... ...Hispanidad Futura. ......CRISTIANDAD FUTURA..

Craig Venter ha creado una bacteria con un genoma artificial que introdujo en otra bacteria

DN DPA/EFE . WASHINGTON/MADRID Viernes, 21 de mayo de 2010

Genetistas del Instituto Craig Venter han creado una bacteria con un genoma artificial, según informan en la revista estadounidense Science, en su edición de hoy viernes, 21 de mayo de 2010. Los especialistas construyeron los genes de una bacteria a partir de fragmentos de genoma, al que introdujeron luego en otra especie de bacteria. La célula que recibió el genoma artificial comenzó a producir proteínas que estaban codificadas en éste, mientras que el genoma original fue eliminado.

De esta manera, los científicos crearon una célula que está controlada por un genoma foráneo, por lo que la denominaron "célula sintética", pese a que sólo el genoma es artificial.

Estas células se convertirán en un herramienta poderosa en el intento de hacer que la biología "haga lo que nosotros queremos", dijo Craig Venter, fundador del instituto que lleva su nombre, con sede en Rockville. "Tenemos una gran variedad de aplicaciones" en mente, añadió el genetista.

Los experimentos realizados por el equipo encabezado por Venter son, según dijeron, un paso más en el camino hacia el desarrollo de bacterias que produzcan biocombustibles o que sean capaces de absorber el dióxido de carbono, principal gas responsable del calentamiento global de la Tierra.

Estas bacterias artificiales también podrían ser útiles en el futuro en la producción de vacunas, indicaron Venter y sus colegas.

No es un organismo completo

Sin embargo, los investigadores no lograron crear un organismo nuevo completo, ya que necesitaron para su trabajo al menos del genoma original de una bacteria y de la envoltura de una segunda bacteria. En primer lugar, los investigadores sintetizaron el genoma de la bacteria Mycoplasma mycoides en varias etapas.

Hasta ahora sólo es posible formar moléculas de genoma relativamente cortas. Por este motivo, los especialistas introdujeron los fragmentos cortos en células de levaduras, cuyas enzimas se encargaron de unirlas.

Las moléculas más grandes de ADN fueron introducidas en bacterias Escherichia coli y de nuevo en levaduras. De esta manera, se obtenían fragmentos más grandes aún.

Este procedimiento se repitió varias veces, hasta obtener el genoma completo formado por más de un millón de pares de bases.

Este genoma artificial, que fue denominado M. mycoides JCVIsyn1.0, fue introducido luego en la bacteria Mycoplasma capricolum.

Según Venter, el genoma artificial desplazó al genoma natural de la bacteria y asumió el control de las células. Para asegurarse de que el genoma artificial era el que se estaba expresando y no el natural, los expertos habían introducido en el ADN sintético ciertas marcas.

Un paso importante

En este nuevo experimento, el equipo encabezado también por Daniel Gibson, además de Venter, combinó ambos procesos.

"Éste es un paso importante, y creemos que lo es, tanto desde el punto de vista científico como filosófico", dijo Venter. "Seguro que cambió mi visión sobre la definición de la vida y más allá de eso, de cómo funciona la vida".

El subdirector del Centro de Regulación Genómica, Luis Serrano auguró que en un futuro "muy lejano" podría permitir diseñar organismos "a la carta".

Serrano ha recalcado que este trabajo "no es crear vida, ni es una célula artificial", sino que se trata de "algo más parecido a lo que pasa en la película Parque Jurásico: secuenciar el genoma del dinosaurio, sintetizarlo y meterlo en un huevo de reptil".

Los resultados hasta ahora son puramente a nivel de investigación básica, ha detallado este investigador, quien ha añadido que el trabajo permitirá "añadir y quitar genes del genoma de una de estas bacterias y por tanto analizar su función".

El problema, ha continuado, es que no es una técnica que ahora mismo "sea general y que se pueda utilizar con bacterias interesantes desde punto de vista aplicado".

-----------

Craig Venter aboga por nuevas regulaciones para evitar abusos. "La ciencia consiste en comprender la vida en sus niveles más básicos e intentar utilizar ese conocimiento para la mejora de la humanidad"

DN AGENCIAS. Londres Viernes, 21 de mayo de 2010

Craig Venter, el jefe del equipo científico que ha creado en EE UU la primera célula viva sintética, aboga por nuevas regulaciones para evitar abusos de esa "poderosa tecnología". "Creo que las regulaciones existentes no bastan, y como inventores de esto y responsables de su desarrollo queremos ver que se hace todo lo posible para prevenir abusos", afirma Venter en declaraciones que publica hoy el diario británico "The Independent".

"Intentamos tomar toda las medidas responsables posibles. Creo que es el primer caso en el campo científico en que se ha llevado a cabo un amplio estudio bioético antes de acometer los experimentos", agrega.

"Ello forma parte de un proceso en marcha que hemos impulsado nosotros mismos para garantizar que la ciencia procede éticamente, que reflexionamos sobre lo que hacemos y que tenemos en cuenta las implicaciones para el futuro", asegura el experto estadounidense.

Sobre su hazaña, Venter afirma que se trata de un "nuevo paradigma" puesto que es "la primera vez que tenemos una célula totalmente controlada por un cromosoma sintético".

"Partimos de una célula viva, pero el cromosoma sintético la transforma totalmente en una nueva célula sintética", explica Venter, según el cual la nueva célula ha experimentado "más de mil millones de replicaciones" y el único ADN que contiene es el sintético.

"No hacemos las proteínas ni las células sintéticamente, sino que es el cromosoma el que determina el proceso", agrega Venter.

Preguntado por las dificultades con las que se toparon, el científico explica que "en un determinado momento se produjo un error en más de un millón de pares base, y eso basta para no poder crear vida. Es pues muy difícil".

El objetivo de su equipo, dice también Venter, es "comprender la naturaleza básica de la vida y los conjuntos mínimos de genes necesarios para la vida. No conocemos todas las funciones de los genes de una sola célula. No sabemos lo que hacen, ni cómo funcionan, así que durante quince años hemos intentado buscar la forma de poder definirlo en el caso de células muy simples".

"Eso es lo más importante de la próxima etapa. (...) Se trata de una poderosa tecnología para intentar dotar a los organismos de funciones específicas, por ejemplo, la de fabricar nuevos combustibles a partir del dióxido de carbono o acelerar la creación de vacunas".

Preguntado si trata de suplantar a Dios en la creación de vida, Venter explica que eso se dice cada vez que se produce un importante descubrimiento en las ciencias, sobre todo en la biología.

"La ciencia consiste en comprender la vida en sus niveles más básicos e intentar utilizar ese conocimiento para la mejora de la humanidad. Creo que somos parte del progreso del conocimiento científico y de la comprensión del mundo que nos rodea", afirma.