Inicial

Jesús se aplica a Sí mismo el nombre de Dios YO SOY

Dios revela que su nombre es YO SOY en Ex 3,14:

13 Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros"; cuando me pregunten: "¿Cuál es su nombre?", ¿qué les responderé?»
14 Dijo Dios a Moisés: «Yo soy el que soy.» Y añadió: «Así dirás a los israelitas: "Yo soy" me ha enviado a vosotros».

Y en Dt 32,39 por boca de Moisés:

«Ved ahora que yo, sólo yo soy, y que no hay otro Dios junto a mí»

YAHVEH es una forma del verbo ser, según dice en nota de la Biblia de Jerusalén, ed. 1975, en Ex 3,14.

Jesús se aplica a Sí mismo el nombre YO SOY

Así lo dice en nota de la Biblia de Jerusalén, ed. 1975, también en Ex 3,14, en Jn 8,24 y en Jn,6,35.

Y lo refiere al pasaje de Jn 8,24:

23 El les decía: «Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.
24 Ya os he dicho que moriréis en vuestros pecados, porque si no creéis que Yo Soy, moriréis en vuestros pecados».

Y en Jn 8,28, a la pregunta «¿Quién eres tú?» (Jn,25), Jesús les repite:

«Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces sabréis que Yo Soy».

Y ya al anunciar la institución de la Eucaristía con su presencia real en el pan consagrado y así transubstanciado en Jn 6,35:

«Yo Soy el pan de vida».

Esto lo entienden referido al nombre de Dios YO SOY, no sólo la nota que aquí, en Jn 6,35, pone la Biblia de Jerusalén, ed. 1975, sino los judíos que se lo estaban oyendo decir a Jesús como testimonia san Juan en Jn 6,41:

41 "Los judíos murmuraban de él, porque había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo».
42 Y decían: «¿No es éste Jesús, hijo de José, cuyo padre y madre conocemos?¿Cómo puede decir ahora: He bajado del cielo»

Y sobre todo en el momento solemne de su juicio y condena por el Sumo Sacerdote de Israel, así lo recoge el evangelio de san Marcos 14,62

61 Pero él seguía callado y no respondía nada. El Sumo Sacerdote le preguntó de nuevo: «¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?»
62 Y dijo Jesús: «Sí, yo soy, y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir entre las nubes del cielo».
63 El Sumo Sacerdote se rasga las túnicas y dice: «¿Qué necesidad tenemos ya de testigos?

Y el Evangelio de san Lucas (22, 70):

66 En cuanto se hizo de día, se reunió el Consejo de Ancianos del pueblo, sumos sacerdotes y escribas, le hiceron venir a su Sanedrín
67 y le dijeron: «Si tú eres el Cristo, dínoslo.» El respondió: «Si os lo digo, no me creeréis.
68 Si os pregunto, no me responderéis.
69 De ahora en adelante, el Hijo del hombre estará sentado a la diestra del poder de Dios.» =
70 Dijeron todos: «Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?» El les dijo: «Vosotros lo decís: Yo soy».

También en otros pasajes:

Cuando el prendimiento (Jn 18,3-8):

3 Judas, pues, llega allí con la cohorte y los guardias enviados por los sumos sacerdotes y fariseos, con linternas, antorchas y armas.
4 Jesús, que sabía todo lo que le iba a suceder, se adelanta y les pregunta: «¿A quién buscáis?»
5 Le contestaron: «A Jesús el Nazareno.» Díceles: «Yo soy». Judas, el que le entregaba, estaba también con ellos.
6 Cuando les dijo: «Yo soy», retrocedieron y cayeron en tierra.
7 Les preguntó de nuevo: «¿A quién buscáis?» Le contestaron: «A Jesús el Nazareno».
8 Respondió Jesús: «Ya os he dicho que yo soy; así que si me buscáis a mí, dejad marchar a éstos».

En Jn 10,36, cuando Jesús polemiza con los judíos incrédulos:

34 Jesús les respondió: «¿No está escrito en vuestra Ley: Yo he dicho: dioses sois?
35 Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios - y no puede fallar la Escritura -
36 a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: "Yo soy Hijo de Dios"?

Ratificando sus palabras de identificación con Dios Padre por las que quieren apedrearle.

Yo y el Padre somos uno (Jn 10,30).

San Juan omite todo el proceso de Jesús ante Caifás, como Sumo Sacerdote. San Mateo (26, 63) trae la pregunta solemne, que provoca la declaración aún más solemne de Jesús:

63 Pero Jesús seguía callado. El Sumo Sacerdote le dijo: «Yo te conjuro por Dios vivo que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios».
64 Dícele Jesús: «Sí, tú lo has dicho. Y yo os declaro que a partir de ahora veréis al hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo».

Es en el evangelio de San Marcos y en el de san Lucas, como ya se ha visto, donde viene la expresión YO SOY que elige Jesús para decir que es Dios directa y concretamente y no sólo indirectamente.

En el evangelio de San Marcos viene la versión más completa, con los tres elementos esenciales: la pregunta solemne y concreta, la respuesta explícita y la ímplicita de que es Dios. La explícita de que es Dios, que Él, Jesús, es YO SOY. La ímplicita de que es Dios, que Él, Jesús viene sobre las nubes del cielo (Cf. Sal 110 y Dn 7,13).

La pregunta de Caifás solemne y oficial como Sumo Sacerdote, por lo tanto actuando de oficio en nombre de Dios:

¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? (Mc 14, 61).

Aunque es en el evangelio de san Mateo donde viene la mayor solemnización, que deja bien claro que es una pregunta oficial como Sumo Sacerdote, por lo tanto actuando de oficio en nombre de Dios:

«Yo te conjuro por Dios vivo que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios» (Mt 26, 63).

La respuesta explícita de que es Dios, que Él, Jesús, es YO SOY:

Y dijo Jesús: «Sí, yo soy» (Mc 14, 62).

Y la ímplicita, al decir que va a venir sobre las nubes del cielo, de que es Dios:

Y dijo Jesús: «Sí, yo soy, y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir entre las nubes del cielo» (Mc 14, 62).

Así lo manifiesta a los apóstoles en el momento íntimo y solemne de la última cena tras lavarles los pies. San Juan, que omite en su evangelio el proceso de Jesús ante Caifás, que ya estaba en los otros evangelios, trae en cambio esta declaración taxativa de Jesús: para reafirmar preventivamente la fe de los apóstoles ante la próxima defección de Judas, Jesús esta forma de revelar su divinidad Yo Soy (Jn 13,12-19):

12 Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros?
13 Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy.
14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros.
15 Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros.
16 «En verdad, en verdad os digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía.
17 «Sabiendo esto, dichosos seréis si lo cumplís.
18 No me refiero a todos vosotros; yo conozco a los que he elegido; pero tiene que cumplirse la Escritura: = El que come mi pan ha alzado contra mí su talón. =
19 «Os lo digo desde ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, creáis que Yo Soy

------------------------------------------------------

Los anticristos que usurpan el nombre de Cristo para suplantarlo usan el nombre YO SOY; Jesús al advertírnoslo, vuelve a decir que ése es su propio nombre, YO SOY:

Lucas, 21,8 Él dijo: «Mirad, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: "Yo soy" y "el tiempo está cerca". No les sigáis.

Mc 13,6 Vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo: "Yo soy", y engañarán a muchos.