HISTORIA DE ESPAÑA...INDEX

España en la Edad Media

Ver el mapa de los reinos de Taifas y de las épocas almoravide y almohade pulsando aquí

Los mozárabes

El califato de Córdoba

Los reinos de Taifas

La Reconquista

El Reino de Pamplona

Las Navas de Tolosa

Las Cortes medievales

El Honrado Concejo de la Mesta

Carlos III el Noble

El Camino de Santiago

EL LEGADO DE LA EDAD MEDIA

El origen de Europa en la antigüedad llega a su plenitud ahora, en la Edad Media, con la integración de los pueblos bárbaros en la civilización clásica cristianizada.
Llega a su plenitud el origen de Europa. No llega a su plenitud Europa. La Cristiandad sólo se inicia.
El origen de Europa como Cristiandad. Son tres elementos los que constituyen la plenitud de este origen de Europa:

El origen de España,
que se había iniciado en la antigüedad con la romanización y la cristianización,
también llega a su plenitud en aquella síntesis de la religión y de la vida que empezó a fraguar en la Edad Media.
España es ahora una pluralidad de reinos unidos por la empresa común de la Reconquista durante ocho siglos.
Esto intensifica en España, dentro de la Cristiandad, la militancia, la combatividad cristiana.

También sobreviene en esta época el origen y la expansión medieval del Islam, con la que hay que ver la conexión de los actuales conflictos del mundo islámico. La raíz de esta expansión es que el Islam es la religión fundada por Mahoma en la que la idea de la hegemonía de los creyentes muslimes en general, y de los califas e imanes descendientes de Mahoma en particular, en lo político y lo socioeconómico, es un deber religioso primordial. Esta reducción de lo religioso a lo político proviene de los planteamientos que distorsionaban el judaísmo en sentido material, interpretando que la primacía que como Pueblo Elegido tenían prometida los judíos era la primacía política y económica como dueños del poder y de la riqueza material del mundo, y no la primacía espiritual de ser los elegidos para transmitir a los demás pueblos las normas reveladas, las riquezas espirituales, ser el pueblo guía en lo espiritual. Es el problema que tenían los dirigentes judíos y que les impide aceptar a Cristo como Mesías, porque no se presenta como un jefe político que les lleve al liderazgo mundial. Cristo y sus discipulos, que eran judíos, proclaman claramente la diferencia entre los judíos materiales y los judíos espirituales, negando taxativamente que los judíos materiales, fuesen los verdaderos judíos. El beato Juan XXIII decía: "los cristianos somos los judíos espirituales".

En el Islam se proclama que el califa por ser la autoridad religiosa máxima debe ser la autoridad política máxima. En el cristianismo, al revés: los que mandan no pueden mandar lo que quieran, sino lo que esté conforme con la moral natural guiándose por la autoridad de la Iglesia para definir infaliblemente las normas de moral.

El medievalista Sánchez Saus dice en 2016 que los musulmanes que invadieron la España visigoda implantaron un régimen perverso que humillaba continuamente a los cristianos

Una tesis sobre la maqbara o necrópolis islámica de Pamplona del siglo VIII aporta datos de la invasión y conquista musulmana de Hispania

Época participativa. Social: las grandes empresas, las catedrales son colectivas y anónimas.

Democracia tradicional. En una tradición que viene de Aristóteles: la democracia es la participación del pueblo en el poder eligiendo gobernantes y siendo elegidos de entre el pueblo y por el pueblo. Una tradición clásica cristianizada. No hay poder absoluto (que quiere decir desligado), sino sometido a Dios (under God, como dirá Linconl en 1863 al definir la democracia); sometido el ejercicio del poder a la razón y al bien común de la sociedad, bajo la autoridad de la Iglesia en lo moral, son católicos y obran en consecuencia. El pueblo no es tampoco el soberano. Surgen los parlamentos, Cortes, Estados Generales. Pero no hay parlamentarismo. No es un poder absoluto el parlamento en nombre del Pueblo Soberano. Es un parlamento representativo, no absoluto como en el liberalismo.
El mejor sistema político, según Santo Tomás,
es el bien combinado de monarquía, en cuanto a que uno dirige el gobierno honestamente; de aristocracia, en cuanto a que el que dirige el gobierno se sirve de los mejores para que gobiernen honestamente; y de democracia, en cuanto a que el pueblo participa en el gobierno eligiendo gobernantes honestamente y siendo estos gobernantes elegidos de entre el pueblo y por el pueblo honradamente y para que gobiernen honestamente bajo la autoridad de la Iglesia en lo moral.

Descentralización. Autonomía. No intervencionismo. Iniciativa popular, social. Elevada. Institucionalizada. Fueros. Pactismo, no absolutismo. Los gobernantes no pueden mandar lo que quieran.
Los fueros son las costumbres elevadas a la categoría de ley por los reyes (con la aprobación de las
Cortes cuando las haya).

Las propias organizaciones las crea la sociedad y después los reyes les dan un fuero que las convierte en instituciones, las oficializa (les da a sus decisiones validez oficial, pública, estatal) y las sigue dejando autónomas. Así los gremios, las Universidades, la Mesta. Como los municipios y las mismas Cortes.

Lo feudal dicho así genéricamente (y peyorativamente por los partidarios del estatismo) se refiere a que personas particulares o grupos particulares ejercen funciones públicas, estatales, no sólo los nobles ejerciendo el gobierno, el mando militar y la función judicial en sus señoríos o en sus feudos (donde los haya, porque en España no habrá un pleno y propiamente dicho feudalismo), sino también los gremios, los municipios, las universidades, la Mesta.

