...La transición hacia la actual democracia en España.. La alternancia en el poder desde 1982...HISTORIA DE ESPAÑA.....INDEX..

La transición de Adolfo Suárez de 1976 a 1981

La transición termina según unos en 1977 (con la celebración de elecciones con los partidos actuales, incluido el Partido Comunista);
según otros en 1978 (al entrar en vigor la Constitución);
según otros en 1981 (al fracasar el intento de golpe de Estado y afirmar la izquierda que ahora era aceptable el rey Juan Carlos al no secundar el golpe);
según otros en 1982 (al llegar el PSOE al poder);
según Felipe González, líder del PSOE, la transición termina el 1.01.1986 al entrar en vigor el ingreso de España en las Comunidades Europeas.
Otros dicen que aún hay que acabar la transición o que hay que hacer ahora una segunda transición. Son los que actualmente imperan.

1974, la Junta Democrática dirigida por el Partido Comunista es un intento más de controlar a toda la oposición. Se integran escasas y débiles fuerzas
1974, Felipe González, Secretario General del PSOE en el congreso de Suresnes; el PSOE tiene entonces 1.200 miembros..
1975, la Plataforma de Convergencia Democrática dirigida por el PSOE para rivalizar con el PCE y rechazarlo.
1976, sólo tras la muerte de Franco crearán la Platajunta. La Junta y la Plataforma se unirán el 26 de marzo de 1976 en una entidad denominada periodísticamente como la Platajunta, porque su nombre resultó demasiado largo para ser asimilado en el corto y poco eficaz periodo de su existencia, la
Plataforma de Organismos Unitarios. No les dio tiempo a los de la oposición a Franco de derribarlo mientras estuvo en el poder.
El régimen de Franco será eliminado por los políticos franquistas y por los eclesiásticos que venían evolucionando desde el distanciamiento de la ideología de la Cruzada de los nacionales a la proclamación de su rechazo y a la queja en el siglo XXI de que les rechacen también a ellos.

Franco muere el 20-N de 1975 y termina su época sin que haya sido derribado.
Los políticos del sistema franquista realizan la democracia actual.
La pretransición y la transición se promueven mediante el europeísmo ya desde la época de Franco.
La Europa del europeísmo, que se enraíza en el liberalismo y en el socialismo, es contraria a la Europa de la Cristiandad.
Y ya la vinculación del régimen de Franco se realiza con Occidente
.
Occidente es la suplantación de la Cristiandad descristianizada por la implantación en ella del liberalismo
.
Desde el inicio de la guerra fría en 1947,
Franco exhibe su anticomunismo, como el "Centinela de Occidente" y lo rentabiliza en los acuerdos de 1953 con los USA.
La solicitud de ingreso en las Comunidades Europeas la firma el gobierno de Franco en 1962, a sabiendas de que estaba ya en vigor en esas Comunidades la doctrina Birckelbach que exige tener un régimen de democracia liberal con partidos políticos como requisito para entrar en la CEE.
Desde entonces se intensifica el europeísmo y será la palanca principal de la transición a la actual democracia, la democracia europeísta.
En la etapa final de la transición todo el cambio se planteaba como "homologación con Europa".

Proclamado rey don Juan Carlos el 22.11.1975 como sucesor de Franco, en virtud de su designación por Franco y su aceptación en 1969 de ser el sucesor de Franco, Arias sigue como jefe de gobierno, pero, presionado, cambia a los ministros por otros que son personajes de talante liberal que traen proyectos democratizadores; todos ellos tienen otra característica: que proceden del régimen de Franco.
Pero la democratización no avanza, porque varios de los personajes del gobierno tenían cada uno su proyecto democratizador.
Fraga, ministro entonces de la Gobernación, decía propugnar el centrismo, y fue denominado el inventor del centro; en la página 95 de Memoria de la Transición, © Diario El País, S.A. Madrid, 1996, aparece la información de que Fraga "el 30 de abril de 1976 se reunió en secreto con González para proponerle un
Pacto de El Pardo (acuerdo entre el conservador Cánovas y el liberal Sagasta para turnarse en el poder, tras la muerte de Alfonso XII) actualizado, que permitiese a los socialistas acceder al poder en un plazo no muy lejano. A cambio, el ministro esperaba obtener el reconocimiento de la Monarquía por parte del PSOE, pero la oferta fue desestimada por su joven interlocutor".

