La historia de los mártires de Tyburn en Londres por Jorge Soley. . ..Artículos......Textos..HISTORIA UNIVERSAL..El terror de los Tudor y el actual fundamentalismo laicista..INDEX

Santos nacidos en el siglo XVI en España en la España metropolitana y en la España americana

Las revoluciones inglesas sí que persiguieron a la Iglesia Católica y a los católicos, contrariamente a lo que dice Moa
La intolerancia contra los católicos impera aún en el famoso Reino Unido en el siglo XXI

Act of Settlement (Ley de Estableciniento) de 1700

Santoral

 

 

11 de enero,

día del beato Guillermo Carter, Londres, Inglaterra, que estaba casado y, por haber publicado un tratado sobre el cisma, durante el reinado de Isabel I fue colgado y descuartizado en Tyburn (Inglaterra) en 1584.

---------------

1 de febrero

En Dublín, Irlanda, beatos mártires Conor O’Devany, de la Orden de los Hermanos Menores y obispo de Down and Connor y Patricio O’Lougham, presbítero, los cuales, reinando Jacobo I, fueron ahorcados por ser católicos (1612).

1 de febrero

En Londres, Inglaterra, san Enrique Morse, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, apresado en diversas ocasiones y exiliado dos veces, fue encarcelado de nuevo en tiempo del rey Carlos I por ser sacerdote y, después de haber celebrado la Misa en la cárcel, ahorcado en Tyburn entregó su alma a Dios (1645).

1 de febrero

En Preuilly, Anjou, Francia, pasión de las beatas María Ana Vaillot y cuarenta y seis compañeras mártires, que recibieron la corona del martirio durante la Revolución Francesa (1794).

1 de febrero

En Seúl, Corea, mártires san Pablo Hong Yông-ju, catequista, san Juan Yi mun-u, que se ocupaba de los pobres y enterraba los cuerpos de los mártires, y santa Bárbara Ch’oe Yong-i, que imitaba los ejemplos de sus padres y esposo, muertos degollados por ser cristianos (1840).

----------------------------

 

15 de marzo

San Raimundo, abad de Fitero (Navarra), fundador de la Orden Militar de Calatrava, y su primer dirigente que la encabezó al principio con la regla del Císter
Murió en 1163 en Cilleruelo (Toledo) y allí fue enterrado.

En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santa Leocricia, virgen y mártir, que, nacida de familia musulmana, ocultamente abrazó la fe de Cristo y, detenida en casa junto con san Eulogio, cuatro días después del martirio de éste pasó a la gloria eterna al ser degollada (859).

En York, Inglaterra, beato Guillermo Hart, presbítero y mártir, el cual, ordenado en el Colegio Romano de los Ingleses, en tiempo de la reina Isabel I fue ahorcado y descuartizado por haber persuadido a algunos a abrazar la fe católica (1583).

En París, Francia, santa Luisa de Marillac, viuda, que con el ejemplo formó el Instituto de Hermanas de la Caridad para ayuda de los necesitados, completando así la obra delineada por san Vicente de Paúl (1660).

En Viena, Austria, san Clemente María Hofbauer, presbítero de la Congregación del Santísimo Redentor, que trabajó admirablemente por la propagación de la fe y por la reforma de la disciplina eclesiástica. Preclaro tanto por su ingenio como por sus virtudes, impulsó a no pocos varones prestigiosos en las ciencias y en las artes a entrar en la Iglesia (1820).

-----------------------------

16 de marzo

En York, Inglaterra, beatos Juan Amias y Roberto Dalby, presbíteros y mártires, que bajo la reina Isabel I fueron condenados a la pena capital por ser sacerdotes, aceptando con alegría el suplicio (1589).

-------------------------------

21 de marzo

En Dorchester, Inglaterra, beato Tomás Pilchard, presbítero y mártir, varón docto y manso, que en tiempo de la reina Isabel I fue condenado a muerte por ser sacerdote.
Con él se conmemora también al beato Guillermo Pike, mártir, de oficio carpintero, que en la misma ciudad y en día desconocido, bajo la misma reina fue despedazado con gran crueldad por haberse reconciliado con la Iglesia Romana (1591).

En York, Inglaterra, beato Mateo Flathers, presbítero y mártir, que fue alumno del Colegio Inglés de Douai y, en tiempo del rey Jacobo I, por su fidelidad a Cristo le descuartizaron vivo (1608).

--------------------------------

31 de marzo

En Carlisle, Inglaterra, conmemoración del beato Cristóbal Robinson, presbítero y mártir, que fue testigo del martirio de san Juan Boste y, finalmente, bajo la reina Isabel I, también, en día desconocido, fue ajusticiado sólo por ser sacerdote, recibiendo la palma de la gloria (1597).

------------------------------

1 de abril

En York, Inglaterra, beato Juan Bretton, mártir, que, siendo padre de familia, mostró una gran constancia en la fe de la Iglesia Romana durante el reinado de Isabel I y, amenazado varias veces, se mantuvo firme, por lo que al fin, falsamente acusado de sedición, fue estrangulado (1598).

-----------------------------

3 de abril

En Lancaster, Inglaterra, beatos Robert Middleton, de la Compañía de Jesús, y Thurstan Hunt, presbíteros y mártires. Este último, al querer liberar durante el camino al primero, que era conducido prisionero, él mismo fue apresado y, reinando Isabel I, ambos fueron condenados a muerte por ser sacerdotes, y por sus tormentos llegaron a la derecha de Cristo (1601).

----------------------------

4 de mayo

En Londres, fiesta de san Juan Houghton, san Roberto Lawrence y san Agustín Webster, presbíteros y mártires, priores respectivamente de las cartujas de Londres, Beauvalle y Axholme, y san Ricardo Reynolds, de la Orden de Santa Brígida, y el beato Juan Haile, presbítero, párroco de Isleworth, todos los cuales, en 1535, durante el reinado de Enrique VIII, y después de haber profesado valerosamente la fe de los padres, fueron arrastrados vivos hasta el lugar de su suplicio en Tyburn, donde el 4 de mayo de 1535 fueron ahorcados y descuartizados. Fueron conducidos a Tyburn sin ser antes reducidos al estado laical.

Thomas More viendo desde su celda en la Torre cómo llevaban al patíbulo a los tres priores cartujos con sus hábitos de monjes le dijo a su hija:

"Look, Meg! These blessed Fathers be now as cheerfully going to their deaths as bridegrooms to their marriage!"

"¡Mira, Meg, cómo van estos sagrados Padres a su muerte tan alegres como novios a su boda!"

John Houghton fue el primero en ser colgado. Cuando lo bajaron, todavía estaba vivo, pero comenzó entonces el proceso de descuartizarlo. Cuando el verdugo le abrió el pecho para sacarle el corazón, él oró así:

"O Jesu, what wouldst Thou do with my heart?"

"¡Oh Jesús! ¿Qué quieres hacer Tú con mi corazón?"

 

Francisco Zurbarán representó a san Juan Houghton
con su corazón en la mano, ofreciéndolo
, y con la soga al cuello.

 

-----------------------------

19 de mayo

En Londres, Inglaterra, beato Pedro Wright, S. I., presbítero y mártir, que por haber abrazado la fe de la Iglesia Católica e ingresar en la Compañía de Jesús, siendo promovido a las órdenes sagradas del sacerdocio, en tiempo de la República Inglesa fue conducido al martirio en el patíbulo de Tyburn (1651).

En un barco prisión frente a Rochefort, Francia, beato Juan Bautista Javier (Juan Luis) Loir, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, quien durante la Revolución Francesa, casi octogenario, fue encarcelado por ser sacerdote y murió estando arrodillado (1794).

En el campo de concentración de Dachau, cercano a Munich, Baviera, Alemania, beato José Czempiel, presbítero y mártir, el cual, nacido en Polonia, durante la guerra pereció en la cámara de gas, asociado al sacrificio de Cristo (1942).

------------------------------

22 de mayo

En Londres, Inglaterra, beato Juan Forest, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que en tiempo del rey Enrique VIII, por defender la unidad católica, consumó el martirio en la plaza de Smithfield, en Londres, siendo quemado vivo junto con imágenes sagradas de madera (1538).

-------------------------------

29 de mayo

En York, Inglaterra, beato Ricardo Thirkeld, presbítero y mártir, el cual, habiendo sido condenado a muerte en tiempo de la reina Isabel I por ser sacerdote y porque había reconciliado a muchas personas con la Iglesia Católica, fue llevado al patíbulo para ser torturado (1583).

------------------------------

30 de mayo

En Londres, Inglaterra, san Lucas Kirby, presbítero y mártir, que en la persecución durante el reinado de Isabel I fue colgado en la triple horca de Tyburn después de muchos tormentos. Con él padecieron el suplicio en el mismo patíbulo los beatos presbíteros y mártires Guillermo Filby y Lorenzo Johnson, así como Tomás Cottam, de la Compañía de Jesús (1582).

En la misma ciudad, treinta años después, reinando Jacobo I, beatos Guillermo Scott, de la Orden de San Benito, y Ricardo Newport, presbíteros y mártires, quienes, por ser sacerdotes, fueron estrangulados, pero el segundo, como aún respiraba, fue muerto a espada y descuartizado (1612).

-----------------------------

31 de mayo

En York, Inglaterra, beatos Roberto Thorpe, presbítero, y Tomás Watkinson, mártires, que fueron condenados a muerte en tiempo de la reina Isabel I, el primero por ser sacerdote y el segundo, padre de familia de edad avanzada, por haber prestado muchas veces ayuda a los sacerdotes, recibiendo, a un mismo tiempo, la corona del martirio en el patíbulo (1591).

 

-----------------------------

1 de junio

En Londres, Inglaterra, beato Juan Storey, mártir, hombre de leyes y fidelísimo al Romano Pontífice, que después de haber sido encarcelado y exiliado, por su fe católica fue condenado a muerte y ahorcado en Tyburn, alcanzando así los goces eternos (1571).

En Omura, Japón, beatos mártires Alfonso Navarrete, de la Orden de Predicadores, Fernando de San José de Ayala, de la Orden de los Ermitaños de San Agustín, y León Tanaka, religioso de la Compañía de Jesús, que fueron degollados a causa de la fe cristiana, por decisión del supremo mandatario Hideta (1617).

En Rochefort, Francia, en una nave-prisión anclada ante el puerto, beato Juan Bautista Vernoy de Montjournal, presbítero y mártir, que era canónigo de Moulins, y por el hecho de ser sacerdote fue encarcelado, muriendo a consecuencia de la enfermedad que contrajo en esa nave-prisión (1794).

----------------------------

8 de junio

En Londres, Inglaterra, beato Juan Davy, diácono de la Cartuja de esa ciudad y mártir, que bajo Enrique VIII, por su fidelidad a la Iglesia y al Romano Pontífice, fue encarcelado hasta morir de hambre (1537).

----------------------------

15 de junio

En Londres, Inglaterra, beato Tomás Scryven, mártir, monje de la Cartuja de esa ciudad, que en tiempo del rey Enrique VIII fue encarcelado por su fidelidad a la Iglesia y murió de hambre en prisión, alcanzando así la corona del martirio (1537).

En York, Inglaterra, beatos mártires Pedro Snow, presbítero, y Rodolfo Grimston, los cuales, reinando Isabel I, fueron condenados a muerte, el primero por ser sacerdote y el segundo por intentar evitar que apresaran al anterior, subiendo juntos al patíbulo (1598).

----------------------------------

23 de junio

En Londres, Inglaterra, santo Tomás Garnet, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, el cual, ordenado en el Colegio de los Ingleses de Valladolid, en España, al regresar a Inglaterra fue encarcelado dos veces y, finalmente, en tiempo del rey Jacobo I, ajusticiado en Tyburn (1608).

---------------------------------

26 de junio

En Londres, Inglaterra, san Juan Southworth, presbítero y mártir, quien, por ejercer su sacerdocio en ese país, tuvo que soportar cárceles y destierros, y bajo Oliverio Cromwell fue condenado a muerte. Cuando vio el patíbulo preparado en Tyburn, exclamó que era para él lo que fue la cruz para Cristo (1654).

En la aldea de Wanglajia, cerca de Dongguangxian, en la provincia china de Hebei, santas Lucía Wang Cheng, María Fan Kun, María Qi Yu y María Zheng Xu, mártires, las cuales, educadas en un orfanato, durante la persecución llevada a cabo por la secta Yihetuan, cogidas de las manos y alegres como si fueran a una boda, fueron degolladas (1900).

En el lugar de Jieshuiwang, cerca de la ciudad de Shenxian, en la misma provincia de Hebei, santa María Du Zhaozhi, mártir, madre de un sacerdote, que tras haber huido, pero no queriendo traicionar su fe en Cristo, sometió voluntariamente su cerviz al hacha de sus perseguidores (1900).

En Rochefort, Francia, en una nave anclada ante el puerto, beato Raimundo Petiniaud de Jourgnac, presbítero y mártir, arcediano de Limoges, que en tiempos de la Revolución Francesa, por razón de ser sacerdote, fue encarcelado en condiciones pésimas y, víctima de las enfermedades, consumó su martirio (1794).

En Cambrai, Francia, beatas Magdalena Fontaine, Francisca Lanel, Teresa Fantou y Juana Gérard, vírgenes y mártires, que siendo Hijas de la Caridad, durante la Revolución Francesa fueron condenadas a muerte, conduciéndolas al suplicio coronadas con el rosario (1794).

En la aldea Qianshengzhuang, cerca de la ciudad de Liushuitao, en la provincia de Hebei, en China, san José Ma Taishun, mártir, el cual, siendo médico y catequista, a pesar de que durante la persecución llevada a cabo por la secta de los Yihetuan todos los miembros de su familia abandonaron la fe, él prefirió dar testimonio de Cristo derramando su sangre (1900).

En Jalisco, Guadalajara, México, san José María Robles, presbítero y mártir, que fue colgado de un árbol durante la persecución de la Revolución Mexicana contra la Iglesia en tiempo de la Cristiada (1927).

----------------------------

28 de junio

En Londres, Inglaterra, san Juan Southworth, presbítero y mártir, quien, por ejercer su sacerdocio en ese país, tuvo que soportar cárceles y destierros, y bajo Oliverio Cromwell fue condenado a muerte. Cuando vio el patíbulo preparado en Tyburn, exclamó que era para él lo que fue la cruz para Cristo (1654).

-------------------------------

30 de junio

En Londres, Inglaterra, beato Felipe Powell, presbítero de la Orden de San Benito y mártir, el cual, originario del País de Gales, en tiempo del rey Carlos I fue detenido a bordo de una nave y, por ser sacerdote e intentar entrar en Inglaterra, condenado al martirio en Tyburn (1646).

