........Escritos 2022..... Escritos 2021....Artículos......Textos 2022 ....Textos 2021....Textos....INDEX.

El sentido de la Sagrada Escritura

CIC 1992 (Catecismo de la Iglesia católica de 1992)

115 Según una antigua tradición, se pueden distinguir dos sentidos de la Escritura: el sentido literal y el sentido espiritual; este último se subdivide en sentido alegórico, moral y anagógico. La concordancia profunda de los cuatro sentidos asegura toda su riqueza a la lectura viva de la Escritura en la Iglesia.

116 El sentido literal. Es el sentido significado por las palabras de la Escritura y descubierto por la exégesis que sigue las reglas de la justa interpretación. 

Omnes sensus (sc. sacrae Scripturae) fundentur super unum litteralem sensum Todos los sentidos de la Sagrada Escritura se fundan sobre el sentido literal.
 (Santo Tomás de Aquino, S.Th., I, q.1, a. 10, ad 1).

117 El sentido espiritual. Gracias a la unidad del designio de Dios, no solamente el texto de la Escritura, sino también las realidades y los acontecimientos de que habla pueden ser signos.

  1. El sentido alegórico. Podemos adquirir una comprensión más profunda de los acontecimientos reconociendo su significación en Cristo; así, el paso del mar Rojo es un signo de la victoria de Cristo y por ello del Bautismo (cf. 1 Cor 10, 2).

  2. El sentido moral. Los acontecimientos narrados en la Escritura pueden conducirnos a un obrar justo. Fueron escritos «para nuestra instrucción» (1 Cor 10, 11; cf. Hb 3-4,11).

  3. El sentido anagógico. Podemos ver realidades y acontecimientos en su significación eterna, que nos conduce (en griego: «anagoge») hacia nuestra Patria. Así, la Iglesia en la tierra es signo de la Jerusalén celeste (cf. Ap 21,1- 22,5).

118 Un dístico medieval resume la significación de los cuatro sentidos:

"Littera gesta docet, quid credas allegoria,
Moralis quid agas, quo tendas anagogia"

(La letra enseña los hechos,
la alegoría, lo que has de creer,
lo moral, lo que has de hacer,
la anagogía, a dónde has de tender).
(Agustín de Dacia, Rotulus pugillaris, I: ed. A. Walz: Angelicum 6 (1929), 256)

------------------------------

Santo Tomás de Aquino

Suma Teológica I, 1, 10 in c

Utrum sacra Scriptura sub una littera habeat plures sensus Si la Sagrada Escritura tiene varios sentidos en un mismo texto
Respondeo dicendum quod auctor sacrae Scripturae est Deus, in cuius potestate est ut non solum voces ad significandum accommodet (quod etiam homo facere potest), sed etiam res ipsas. Et ideo, cum in omnibus scientiis voces significent, hoc habet proprium ista scientia, quod ipsae res significatae per voces, etiam significant aliquid. Illa ergo prima significatio, qua voces significant res, pertinet ad primum sensum, qui est sensus historicus vel litteralis. Illa vero significatio qua res significatae per voces, iterum res alias significant, dicitur sensus spiritualis; qui super litteralem fundatur, et eum supponit. Hic autem sensus spiritualis trifariam dividitur. Sicut enim dicit apostolus, ad Hebr. VII, lex vetus figura est novae legis, et ipsa nova lex, ut dicit Dionysius in ecclesiastica hierarchia, est figura futurae gloriae, in nova etiam lege, ea quae in capite sunt gesta, sunt signa eorum quae nos agere debemus. Secundum ergo quod ea quae sunt veteris legis, significant ea quae sunt novae legis, est sensus allegoricus, secundum vero quod ea quae in Christo sunt facta, vel in his quae Christum significant, sunt signa eorum quae nos agere debemus, est sensus moralis, prout vero significant ea quae sunt in aeterna gloria, est sensus anagogicus. Quia vero sensus litteralis est, quem auctor intendit, auctor autem sacrae Scripturae Deus est, qui omnia simul suo intellectu comprehendit, non est inconveniens, ut dicit Augustinus XII confessionum, si etiam secundum litteralem sensum in una littera Scripturae plures sint sensus. Respondo que el autor de la Sagrada Escritura es Dios, que no sólo puede acomodar las palabras para expresar un significado (lo que también puede hacer el hombre), sino también usa las cosas mismas. Por eso, así como en todas las ciencias las palabras tienen un significado, es propio de esta ciencia que las mismas cosas expresadas por las palabras también significan algo. La primera significación, aquella en la que las palabras significan cosas, corresponde al primer sentido, que es el sentido histórico o literal.
La significación en la que las cosas significadas por las palabras significan otras cosas,, se llama sentido espiritual; que se fundamenta en el literal y lo supone. Este sentido espiritual se divide en tres, porque, como dice San Pablo (Hebr 7,19), "la ley antigua es figura de la ley nueva", y esta ley nueva "es figura de la gloria futura", como dice Dionisio (Hierarchia Ecclesiastica, c.5); y en la ley nueva, los hechos de la Cabeza son signos de lo que nosotros debemos hacer. Así pues, cuando lo que pertenece a la ley antigua significa lo que corresponde a la nueva, el sentido es alegórico; si miramos lo que en Cristo se ha realizado o que le representa como indicadores de lo que debemos hacer, el sentido es moral; y cuando consideramos estas mismas cosas en su relación con la gloria eterna, el sentido es anagógico. Pero, como el sentido literal es el que el autor intenta, y Dios, que todo lo tiene al mismo tiempo en su intelecto, es el autor de la Sagrada Escritura, No hay ningún inconveniente, como dice San Agustín (Confesiones l. 12 c.18 y 19), en que en un texto de la Escritura haya varios sentidos según el sentido literal.