La situación es de crisis económica por la crisis mundial del petróleo de 1973, agravada en España porque no se habían tomado ni se tomaban las necesarias medidas restrictivas, sino que la oposición antifranquista venía planteando desde 1974 exigencias de concesiones desmesuradas y los gobiernos franquistas cediendo desde entonces.

A esto se añade la consiguiente crisis social del paro, agravado porque ya se han cortado las emigraciones a los países desarrollados europeos, como consecuencia de que ellos sí están tomando las necesarias medidas restrictivas para hacer frente a la crisis.
Empezaba ya a haber cientos de miles de parados en contraste con el pleno empleo e incluso el pluriempleo de la época de Franco.
Llegará a haber cerca de cuatro millones de parados en la época socialista de Felipe González.

Y el terrorismo: iniciado quince años atrás y que ahora se intensifica.

1 de julio de 1976: Arias, presionado, dimite. Es otro caso de político borboneado, como lo habían sido sus ministros anteriores y lo serán también los políticos más importantes de ese momento según ellos, que esperaban reemplazar a Arias.

Luciani admiraba a Soljenitsin y se lo demostró nada más publicarse Archipiélago Gulag sin complejos y también se hizo enseguida una idea propia del Concilio Vaticano II

Solyenitsin en España en 1976

4.07.1976 Adolfo Suárez, nuevo presidente del gobierno, elegido porque es considerado manejable por el rey y por su principal consejero en ese momento, que es Torcuato Fernández Miranda. Como éste, Suárez procedía del Movimiento, de los azules tecnocratizados, y como él, proyectaba la democratización
mediante "la reforma", que consistía en utilizar las propias leyes e instituciones de Franco para eliminarlas en la transición a la democracia liberal.
Frente a "la ruptura" propugnada por la oposición de izquierdas agrupada en la
Platajunta desde el 26 de marzo de 1976. "La ruptura" consistía en suprimir ya esas leyes y sustituir a los personajes que estaban en el poder por un gobierno provisional, en el que ellos, los izquierdistas se autonombrarían gobierno, como cuando se proclamó la II República;
pero, como no tenían ningún poder político, ni social, la transición a la democracia liberal se hará mediante la "reforma" realizada por los personajes que estaban el poder desde la época de Franco y con las leyes e instituciones de éste, especialmente el referéndum.
El nombramiento de Suárez fue acogido con sorpresa por los que creían que era partidario del Movimiento por proceder de esa organización.
Los personajes importantes del gobierno anterior, que creían que iban a ser ellos los que iban a dirigir el cambio, se negaron a formar parte del nuevo gobierno dirigido por Suárez, y éste tuvo que formar su gobierno con políticos de tercera fila, democristianos y azules del Movimiento, fue llamado periodísticamente "gobierno de los penenes", porque se denominaba dialécticamente penenes a los profesores que, por no haber aprobado las oposiciones, no tenían plaza fija y eran oficialmente profesores no numerarios (PNN). Los marxistas les llamaban penenes porque estaba resultando una manera eficaz de "concienciarles", es decir, una manera eficaz de conseguir cultivar su resentimiento y que participaran en todas las huelgas y movilizaciones para conseguir una plaza fija de profesores sin aprobar las oposiciones, sino mediante esas huelgas y movilizaciones, que así estaban consiguiendo que efectivamente fuesen cada vez más nutridas desde diez años atrás.

