Manuel Guerra advierte que la masonería guarda relación con el luciferismo

ACI. Publicado en ReL el 29 Julio 2008

El experto de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), P. Manuel Guerra Gómez, afirmó que por la cantidad de mentiras y de odio que existe actualmente, "nuestra época, no menos que otras y tal vez más que otras, merece apodarse demoníaca", y advirtió que el debilitamiento del cristianismo en occidente hace que las personas ingresen a las sectas, incluso las satánicas. Guerra Gómez explica la relación entre el luciferismo y la masonería, de la que algunos de sus ritos comunes a todas la logias usan desde sus primeros grados la figura de Hiram Abif, que representa la tradición luciferina.

El experto de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), P. Manuel Guerra Gómez, afirmó que por la cantidad de mentiras y de odio que existe actualmente, "nuestra época, no menos que otras y tal vez más que otras, merece apodarse demoníaca", y advirtió que el debilitamiento del cristianismo en occidente hace que las personas ingresen a las sectas, incluso las satánicas.

"¡Cuánto se miente! ¡Cuánto odio rencor, envidia!", expresó el P. Guerra Gómez en una entrevista en la que explicó la naturaleza del culto a Satanás, y en la que afirmó que "los hombres y mujeres estamos contaminados de lo demoníaco en la medida en que estemos impregnados de mentira y de odio".

El experto aclaró que el satanismo no es un bloque monolítico. "Por eso es preferible usar ‘demonismo’ como la designación genérica de lo vinculado con el Demonio, los demonios y lo demoníaco. Es como un tronco con tres ramas: el satanismo, el luciferismo y la brujería", explicó.

Doctor en Teología patrística y en Filología clásica, el sacerdote indicó que entre los rasgos comunes de las sectas demoníacas está su "huida de Dios y de la cruz". Recordó que "el demonio siente pánico ante la cruz", porque ella, desde la muerte redentora de Cristo, "se ha convertido en signo del Amor que es Dios".

"El hecho de que los satánicos y luciferinos no soporten la cruz erguida, triunfante, suena a eco del odio del Demonio a la Cruz. En sus ceremonias ponen el crucifijo invertido, cabeza abajo", señaló. Otros rasgos son "el irracionalismo religioso o la necesidad de sentir algo en sus manifestaciones más degradadas", como la "búsqueda desenfrenada del placer sexual"; así como el compromiso que asumen sus miembros de venerar al Demonio y de participar "de su malignidad".

Asimismo, explicó, entre las características que las diferencian, está el hecho de que las sectas satánicas "suelen ser dualistas", creen que Satanás "es el Principio del Bien, de la libertad, del placer", y que Dios es el "Principio del Mal, de la esclavitud, de la ascesis". Su rito principal, indicó, es la "misa negra".

Por su parte, "las sectas brujeriles agrupan a mujeres que, individualmente o en vida de comunidad" tienen "relaciones peculiares con el Demonio".

Masonería y luciferismo

Durante la entrevista, el experto también explicó las características que diferencian a las sectas luciferinas de las demás. Estas, afirmó, "en su casi totalidad (Orden Illuminati, la OTO, la Golden Dawn/Alba Dorada, BOTA, etc.) se basan en alguno de los Ritos de la masonería". "En la práctica y casi siempre también en teoría y en el plano de las creencias consideran a Lucifer como Dios único", advirtió. La masonería "guarda relación no con el satanismo, sino con el luciferismo".

"Ya en el grado 3º, que es común a casi todos los Ritos masónicos, la figura de Hiram Abif representa la tradición luciferina, la del Ángel de la Luz o Lucifer. En la iniciación del grado 29 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, probablemente el más practicado por las distintas Obediencias o Potencias masónicas en España, ‘el Baphomet (figuración supuestamente templaria de Lucifer), dios andrógino, es paseado en forma circular’ por la logia", explicó.

El presbítero señaló que un texto que relata el itinerario masónico es "Sectas y Órdenes. Masones, Illuminati, Rosacruces, Skull and Bones", escrito por el judío Gabriel López de Rojas, masón grado 33 y fundador de la Orden Illuminati, quien abandonó la masonería y su Orden en noviembre del año 2006, y afirmó que "las órdenes sectarias y la masonería" son "idolatría que aparta de Dios". "Por primera vez alguien que ha estado dentro nos cuenta toda la verdad", indicó el miembro de la RIES.

El experto advirtió que "no solo las sectas luciferinas, también las de la Wicca o brujería moderna han sido fundadas por masones".

El P. Guerra Gómez advirtió que "al debilitarse la fe cristiana, mayoritaria en el mundo occidental, han proliferado como por necesidad un sinnúmero de sectas, también las demoníacas".

Sin embargo, afirmó que es también "la fascinación de lo oculto y de lo novedoso, el afán de evasión de lo ordinario y rutinario, el incremento de los desequilibrios psíquicos, la soledad, alguna prueba dura", lo que impulsa a muchas personas a ingresar a estas sectas.

Finalmente, el miembro del RIES recomendó a los padres a estar atentos a las actividades de sus hijos. Relató el caso de una chica española de doce años que a través de Internet contactó con una secta satánica. Indicó que a raíz de ello, la menor comenzó a bajar en sus estudios y a distanciarse de sus amigos y seres queridos. Sin embargo, "la solicitud de unos padres responsables llegó a tiempo".

"El sentido religioso es connatural al ser humano", "quien no adora a Dios, se tallará un ídolo a su medida", advirtió.