HISTORIA DE ESPAÑA
Segundo de Bachillerato
LOS TEMAS

Tema 3.3 El sexenio revolucionario (1868-1874)

La revolución de 1868, "la Gloriosa", según sus artífices. Es una nueva revolución liberal basada en el golpismo militar.

Gobierno provisional de Serrano, caudillo del Partido de la Unión Liberal, con Prim, caudillo del Partido Progresista como hombre fuerte.

Regencia de Serrano, con Prim como jefe del Gobierno (1869-1871). Tras ardua busca, Prim encuentra un príncipe que acepta ser rey en este inestable trono

Reinado de Amadeo I de Saboya (1871-1873). Aunque parece efímero y lo es, dura más que otras etapas. Los motivos de su inestabilidad son:

El título de Príncipe de Godoy y Espartero

Amadeo de Saboya se va limitando a firmar leyes y decretos, pero va comprobando que cada vez se desestabilizaba más la situación y que su presencia es inútil.
Abdica tras firmar la disolución del arma de artillería, medida con la que estaba disconforme.

La I República. 1873

Es la vuelta al punto de partida, gastadas y fracasadas todas las formas de Estado de la revolución liberal: monarquía liberal, gobierno provisional, regencia, monarquía demócrataliberal, republica unitaria, república federal, interinidad y otra vez monarquía liberal.
La revolución de 1868, la Gloriosa, había comenzado al grito de "Viva España con honra".

El sufragio universal, que había figurado en la Constitución de Cádiz, no se reimplantó hasta 1868, y eso efímeramente, porque los liberales argumentaban que "su puesta en práctica daría el poder a los carlistas" todavía a mediados del XIX. Pacheco -uno de los jefes liberales- calculaba en la época de la revolución de 1854 que "si pudieran votar todos los españoles, el carlismo obtendría el 50 % de los sufragios, los demócratas y republicanos un 25 %, y otro tanto 'los verdaderos liberales', esto es los progresistas y los puritanos -o'donnellistas-, ya que con los moderados puros no se podía contar" (José Luis Comellas, Isabel II, 4ª ed 2004, págs. 223-4, y V. G. Kiernan, La revolución de 1854, pág. 117). El carlismo dejaría de ser mayoritario en el siglo siguiente debido fundamentalmente, entre otras causas, al proceso de descristianización de las naciones de Occidente que llevó consigo el liberalismo en los siglos de la Edad Contemporánea.

HISTORIA DE ESPAÑA
segundo