para una sesión informativa, desde el PSOE y el Gobierno se empezó a lanzar la idea de descartar una comparecencia específica sobre el fin de ETA e incluso se sugirió la posibilidad de que Zapatero aprovechase una pregunta parlamentaria en sesión de control.   El plazo que se impuso de junio se iba agotando y el miércoles por la noche el ministro del Interior convocó a los portavoces de los distintos grupos parlamentarios. Este jueves, al recibirles uno por uno, Alfredo Pérez Rubalcaba les anticipó la fórmula escogida para el anuncio: una comparecencia en el Congreso, pero ante los medios de comunicación, en forma de declaración institucional sin preguntas. Algunos portavoces, como los de IU-ICV, EA y Nafarroa Bai, admitieron su decepción y reconocieron que hubieran preferido un debate en el Pleno del Congreso. Otros, como CiU o el PNV, se congratularon porque nunca habían mostrado entusiasmo alguno por la idea de reeditar un nuevo debate con más discrepancias que coincidencias.    

Los interlocutores de Rubalcaba explicaron después que, según Interior, se había optado por este formato para evitar una nueva bronca parlamentaria con el primer partido de la oposición, el PP. El presidente del Gobierno, en su declaración institucional, zanjó la cuestión asumiendo la autoría de la decisión: "La forma es responsabilidad exclusiva del Gobierno". Eso sí, tras realizar el anuncio ante los medios de comunicación Zapatero se encaminó al despacho del presidente del Congreso, Manuel Marín, para explicarle la situación. No se descarta que, más delante, el presidente del Gobierno acuda al Pleno de la Cámara para informar del proceso, una vez que hayan avanzado las conversaciones. En principio, la próxima cita será una nueva ronda informativa de Interior con los portavoces, prometida para finales de septiembre.

-------------------------------

Cartas de extorsión en abril y mayo y más de 40 actos de terrorismo callejero

LIBERTAD DIGITAL. Europa Press. Jueves, 29.06.2006

La organización terrorista ETA ha mantenido el envío de cartas de extorsión a empresarios vascos y navarros en el tiempo transcurrido desde la declaración de alto el fuego permanente que hizo pública el pasado 22 de marzo. A estas cartas, redactadas en marzo, abril y mayo hay que unir una cuarentena de actos de violencia callejera, dirigidos principalmente contra sedes de los partidos constitucionalistas, el PNV y empresas particulares.  En su último comunicado, ETA pidió al Gobierno que expresase su compromiso de respetar la decisión de los vascos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, compareció ante los medios hoy en el Congreso de los Diputados para hacer público que su Ejecutivo va a iniciar el diálogo con ETA. Antes, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se reunió con todos los portavoces parlamentarios para darles la última hora de la verificación del alto el fuego.   El Gobierno dio por verificado el cese de actividades de ETA el pasado 22 de mayo de forma pública al declarar Rubalcaba que, tras tres informes de verificación remitidos por Interior a Moncloa, se consideraba que el alto el fuego era "completo y real". En esa misma comparecencia ante los medios, celebrada en el 'cuartel general' de la Policía en Canillas, también descartó un cuarto informe. Sin embargo, el pasado 16 de junio, Zapatero fue preguntado en Bruselas por las últimas cartas enviadas por ETA a empresarios y contestó que esa cuestión sería objeto del siguiente informe de los que recibía con periodicidad.    

Las primeras cartas tras el anuncio de alto el fuego fueron recibidas en abril por los empresarios y habían sido redactadas en marzo, sin poder determinarse por el código que las encabeza si fue antes o después del 22 de marzo. Con todo, los sellos de Correos demostraban que habían sido echadas al buzón en los primeros días de abril.  La incógnita sobre la actividad del llamado 'impuesto revolucionario' se despejó semanas después cuando empresarios de País Vasco recibieron cartas de extorsión fechadas en mayo y recibidas por algunos de ellos en los primeros días de este mes de junio.  

En medio de la polémica por la autenticidad del envío de las cartas, dirigentes de ETA concedieron una entrevista al diario 'Gara' en el que se referían a las mismas. En primer lugar, denunciaban "intoxicaciones" de la Policía y recordaban que su "lucha" siempre había tenido "necesidades económicas". Y añadían: "En esa evolución, el ofrecimiento que han hecho los ciudadanos ha sido muy amplio, la aportación realizada en la lucha por Euskal Herria ha sido muy grande, y también la aportación económica. Lo entendemos como una ayuda de personas comprometidas. ETA garantiza que ese dinero será utilizado a favor de la libertad y construcción de Euskal Herria. En ese sentido situamos las peticiones monetarias que realiza ETA".  

Justo un mes después del anuncio de alto el fuego, en la madrugada del 22 de abril, desconocidos incendiaban la ferretería de un concejal de UPN en la localidad navarra de Barañain. Las llamas causaron varios heridos y obligaron a desalojar a decenas de personas de sus domicilios. Este ataque y otro el día siguiente contra la sede de una aseguradora en Gecho (Vizcaya), sin ni siquiera daños materiales, poco después de la detención de Ibon Meñika, con 'bonos' de ETA en el vehículo en el que viajaba, provocaron el debate de si la banda iba a detener la violencia callejera durante la tregua. Sobre estos dos ataques, ETA dijo en su entrevista que eran "la manifestación del enfado y de la respuesta popular".  

A lo largo de estos meses, el terrorismo callejero, dirigido contra personas particulares, empresas y sedes de partidos constitucionalistas se ha sucedido en el País Vasco y Navarra. Entre la cuarentena de actos violentos, cabe destacar cómo a principios de mayo la concejal del PSE Gotzone Mora vio cómo rociaban con aceite su coche, pero también el PNV manifestó su "estupor" por los ataques con pintura a mediados de mayo contra sus sedes sociales (batzokis) en Vitoria, Gecho, Galdacano y Lejona (Vizcaya) y Azpeitia (Guipúzcoa).

También las sedes de otros organismos sociales han sufrido el terrorismo callejero, como es el caso de las pintadas aparecidas contra la sede de UGT en Baracaldo (Vizcaya) a finales de mayo o el ataque con cócteles molotov lanzado contra dos empresas temporales en las mismas fechas en Irún (Guipúzcoa). Los últimos actos de la llamada de terrorismo callejero se han dirigido contra la sede del PSN en Burlada (Navarra), que amaneció el pasado día 23 con pintura roja en su fachada, contra un concesionario de coche en Vitoria, el Juzgado de Paz de Amorebieta y la Casa del Pueblo de Baracaldo (Vizcaya). Hoy mismo, cinco encapuchados atacaron este mediodía la sede de EB en Vitoria causando diversos destrozos en el interior del local.