En la aldea de Chendum, cerca de Jiaohe, en la provincia china de Hebei, santos Raimundo Li Quanzhen y Pedro Li Quanhui, hermanos mártires, que en la persecución por parte de los partidarios de la secta Yihetuan dieron un glorioso testimonio; el primero, llevado a un templo pagano, al negarse a venerar a los ídolos fue azotado hasta morir, y el segundo fue asesinado con no menor crueldad (1900).

 

-----------------

7 de julio

San Fermín, mártir, navarro, obispo de Amiens

En Winchester, Inglaterra, beatos Rogelio Dickinson, presbítero, y Raúl Milner, labrador y padre de familia, pobre e iletrado, pero firme en la fe, los cuales, reinando Isabel I, fueron encarcelados y cruelmente atormentados, muriendo en el patíbulo. Con ellos se conmemora al beato Lorenzo Humphrey, que había abrazado la fe católica en su juventud y que murió ahorcado en fecha incierta (1591).

En el mar, ante Rochefort, Francia, beato Juan José Juge de Saint- Martin, presbítero y mártir, que, siendo canónigo de Limoges, fue detenido durante la Revolución Francesa por ser sacerdote y, encerrado en condiciones inhumanas en un nave, pasó de este mundo al Señor consumido por la enfermedad (1794).

En Orange, Francia, beata Ifigenia de San Mateo (Francisca María Susana) de Gaillard de la Valdène, virgen, monja benedictina, mártir durante la Revolución Francesa (1794).

Cerca de la ciudad de Heu-Chow-Fou, en la provincia de Hunan, China, santos Antonino Fantosati, obispo, y José María Gambaro, presbítero de la Orden de los Menores, que durante la persecución promovida por el movimiento de los Yihetuan, al acercarse a la costa para prestar ayuda a los fieles cristianos, fueron lapidados (1900).

En la ciudad de Ye-Tchoang-Teu, en la provincia de Hebei, China, san Marcos Ji Tianxiang, mártir, quien, a pesar de tener prohibido durante cuarenta años acercarse al banquete eucarístico porque le era imposible dejar el uso del opio, pese a ello no cesó de seguir pidiendo una muerte santa y, habiendo sido citado a juicio, profesó con firmeza su fe en Cristo y fue admitido al banquete eterno (1900).

En el pueblo de Hujiacun, Shenxian, también en la provincia china de Hebei, santa María Guo Lizhi, mártir, que durante la misma persecución, cual otra madre de los Macabeos, dio ánimos a los siete miembros de su familia que le acompañaban en el lugar del suplicio, pidiendo que fuese ella la última en ser ejecutada, y así, habiéndolos visto partir previamente a todos al cielo, les siguió finalmente (1900).

En el pueblo de Rakunai, en Nueva Bretaña, Melanesia, beato Pedro To Rot, mártir, padre de familia y catequista, que durante la guerra fue apresado por haber seguido ejerciendo su oficio de catequista y sufrió el martirio bajo los efectos de una inyección de veneno letal (1945).

------------------

11 de julio

En Lincoln, Inglaterra, conmemoración de los beatos Tomás Benstead y Tomás Sprott, presbíteros y mártires, condenados a muerte en tiempo de la reina Isabel I por ser sacerdotes, aunque no se sabe con certeza en qué día de este mes fueron martirizados (1600).

12 de julio

En Londres, Inglaterra, beato David Gunston, mártir, caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén, que por oponerse en lo espiritual al régimen del rey Enrique VIII, fue ahorcado en el patíbulo de Sout-hwark (1581).

En Londres también, san Juan Jones, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, mártir, el cual, oriundo de Gales, abrazó la vida religiosa en Francia, y por haber entrado en Inglaterra como sacerdote, siendo reina Isabel I, fue condenado a pena capital, consumando el martirio en la horca (1598).

En Nagasaki, ciudad del Japón, beatos Matías Araki y siete compañeros, que sufrieron el martirio por su fe en Cristo (1626).

En la población de Orange, en la región de la Provenza, Francia, beatas Rosa de San Javier (Magdalena Teresa) Tallien, Marta del Buen Ángel (María) Cluse, María de San Enrique (Margarita Eleonor) de Justamond y Juana María de San Bernardo de Romillon, vírgenes y mártires, que alcanzaron la palma del martirio durante la Revolución Francesa (1794).

En la ciudad de Nan Dinh, en Tonquín, san Clemente Ignacio Delgado Cebrián, obispo y mártir, que después de pasar cincuenta años predicando el Evangelio, fue encarcelado por orden del emperador Minh Mang a causa de su fe en Cristo y murió en la cárcel, donde tuvo que sufrir mucho (1838).

En la provincia de Ninh Binh, en Tonquín también, santa Inés Lê Thi Thành (Dê), mártir, madre de familia, que en tiempo del emperador Thiêu Tri fue cruelmente atormentada a causa de haber ocultado en su casa a un sacerdote, muriendo en la cárcel por negarse a abjurar de su fe (1841).

En la provincia de Nghê An, en Annam, san Pedro Khanh, presbítero y mártir, que al ser reconocido como cristiano cuando se hallaba en su mesa de recaudador, pasó seis meses preso en la cárcel, y al negarse a abjurar de la fe, fue degollado por orden del emperador Thiêu Tri (1842).

13 de julio

En Norwich, Inglaterra, beato Tomás Tunstal, presbítero de la Orden de san Benito, mártir, que en tiempo del rey Jacobo I fue condenado a muerte y ahorcado por haber entrado, siendo sacerdote, en ese país (1616).

Ante las costas de Rochefort, en Francia, beatos Luis Armando José Adam, de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, y Bartolomé Jarrige de la Morélie de Biars, presbíteros y mártires, que, encarcelados en una nave ruinosa durante la Revolución Francesa por ser sacerdotes, murieron en ella, víctimas de la peste y de su caridad para con sus compañeros de cautiverio (1794).

En Orange, ciudad de la Provenza, Francia, beatas Magdalena de la Madre de Dios (Isabel) Verchière y cinco compañeras, vírgenes, martirizadas durante la misma Revolución Francesa (1794).

En la ciudad de Châu Dôc, en Cochinchina, san Manuel Lê Van Phung, mártir, padre de familia, que, pese a estar detenido en la cárcel, no cesó de exhortar a sus hijos y familiares para que fueran caritativos con sus enemigos, y finalmente fue decapitado por orden del emperador Tu Duc (1859).

---------------------------------

18 de julio

Cerca de Rochefort, en la costa de Francia, beato Juan Bautista de Bruselas, presbítero de Limoges y mártir, que durante la Revolución Francesa fue apresado en una nave destinada al traslado de esclavos, en la que, consumido de miseria y atacado por la peste, descansó en el Señor (1794).

En la ciudad de Nam Dinh, en Tonquín, santo Domingo Nicolás Dinh Dat, mártir, que, siendo soldado, le forzaron a renunciar a la fe cristiana, consiguiendo, después de crueles tormentos, que pisase una cruz, pero inmediatamente se arrepintió y, devuelto lo que había recibido por apostatar, escribió al emperador Minh Mang pidiéndole que le juzgasen de nuevo como cristiano que era, a causa de lo cual murió estrangulado (1859).

 

---------------------------------

1 de agosto

En York, Inglaterra, beato Tomás Welbourne, mártir. Era maestro de escuela y, en el reinado de Jacobo I, fue condenado a muerte por haber aconsejado seguir al Romano Pontífice. Colgado del patíbulo, murió configurado con Cristo, Supremo Maestro (1605).

En la ciudad Nam Dinh, en Tonquín, santos Domingo Nguyen Van Hanh (Dieu), de la orden de Predicadores, y Bernardo Vu Van Due, presbíteros y mártires, que, durante el imperio de Minh Mang, murieron decapitados por su fe en Cristo (1838).

----------------------------

2 de agosto

Nuestra Señora Reina de los Ángeles, patrona de Costa Rica

La Virgen como madre de nuestro Señor Jesucristo es también Reina y Señora de las criaturas excelsas. Nuestra Señora de los Ángeles es también patrona de Costa Rica, a raiz de la siguiente historia: alrededor del año 1635 una joven mestiza india llamada Juana Pereira se levantó al amanecer para recoger leña. Era el día de la Fiesta de la Virgen de los Ángeles y, gracias a la luz del alba, descubrió una pequeña imagen de la Virgen tallada en una piedra oscura. Juana Pereira recogió el tesoro que regresaba a la roca donde había sido encontrado. De este modo, entendieron que la Virgen quería que allí se construyera un lugar de oración. Al enclave llega un aluvión de devotos para visitar a la Madre del los Cielos. Muchos acuden a orar a la piedra donde fue hallada la imagen. Asimismo, debajo de la piedra brota un manantial, símbolo del Bautismo.

En Barbastro, España, beatos Felipe de Jesús Munárriz Azcona, Juan Díaz Nosti y Leoncio Pérez Ramos, presbíteros y mártires. Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de la Bienaventurada Virgen María, en el furor de la persecución contra la Iglesia en España fueron fusilados a las puertas del cementerio por las milicias revolucionarias, en odio a la vida religiosa (1936).

En la misma ciudad, beato Ceferino Giménez Malla, mártir gitano. Se dedicó a promover la paz y la concordia entre su pueblo y los pueblos vecinos. En la persecución ya citada, al ver a un sacerdote arrastrado por las calles por las milicias populares y salir en su defensa, le detuvieron y, finalmente, conducido al cementerio, fue fusilado, con el rosario en sus manos, consumando así su peregrinación por la tierra (1936).

En la aldea de Híjar, cerca de Teruel, España, beato Francisco Calvo Burillo, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, en el furor creciente de la persecución contra la fe en España, padeció el martirio (1936).

En Madrid, España, beato Francisco Tomás Serer, presbítero de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir, que en la misma persecución mereció derramar su sangre por Cristo (1936).

---------------------------------

3 de agosto

En Alicante, España, beato Salvador Ferrandis Segui, presbítero y mártir, que, en el furor de la persecución contra la fe en España, derramó su sangre por Cristo y alcanzó así la palma de la gloria (1936).

En la aldea de Samalús, cerca de Barcelona, España, beatos mártires Alfonso López López, presbítero, y Miguel Remón Salvador, religiosos de la Orden de Hermanos Menores Conventuales, que en la misma persecución recibieron la corona del martirio por dar testimonio de Cristo (1936).

En Barcelona, España, beato Francisco Bandrés Sánchez, presbítero de la Sociedad Salesiana y mártir, que en la misma persecución confirmó con su sangre su fidelidad al Señor (1936).

---------------------------------

4 de agosto

En Londres, Inglaterra, beato Guillermo Horne, mártir. Fue monje en la Cartuja de esta ciudad, sin apartarse nunca del cumplimiento de la Regla. Debilitado por una larga permanencia en la cárcel durante el reinado de Enrique VIII y sometido finalmente al suplicio en el patíbulo de Tyburn, emigró a la derecha de Cristo (1540).

En Madrid, España, beato Gonzalo Gonzalo, religioso de la Orden de San Juan de Dios y mártir, que, en el furor de la persecución contra la fe en España, confirmó con su sangre su testimonio de Cristo (1936).

En Barcelona, España, beatos mártires José Batalla Parramón, presbítero, José Rabasa Bentanachs y Egidio Gil Rodicio, religiosos de la Sociedad Salesiana, que, durante la misma persecución, alcanzaron la vida eterna con la defensa de su fe (1936).

En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, Alemania, beato Enrique Krzysztofik, presbítero y mártir. Deportado durante la guerra desde Polonia por su fe cristiana, acabó entre suplicios su martirio (1942).

----------------------------------

7 de agosto

En Lancaster, Inglaterra, beatos Martín de San Félix (Juan) Woodcock, de la Orden de los Hermanos Menores, Eduardo Bamber y Tomás Whitaker, presbíteros y mártires. Por ser sacerdotes y haber entrado en los dominios de rey Carlos I, fueron ahorcados (1646).

En York, Inglaterra, beato Nicolás Postgate, presbítero y mártir, que en el reinado de Carlos II, a causa de su ministerio sacerdotal, que había ejercido ocultamente entre los pobres durante casi cincuenta años, fue colgado en el patíbulo (1679).

En Colima, México, san Miguel de la Mora, presbítero y mártir, que, en el furor de la persecución contra la Iglesia, fue coronado con el martirio por el hecho de ser sacerdote (1927).

------------------------------------

8 de agosto

En Londres, Inglaterra, beato Juan Felton, mártir, que fijó en público la sentencia de excomunión lanzada por el papa san Pío V contra la reina Isabel I y, por este motivo, fue despedazado cruelmente junto a la iglesia de San Pablo, mientras invocaba el nombre del Salvador, consumando así gloriosamente su martirio (1570).

En York, Inglaterra, beato Juan Fingley, presbítero y mártir, que, también durante el reinado de Isabel I, fue condenado a muerte por ser sacerdote y ahorcado. Con él se conmemora al beato Roberto Bickendike, que, por aquel mismo tiempo, sin que se conozca el día y el año, sufrió iguales tormentos por haberse reconciliado con la Iglesia católica (1586).

En la aldea Xisiaodun, cerca de Xinhexian, en la provincia de Hebei, China, san Pablo Ke Tingzhu, mártir. Era el jefe de la aldea cristiana y en la persecución desencadenada por los seguidores del movimiento Yihetuan, al ser despedazado ofreció a los demás un luminoso ejemplo de resignación cristiana (1900).

En El Saler, cerca de Valencia, España, beato Antonio Silvestre Moya, presbítero y mártir, que, en el furor de la persecución contra la fe, llegó victorioso al reino celestial por su testimonio constante de Cristo (1936).

En El Saler, cerca de Valencia, España, beatas María del Niño Jesús Baldillou y Bullit y 4 compañeras mártires, vírgenes del Instituto de las Hijas de María de las Escuelas Pías, que, en la misma persecución, salieron gloriosamente al encuentro de Cristo, su Esposo, martirizadas por la violencia de los enemigos de la Iglesia (1936).