La ley para la Reforma Política presentada en 1976 como proyecto por Adolfo Suárez establece la convocatoria por sufragio universal de elecciones a Cortes Constituyentes.
Es aprobada por las Cortes, que son las que proceden de la época y del régimen de Franco, y es sometida a referéndum convocado por Suárez.
Los partidos de la oposición izquierdista aglutinados desde marzo de 1976 en la Plataforma de Organismos Unitarios (la "Platajunta") siguen promoviendo la ruptura, propugnando ahora la abstención en el referéndum.

Celebrado el referéndum el 15.12.1976, los resultados (
gráfica 7) indican que la abstención apenas sobrepasa el 22 %, frente a una participación superior por lo tanto al 77 %, de la cual el 94% vota afirmativamente a la ratificación de esa ley. Pero además, esto significa que Suárez cuenta con apoyos amplísimos, heredando todo lo que era el franquismo sociológico, y significa además que entre socialistas, comunistas, nacionalistas antiespañolistas, etc., sólo cuentan con ese porcentaje de abstención del 22% que incluye la abstención técnica (el 10 ó el 15 por ciento).
Todo ello en ese momento. Seis meses después, los porcentajes de derechas e izquierdas variarán tanto, que expresan la intensa izquierdización producida en el primer semestre de 1977. Suárez ganó las elecciones de junio de 1977, aunque sin mayoría absoluta; los izquierdistas duplicaban sus resultados del 15.12.1976. La causa es que, si se hace izquierdismo y revolución, sale izquierdismo y revolución, pero la gente no se va a hacer izquierdista para ser seguidora de la derecha vergonzante y antitradicional, aunque la repugnancia al totalitarismo del comunismo le hacía quedarse en el socialismo. La propaganda del socialismo le venía gratis de los demás sectores.

En ese periodo se van legalizando los partidos políticos incluido el Partido Comunista en abril de 1977, contra lo que había prometido expresamente Suárez a los jefes del ejército. Pero no tuvo más contratiempos que el hecho de que algunos mandos militares expresaron su malestar. Pero el partido comunista cumplió la condición pactada con Suárez para su legalización de aceptar la monarquía como única exigencia de los militares; y al presentarse en público la directiva comunista lo hizo exhibiendo una enorme bandera de España con los colores que denominaban monárquicos. Lo cual demostraba que se podían poner condiciones y limites a las concesiones, cosa que no se hizo con los partidos nacionalistas antiespañolistas, provocando la inestabilidad permanente, porque son los únicos partidos que en occidente siguen propugnando su programa máximo y además ampliado permanentemente.

Para las elecciones, Suárez creó en 1977 la UCD (Unión de Centro Democrático) como coalición de todos los partidos que se proclamaban centristas bajo su jefatura, en una operación muy parecida al decreto de unificación redactado por Serrano Suñer a las órdenes de Franco (texto).
Ganó las elecciones de 1977, aunque sin llegar a la mayoría absoluta, que requería pasar de 175 diputados. El PSOE de González se convierte de la noche a la mañana en el segundo partido (
elecciones).

15.06.1977 UCD PSOE P. COMUNISTA ALIANZA POPULAR
Diputados 165 118 20 16

El partido socialista se convierte de la noche a la mañana en un partido de masas. En el único otro partido grande. La causa es que, si se hace izquierdismo y revolución, sale izquierdismo y revolución, pero la gente no se va a hacer izquierdista para ser seguidora de la derecha vergonzante y antitradicional, aunque la repugnancia al totalitarismo del comunismo le hacía quedarse en el socialismo. La propaganda del socialismo le venía gratis de los demás sectores. Felipe González se había hecho con el cargo de secretario general del PSOE en 1974 y había desplazado a los dirigentes históricos del exilio. Es él quien revitaliza el partido, casi inexistente en el interior en la época de Franco. En 1974, el PSOE tiene 1.200 miembros. Es Felipe González el que trae los votos y la financiación procedente del partido socialista alemán.