--------------------------

El sentido parabólico está contenido en el literal, porque las palabras tienen un sentido propio y otro figurado y no es el sentido literal la figura misma, sino lo figurado. Pues cuando la Escritura habla del brazo de Dios, no es el sentido literal que Dios tiene un miembro corporal de este tipo, sino que debe entenderse lo que este miembro significa, es decir, la fuerza operativa. Lo que evidencia que el sentido literal de la Escritura no puede contener jamás una falsedad.
(Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica I, 1, 10 ad 3º).

------------------

Es tarea principal del exégeta definir el sentido literal de los textos bíblicos con la mayor exactitud posible (cf. Divino Afflante Spíritu, EB 550,). Con este fin, el estudio de los géneros literarios antiguos es particularmente necesario (ibid. 560).

-------------------

Dice John Baptist Ku, O.P.:

Santo Tomás de Aquino identifica cuatro posibles divisiones del sentido literal: el histórico, el etiológico, el analógico, y el parabólico (también conocido como el metafórico).

En el sentido histórico, simplemente se reporta algo como sucedido. Así, José fue vendido como esclavo, y los judíos fueron esclavizados por el faraón que no conocía a José. Estos son hechos históricos.

El sentido etiológico “asigna la causa de lo que se dice” en la Biblia, por ejemplo, cuando Jesús dio la razón por la que Moisés permitió el divorcio de las esposas: el Señor reveló que fue a causa de la dureza de su corazón (Mt 19:8). 7

7 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiæ I.1.10 ad 2.

En el sentido analógico, “dentro de la Escritura, la verdad de un texto no contradice la verdad de otro.”8

8 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiæ I.1.10 ad 2.

Aquí se reconoce que dado que Dios es el autor principal de las Escrituras, a pesar del número y la diversidad de libros que constituyen la Biblia, existe un mensaje consistente que se está comunicando. Así, cuando Pablo habla acerca de estar salvado por la fe y no por las obras (Rom 3:28), y Santiago afirma que la fe sin las obras está muerta (St 2:17), reconocemos que el sentido literal de “obras” puede ser diferente en diferentes contextos: Pablo está hablando de las obras de la Ley, mientras que Santiago tiene las obras de caridad en mente.

El sentido parabólico se refiere al uso de símbolos por el autor. Esto es, el sentido literal incluye los usos simbólicos y metafóricos de las palabras. Por ejemplo, cuando las Escrituras hablan de “el brazo de Dios” (por ejemplo, Dt 4:34, Is 40:10, Jr 32:17, Hch 13:17), el autor pretende significar el poder de Dios, y no cree que Él que es puro espíritu (Jn 4:24), tenga piel, huesos, y un codo muy grande. En conclusión, de estos siete sentidos de la Escritura –tres espirituales y cuatro literales- sólo los literales pueden ser la base del argumento teológico. Esto significa que los argumentos acerca de la creación apoyándose en la evolución tienen que apelar al sentido literal de los relatos bíblicos de la creación, que pueden incluir lenguaje simbólico y figuras en el lenguaje si fue la intención del autor el utilizar dicho lenguaje en el pasaje.TJE

La Biblia y los sentidos de la Sagrada Escritura por John Baptist Ku, O.P.