María Baldillou Bullit (María el Niño Jesús ) nacida el 6 de febrero de 1905 en Balaguer, Lleida (España) - muere mártir el 8 de agosto de 1936 en El Saler, Valencia (España)

Pascuala Presentación Gallén Martí (Presentación de la Sagrada Familia) nacida el 21 de septiembre de 1872 en Morella, Castellón (España) - muere mártir el 8 de agosto de 1936 en El Saler, Valencia (España)

María Luisa Girón Romera (María Luisa de Jesús)  nacida el 25 de agosto de 1887 en Bujalance, Córdoba (España) - muere mártir el 8 de agosto de 1936 en El Saler, Valencia (España)

Nazaria Gómez Lezáun (Carmen de San Felipe Neri), nacida el 18 de julio de 1869 en Eulz, Navarra 1869 (España) - muere mártir el 8 de agosto de 1936 en El Saler, Valencia (España)

Antonia Riva Mestres (Clemencia de San Juan Bautista), nacida el 8 de octubre de 1893 en Igualada, Barcelona (España)

- muere mártir el 8 de agosto de 1936 en El Saler, Valencia (España)

En el lugar de Gusen, en Alemania, beato Vladimiro Laskowski, presbítero y mártir, que en tiempo de guerra, encarcelado en un campo de concentración y cruelmente torturado, alcanzó la gloria del martirio (1940).

------------------------------------

9 de agosto

Santa Edith Stein (Teresa Benedicta de la Cruz), Carmelita Descalza, virgen y mártir, Patrona de Europa. Murió en la cámara de gas del campo de exterminio de Auschwitz, Polonia en 1942.

En Constantinopla, conmemoración de los santos mártires que, por defender la antigua imagen del Salvador colocada en la Puerta de Bronce, que iba a ser derribada por orden del emperador León el Isáurico, fueron ejecutados (c. 729).

En Londres, Inglaterra, beato Ricardo Bere, presbítero y mártir, que, por orden del rey Enrique VIII, a causa de su fidelidad al Romano Pontífice y por la defensa del matrimonio cristiano, en unión con sus hermanos de la Cartuja de aquella ciudad, murió extenuado por la suciedad de la prisión y el hambre, sufridas durante largo tiempo (1537).

En un viejo navío, situado en la costa frente a Rochefort, en Francia, beato Claudio Richard, presbítero de la Orden de San Benito y mártir, que, por ser sacerdote, durante la Revolución Francesa fue expulsado de su monasterio y confinado en una nave de trabajos forzados, donde murió de peste, contraída mientras ayudaba a los enfermos cautivos (1794).

En Salamanca, en España, santa Cándida María de Jesús (Juana Josefa) Cipitria, que fundó la Congregación de las Hijas de Jesús, para colaborar en la formación cristiana de los niños (1912).

En Barbastro, España, beato Florentino Asensio Barroso, obispo y mártir, que en el furor de la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, acribillado a balazos, dio testimonio con su sangre de la fe que había predicado constantemente al pueblo que tuvo encomendado (1936).

En Barcelona, igualmente en España, beatos Rubén de Jesús López Aguilar y sus seis compañeros, religiosos de la Orden de San Juan de Dios y mártires, que, en la misma persecución, sufrieron la muerte por odio a la vida religiosa y así pasaron a presencia del Señor (1936).

En la aldea de Azanuy, provincia de Huesca, también en España, beatos mártires Faustino Oteiza, presbítero, y Florentino Felipe, religioso de la orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías, que, en la misma persecución, entregaron su vida por Cristo (1936).

En el lugar de Argés, cerca de Toledo, asimismo en España, beato mártir Guillermo Plaza Hernández, presbítero de la Sociedad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, que el mismo día y en la misma persecución contra la fe durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, entregó su espíritu (1936).

En el pueblo de Carcaixent, en la región de Valencia, también en España, beato Germán (José María) Garrigues Hernández, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que, en el furor de la persecución contra la fe durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, superó la tortura de su cuerpo con una muerte preciosa (1936).

---------------------------------

10 de agosto

En la ciudad de Iki, Japón, beato Agustín Ota, religioso de la Compañía de Jesús y mártir, que fue decapitado por su fe en Cristo (1622).

En el brazo de mar frente a Rochefort, en la costa de Francia, beatos Claudio José Jouiffret de Bonnefont, de la Sociedad de San Sulpicio, Francisco Frangois, de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, y Lázaro Tiersot, de la Orden de los Cartujos, todos presbíteros y mártires, que durante la Revolución Francesa, encerrados a una vieja nave, consumaron su martirio por el hecho de ser sacerdotes (1794).

En El Saler, cerca de Valencia, España, beato José Toledo Pellicer, presbítero y mártir, que, en la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, configurado con Cristo, Sumo Sacerdote, imitó con su triunfo en el martirio a Aquél a quien había amado y adorado (1936).

En Valencia, España, beato Juan Martorell Soria, presbítero de la Sociedad Salesiana y mártir, que en la misma persecución sufrió el martirio. Con él se conmemora también al beato Pedro Mesonexo Rodríguez, religioso de la misma Sociedad, que en la aldea de Vedat de Torrent, Valencia, España, en un día no conocido, fue coronado por su testimonio de Cristo (1936).

En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, Alemania, beatos Francisco Drzewiecki, de la Congregación de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, y Eduardo Grzymala, presbíteros y mártires. Oriundos de Polonia, y devastada su patria durante la guerra, fueron encerrados en una cárcel extranjera, emigrando a Cristo desde la cámara de gas (1942).

-------------------------------

11 de agosto

En Gloucester, Inglaterra, beatos Juan Sandys y Esteban Rowsham, presbíteros, y Guillermo Lampley, sastre, mártires, que durante el reinado de Isabel I, en días distintos no conservados en la tradición, sufrieron por Cristo los mismos tormentos (1586, 1587 y 1588).

Cerca de la costa de Francia, ante el puerto de Rochefort, beato Juan Jorge (Jacobo) Rhem, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir. Encerrado durante la persecución de la Revolución Francesa en una escuálida prisión, levantaba la esperanza de sus compañeros de cárcel, cruelmente torturados, hasta que él mismo, por amor a Cristo, murió de una enfermedad incurable (1794).

En la aldea Agullent, Valencia, España, beato Rafael Alonso Gutiérrez, mártir, que era padre de familia y, en el furor de la persecución contra la fe en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, derramó su sangre por Cristo. Con él se conmemora también al bienaventurado mártir Carlos Díaz Gandía, que este mismo día y en la misma localidad recibió la vida eterna por la defensa de la fe (1936).

En la localidad de Prat de Compte, cerca de Tarragona, en España, beato Miguel Domingo Cendra, religioso de la Sociedad Salesiana y mártir, que, en la misma persecución contra la fe en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, mereció alcanzar la gloria a través de la palma del martirio (1936).

-------------------------------

14 de agosto

En Auschwitz, cerca de Cracovia, Polonia, san Maximiliano María Kolbe (Raimundo), presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales y mártir, que fue fundador de la Milicia de María Inmaculada. Deportado a diversos lugares de cautiverio, finalmente, en el campo de exterminio de Oswiecim o Auschwitz, cerca de Cracovia, en Polonia, se ofreció a los verdugos para salvar a otro cautivo, y es considerado su ofrecimiento como un holocausto de caridad y un ejemplo de fidelidad para con Dios y los hombres (1941).

En Otranto, Apulia, Italia, los beatos mártires de Otranto, casi ochocientos. Llegada una incursión de soldados otomanos, se les conminó a renegar de su fe, pero exhortados por el beato Antonio Primaldo, un anciano tejedor, a perseverar en la fe de Cristo, recibieron la corona del martirio al ser decapitados (1480).

En Nagasaki, Japón, santos mártires Domingo Ibáñez de Erquicia, presbítero de la Orden de Predicadores, y Francisco Shoyemon, novicio en la misma Orden y catequista, que, en tiempo del shogún Tokugawa Yemitsu, recibieron la muerte por odio al nombre cristiano (1633).

En Picassent, Valencia, España, beato Vicente Rubiols Castelló, presbítero y mártir, que, durante la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, dio testimonio de su fe en Cristo a través del martirio (1936).

En El Saler, Valencia, España, beato Félix Yuste Cava, presbítero y mártir, al que, durante la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, Dios le concedió el premio eterno por su intrépida fidelidad (1936).

---------------------------

15 de agosto

En Roma, en el cementerio de Calixto, en la vía Apia, conmemoración de san Tarsicio, mártir, que por defender la santísima Eucaristía de Cristo, que una furiosa turba de gentiles intentaba profanar, prefirió ser inmolado, muriendo apedreado antes que entregar a los perros las cosas santas (c. 257).

En la localidad de Chalchihuites, del Estado de Durango, México, santos mártires Luis Batis Sáinz, presbítero, Manuel Morales, padre de familia, Salvador Lara Puente y David Roldán Lara, que, por odio al nombre cristiano, sufrieron la muerte durante la persecución mexicana (1926).

En Barbastro, Huesca, España, beatos Luis Masferrer Vila, presbítero, y diecinueve compañeros, mártires. Eran religiosos de la Congregación de Misioneros del Inmaculado Corazón de María y, en el furor de la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, pusieron su vida en manos de Cristo y se unieron en un abrazo con sus hermanos que, el día anterior y en el mismo lugar, habían sufrido la muerte para gloria del Señor (1936).

En Almazora, Castellón, España, beato , presbítero de la Sociedad de Sacerdotes Operarios Diocesanos y mártir, que, durante la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, alcanzó en el cementerio la palma del martirio (1936).

En Madrid, España, beata Elvira Moragas Cantarero (María del Sagrario de San Luis Gonzaga), virgen, de la Orden de las Carmelitas Descalzas, y mártir en la mencionada persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936 (el mismo año 1936).

Asimismo en Madrid, España, beato Agustín Hurtado Soler (Domingo) , presbítero de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir, que, durante la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, fue coronado por el testimonio de Cristo (1936).

En Motril, Granada, España, beato Vicente Soler, presbítero de la Orden de los Agustinos Recoletos y mártir, que, en la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936,, fue condenado a muerte junto con otros cautivos, a los que él había preparado piadosamente para la muerte y, fusilado ante los muros del cementerio, alcanzó la gloria del triunfo en Cristo (1936).

En Palma de Gandía, Valencia, España, beato Carmelo Sastre Sastre, presbítero y mártir, que, durante la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, siguiendo las huellas de Cristo llegó, ayudado por su gracia, al reino eterno (1936).

En Tárrega, Barcelona, España, beato Jaime Bonet Nadal, presbítero de la Sociedad Salesiana y mártir, que, durante la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, como fiel discípulo, mereció ser redimido con la sangre de Cristo (1936).

-----------------------------------

16 de agosto

En Kioto, Japón, beato Juan de Santa Marta, presbítero de la orden de los Hermanos Menores y mártir, que, mientras era conducido al lugar del suplicio, iba predicando al pueblo y cantando el salmo Alabad al Señor, todas las gentes (1618).

En Kokura, Japón, beatos mártires Simón Bokusai Kiota, catequista, y Magdalena, su esposa; Tomás Gengoro y su esposa María, y el hijo de ambos, Jacobo, todavía niño, que, por orden del prefecto Yetsundo y por odio hacia el nombre de Cristo, fueron crucificados cabeza abajo (1620).

En un viejo navío anclado en el mar frente a Rochefort, Francia, beato Juan Bautista Ménestrel, presbítero y mártir, que, durante la Revolución Francesa, condenado a galeras por ser sacerdote, cubierto de llagas llenas de gusanos consumó su martirio (1794).

En la aldea Fanjiazhuang, cerca de Wujiao, en la provincia china de Hebei, santa Rosa Fan Hui, virgen y mártir, que, durante la persecución desencadenada por los seguidores de la secta «Yihetuan», fue arrojada a un río recubierta de heridas, todavía con vida (1900).

En Barcelona, en España, beata Petra de San José (Ana Josefa) Pérez Florido, virgen, que ofreció con alegría un cuidado asiduo a los ancianos abandonados y fue fundadora de la Congregación de Hermanas Madres de los Abandonados (1906).

En Denia, Alicante, España, beato Plácido García Gilabert, religioso de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que, en el furor de la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, llevó a cabo un glorioso combate por su amor a Cristo (1936).

En Benicasim, Castellón, España, beato Enrique García Beltrán, diácono de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que, en el furor de la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, sufriendo el martirio, tuvo parte en la victoria de Cristo (1936).

En Picasent, Valencia, España, beato Gabriel (José María) Sanchís Mompó, religioso de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir, que, por la violencia de los enemigos de la Iglesia, en el furor de la misma persecución contra la fe en la zona roja, durante la guerra de España de 1936,emigró al Señor (1936).

-----------------------------------

17 de agosto

En Nagasaki, Japón, santos mártires Jacobo Kyuhei Gorobioye Tomonaga, presbítero de la Orden de Predicadores, y Miguel Kurobioye, que, en tiempo del emperador Tokugawa Yemitsu, fueron condenados a muerte por su fe en Cristo (1633).

En el mar frente a Rochefort, Francia, beato Natal Hilario Le Conte, mártir, que siendo clérigo de la catedral de Bourges y encargado de la música, fue confinado en una nave durante la persecución por odio a la religión, muriendo, por Cristo, aquejado de enfermedad (1794)

En Castellfullit de la Roca, cerca de Gerona, España, beato Enrique Canadell, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías y mártir, que, en el furor de la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, sufrió la muerte por odio contra la Iglesia (1936).

----------------------------------

18 de agosto

En Metz, en la Galia Bélgica, san Fermín, obispo (s. IV).

En una nave destinada a trabajos forzados anclada frente a Rochefort, Francia, beato Antonio Banassat, presbítero y mártir, que, por ser párroco, en el furor de la Revolución Francesa fue detenido por odio a la fe y, muerto por inanición, emigró al Señor (1794).

En Valdemoro, cerca de Madrid, España, beato Francisco Arias Martín, presbítero y mártir, que, siendo novicio en la Orden de San Juan de Dios, en corto tiempo, en el furor de la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, recorrió el camino de la perfección (1936).

En Barbastro, cerca de Huesca, España, beatos Jacobo Falgarona Vilanova y Atanasio Vidaurreta Labra, religiosos de la Congregación de Misioneros Hijos del Corazón Inmaculado de María, mártires en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja (1936).

En Alcañiz, Teruel, España, beato Martín Martínez Pascual, presbítero y mártir. Miembro de la Sociedad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, recibió en el mismo día la corona de la gloria en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja (1936).

En Rafelbunyol, Valencia, España, beato Vicente María Izquierdo Alcón, presbítero y mártir, que recibió la muerte por odio contra la fe en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja (1936).

19 de agosto

En Nagasaki, en Japón, beatos mártires Luis Flores, presbítero de la Orden de Predicadores, Pedro de Zúñiga, presbítero de la Orden de los Eremitas de San Agustín, y trece compañeros, marineros japoneses, que, llevados a puerto y detenidos al punto, sufrieron juntos un mismo martirio, entre variadas torturas, por la fe cristiana (1622).