Los pastores crean las mestas (asociaciones de ganaderos) y cuando se habla de la Mesta se habla de El Honrado Concejo de la Mesta.
El rey Alfonso X el Sabio, en 1273, lo que crea es
El Honrado Concejo de la Mesta como órgano de gobierno de la agrupación de esas mestas y le da competencias oficiales y privilegios. En Aragón, análogamente, La Casa de Ganaderos de Zaragoza. Los reyes favorecen la ganadería para tener un producto de exportación de gran volumen. Sus sucesores harán lo mismo. Castilla se convierte ya desde la Edad Media en la primera potencia exportadora de lana. El máximo de privilegios de la Mesta es en la época de Juana la Loca. Los privilegios de la Mesta y la preferencia de la ganadería sobre la agricultura llegan hasta el último tercio del siglo XVIII, cuando serán eliminados por los ilustrados fisiócratas. Las áreas de pastos como Extremadura quedarán con menor densidad de población.

Las Universidades surgen como asociaciones de profesores y estudiantes de los que había desde la Alta Edad Media en los centros de estudios de las catedrales, monasterios y parroquias, ahora se hacen autónomas esas asociaciones, que surgen a modo de gremios, y los reyes y papas les dan estado oficial desde el XIII como instituciones, pero con bienes y fueros propios, que hacen que las Universidades sigan siendo autónomas.

Los gremios ya habían empezado a existir antes, por lo tanto. Primero como cofradías en las que los artesanos del mismo oficio celebran exequias por sus difuntos y honran a su santo patrón. Después, desarrollan funciones económicas, sociales y laborales, manteniendo su conexión religiosa, adquiriendo sus decisiones validez oficial, institucional, pública, estatal, y manteniendo su autonomía. Los gremios llegan hasta el siglo XIX, cuando serán suprimidos por el liberalismo al iniciar la explotación capitalista.

La filosofía de Aristóteles y la de san Agustín son integradas y mejoradas en la síntesis de santo Tomás, que crea el mejor sistema filosófico y la mejor teología. Santo Tomás es el que establece firmemente la distinción entre la razón y la fe: distinguir para unir. El que depura y consolida irrebatiblemente la demostración de la existencia de Dios con la sola luz de la razón.

También se originan o se desarrollan en la Edad Media los idiomas de los pueblos de España. Los municipios revitalizados. La fisonomía de las ciudades. El románico, el gótico y el mudéjar. La recuperación de la cultura y de la ciencia de la antigüedad. Las órdenes monásticas y las de frailes, conventuales o religiosas.

Aunque apenas se inicia aquella síntesis de la religión y de la vida y apenas empezaba a dar sus frutos en el bienestar económico y social, en la convivencia, en la democracia tradicional, en el esplendor artístico y cultural, empezará también a sufrir distorsiones desde las ideas de los legistas de finales del XIII que apuntan a la prepotencia cesarista de los reyes, y desde las filosofías disidentes y decadentes como el nominalismo. La corrupción de costumbres de la realeza, de la nobleza y del clero; la mala formación de éste, el cesarismo, el afán de lucro por encima de todo, como sea, por parte de negociantes falsamente o inconsecuentemente cristianos y otros que se contagiarán de lo mismo, son algunos de los males iniciales de la crisis de la Baja Edad Media que irán deteriorando y distorsionando aquella síntesis de la religión y de la vida en su plenitud incoada.
Las pestes propiciadas por el enfriamiento climático de la Pequeña Edad del Hielo iniciada en el XIV y el consiguiente hundimiento demográfico no se asimilan a causa de esa corrupción ideológica y moral y desembocan en el hundimiento económico y social.
El cautiverio de los Papas en Aviñón (1308-1377), sometidos al cesarismo de los reyes de Francia, el Cisma de Occidente (1378-1415), la Guerra de los Cien Años (1337-1449), la anarquía nobiliaria neofeudal, son los males de aquella distorsión de la Baja Edad Media, causa de nuevas distorsiones y de la descomposición final de la Edad Media y del origen del Renacimiento en esa crisis y en esa descomposición.

La Cristiandad medieval buscaba el bien del hombre y el desarrollo de todo lo humano. Y lo buscaba en la unión de lo humano individual y social con lo divino. En el acatamiento en lo moral de la Iglesia. Los intelectuales, políticos y príncipes renacentistas también son cristianos, pero buscan el bien del hombre ya separadamente de lo divino, creen en la salvación del hombre por sus solas fuerzas, buscan el bien de la sociedad en la autoridad cesárea y en la cultura clásica separada de la religión. El protestantismo es una reacción arcaizante y pesimista frente al optimismo renacentista; pero al final pone la salvación en el esfuerzo por conseguir el éxito económico como exponente de los signos de predestinación, en la fe en el propio esfuerzo religioso y moral, y en la obediencia a los reyes como cabezas de las iglesias protestantes, con lo cual contribuye al alejamiento de aquella síntesis de la religión y de la vida iniciada en la Cristiandad medieval y a que quede como un objetivo para después de los siglos modernos y posmodernos en la Cristiandad futura.

Las Cortes irán perdiendo atribuciones con las monarquías autoritarias del XVI y con las absolutistas del XVIII. Los municipios irán perdiendo atribuciones y autonomía en las mismas épocas, pero será el liberalismo el que completará el proceso en el XIX. La autonomía de las tierras de España llegaba desde la Edad Media al nivel político, porque tenían Cortes y hacían leyes, y al nivel constitucional, porque eran reinos, sin que peligrase la unidad de España, ni hubiese conflictividad siquiera. En el XVIII, se suprime todo esto en la Corona de Aragón y en el XIX, el liberalismo, impone el centralismo en toda España.

pág. inicial
segundo