En vez de imponer su mayoría los grupos derechistas procedentes del franquismo, UCD y AP, se inició la elaboración de la Constitución de 1978 por consenso (Las Constituciones españolas).
También por consenso se llega a los Pactos de la Moncloa de 1977 con los que se empieza a tomar medidas para afrontar la crisis económica derivada del problema petrolífero desencadenado a partir de 1973, y agravada en España en parte por la demagogia de la oposición con sus exigencias de concesiones, y por otra parte por la debilidad de los sucesivos gobiernos y patronales desde 1974 con sus concesiones y su falta de valor para tomar las indispensables medidas restrictivas. Por eso en España llegó a haber mucho más paro que en los demás países europeos, y siguió habiendo más hasta mayo de 2006, cuando Francia y Alemania pasaron del 9 % de parados y España se quedó en el 8'9 %. Posteriormente la crisis económica iniciada en 2007 y evidenciada en 2008 ha vuelto producir en España cifras de paro muy superiores:
La crisis económica iniciada en 2007.

Para ese consenso los políticos en el poder, procedentes del franquismo, accedieron a la concesión de la amnistía total que entonces exigía la izquierda. Los socialistas y los comunistas exigían entonces una ley de amnistía total e indiscriminada, sin excepciones en ninguno de los dos bandos, como un requisito indispensable para empezar desde cero haciendo borrón y cuenta nueva. Tras una larga negociación, la ley de amnistía se publicó en el BOE el 16 de octubre de 1977. La amnistía era muy amplia, abarcaba todos los delitos políticos (incluidos los de sangre) cometidos durante la Guerra Civil, el franquismo y hasta el 15 de diciembre de 1976, día del referéndum de la ley para la reforma; incluía también a los asesinos de la ETA. La Amnistía era uno de los temas más recurrentes de la izquierda en la prensa y en la calle, que hizo entonces famoso el eslogan "Llibertat, Amnistia, Estatut d’Autonomia", originado en Cataluña y extendido luego a toda España. Los grandes jefes comunistas daban a la amnistía la máxima prioridad. Así, a principios de octubre de 1977, poco antes de promulgarse la Ley, Santiago Carrillo dijo en un mitin que los comunistas querían "hacer cruz y raya sobre la guerra civil de una vez para siempre" porque había que "superar definitivamente la división de los ciudadanos españoles en vencedores y vencidos de la guerra civil".

 

La despenalización del adulterio en España: de la infame manifestación del "Yo también soy adúltera" en noviembre de 1976 a la ley de 1978, pasando por los pactos de la Moncloa

Fue implantada la Constitución de 1978 tras la utilización una vez más del sistema del referéndum de las leyes de Franco, derogándolas ahora ya al cambiar con esa Constitución todo el sistema mediante la "reforma".
Aunque la "ruptura" se había planteado como contraria a la "reforma" que supuestamente la había derrotado,
Felipe González proclamaba después: "la reforma es la ruptura".

El 6 de diciembre de 1978 fue el referéndum de ratificación del texto de esa Constitución, y como legalmente tenían que pasar 20 días desde el siguiente al referéndum, el 27 fue cuando la firmó el rey Juan Carlos, pero no se publicó en el BOE al día siguiente por ser el día de los inocentes, sino el 29 de diciembre de 1978, que fue cuando entró en vigor