En Dorcester, en Inglaterra, beato Hugo Green, presbítero y mártir, que, ordenado en Douai, ejerció el ministerio en su patria durante treinta años, hasta que, reinando Carlos I, mereció ser asociado a la pasión de Cristo, destrozado cruelmente (1642).

En Monteagudo, Navarra, España, tránsito de san Ezequiel Moreno Díaz, obispo de Pasto, en Colombia, de la Orden de los Recoletos de San Agustín, que trabajó y, por anunciar el Evangelio, dio su vida tanto en las Islas Filipinas como en América del Sur (1906).

En Llosa de Ranes, Valencia, España, beato Francisco Ibáñez Ibáñez, presbítero y mártir, que en el furor de la persecución contra la Iglesia durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, acabó su vida unido a Cristo hasta la muerte (1936).

En Gandía, Valencia, España, beato Tomás Sitjar Fortiá, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, en la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, derramó su sangre por Cristo (1936).

En El Saler, Valencia, España, beatas Elvira de la Natividad de Nuestra Señora Torrentallé Paraire y sus compañeras, vírgenes del Instituto de las Hermanas Carmelitas de la Caridad y mártires, que, en la prueba de la fe por Cristo, su Esposo, en la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, obtuvieron el fruto eterno (1936).

20 de agosto

En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos mártires Leovigildo y Cristóbal, monjes. Durante la persecución llevada a cabo por los musulmanes proclamaron espontáneamente a Cristo delante del juez, por lo cual fueron decapitados, recibiendo así la palma del martirio (852).

En una nave anclada frente a Rochefort, en la costa francesa, beatos Luis Francisco Le Brun y Gervasio Brunel, presbíteros y mártires. Uno era monje de la Congregación Benedictina de san Mauro, y el otro, prior de la abadía de la Trapa, de la Orden Cisterciense. Ambos, retenidos de manera inhumana durante la Revolución Francesa, consumaron el martirio agotados por la enfermedad (1794).

En Vallibona, Castellón, España, beato Matías Cardona, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías, mártir en la persecución contra la Iglesia durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Játiva, Valencia, España, beata María Climent Mateu, virgen y mártir, que, en el tiempo de la misma persecución contra la Iglesia durante la guerra de España, mereció ser configurada con Cristo por su muerte en la fe (1936).

En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, en Baviera, de Alemania, beato Ladislao Maczkowski, presbítero y mártir, que, polaco de nacionalidad, fue deportado en tiempo de guerra y defendió la fe, entre torturas de muerte, ante los enemigos de la dignidad humana y cristiana (1942)

21 de agosto

En Alcira, Valencia, España, conmemoración de los santos mártires Bernardo, antes llamado Ahmed, monje de la Orden Cisterciense, y sus hermanas María (Zaida) y Gracia (Zoraida), a las que había convertido de la religión mahometana a la fe en Cristo (c. 1180).

En la ciudad de Hung Yen, en Tonquín, san José Dang Dinh (Niêm) Viên, presbítero, mártir en tiempo del imperio de Minh Mang (1838).

En Alberic, Valencia, España, beato Salvador Estrugo Solves, presbítero y mártir, que, en el furor de la persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, soportó toda clase de adversidades por amor a Cristo, hasta alcanzar la palma del martirio (1936).

En el lugar del Morrot, cerca de Barcelona, también en España, beato Raimundo Peiró Victorí, presbítero de la orden de Predicadores y mártir, que, en la misma persecución contra la Iglesia en la zona roja, durante la guerra de España de 1936, siguiendo con fidelidad las palabras de Cristo, pasó a través de la muerte a la vida de la gloria (1936).

Cerca de Munich, de Baviera, en Alemania, beato Bruno Zembol, mártir, que, sometida Polonia bajo un régimen hostil a Dios, a causa de su fe fue llevado al campo de concentración de Dachau, donde, destrozado por las torturas, murió para entrar en la gloria (1942).

22 de agosto

En York, Inglaterra, beato Tomás Percy, mártir, conde de Northumberland, que durante el reinado de Isabel I fue decapitado por mantenerse fiel a la Iglesia de Roma, consiguiendo así la palma del martirio (1572).

En el mismo lugar y bajo el mismo reinado, beatos Guillermo Lacey y Ricardo Kirkman, presbíteros y mártires, que, condenados a muerte por haber entrado en Inglaterra como sacerdotes, fueron ajusticiados en el patíbulo (1582).

En Worchester, Inglaterra, san Juan Wall, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que, tras haber ejercido clandestinamente su ministerio pastoral durante mas de veinte años, en tiempo del rey Carlos II, por el hecho de ser sacerdote, fue ahorcado y después descuartizado (1679).

En Hereford, Inglaterra, en el mismo día y año, san Juan Kemble, presbítero y mártir, que en tiempo de persecución ejerció el ministerio pastoral durante más de cincuenta años y, ya octogenario, fue ahorcado por ser sacerdote, consumando el martirio (1679).

23 de agosto

En una nave anclada frente a Rochefort, en la costa de Francia, beato Juan (Protasio) Bourdon, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que encarcelado junto con varios sacerdotes en tiempo de la Revolución Francesa, procuró alivio a los compañeros de cautiverio, hasta que murió contagiado de la peste (1794).

En Tavernes de Valldigna, Valencia, España, beatos mártires Constantino Carbonell Sempere, presbítero, Pedro Gelabert Amer y Raimundo Grimaltós Monllor, religiosos, de la Compañía de Jesús, que sufrieron el martirio por odio contra la fe en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja (1936).

Cerca de Vallbona, Valencia, España, beatos mártires Florentino Pérez Romero, presbítero, y Urbano Gil Sáez, religioso, de los Religiosos Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores, que, en tiempo de la misma persecución, contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, asumieron perfectamente la prueba por la fe (1936).

En Silla, Valencia, España,, beato Juan María de la Cruz (Mariano) García Méndez, presbítero de la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús y mártir, que en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, conservó hasta la muerte la fe de Cristo (1936).

En Puzol, Valencia, España, beatas Rosaria (Petra María Victoria) Quintana Argos y Serafina (Manuela Justa) Fernández Ibero, vírgenes de la Tercera Orden de Capuchinas de la Sagrada Familia y mártires, que, en el furor de la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, alcanzaron la gracia del martirio (1936).

En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, Alemania, beato Francisco Dachtera, presbítero y mártir. Polaco de nacionalidad, en tiempo de guerra, destrozado por las atrocidades realizadas por los médicos sin consideración alguna a la dignidad humana, murió por Cristo (1944).

25 de agosto

San José de Calasanz, fundador de las Escuelas Pías, los escolapios, la Orden de Clérigos Regulares Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías. (Peralta de la Sal, huesca, 1557- Roma, 1648.
«Encontré ya en Roma la manera definitiva de servir a Dios, haciendo bien a los pequeñuelos. No la dejaré por cosa alguna en el mundo».

En Scimabara, Japón, beatos mártires Miguel Carvalho, de la Compañía de Jesús; Pedro Vázquez, de la Orden de Predicadores; Luis Sotelo y Luis Sasanda, presbíteros, y Luis Baba, religioso de la Orden de los Hermanos Menores, que fueron quemados vivos a causa de su fe en Cristo (1624).

En un viejo navío anclado ante la costa de Rochefort, Francia, beato Pablo Juan Charles, presbítero y mártir, que siendo prior en la Orden Cisterciense, en el furor de la Revolución Francesa fue conducido por los perseguidores, por el hecho de ser sacerdote, desde el monasterio de las Sept Fonts a la cárcel naval, en donde murió consumido por el hambre y la enfermedad (1794).

En Valencia, España, beato Luis Urbano Lanaspa, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, llevó a cabo una gloriosa prueba por Cristo (1936).

26 agosto

En el brazo de mar ante Rochefort, en el litoral francés, beato Jacobo Retouret, presbítero de la Orden de los Carmelitas y mártir, que, en el furor de la Revolución Francesa, fue llevado desde el convento de Limoges a una sórdida nave-prisión, en la que, abandonado durante la noche semidesnudo, murió de frío (1794).

En La Puye, cerca de Poitiers, también en Francia, santa Juana Isabel Bichier des Ages, virgen, que, durante la Revolución Francesa, ayudó a san Andrés Huberto Fournet cuando éste ejercía clandestinamente su ministerio. Restablecida la paz de la Iglesia, fundó la Congregación de las Hijas de la Cruz, para la educación de los pobres y la ayuda a los enfermos (1838).

En la ciudad de Belén, en Tierra Santa, beata María de Jesús Crucificado (María) Baouardy, virgen de la Orden de las Carmelitas Descalzas, que, colmada de carismas místicos, unió la vida contemplativa con una singular caridad (1878).

En Liria, España, santa Teresa de Jesús Jornet Ibars, virgen, que, para ayudar a los ancianos, fundó el Instituto de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados (1897).

27 agosto

En Leominster, Inglaterra, beato Rogerio Cadwalador, presbítero y mártir. Había sido ordenado en Valladolid, en España, e, insigne por su ciencia, ejerció su ministerio clandestinamente durante dieciséis años en su patria y, finalmente, condenado por el hecho de ser sacerdote, en tiempo del rey Jacobo I fue ajusticiado después de crueles torturas (1610).

En Nagasaki, Japón, beatos Francisco de Santa María, presbítero de la orden de los Hermanos Menores, y sus catorce compañeros, mártires, que por orden del gobernador de la ciudad sufrieron el martirio en odio al nombre cristiano (1627).

En la ciudad de Usk, Gales, san David Lewis, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, ordenado sacerdote en Roma, celebró ocultamente los sacramentos en su patria durante más de treinta años y prestó ayuda a los pobres, hasta que en el reinado de Carlos II fue ahorcado por ser sacerdote (1679).

En el mar frente a Rochefort, en Francia, en una vieja nave, beatos mártires Juan Bautista de Souzy, presbítero, y Udalrico (Juan Bautista) Guillaume, hermano de las Escuelas Cristianas, mártires, que, en el furor de la persecución contra la Iglesia, fueron detenidos de manera inhumana y por Cristo murieron de hambre y aquejados de grave enfermedad (1794).

En Reading, Inglaterra, beato Domingo de la Madre de Dios Barberi, presbítero de la Congregación de la Pasión, que, buscando con empeño restablecer la unidad de los cristianos, llevó a muchos al seno de la Iglesia católica (1849).

29 agosto

En Lancaster, Inglaterra, beato Ricardo Herst, mártir, padre de familia y labrador, que, acusado falsamente de un crimen de homicidio, por su fe en Cristo fue condenado a morir en la horca en tiempo del rey Jacobo I (1618).

En el litoral frente a Rochefort, Francia, beato Luis Vulfilocio Huppy, presbítero y mártir, que, retenido de una manera inhumana, por ser sacerdote, en una vieja nave durante la Revolución Francesa, murió víctima de enfermedad (1794).

En Watherford, en Irlanda, beato Edmundo Ignacio Rice, que con todo entusiasmo y perseverancia se entregó a la formación de los niños y de los jóvenes, en difíciles condiciones. Para el auge de esta obra fundó la Congregación de los Hermanos Cristianos y la de los Hermanos de la Presentación (1844).

En Renes, Francia, santa María de la Cruz (Juana) Jugan, virgen, que fundó la Congregación de las Hermanitas de los Pobres, para pedir limosna por Dios para los pobres, y expulsada injustamente de la dirección del Instituto, pasó el resto de su vida en la oración y en la humildad (1879).

En Valencia, España, beato Constantino Fernández Álvarez, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, llevó a cabo su prueba por la fe (1936).

En Híjar, Teruel, España, beato Francisco Monzón Romeo, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, durante la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, confirmó con la propia sangre su fidelidad para con el Señor (1936).

30 agosto

En Londres, Inglaterra, santa Margarita Ward, mártir. Estaba casada y durante el reinado de Isabel I fue condenada a muerte por haber ayudado a un sacerdote, siendo ahorcada en Tyburn, donde acogió el martirio de buen grado. Allí mismo, con ella consumaron su martirio los beatos mártires Ricardo Leigh, presbítero, y los laicos Eduardo Shelley y Ricardo Martín, ingleses; Juan Roche, irlandés, y Ricardo Lloyd, del país de Gales, el primero, por el hecho de ser sacerdote, y los otros, por haber acogido a sacerdotes (1588).

Beato Esteban de Zudaire, hermano jesuita navarro, beato Juan de Mayorga (pintor y jesuita navarro nacido en San Juan de Pie de Puerto en 1533) y otros 38 misioneros jesuitas compañeros mártires, asesinados por piratas calvinistas en 1570. (MO en Pamplona y Tudela, Bilbao y San Sebastián).

En Saluzzo, Piamonte, Italia, beato Juan Juvenal Ancina, obispo, que, habiendo sido antes médico, fue uno de los primeros en entrar en el oratorio de san Felipe Neri (1604).

En Zaragoza, España, muere la beata María Ráfols, virgen, que fundó la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en el hospital de esta ciudad, el cual dirigió con fortaleza de ánimo entre muchas dificultades (1853).

En Almería, España, muerte de los beatos mártires Diego Ventaja Milán, obispo de Almería, y Manuel Medina Olmos, obispo de Guadix, que, en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, encarcelados por odio del nombre cristiano, soportaron con paciencia los insultos y vejaciones hasta recibir de noche una muerte cruel (1936).

En el camino entre Puebla Tornesa y Villafamés, cerca de Castellón, España, beato Joaquín (José) Ferrer Adell, presbítero de la orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que, en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, a través del martirio consiguió el premio prometido a los que perseveran (1936).

En Bilbao, España, beato Vicente Gabanes Badenas, presbítero de los Terciarios Capuchinos de la Bienaventurada Virgen de los Dolores y mártir, que, en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, mereció entrar en el banquete de la gloria (1936).

En Venegone, cerca de Varese, Italia, beato Alfredo Ildefonso Schuster, obispo, que, siendo abad de San Pablo de Roma, fue elevado a la sede episcopal de Milán, donde, con gran cuidado y diligencia, desempeñó con admirable sabiduría su función de pastor por el bien de su pueblo (1954).

31 agosto

Almería, España, beatos Edmigio (Isidoro) Primo Rodríguez, Amalio (Justo) Zariquiegui Mendoza [nacido el 6.08.1886 en Salinas de Oro (Navarra)] y Valerio Bernardo (Marciarlo) Herrero Martínez, mártires, que, en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, por ser hermanos de las Escuelas Cristianas, en el curso de la persecución sufrieron la muerte por odio hacia la fe (1936).

