Explicaciones y desarrollos
Crónica

Terrorismo

El terrorismo es para causar terror. Por lo tanto, si los terroristas no causan terror han fracasado, aunque maten; porque morir, todos nos tenemos que morir, de todas formas, aunque nos perdonen la vida los terroristas si por terror hacemos la paz con ellos.

Los terroristas se tienen que morir también, sólo que serán unos asesinos e irán a parar a la cárcel.

El marxismo leninismo, lo mismo el de la URSS que el de la República Popular China, que el de la ETA usa el terror para conseguir su dominación, sin el terror no son nada, han fracasado.

Gorbachov, el último dictador comunista soviético en Rusia, intentó reformar el comunismo prescindiendo del terror para que la población colaborase voluntariamente con el sistema para aumentar la productividad. La población sometida al poder totalitario soviético sin el terror marxista prescindió del comunismo.

En cambio en China el comunismo se mantiene en el poder porque mantiene el terror desde la matanza de la plaza de Tiananmen del 9 de junio de 1989, cometida precisamente durante la visita de Gorbachov...

La guerra de España fue una Cruzada "por Dios y por España", no sólo para acabar con el terror persecutorio marxista, sino para sanear la sociedad permitiéndola ser cristiana.

La dictadura de Franco se limitó al anticomunismo y desvirtuó la Cruzada, sustituyéndola por un poder personal que se acercó a Occidente, que es la suplantación de la Cristiandad por su versión descristianizada por el liberalismo.
Pero la dictadura de Franco reducida al anticomunismo impedía en gran parte que sufriese el terror marxista la población española, en especial los asalariados. Y sin el terror podían trabajar y así hicieron el desarrollo. Y sin el terror el marxismo no pudo hacer nada, porque sin el terror no es nada el marxismo.

Franco se dejaba llamar por sus aduladores "Centinela de Occidente". Hizo en 1962 que su gobierno firmara la solicitud de entrada en la hoy llamada UE, entonces las Comunidades Europeas, en las que la doctrina Birckelbach exigía para ser miembro tener un sistema liberal con partidos políticos. Es la conexión con el europeísmo que marca el inicio de la transición. El europeísmo ha sido el vehículo de la transición. La Europa del europeísmo es contraria a la Europa de la Cristiandad. El núcleo del europeísmo es el liberalismo enemigo de la Cristiandad, porque propugna la separación, no la autonomía de la vida política en lo técnico respecto a la autoridad de la Iglesia, a la que debe estar vinculada como autoridad infalible en la moral, que es obligatoria para todos incluidos los políticos. La Cristiandad es el conjunto de Estados que acataban en la moral la autoridad de la Iglesia en virtud de su fe en la divinidad de Jesucristo, lo cual proclama la Iglesia en el Concilio Vaticano II que se producirá plenamente en el futuro de forma universal: "La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro" (Nostra aetate, 4).
Lo que es proclamar con toda seguridad la confesionalidad de todos los pueblos y que obrarán en consecuencia en el futuro.

Intentar desmarcarse de la dictadura de Franco los eclesiásticos en los años 70, rechazando su vinculación a la Cruzada, era lo mismo que hacían los gobiernos de Franco. Pero declararse enemigos de la guerra era oponerse a lo que apartó la hegemonía del terror sobre la población, abrirle de nuevo el camino.