A causa del consenso, la Constitución de 1978 presenta ambigüedades, omisiones y duplicidades dispares o contradicciones. Mantiene la monarquía, pero sin poderes más que figurativos; vaciada de contenido la monarquía es poner como horizonte la vuelta a 1931, o hacer el sistema similar al de la república. Establece el parlamentarismo dentro del sistema de partidos, lo cual da al jefe del partido mayoritario en el Congreso el control del legislativo, del ejecutivo, del judicial y constitucional y hasta constituyente. No dice que el Estado sea laicista, laico, ni siquiera aconfesional o no confesional, sino que la redacción es a la inversa, porque dice que ninguna confesión tendrá carácter estatal, y añade que el Estado cooperará con la Iglesia Católica. La nombra reconociendo el hecho religioso de la confesionalidad católica de la sociedad y reconoce la libertad religiosa, lo que obliga a las autoridades y funcionarios a proteger que las personas realicen y cumplan con su religión. Es algo similar a lo que figuraba en la II República, en el proyecto de la Constitución de 1931, antes de ser radicalizado en el texto persecutorio que finalmente se impuso y que condujo al fracaso de la II República. La Constitución de 1978 dice que proclama el derecho de todos a la vida, pero no elimina la posibilidad de que sean privados de ella legalmente los que están aún en el vientre de su madre. Esto ha hecho que el cambio de régimen no haya sido incruento, sino que ha causado en los veinte años siguientes a la despenalización del aborto más víctimas que la guerra. Y en cada uno de los años siguientes, más victimas cada mes que el terrorismo de la ETA en sus primeros cincuenta años. Desde que se despenalizó el aborto en 1985 se han producido más de 1.119.000 abortos legales en España hasta 2006. Y el cambio de régimen trajo consigo un hundimiento de la natalidad aún más drástico que la guerra de 1936.

El sistema autonómico se establece para superar el centralismo, de forma que al Estado resultante se le denomina el Estado de las Autonomías; pero quedó de una forma muy complicada y muy conflictiva. Porque, entre otras cosas, establece varias categorías o niveles autonómicos diferentes entre las diversas partes de España (contraviniendo por cierto la igualdad de derechos entre los ciudadanos que dice garantizar). Establece nacionalidades y regiones sin definir lo que son, ni especificar sus diferencias, ni determinar la lista concreta de cuáles son unas y otras. Concede ser nacionalidades históricas sólo a Cataluña, Vascongadas y Galicia por tener aprobado por referéndum en el pasado un estatuto de autonomía. Y diferencia como de mayor nivel y categoría a las Comunidades Autónomas del artículo 151 y las de otros procedimientos. Otra fuente de conflictividad es la disparidad entre la idea liberal de nación y la tradicional. Y ya en la raíz la doctrina del pueblo soberano y la de los hechos diferenciales en que se basa el nacionalismo. Y la complejidad y conflictividad viene además de las concesiones sin contrapartida, ni siquiera delimitación, que hacen los políticos en el poder por ser de ellos de origen franquista y pretender ser aceptados como demócratas de toda la vida por los izquierdistas y nacionalistas antiespañoles.

En la constitución, el artículo 150.2, que permite, mediante ley orgánica, la transferencia o delegación a las comunidades autónomas de “facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegación”, anula el 149, que enumera las competencias exclusivas del Estado. En un curso de verano de la Universidad Complutense, los miembros de la ponencia que elaboró la Constitución, Gabriel Cisneros de la UCD y Gregorio Peces-Barba del PSOE relataron que dicho artículo fue debido al portavoz del grupo parlamentario del PNV, Xabier Arzallus. Explicó Cisneros que "desgraciadamente, se le reconoció", porque los ponentes pensaron que aquella cesión, junto con otras como la transitoria 4.1 que les permite someter Navarra, supondría el apoyo de los nacionalistas pseudovascos al texto final. Pero el PNV respondió con la abstención en la votación en las Cortes y en el referéndum. Según Peces-Barba, el PNV contribuyó a "empeorar" la constitución con el 150.2 y confesó que los constituyentes fueron "muy generosos, e incluso ingenuos" con el Estado de las Autonomías, debido a que no se dejó "prácticamente nada para la negociación posterior".
En este artículo 150.2 está la falta de límites para las concesiones a los partidos nacionalistas antiespañolistas, provocando la inestabilidad permanente, porque son los únicos partidos que en occidente siguen propugnando su programa máximo y además ampliado permanentemente. Y encima el victimismo: "estamos peor que nunca, porque hace tiempo que no se hacen transferencias de competencias de las enumeradas en el artículo 149, como establece el 150.2".

Y desde el año 2003 añaden, "por consiguiente hay que ir a eliminar esa constitución".