Beato Justo Zariquiegui Mendoza
(Hermano Amalio,
religioso profeso de las Escuelas Cristianas de La Salle)
asesinado el 31.08.1936 en Pozo de la Lagarta, Tabernas, Almería
[nacido el 6.08.1886 en Salinas de Oro (Navarra)]

En la ciudad de Zaragoza, en la región de Aragón, memoria de santo Domingo del Val, mártir (1250).

 

1 de septiembre

En Madrid, España, beatos Cristino (Miguel) Roca Huguet, presbítero, y once compañeros, mártires, de la Orden de San Juan de Dios, que, en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, fueron fusilados por odio a la religión (1936).

En Paterna, Valencia, España, beato Alfonso Sebastiá Viñals, presbítero y mártir, que, en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, estando al frente de la escuela de una institución social valenciana, recibió la corona gloriosa del martirio (1936).

En Barcelona, España, beatos mártires Pedro Rivera, presbítero, de la Orden de Hermanos Menores Conventuales, y María del Carmen Moreno Benítez y María del Refugio Carbonell Muñoz, vírgenes, del Instituto María Auxiliadora, que, en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, a imitación de la pasión de Cristo Esposo, llegaron al premio de la paz perpetua (1936).

2 de septiembre

En París, Francia, martirio de los beatos Juan María de Lau d’Allemans, Francisco José y Pedro Ludovico de la Rochefoucauld, obispos, más noventa y tres compañeros, clérigos o religiosos, que, por negarse todos ellos a prestar el juramento impiamente impuesto a los clérigos en tiempo de la Revolución Francesa, fueron encarcelados en el convento de Carmelitas y, por Cristo, ajusticiados en odio a la religión (1792).

En el mismo lugar, día y año, beatos Pedro Jacobo María Vitalis, presbítero, y veinte compañeros, mártires, que en los mismos tiempos de turbulencia fueron asesinados en la abadía de San Germain-des-Prés, por odio a la Iglesia (1792).

3 de septiembre

En París, Francia, pasión de los beatos Andrés Abel Alricy, presbítero, más setenta y un compañeros, mártires, la mayoría presbíteros, todos los cuales, tras ser recluidos en el Seminario de San Fermín a modo de cárcel, y después de vivir una matanza el día anterior, fueron asesinados por odio a la Iglesia (1792).

También en París, el mismo día y año, beatos mártires Juan Bautista Bottex, Miguel María Francisco de la Gardettte, Francisco Jacinto le Livec de Trésurin, quienes sufriendo similar situación en la cárcel de La Force, donde murieron martirizados por su fe en Cristo (1792).

En Seúl, Corea, pasión de los santos Juan Pak Hu-jae y cinco compañeras mártires, que, por el hecho de ser cristianos, en tiempo de persecución fueron llevados ante el tribunal de criminales y, después de sufrir crueles suplicios a causa de su fe, murieron al fin degollados (1839).

4 de septiembre

En el mar frente a Rochefort, en el litoral norte de Francia, beato Escipión Jerónimo Brigéat de Lambert, presbítero y mártir, que, siendo canónigo de la diócesis de Avranches, durante la Revolución Francesa fue encerrado en una nave anclada por su condición de sacerdote, muriendo de inanición (1794).

5 de septiembre

En Ripon, en el condado de York, Inglaterra, beato Guillermo Browne, mártir, que condenado a pena capital por haber inducido a otros a abrazar la fe católica, fue ahorcado y cruelmente descuartizado (1605).

En una vieja embarcación anclada en el mar, frente a Rochefort, en Francia, beato Florencio Dumontet de Cardaillac, presbítero y mártir, que condenado durante la Revolución Francesa por ser sacerdote, completó el martirio víctima de enfermedad, atendiendo con celo y caridad a los enfermos concautivos (1794).

En la ciudad de Ninh Tai, Tonquín, Indochina (hoy Vietnam), santos mártires Pedro Nguyen Van Tu, presbítero de la Orden de Predicadores, y José Hoang Luong Canh, médico, degollados por odio al nombre
cristiano (1838).

En la ciudad de Calcuta, en la India, santa Teresa (Inés) de Calcutas, Gonhxa Bojaxhiu, virgen, que, nacida en Albania, trató de apagar la sed de Cristo clavado en la cruz atendiendo con eximia caridad a los hermanos más pobres, y fundó las congregaciones de Misioneros y Misioneras de la Caridad, para servir a los enfermos y abandonados (1997).

6 de septiembre

En Gata de Gorgos, provincia de Alicante, España, beato Diego Llorca Llopis, presbítero, y mártir testimoniando a Cristo en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Carcaixent, de la provincia de Valencia, también en España, beato Pascual Torres Lloret, mártir, que, en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, siendo padre de familia, recibió el premio celestial portando la cruz de Cristo (1936).

7 de septiembre

En Kosice, en los montes Cárpatos, santos mártires Marcos Crisino, presbítero de Esztergom, Esteban Pongracz y Melchor Grodziecki, presbíteros jesuitas, a quienes ni el hambre, ni las máquinas, ni los tormentos del fuego les hicieron abjurar de la fe católica (1619).

En Nagasaki, Japón, beatos mártires Tomás Tsuji, presbítero jesuita, Luis Maki y su hijo Juan, condenados al fuego a causa de su fe cristiana (1627).

En Londres, Inglaterra, beatos Randulfo Corby, jesuita, y Juan Duckett, presbíteros y mártires, que, siendo rey Carlos I, fueron condenados a muerte en el patíbulo de Tyburn por haber entrado en Inglaterra como sacerdotes, alcanzando así la palma celestial (1644).

En una nave anclada frente a Rochefort, Francia, beatos Claudio Bernabé Laurent de Mascloux y Francisco d’Oudinot de la Boissière, presbíteros y mártires, que, durante la Revolución Francesa, fueron detenidos por ser sacerdotes y murieron por Cristo, enfermos de inanición (1794).

En la isla Woodlark, Oceanía, beato Juan Bautista Mazzucconi, presbítero del Instituto de Milán para Misiones Extranjeras y mártir, que después de dos años evangelizando, ya exhausto por fiebres y llagas, fue decapitado por odio a la fe (1855).

En Gandía, Valencia, España, beata Ascensión de San José de Calasanz Lloret Marco, virgen del Instituto de Hermanas de las Escuelas Cristianas y mártir, que culminó su vida terrena afirmando su fe religiosa (1936).

8 de septiembre

En Durham, Inglaterra, beatos mártires Tomás Palaser, presbítero, Juan Norton y Juan Talbot, condenados a muerte por la reina Isabel I, el primero, por regresar a Inglaterra como sacerdote, y los otros, por protegerle, muriendo todos en el patíbulo (1600).

En Nagasaki, Japón, beatos Antonio de San Buenaventura, de la Orden de Hermanos Menores, Domingo Castellet, de la Orden de Predicadores, presbíteros, y veinte compañeros, mártires, estos últimos laicos, y muchos de ellos niños, que, por Cristo, sufrieron el martirio a fuego o a espada (1628).

En Almería, España, beatos José Cecilio (Bonifacio) Rodríguez González, Teodomiro Joaquín ( Sainz y Evencio Ricardo (Eusebio Alfonso) Urjurra, mártires, hermanos de las Escuelas Cristianas, todos los cuales alcanzaron la palma del martirio en la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Alcoy, Alicante, España, beato Marino Blanes Giner, mártir, que, siendo padre de familia, recibió de Dios la vida eterna después de sufrir la muerte a manos de hombres, en días de la misma persecución religiosa contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Paterna, Valencia, España, beato Ismael Escrihuela Esteve, mártir, padre de familia que, por el martirio se hizo partícipe de la victoria de Cristo en la misma persecución religiosa contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Villarreal de los Infantes, Castellón, España, beato Pascual Fortuño Almela, presbítero de la Orden de Hermanos Menores y mártir, que fue coronado de gloria por su testimonio de Cristo en la misma persecución religiosa contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Buñol, Valencia, España, beatas Josefa de San Juan de Dios Ruano García y María Dolores de Santa Eulalia Puig Bonany, vírgenes de la Congregación de Hermanitas de los Ancianos Desamparados y mártires, que recibieron ambas la corona de la gloria en su martirio cruento en la misma persecución religiosa contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, Baviera, Alemania, beato Adán Bargielski, presbítero y mártir, que, por salvar a su párroco, se entregó a los enemigos de la fe nazis y, sufriendo una cruel cárcel, emigró invicto a la gloria eterna (1942).

En la localidad de Gross-Rosen, Silesia, beato Ladislao Bladzinski, presbítero de la Congregación de San Miguel y mártir, que, en la misma persecución nazi contra la fe católica, fue deportado por los enemigos de la Iglesia desde su patria, Polonia, a trabajos forzados en canteras de piedra, y después asesinado (1944).

9 de septiembre

En York, Inglaterra, beato Jorge Douglas, presbítero y mártir, oriundo de Escocia, maestro de escuela y ordenado sacerdote en París, que, siendo reina Isabel I, sufrió el patíbulo por persuadir a otros a abrazar la fe católica, emigrando así vencedor al cielo (1587).

10 de septiembre

En Nagasaki, Japón, beatos Sebastián Kimura, de la Compañía de Jesús, Francisco Morales, de la Orden de Predicadores, presbíteros, y cincuenta compañeros mártires, entre sacerdotes, religiosos, matrimonios, jóvenes, catequistas, viudas y niños, todos los cuales murieron por Cristo, martirizados con crueles tormentos en una colina ante ingente multitud (1622).

En Londres, Inglaterra, san Ambrosio Eduardo Barlow, presbítero de la Orden de San Benito, mártir, que durante veinticuatro años confirmó en la fe y piedad a los católicos de la región de Lancaster y fue apresado el día de Pascua mientras predicaba, siendo condenado a muerte, bajo el reinado de Carlos I, subiendo, después de un tiempo de cárcel, al patíbulo de Tyburn (1641).

En aguas marítimas, frente a Rochefort, en la costa de Francia, beato Jacobo Gagnot, presbítero de la Orden Carmelitana y mártir, que, durante la Revolución Francesa, por razón de su sacerdocio fue inhumanamente embarcado en una mísera nave, donde, ayudando a los enfermos concautivos, desfalleció consumido y contagiado de enfermedades (1794).

11 de septiembre

En el litoral de Francia, cerca de Rochefort, en una nave anclada en el mar, beato Francisco Mayaudon, presbítero y mártir, que encarcelado en tiempo de la Revolución Francesa, por ser sacerdote, en un barco-prisión, murió al fin consumido por agotamiento físico (1794).

En la ciudad de Wuchang, provincia Hubei, China, san Juan Gabriel Perboyre, presbítero de la Congregación de la Misión y mártir, que, dedicado a la predicación del Evangelio según costumbre del lugar, durante una persecución sufrió prolongada cárcel, siendo atormentado y, al fin, colgado en una cruz y estrangulado (1840).

En Barcelona, España, beato Lorenzo Villanueva Larráyoz (Pedro de Alcántara), [nacido en 1881 en Osínaga, Navarra, España] religioso profeso de la Orden de San Juan de Dios y mártir, que, por su condición de religioso, obtuvo el martirio en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (murió mártir el 11 de septiembre de 1936 en Barcelona).

En la localidad de Genovés, provincia de Valencia, España, beato José María Segura Penadés, presbítero y mártir, que derramó su sangre por Cristo en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

12 de septiembre

En Omura, en Japón, beatos Apolinar Franco, de la Orden de Hermanos Menores, y Tomás Zumárraga, de la Orden de Predicadores, ambos presbíteros y mártires junto con cuatro compañeros, todos los cuales primero fueron encarcelados por odio a su fe cristiana y luego quemados vivos (1622).

En el litoral de Rochefort, en Francia, beato Pedro Sulpicio Cristóbal Faverge, Hermano de las Escuelas Cristianas y mártir, que encarcelado, por ser religioso, durante la Revolución Francesa, prestó diligente ayuda a los compañeros de cautiverio hasta morir contagiado en su servicio (1794).

En Seúl, de Corea, san Francisco Ch‘oe Kyong-hwam, mártir, que en calidad de catequista, no queriendo renegar de su fe cristiana ante el prefecto, padeció la cárcel dedicado a la oración y a la catequesis hasta consumar su vida con el martirio (1839).

13 de septiembre

En el litoral frente a Rochefort, en la costa norte de Francia, beato Claudio Dumonet, presbítero y mártir en tiempo de la Revolución Francesa, que siendo profesor, atados sus pies y manos con cadenas, fue recluido en una vieja nave, anclada en el mar, hasta morir enfermo por inanición (1794).

En Almería, Andalucía, España, beato Aurelio María (Bienvenido) Villalón Acebrón, Hermano de las Escuelas Cristianas y mártir, fusilado en odio a la Iglesia en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

14 de septiembre

Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, que, al día siguiente de la dedicación de las basílicas del Martyrium, erigida sobre el Gólgota y de la Resurrección, erigida sobre el Sepulcro de Cristo, es mostrada a la asamblea para su veneración como trofeo pascual de su victoria y signo que aparecerá en el cielo anunciando a todos la segunda Venida
(Leccionario Armenio de Jerusalén, s. V. Es el escrito más antiguo de la liturgia de Jerusalén que tenemos; es la traducción armenia del siglo V de un leccionario aguiopolita griego).

15 de septiembre

En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos mártires Emilas, diácono, y Jeremías, que fueron decapitados por su fe cristiana durante la persecución sarracena, después de sufrir una larga y dura prisión (852).

En la ciudad de Hirado, Japón, beato Camilo Costanzo, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, mandado a la hoguera por el regente supremo Hidetada, no cesó de predicar a Cristo aún en la misma pira (1622).

En Santo Domingo de Xagacia, México, beatos Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles, mártires, que, siendo catequistas, al pretender remover los ídolos para servir a Cristo, fueron apaleados cruelmente, imitando la pasión de Cristo y alcanzando el premio eterno (1700).

En Viena, Austria, beato Antonio María Schwartz, presbítero, que fundó una congregación de operarios cristianos bajo la protección de san José de Calasanz, para cuidado pastoral de principiantes y jóvenes obreros y para la defensa de sus derechos (1929).

En Llosa de Ranes, Valencia, España, beato Pascual Penadés Jornet, presbítero y mártir, que, en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, cambió su combate terreno por el gozo eterno (1936).

Cerca de Munich, Baviera, Alemania, beato Ladislao Miegon, presbítero y mártir, que, desde Polonia, ocupada por el nazismo, régimen dictatorial ofensivo ante Dios y ante los hombres, a causa de su fe fue llevado al campo de concentración de Dachau, donde el tormento lo coronó de gloria eterna (1942).

16 de septiembre

En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos Rogelio, monje anciano, y el joven Servideo (‘Abdallah), que, procedentes de Oriente, predicaron con audacia a Cristo entre los sarracenos, por lo cual, condenados a pena capital, sin ápice de tristeza, amputadas piernas y manos, fueron finalmente degollados (852).

En el monasterio de Santa María de Huerta, en la región hispánica de Castilla, tránsito de san Martín, llamado el Sacerdote, que, siendo abad cisterciense, fue ordenado obispo de Sigüenza y se esforzó por reformar el clero, retirándose, finalmente, a su propio monasterio (1213).

En Nagasaki, Japón, beatos Domingo Shobioye, Miguel Timonoya y su hijo Pablo, degollados por su confesión de fe (1628).

En Lima, Perú, san Juan Macías, religioso dominico, que, dedicado por mucho tiempo a oficios humildes, atendió con diligencia a pobres y enfermos y rezó asiduamente el Rosario por las almas de los difuntos (1645).

En Sai-Nam-Hte, Corea, pasión de san Andrés Kim Taegòn, presbítero y mártir, que dedicado durante dos años y con gran celo a la labor sacerdotal, fue decapitado con glorioso martirio. Su memoria se celebra el veinte de septiembre (1846).

En Ódena, provincia de Barcelona, España, beato Ignacio Casanovas, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías, mártir por Cristo en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Turis, provincia de Valencia, España, beatos mártires Laureano (Salvador) Ferrer Cardet, presbítero, Benito (Manuel) Ferrer Jordá y Bernardino (Pablo) Martínez Robles, religiosos, de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores, los cuales murieron a manos de los hombres en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, pero recibieron de Dios el reino celestial (1936).

17 de septiembre

En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santa Columba, virgen y mártir mozárabe, que, en la persecución desencadenada por los musulmanes contra los mozárabes por ser cristianos, confesó espontáneamente su fe ante el juez y demás magistrados, por lo que fue degollada frente a las puertas del palacio (853).

En Mélinais, en el territorio de Angers, en la Galia, san Reinaldo, que abrazó la vida eremítica en las montañas de Craón, para mejor vivir los preceptos del Señor (c. 1104).

En el monasterio de monte San Ruperto (hoy Rupertsberg), cerca de Bingen, en Hesse, santa Hildegarda, virgen, doctora de la Iglesia, que expuso y describió piadosamente en libros los conocimientos que le comunicó el E`píritu Santo durante 25 años, tanto sobre ciencias naturales, médicas y musicales, como de contemplación mística (1179).

En Zaragoza, en Aragón, España, san Pedro Arbués, presbítero y mártir, canónigo regular de la Orden de San Agustín, que dedicado en dicho reino a combatir supersticiones y herejías, fue asesinado ante el altar de la iglesia catedral a manos de algunos afectados por su oficio de inquisidor (1485).

En Hue, de Annam (hoy Vietnam), pasión de san Manuel Nguyen Van Trieu, presbítero y mártir, bajo el régimen del emperador Canh Thinh (1798).

En Castillo de Villamalefa, cerca de la ciudad de Castellón, España, beato Juan Ventura Solsona, presbítero y mártir, que, perseverante en su fe, emigró a la gloria celestial en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Madrid, España, beato Timoteo Valero Pérez, presbítero de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir, que, en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja disputó el buen combate por la fe de Cristo (1936).

En los bosques de Palmiry, cerca de Varsovia, Polonia, beato Segismundo Sajna, presbítero y mártir, fusilado en tiempo de guerra por no abdicar de su fe bajo un régimen extranjero hostil a Dios (1940).

18 de septiembre

En Osimo, Picena, Italia, san José de Cupertino, presbítero de la Orden de Hermanos Menores Conventuales, célebre, en circunstancias difíciles, por su pobreza, humildad y caridad para con los necesitados de Dios (1663).

En la ciudad de Nam Dinh, Tonquín, Vietnam, santo Domingo Trach, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, decapitado en tiempo del emperador Minh Mang por preferir la muerte a pisotear la cruz (1840).

En Paimol, cerca de la misión de Kalongi, Uganda, beatos David Okelo y Gildo Irwa, catequistas y mártires, que habiéndose ofrecido espontáneamente para anunciar el Evangelio al pueblo, fueron atravesados por lanzas, manifestando así en el martirio la fuerza de Cristo (1918).

En Ciudad Real, España, beato Carlos Eraña Guruceta, religioso de la Compañía de María y mártir, que, detenido por milicianos, fue fusilado sin juicio en la violenta persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

Cerca de Gandía, provincia de Valencia, España, beatos Fernando García Sendra y José García Mas, presbíteros y mártires, que confirmaron su fidelidad al Señor en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En el lugar llamado Montserrat, en la región de Valencia, España, beatos mártires Ambrosio (Salvador) Chuliá Ferrandis y Valentín (Vicente) Jaunsarás Gómez, presbíteros, y Francisco (Justo) Lerma Martínez, Ricardo (José) López Mora y Modesto (Vicente) Gay Zarzo, religiosos, de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores, todos ellos coronados por su testimonio de Cristo en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, Baviera, Alemania, beato José Kut, presbítero y mártir, que, oriundo de Polonia y sometido a dura custodia, bien cimentado en la fe, voló al cielo víctima de crueles tormentos (1942).

19 de septiembre

San Jenaro, obispo de Benevento, mártir por Cristo en Puzzuoli, cerca de Nápoles, en la Campania, que murió decapitadob en el año 305, junto con varios diáconos en la última persecución de Diocleciano contra la fe cristiana, poco antes de que los cristianos fueran liberados de su yugo con la paz de Constantino.
Sus restos han llegado hasta nosotros y reposan actualmente en la Catedral de Nápoles. Y tal día como hoy, 19 de septiembre, todos los años, se produce la 
licuefacción de la sangre del mártir.

En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santa Pomposa, virgen y mártir mozárabe, la cual, durante la persecución musulmana contra los mozárabes por ser cristianos, sabedora del martirio de santa Columba, salió a escondidas del monasterio cordobés de Peñamelera y confesó intrépida su fe en Cristo ante el juez, siendo inmediatamente degollada ante las puertas del palacio y consiguiendo así la palma del martirio (853).

En Barcelona, en la región española de Cataluña, santa María de Cervelló, virgen de la Orden de Santa María de la Merced, llamada popularmente María del Socorro por la ayuda prestada a sus devotos (1290).

En Madrid, capital de España, san Alonso de Orozco, presbítero de la Orden de Ermitaños de San Agustín, que, encargado de la predicación en el palacio del rey, se mostró austero y humilde (1591).

En Seúl, Corea, pasión de san Carlos Hyon Song-mun, mártir, que, siendo catequista, hizo largas y difíciles gestiones para facilitar la llegada de misioneros a su país, y finalmente encarcelado junto con otros cristianos, nunca dejó de exhortar a los compañeros hasta, por Cristo, morir decapitado (1846).

En Villefranche, en la región de Rodez, en Francia, santa María Guillerma Emilia de Rodat, virgen, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia, dedicadas a la educación de niñas y a ayuda para los necesitados (1852).

En Ciempozuelos, cerca de Madrid, España, beato Jacinto Hoyuelos González, religioso de la Orden de San Juan de Dios y mártir, que, en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, confesando a Cristo, coronó su vida con un glorioso martirio (1936).

En Benifayó, provincia de Valencia, España, beata Francisca Cualladó Baixauli, virgen y mártir, que derramó su sangre por su fe en Cristo en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Madrid, España, beatas María de Jesús de la Yglesia y de Varo, María Dolores y su hermana Consuelo Aguiar-Mella y Díaz, vírgenes del Instituto de Hijas de María de las Escuelas Pías, mártires por su testimonio de Cristo en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

20 de septiembre

En Corea, san Andrés Kim Tae-gön, presbítero, san Pablo Chöng Ha-sang y 103 compañeros mártires. Se veneran este día en común celebración todos los ciento tres mártires que en aquel país testificaron intrépidamente la fe cristiana, introducida fervientemente por algunos laicos y después alimentada y reafirmada por la predicación y celebración de los sacramentos por medio de los misioneros. Todos estos atletas de Cristo —tres obispos, ocho presbíteros, y los restantes laicos, casados o no, ancianos, jóvenes y niños—, unidos en el suplicio, consagraron con su sangre preciosa las primicias de la Iglesia en Corea (1839-1867).
San Andrés Kim Taegon es el primer sacerdote coreano. Su padre, Ignacio Kim, fue martirizado en la persecusión del año 1839 (fue beatificado en 1925 con su hijo). Andrés, bautizado con 15 años, viaja a China para convertirse en sacerdote. Colaboró en la entrada de misioneros por mar a Corea, pero en 1846 fue arrestado y decapitado. Murió con 25 años. San Pablo Chong Hasang, por su parte, fue seminarista y murió mártir en la misma persecución. En total, son 103 mártires los que enumera el martirologio y cuya vida celebramos hoy, 20 de septiembre.

En Seúl, Corea, santos Lorenzo Han I-hyong, catequista, más seis compañeros mártires, que sufrieron el suplicio por Cristo, ahorcados en di versas cárceles. Su memoria se celebra hoy juntamente con los demás mártires de estas regiones.

En Londres, Inglaterra, beato Tomás Johnson, presbítero de la Cartuja de esta ciudad y mártir, que, reinando Enrique VIII, por su fidelidad a la Iglesia fue encarcelado en la prisión de New Gate, muriendo de hambre y enfermedad en noveno lugar entre el número de sus hermanos religiosos (1537).

En Córdoba, España, beato Francisco de Posadas, presbítero de la Orden de Predicadores, que durante cuarenta años predicó a Cristo en su región, sobresaliendo por su humildad y caridad (1713).

En la ciudadela de Són-Tây, en Tonquín, Indochina, pasión de san Juan Carlos Cornay, presbítero de la Sociedad Parisiense de Misiones para Extranjeros y mártir, que a causa de su confesión cristiana, después de sufrir crueles suplicios murió seccionado y degollado, por orden del emperador Minh Mang (1837).

En Plebe, México, beato José María de Yermo y Parres, presbítero, fundador de la Congregación de Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres, con el fin de ayudar a los abandonados con necesidades espirituales y corporales (1904).

21 de septiembre

Fiesta de san Mateo, apóstol y evangelista, llamado antes Leví, que al ser invitado por Jesús para seguirle, dejó su oficio de publicano o recaudador de impuestos y, elegido entre los apóstoles, escribió un evangelio en que se proclama principalmente que Jesucristo es hijo de David, hijo de Abrahán, dando plenitud al Antiguo Testamento.

San Jonás, profeta, hijo de Amitay (2Re 14, 25), cuyo nombre lleva un libro del Antiguo Testamento, y su expulsión del vientre del cetáceo es presentada en el Evangelio como signo de la Resurrección del Señor (Mt 12, 40).

En la ciudadela Quáng-Tri, en Annam (hoy Vietnam), pasión de los santos Francisco Jaccard, presbítero de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París, y Tomás Tramm Van Thiên, mártires, que sufrieron cárcel y azotes por Cristo, finalmente muriendo ahorcados en tiempo del emperador Minh Mang (1838).

En Sai-Nam-Hte, en Corea, pasión de los santos mártires Lorenzo Imbert, obispo, Pedro Maubant y Jacobo Chastan, presbíteros de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París, los cuales, por salvar la vida de sus cristianos, se ofrecieron a los soldados de guardia hasta ser asesinados a espada (1839).

En Benisoda, provincia de Valencia, España, beatos mártires Vicente Galvis Gironés, padre de familia, y Manuel Torró García, que, en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, configurados a la pasión de Cristo, a quien adoraron, le imitaron con el triunfo del martirio (1936).

22 de septiembre

Frente a Rochefort, en la costa norte de Francia, beato José Marchandon, presbítero y mártir, que, en días de la Revolución Francesa, fue embarcado en sórdida nave por razón de su condición sacerdotal, muriendo consumido de hambre y enfermedad para volar al Padre (1794).

En Seúl, de Corea, pasión de los santos catequistas Pablo Chong Ha-sang y Agustín Yu Chin-gil, mártires. Pablo coordinó la primera comunidad de cristianos durante veinte años de persecución y el segundo escribió una carta al papa Gregorio XVI pidiéndole presbíteros para Corea. Ambos catequistas fueron degollados a causa de su fe, después de crueles suplicios (1839).

En la localidad de Montserrat, región de Valencia, España, beato Carlos Navarro, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de Escuelas Pías, y mártir glorioso en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja. (1936).

En la misma población de Monserrat, beato Germán Gozalvo Andreu, presbítero, y mártir por el testimonio de Cristo en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Alcira, provincia de Valencia, España, beatos mártires Vicente Pelufo Corts, presbítero, y Josefa Moscardó Montalvá, virgen, que merecieron portar la palma de la victoria ante Dios omnipotente en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Bolbaite, provincia de Valencia, España, beato Vicente Sicluna Hernández, presbítero, y mártir en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Corbera, cerca de la ciudad de Valencia, España, beata María de la Purificación Vidal Pastor, virgen, y mártir durante la misma persecución, mereciendo entrar con Cristo Esposo a las bodas eternas (1936).

23 de septiembre

En Tlaxcala, México, beatos Cristóbal, Antonio y Juan, mártires, que alegres dieron su asentimiento a la fe cristiana en tiempo de la primera evangelización de América, por lo cual fueron martirizados por sus antiguos correligionarios (1527-1529).

En Kingston, a orillas del Támesis, en Inglaterra, beato Guillermo Way, presbítero y mártir, condenado a la pena capital y colgado en el patíbulo, reinando Isabel I, por haber entrado en Inglaterra en calidad de sacerdote (1588).

En Benissa, provincia de Valencia, España, beato Vicente Ballester Far, presbítero y mártir, que, en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, libró un buen combate por Cristo (1936).

En Benicalap, provincia de Valencia, España, beatas Sofía Ximénez Ximénez, madre de familia, María de la Purificación de San José Ximénez y María Josefa del Río Mesa, vírgenes del Instituto de Carmelitas de la Caridad, mártires, que, en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, llegaron al triunfo de la gloria sufriendo el combate del martirio (1936).

En Varsovia, también en Polonia, beato José Stanek, presbítero de la Sociedad del Apostolado Católico y mártir, el cual, en la II Guerra Mundial, sufrió el martirio al ser ahorcado por los nazis perseguidores de la fe (1944).

24 de septiembre

En Gerona, Cataluña, España, beato Dalmacio Moner, presbítero de la Orden de Predicadores, conocido por su amor a la soledad y al silencio (1341).