------------------------

La transición (1962-1978) fue realizada por los democratizadores procedentes del franquismo, en consenso con los antifranquistas antiguos y nuevos, con el horizonte de la vuelta a 1931, pero conservando como rey sin poderes a don Juan Carlos, nieto del destronado entonces Alfonso XIII. Mantener la corona pero vaciada de contenido es equivalente a la república de 1931, pero eso fue en 1978. Veinticinco años después se iniciaron nuevos pasos.

-----------------------

Desde 2003 se inicia el proyecto de liquidación de la transición para volver a la situación del Frente Popular de 1936, y tras el revanchismo de la guerra, llegar a la implantación generalizada e intensificada de la Zona Roja sustituyendo a España.
(Rodríguez Zapatero proclama en septiembre de 2005: "
soy rojo". Así convalida la denominación de la zona del Frente Popular como Zona Roja. Claro que, como los jefes del derechista PP se habían definido, uno detrás del otro, Aznar y Rajoy, como admiradores de Azaña, al pobre Rodríguez Zapatero no le dejaban otra opción para ubicarse a su izquierda).

---------------------------------

La transición hacia la democracia liberal y a su versión socialista se hizo a base de exigencias demagógicas por parte de los sucesores del Frente Popular y concesiones aún más demagógicas sin contrapartida y sin límite por parte de los franquistas que querían hacer olvidar su pasado franquista. Cuando ya no les quedaron más concesiones se planteó la segunda transición, 25 años después, para eliminarles a ellos y volver al Frente Popular de 1936. Todo ello a costa del pueblo.

---------------------------------

España sin democracia es el título del libro de Jesús Neira de 2010

--------------------------------

Suárez al frente de la UCD ganó también las elecciones de 1979, aunque de nuevo sin mayoría absoluta (elecciones).

15.04.1979 UCD PSOE P. COMUNISTA COALICIÓN DEMOCRÁTICA
Diputados 168 121 23 9

El resultado de estas elecciones de 1979 se lo tomó Felipe González como una derrota inaceptable, porque ya entonces había esperado llegar al poder. Y decidió tomar todas las medidas para conseguirlo.
Por un lado, ese mismo año 1979, forzó la renuncia al marxismo de forma explícita por parte del PSOE, presentando la dimisión de su puesto dirigente de Secretario General, obligando al partido a convocar un congreso extraordinario en el que tuvo que eliminar el marxismo como plataforma ideológica para conseguir que volviera a aceptar el cargo Felipe González, que era el que traía los votos y la financiación procedente del poderoso y rico partido socialista alemán.


El PSOE en 1979, como otros partidos socialistas habían hecho a lo largo del XX, se acomodó al régimen de la democracia liberal, "rechazando definirse como marxista", aunque ha seguido manteniendo en vigor como programa máximo el programa marxista inicial de 1879. Los implicados lo relatan así:
"Especial relevancia tiene el 28 Congreso Federal del PSOE, celebrado en mayo de 1979. En él se produce un tenso debate sobre la estrategia y la orientación ideológica marxista, que lleva a Felipe González a no presentar su candidatura como Secretario General, formándose una comisión gestora con el mandato de preparar un Congreso Extraordinario que se celebraría poco después.
En ese Congreso Extraordinario, el PSOE reafirma su carácter de partido democrático y federal, rechazando definirse como marxista y manifestándose abierto a todas las aportaciones que han contribuido a configurar el socialismo. El Congreso elige una nueva Comisión Ejecutiva encabezada por Felipe González".

Alfonso Guerra, el número 2 de Felipe González, publicó sus memorias hasta 1982 en su libro Cuando el tiempo nos alcanza, presentado el 25.05.2004. En el capítulo sobre el XXVIII Congreso del PSOE, narra la polémica provocada cuando González propuso en 1979 retirar el marxismo como elemento de la definición del PSOE. Subraya cómo González hizo un "movimiento táctico" que él nunca entendió, ya que le encargó la defensa de su posición a Joaquín Almunia, del que Guerra dice en su obra que es "de corazón frío, incapaz de transmitir emoción, crédito, verdad, si acaso él la siente". Y según explica Guerra, entonces González amenazó con no aceptar el cargo de secretario general, cosa que al final no hizo, sino que reasumió el liderazgo del PSOE en el que se mantuvo hasta después de las elecciones de 1996.