En York, Inglaterra, beatos mártires Guillermo Spencer, presbítero, y Roberto Hardesty, condenados a la pena capital y ahorcados, reinando Isabel I, el primero, por ser sacerdote, y el segundo, por haberle dado hospitalidad (1589).

En Nagasaki, Japón, pasión de san Antonio González, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, enviado a la nación nipona con otros cinco compañeros, fue encarcelado poco después y martirizado con el tormento del agua, hasta que, enfebrecido, precedió en la muerte a los demás, bajo el poder del shogún Tokugawa Yemitsu (1637).

En Roma, beata Columba (Juana) Gabriel, abadesa del monasterio de Lviv, en Ucrania, que, injustamente calumniada, viajó a Roma, donde, viviendo pobre y alegre, fundó la Congregación de Hermanas Benedictinas de la Caridad, además de la obra social llamada Casa de la Familia, para jóvenes operarias pobres o alejadas de su familia (1926).

En Abalat de la Ribera, provincia de Valencia, España, beato José Raimundo Pascual Ferrer Botella, presbítero y mártir de la fe en la despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Rotglà y Corbera, provincia de Valencia, España, beato José María Ferrándiz Hernández, presbítero y mártir, que coronó el combate de la fe en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Ollería, provincia de Valencia, España, beata Encarnación Gil Valls, virgen y mártir, que, portando la lámpara encendida, caminó vencedora hacia Cristo Esposo en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Alcira, provincia de Valencia, España, beato José Raimundo Ferragud Girbés, padre de familia y mártir, víctima por Cristo en la misma despiadada persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

25 de septiembre

Memoria del martirio de san Fermín, natural de Pamplona, obispo de Amiens, en la Galia Bélgica (hoy Francia). Patrón de Navarra, España.

En La Guardia, Toledo, memoria de san Cristóbal, mártir (1490).

En la sierra de las Alpujarras, Granada, España, beato Marcos Criado, presbítero de la Orden de la Santísima Trinidad, para la redención de cautivos, y mártir, víctima de los moriscos (1569).

En Carrión de Calatrava, Ciudad Real, España, beatos Juan Pedro (José María) Bengoa Aranguren, presbítero religioso pasionista guipuzcoano nacido el 19 de junio de 1890 en Santa Agueda de Gesalibar (Arrasate/Mondragón) de padres alaveses, Pablo María (Pedro) Leoz y Portillo, también religioso de la Congregación de la Pasión, y Jesús Hita Miranda, religioso de la Compañía de María, los tres fusilados por los milicianos en odio a la Iglesia, en el furor de la persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936). Son los mártires de Daimiel.

26 de septiembre

En Seúl, Corea, pasión de los santos Sebastián Nam I-gwan y ocho compañeros mártires, degollados por su fe cristiana después de sufrir crueles tormentos. Se conmemoran también las santas mártires Lucía Kim, Catalina Yi, viuda, y su hija Magdalena Cho, virgen, las cuales, encarceladas por su fe en Cristo, murieron también a causa de cruel suplicio en día incierto de este mes (1839).

En Lyon, en Francia, santa Teresa (María Victoria) Couderc, virgen, fundadora, no sin grandes tribulaciones, pero con ánimo sereno, de la Compañía de Nuestra Señora del Retiro del Cenáculo en la localidad de La Louvesc, junto al sepulcro de san Juan Francisco de Regis (1885).

En Valencia, España, beatas María del Refugio (Teresa) Rosat Balasch y María del Calvario (Josefa) Romero Clariana, vírgenes de la Congregación de la Doctrina Cristiana y mártires en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja por su fidelidad a Cristo Esposo, después de sufrir penalidades de cárcel (1936).

También en Valencia, España, beato Rafael Pardo Molina, religioso de la Orden de Predicadores, mártir de su fe en la misma persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja. Con él se conmemora igualmente al beato mártir José María Vidal Segú, presbítero de la misma Orden, que, en la misma despiadada persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, pasó a la gloria después de dar en Barcelona un inquebrantable testimonio de fe en Cristo (1936).

En Puerto de Canals, provincia de Valencia, España, beata Crescencia Valls Espí, virgen y mártir por Cristo en la misma despiadada persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Benifairó de Valldigna, provincia de Valencia, beata María del Olvido Noguera Albelda, virgen, y también mártir de la fe en la misma despiadada persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Gilet, asimismo provincia de Valencia, España, beato Buenaventura (Julio) Esteve Flors presbítero de la Orden de Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que, por la violencia de los enemigos de la fe, emigró hacia el Señor en la misma despiadada persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Benifallín, provincia de Alicante, España, beata María Jordá Botella, virgen y mártir, que disputó el buen combate de Cristo en la misma despiadada persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Madrid, España, beato León (Manuel) Legua Martí, presbítero de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir, que obtuvo tan gloriosa corona en la misma despiadada persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

27 de septiembre

En Córdoba, Andalucía, España, santos mártires Adolfo y Juan, hermanos, que, por Cristo, fueron coronados con el martirio durante la persecución musulmana, en tiempo de Abd ar-Rahman II (c. 825).

En una decrépita nave anclada frente a Rochefort, en el litoral norte de Francia, beato Juan Bautista Laborier du Vivier, diácono y mártir en tiempo de persecución contra la Iglesia, que, a causa de su estado clerical, fue condenado a cruel cautividad y murió consumido por grave enfermedad (1794).

En Sagunto, España, beatos mártires José Fenollosa Alcayna, presbítero, y Fidel (Mariano) Climent Sanchís, religioso de la Orden de Hermanos Menores Capuchinos, que derramaron su sangre por Cristo durante la furiosa persecución religiosa contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Gilet, provincia de Valencia, España, beatas mártires Francisca Javiera (María) Fenollosa Alcayna, religiosa de la Tercera Orden de Capuchinas de la Sagrada Familia, y Herminia Martínez Amigó, madre de familia, que confirmaron con su sangre su fidelidad al Señor durante la misma persecución religiosa contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

28 de septiembre

Santos Lorenzo de Manila Ruiz y quince compañeros mártires, tanto presbíteros como religiosos y seglares, sembradores de la fe cristiana en Filipinas, Formosa y otras islas japonesas, a causa de lo cual, por decreto del supremo jefe del Japón, Tokugawa Yemitsu, en dis tintos días consumaron en Nagasaki su martirio por amor a Cristo, pero celebrados en única conmemoración (1633-1637).

En Calidone, de Pisidia (hoy Turquía), santos hermanos Alfeo, Alejandro y Zósimo, mártires (s. IV).

En la Antigua Laura (hoy wadi Chareitun), cerca de Belén, Tierra Santa, san Caritón, abad, perseverante en la oración y ayunos, siendo fundador de muchas lauras en el desierto de Judea (c. 350).

En Toulouse, Aquitania (hoy Francia), san Exuperio, obispo, que dedicó una basílica en honor de san Saturnino, defendió acérrimamente su ciudad ante la invasión de los bárbaros y, al decir de san Jerónimo, fue tan parco consigo mismo como dadivoso con los demás (post 411).

En Belén de Judea, conmemoración de santa Eustoquia, virgen, la cual, con su madre santa Paula, pasó de Roma a Belén para no privarse del consejo del maestro san Jerónimo, y allí, llena de preclaros méritos, voló al cielo (c. 419).

En Pavía, Lombardía, Italia, beato Bernardino de Feltre (Martín) Tomitano, presbítero de la Orden de Hermanos Menores, que obtuvo buenos frutos en su función de predicador, fundó contra la usura y para el ahorro el llamado Monte de Piedad y, como hombre de paz, fue delegado del papa Sixto IV para arreglar discordias civiles (1494).

En Nagasaki, de Japón, beatos Juan Shozaburo, catequista, Mancio Ichizayemon, Miguel Taiemon Kinoshi, Lorenzo Hachizo, Pedro Terai Kuhioye y Tomás Terai Kahioye, mártires, degollados todos ellos por su fe en Cristo (1630).

En Sant Feliu de Codines, provincia de Barcelona, España, beato Francisco Javier Ponsa Casallarch, religioso de la Orden de San Juan de Dios y mártir, que llegó a la gloriosa palma del martirio por Cristo y la Iglesia en la cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Benillup, provincia de Alicante, España, beata Amalia Abad Casasempere, mártir, madre de familia, que coronó su fe dando testimonio de Cristo en la misma cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Valencia, España, beato José Tarrats Comaposada, religioso de la Compañía de Jesús y mártir, que llegó a la gloria de Cristo en la misma cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En la ciudad de Karadzar, cerca de Karaganda, en Kazajstán, beato Nicetas Budka, primer obispo en Canadá al frente de fieles católicos de rito bizantino, que en tiempos de régimen hostil a Dios, fue deportado a un campo de concentración, donde perseveró en la fe arrostrando, por amor a Cristo, la muerte con fortaleza de ánimo ante todas las adversidades (1949).

29 de septiembre

En Nagasaki, Japón, pasión de los santos Miguel Aozaraza, Guillermo Courtet y Vicente Shiwozuka, presbíteros de la Orden de Predicadores, y Lázaro de Kyoto y Lorenzo de Manila Ruiz, padre de familia, todos mártires, que, previo encarcelamiento durante más de un año por su condición de cristianos, sufrieron el suplicio de la cruz para ser degollados después. Su memoria, juntamente con la de otros compañeros, se celebró ayer (1636).

En Ossernenon, Canadá, pasión de san Renato Goupil, mártir, que, médico y cooperador con san Isaac Jogues, fue asesinado a golpes de hacha por un nativo (1642).

En Gilet, cerca de la ciudad de Valencia, España, beato Jaime Mestre Iborra, presbítero de la Orden de Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que derramó su sangre por Cristo en la cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Valencia, beatos mártires Pablo Bori Puig, presbítero, y Vicente Sales Genovés, religioso, de la Compañía de Jesús, que libraron el buen combate por Cristo en la cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Picadero de Paterna, provincia de Valencia, España, beato Darío Hernández Morató, presbítero Compañía de Jesús y mártir, que ofreció su alma a Dios en la misma cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En Lérida, España, beato Francisco de Paula Castelló i Aleu, mártir, que, condenado en la en la misma cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, arrostró la muerte con ánimo apacible y gran fortaleza (1936).

30 de septiembre

En el litoral norte de Francia, frente a Rochefort, beato Juan Nicolás Cordier, presbítero y mártir, que, suprimida la Compañía de Jesús, siguió ejerciendo el ministerio sacerdotal en la región de Verdún, hasta que, en la recrudecida Revolución Francesa, por su condición de sacerdote fue encarcelado en una nave anclada en el mar, muriendo de enfermedad e inanición (1794).

En Lisieux, también en Francia, muerte de santa Teresa del Niño Jesús, cuya memoria se celebra el día siguiente (1897).

En Lanzo, provincia de Turín, en Italia, beato Federico Albert, presbítero, que, siendo párroco, fundó la Congregación de Hermanas de San Vicente de Paúl de la Inmaculada Concepción, destinada a la redención de las gentes caídas en la miseria (1876).

1 de octubre

Santa Teresa del Niño Jesús (1897)

En Canterbury, Inglaterra, san Geraldo Edwards, presbítero y mártir, el cual fue ordenado en Francia y, al regresar a su patria, en la persecución durante el reinado de Isabel I, después de un largo encarcelamiento consumó su martirio en el patíbulo. Con él fueron martirizados los presbíteros beatos Roberto Wilcox y Cristóbal Buxton, por su condición sacerdotal, y el beato Roberto Widmerpool, por ayudar a un sacerdote (1588).

En Cichester, Inglaterra, beatos Rodolfo Crockett y Eduardo James, presbíteros y mártires, que, formados en el Colegio de los Ingleses de Reims, al regresar a su patria, por razón de su sacerdocio, fueron conducidos al patíbulo (1588).

En Ipswich, Suffolk, Inglaterra, beato Juan Robinson, presbítero y mártir, el cual, siendo padre de familia, al enviudar recibió ya anciano la ordenación sacerdotal, y por esta causa fue coronado con el martirio (1588).

En Nagasaki, Japón, beatos Gaspar Hikojiro y Andrés Yoshida, mártires, que, siendo catequistas, fueron degollados por haber recibido en sus casas a unos sacerdotes (1617).

En Rotglà y Corbera, en la región de Valencia, España, beata Florencia Caerols Martínez, virgen y mártir, que, en la cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, alcanzó la gloria de la vida eterna por medio del martirio (1936).

En Villena, en la región de Valencia, España, beato Álvaro Sanjuán Canet, presbítero de la Sociedad Salesiana y mártir, que en la misma cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, alcanzó por su combate la palma del martirio (1936).

Cerca de Munich, Baviera, Alemania, beato Antonio Rewera, presbítero y mártir, que, por su confesión en favor de Cristo, desde Polonia fue internado en el campo de concentración de Dachau, y por medio de los tormentos alcanzó la corona del martirio (1942).

2 de octubre

En Nagasaki, Japón, beatos Luis Yakichi y Lucía, esposos, junto con sus hijos Andrés y Francisco, mártires, que murieron por Cristo. La madre y los hijos fueron degollados en presencia del padre, y éste fue quemado vivo (1622).

En el mar frente a Rochefort, en el litoral norte de Francia, en una vieja nave anclada, beato Jorge Edmundo René, presbítero y mártir, que, siendo canónigo de Vézelay, durante la Revolución Francesa fue encarcelado por su condición de sacerdote, muriendo víctima de tuberculosis (1794).

Cerca de Castellón, España, beatos Francisco Carceller, de la Orden de los Clérigos Regulares de las Escuelas Pías, e Isidoro Bover Oliver, de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, presbíteros y mártires, que, en la cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, en odio al sacerdocio fueron fusilados junto al muro del cementerio, consumando así su martirio (1936).

En el lugar de Sax, cerca de Alicante, España, beatos Elías y Juan Bautista Carbonell Mollá, presbíteros y mártires, que, siendo hermanos, fueron fusilados en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En la aldea de Silla, cerca de Valencia, España, beata María Guadalupe (María Francisca) Ricart Olmos, religiosa de la Orden de los Siervos de María y mártir, que, en la misma persecución contra la Iglesia, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, recibió el martirio por su testimonio en favor de Cristo (1936).

En la ciudad de Stanislanòw, Polonia, beata María Antonina Kratochwil, virgen, de la Congregación de las Hermanas de las Escuelas de Nuestra Señora y mártir, que, durante la Segunda guerra mundial, fue encarcelada por su fe y murió a causa de las torturas soportadas por Cristo (1942).