Cambiar la imposición dictatorial del socialismo por su implantación mediante la democracia liberal es ejercer en realidad un poder mucho mayor que el de imponer la obediencia mediante la fuerza externa, porque es conseguir la adhesión mediante la interiorización. Es conseguir que la gente, no sólo obedezca, sino que se lo crea y colabore.
La seducción mediante el engaño, la manipulación, la demagogia, el sistema educativo adoctrinador y la corrupción de costumbres para apartar de la fe religiosa son violaciones no menores, sino mayores de la libertad y de la dignidad humana.

Por otro lado, el PSOE sustituye en 1979 la política de consenso por la de "acoso y derribo" contra Adolfo Suárez,
utilizando contra él para atacarle sin tregua todos los problemas económicos, sociales y políticos existentes
y los que el propio González le creaba y contribuía a agravar con sus ataques, los de su partido y los de su central sindical, la UGT.
El PSOE acusó el 21 de mayo de 1980 al presidente del gobierno de intentar negociar con la ETA, Adolfo Suárez tuvo que rechazar ese día tres veces el ataque en las Cortes
A esto se añadían las divisiones en la UCD.
Y las exigencias de ciertos mandos militares de que Suárez dejara el poder. La entrevista con el general Armada, gobernador militar de Lérida y antes secretario de la Casa Militar del Rey con dirigentes socialistas como Raventós y Múgica por orden de Felipe González se realizó entre las maniobras para reemplazar a Suárez de una u otra manera.
El rey Juan Carlos consiguió finalmente que dimitiera Suárez para soslayar esos problemas de las presiones militares.

Adolfo Suárez estuvo en el poder hasta que el 29.01.1981 anunció su dimisión a través de la pantalla de TVE.
Fue otro político borboneado.

El designado por Suárez y la UCD para sucederle fue Leopoldo Calvo Sotelo (fallecido el 3.05.2008).
Durante la segunda votación de investidura de este nuevo dirigente,
se produce el intento de golpe de estado del 23-F de 1981.
La irrupción ese día en las Cortes del teniente coronel Tejero, capturando a todos los diputados incluidos todos los dirigentes políticos, fue en realidad el golpe al golpe: fue Tejero el que que impidió la llegada al poder del general Armada al frente de un gobierno de gestión con miembros de todos los principales partidos.

---------------------------------------------------------

Según Pastor en Un testimonio personal del 23F:

Lo más sorprendente de la lista del gobierno de concentración encabezado por Armada que reproduce Palacios son los nombres de los políticos de izquierda: los socialistas Felipe González, Javier Solana, Enrique Múgica y Gregorio Peces Barba, así como los comunistas Ramón Tamames y Jordi Solé Tura. Pero también sorprenden los de los traidores a Suárez: los ucedistas Cabanillas, Álvarez y Rodríguez Sahagún. El resto no es sino una colección de oportunistas de distintos colores bajo la etiqueta de liberales, monárquicos y ex franquistas del ubicuo club Estoloarreglamosentretodos: Luis María Ansón, Antonio Garrigues, López de Letona, Ferrer Salat, Herrero de Minón, etc. La única presencia disonante, a mi juicio, es la de Fraga. (Un testimonio personal del 23F)

Palacios en 2010 explica la Operación De Gaulle del 23 F de 1981

---------------------------------------------------------

El gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo fue el que introdujo a España en la OTAN, a pesar de la oposición radical del PSOE y de su promesa y amenaza de sacar a España de la OTAN. No lo cumplió el PSOE cuando llegó al poder, ni todavía hasta la fecha.