3 de octubre

En el monasterio de San Salvador de Leyre, Navarra, España, memoria de san Virila, abad (s. X).San Francisco de Borja, fue duque de Gandía y virrey de Cataluña. Después de tener 8 hijos, su esposa falleció en 1546. Entonces, entró en la Compañía de Jesús de la que llegó a ser General. Gobernó de una manera humilde y sabia e impulsó notablemente la expansión misionera. Murió en Roma el 1 de Octubre de 1572 y fue beatificado en 1624 y canonizado en 1671. Es uno de los primeros grandes apóstoles de la Compañía de Jesús.

Junto al río Uruaçu, cerca de Natal, Brasil, beatos Ambrosio Francisco Ferro, presbítero, y compañeros, mártires, que dieron la vida víctimas de la opresión que se desencadenó contra la fe católica (1645).

En Madrid, capital de España, beato Crescencio García Pobo, presbítero de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir, que derramó su sangre en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

4 de octubre

San Francisco de Asís

En la aldea de Xaraco, en la región de Valencia, España, beato Enrique Morat Pellicer, presbítero y mártir, que llevó a término su combate por la fe en la cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

Cerca de Gandía, en la región de Valencia, España, beato José Canet Giner, presbítero y mártir, que mereció ser asociado al sacrificio del Salvador por su fidelidad a Cristo en la misma cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

En el lugar de Bellreguart, de nuevo en la región valenciana, beato Alfredo Pellicer Muñoz, religioso de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que, en la misma cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, fue confirmado por la fe en Cristo hasta alcanzar la palma de la victoria (1936).

5 de octubre

En Londres, Inglaterra, beatos mártires Guillermo Hartley y Juan Hewett, presbíteros, y Roberto Sutton, que por su constante fidelidad a la Iglesia Católica, en tiempo de la reina Isabel I fueron ahorcados cerca de la ciudad, pero en distintos lugares (1588).

En Tepatitlán, México, san Tranquilino Ubiarco, presbítero y mártir, que en la persecución contra la Iglesia no dejó de cumplir con sus funciones ministeriales, por lo cual fue colgado de un árbol, terminando así su glorioso martirio (1928).

En Cracovia, en Polonia, santa María Faustina (Elena) Kowalska, virgen de las Hermanas de la Bienaventurada Virgen María de la Misericordia, solícita de anunciar el misterio de la divina misericordia (1938).

En la aldea de Plonkowo, también en Polonia, beato Mariano Skrzypczak, presbítero y mártir, que, durante la ocupación de Polonia por un régimen contrario a Dios, por su invicta fe recibió el martirio al ser fusilado ante la iglesia del lugar (1939).

6 de octubre

Frente a Rochefort, en el litoral de Francia, beato Francisco Hunot, presbítero y mártir, que, por su condición de sacerdote, durante la persecución contra la Iglesia de la Revolución Francesa fue encarcelado en una vieja nave anclada, muriendo víctima de las fiebres (1794).

En la ciudad de An-Hoa, en Annam, Vietnam, san Francisco Tran Van Trung, mártir, que, siendo soldado, resistió enérgicamente las propuestas de apostatar de la fe cristiana, por lo cual el emperador Tu Duc le hizo degollar (1858).

7 de octubre

En el brazo de mar frente a Rochefort, en Francia, beato Juan Hunot, presbítero y mártir, que, por su condición de sacerdote, durante la persecución contra la Iglesia por la Revolución Francesa fue encarcelado en una vieja nave, demostrando durante la cautividad su fidelidad hacia Dios (1794).

En Benaguacil, en la región de Valencia, España, beato José Llosá Balaguer, religioso de los Terciarios Capuchinos de la Virgen de los Dolores y mártir, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, sufrió el martirio (1936).

8 de octubre

En Londres, Inglaterra, beatos Juan Adams, Roberto Dibdale y Juan Lowe, presbíteros y mártires, que en tiempo de la reina Isabel I, por haber servido al pueblo fiel cada uno en su lugar, fueron condenados a muerte y martirizados atrozmente en Tyburn, alcanzando así el reino de los cielos (1586).

9 de octubre

San Abrahán, patriarca y padre de todos los creyentes, que, llamado por Dios, salió de su patria, la ciudad de Ur de Caldea, y peregrinó por la tierra que Dios había prometido a él y a sus descendientes. Manifestó toda su fe en Dios, esperando contra toda esperanza al no negarse a ofrecer en sacrificio al hijo unigénito, Isaac, que el Señor le había dado, ya anciano, de su esposa Sara.

En Turón, Asturias, España, santos mártires Inocencio de la Inmaculada (Manuel) Canoura Arnau, presbítero de la Congregación de la Pasión, y ocho compañeros, de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, que, durante la revolución de 1934, en odio a la fe fueron asesinados sin juicio previo, alcanzando así la victoria (1934). Canonizados en 1999; habían sido beatificados en 1990.

San Inocencio de la Inmaculada (Manuel Canoura Arnau), presbítero de la Congregación de la Pasión, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

San Cirilo Bertrán, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934.

San Marciano José, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

San Julián Alfredo, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

San Victoriano Pío, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

San Benjamín Julián, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

San Agustín Andrés, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

San Benito de Jesús, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

San Aniceto Adolfo, Hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, mártir en Turón (Asturias) por la persecución religiosa de la Revolución de octubre de 1934

10 de octubre

En Dzialdowo, Polonia, beato León Wetmanski, obispo auxiliar de Plock, que, en tiempo de un régimen contrario a Dios y a los hombres, fue encarcelado en un campo de concentración, consumando su martirio con una muerte intrépida (1941).

En Linz, Austria, beato Eduardo Detkens, mártir, originario de Polonia, que murió en la cámara de gas durante la misma persecución (1942).

11 de octubre

En Hanoi, Tonquín, Vietnam, san Pedro Le Tuy, presbítero y mártir, que, por su fe en Cristo, fue degollado en tiempo del emperador Minh Mang (1833).

En Madrid, España, santa María Soledad (Manuela) Torres Acosta, virgen, que desde su juventud demostró gran solicitud hacia los enfermos pobres, a los que atendió con total abnegación, especialmente al fundar la Congregación de las Siervas de María, Ministras de los Enfermos (1887).

En Barcelona, España, beato Ángel Ramos Velázquez, religioso de la Sociedad Salesiana y mártir, que libró el buen combate de la fe en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja (1936).

12 de octubre

Nuestra Señora del Pilar

Conmemoración de los cuatro mil novecientos sesenta y seis santos mártires y confesores de la fe, que murieron en la persecución desencadenada por los vándalos en África, donde, por mandato del rey arriano Hunerico, obispos, presbíteros y diáconos de la Iglesia de Dios, junto con muchedumbre de fieles, en odio a la fe católica fueron confinados en un horrible desierto, mientras algunos otros consumaban su martirio en medio de variados tormentos, como los obispos Cipriano y Félix, invictos sacerdotes del Señor (483).

En Londres, Inglaterra, beato Tomás Bullaker, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que detenido en tiempo del rey Carlos I mientras celebraba la Misa, por razón de su sacerdocio fue ahorcado en Tyburn, siendo descuartizado cuando estaba aún con vida (1642).

En Ribarroja de Turia, en la región de Valencia, España, beato José González Huguet, presbítero y mártir, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, combatió un egregio certamen en favor de Cristo (1936).

En Massamagrell, en la misma región española, beato Pacífico (Pedro) Salcedo Puchades, religioso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que, en la misma contra la fe cristiana durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, fue conformado a la Pasión de Cristo (1936).

En el campo de concentración de Oswiecim o Auschwitz, cerca de Cracovia, Polonia, beato Román Sitko, presbítero y mártir, que durante la ocupación militar de Polonia fue maltratado por perseguidores contrarios a la dignidad de los hombres y de la religión, hasta pasar a la visión de la eterna bienaventuranza (1942).

13 de octubre

En Córdoba, Bética, Hispania, santos Fausto, Jenaro y Marcial, mártires, que adornan a la ciudad como tres coronas (s. III/IV).

En Tesalónica, Macedonia, san Florencio, mártir, que, según la tradición, después de varios tormentos murió quemado vivo, (c. s. III).

En Balasar, cerca de Braga, Portugal, beata Alejandrina María da Costa, que al intentar huir de quien la perseguía con mala intención, quedó imposibilitada en todos sus miembros, encontrando en la contemplación de la Eucaristía el modo de ofrecer al Señor todos sus dolores por amor de Dios y de los hermanos más necesitados (1955).

14 de octubre

En Angers, Francia, beato Jacobo Laigneau de Langellerie, presbítero y mártir, que durante la Revolución Francesa fue degollado por ser sacerdote (1794).

En la localidad de Picadero de Paterna, en la región de Valencia, España, beata Ana María Aranda Riera, virgen y mártir, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, derramó su sangre por Cristo (1936).

En el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, Baviera, Alemania, beatos Estanislao Mysakowski y Francisco Roslaniec, presbíteros y mártires, que durante la 2ª guerra mundial, al ser ocupada Polonia por gente contraria a Dios y a los hombres, consumaron su martirio en la cámara de gas (1942).

En Lviv, Ucrania, beato Román Lysko, presbítero y mártir, que durante la persecución comunista contra la fe, siguiendo de cerca las huellas de Cristo, por su gracia llegó al reino celestial (1949).

15 de octubre

Santa Teresa de Jesús

En Nagasaki, Japón, santa Magdalena, virgen y mártir, que, en tiempo del emperador Yemitsu, fue fuerte de ánimo tanto en mantener la fe como en soportar el suplicio de la horca durante trece días (1634).

En Valencia, España, beato Narciso Basté Basté, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, aceptando con fidelidad las palabras de Cristo, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, por su muerte pasó a la vida de la gloria (1936).

16 de octubre

Cerca de Cracovia, Polonia, en el campo de concentración de Oswiecim o Auschwitz, beatos Aniceto Koplinski, de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, y José Jankowski, de la Sociedad del Apostolado Católico, presbíteros y mártires, que durante la ocupación militar de su patria por (nazis y comunistas), gente contraria a Dios y a la fe, proclamaron su fe en Cristo hasta la muerte, el primero en la cámara de gas y el segundo asesinado por los guardias del campo (1941).

17 de octubre

San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir, discípulo del apóstol san Juan, segundo sucesor de san Pedro en la sede de Antioquía, condenado en tiempo del emperador Trajano al suplicio de las fieras y trasladado a Roma donde consumó su glorioso martirio(107).

San Oseas, profeta, que mostró al pueblo infiel de Israel al Señor como Esposo siempre fiel y movido por una misericordia infinita (s. VIII a. C.).

Santos Rufo y Zósimo, mártires, compañeros de martirio de san Ignacio de Antioquía (107).

En Wrexham, País de Gales, Gran Bretaña, san Ricardo Gwyn, mártir, padre de familia y maestro de escuela que profesaba la fe católica, siendo encarcelado bajo la acusación de convencer a otras personas a la conversión, y después de repetidas torturas, manteniéndose en su fe, fue ahorcado y, aún respirando, descuartizado (1584).

En Roma, beato Pedro de la Natividad de Santa María Virgen Casani, presbítero de la Orden de los Clérigos Regulares de las Escuelas Pías, que orientó sus dotes naturales y de la gracia a la educación de los niños, contento de servir a Dios en los párvulos (1647).

En Paray-le-Monial, en la región de Autun, Francia, muerte de santa Margarita María Alacoque, virgen, cuya memoria se celebró ayer (1690).

En la región de Laval, Francia, beato Jacobo Burin, presbítero y mártir, que durante la Revolución Francesa ejerció su ministerio pastoral a escondidas, debiendo pasar de casa en casa, hasta que fue fusilado mientras sostenía en sus manos el cáliz (1794).

En Valenciennes, Francia, beatas María Natalia de San Luis (María Luisa Josefa) Vanot y cuatro compañeras, vírgenes de la Orden de las Ursulinas y mártires, que durante la Revolución Francesa, por odio a la fe católica, fueron condenadas a muerte y subieron al patíbulo recitando el salmo Miserere (1794).

En Hué, Annam, Vietnam, san Isidoro Gagelin, presbítero de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir, que, por su fe en Cristo, fue estrangulado en tiempo del emperador Minh Mang (1833).

En Ciudad Real, España, beato Fidel Fuidio Rodríguez, religioso de la Sociedad de María y mártir, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, descansó en el Señor al ser fusilado (1936).

En La Nucia, cerca de Alicante, España, beato Raimundo Esteban Bou Pascual, presbítero y mártir, que, en la misma persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, mereció, cual discípulo fiel, ser redimido por la sangre de Cristo (1936).

En Algemesí, en la región de Valencia, España, beata Tarsila Córdoba Belda, mártir, madre de familia, que, en la misma persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, pasó a la gloria de Cristo (1936).

 

18 de octubre

San Lucas evangelista

 

19 de octubre

San Pedro de Alcántara, en Arenas, Castilla, España, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, adornado con el don de consejo y de vida penitente y austera, reformó la disciplina regular en los conventos de la Orden en España, siendo consejero de santa Teresa de Jesús en su obra reformadora de la Orden de los Carmelitas (1562).

En Oloron, junto a los Pirineos, en Aquitania, conmemoración de san Grato, obispo, que, en tiempo de Alarico, rey arriano de los godos, participó en el Concilio de Agde para restaurar la Iglesia en esa región de la Galia (c. 506).

Santos mártires presbíteros de la Compañía de Jesús, primeros misioneros del Canadá san Juan de Brébeuf, san Isaac Jogues, que fue convertido en esclavo por los hurones, los cuales le cortaron los dedos, hasta que le abrieron la cabeza a hachazos en el lugar llamado Ossernenon (hoy Auriesville, estado de Nueva York), entonces en territorio del Canadá, (1646); san Juan de la Lande, asesinado en el mismo lugar; san Renato Goupil había conseguido la corona del martirio en el mismo lugar, algunos años antes. Son venerados conjuntamente sus santos compañeros san Gabriel Lalemant, san Antonio Daniel, san Carlos Garnier y san Natal Chabanel, que en la región canadiense, en días distintos, después de fatigar en la misión del pueblo de los hurones para anunciar el evangelio de Cristo a aquellos pueblos, terminaron muriendo mártires (1642-1649).

San Pablo de la Cruz, presbítero, que desde su juventud destacó por su vida penitente, su celo ardiente y su singular caridad hacia Cristo crucificado, al que veía en los pobres y enfermos. Fundó la Congregación de los Clérigos Regulares de la Cruz y de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo (los pasionistas), falleciendo el día dieciocho de octubre (1775).

San Joel, profeta, que anunció el día grande del Señor y el misterio de la efusión del Espíritu sobre toda criatura, lo que Dios tuvo a bien hacer llegar a su pleno cumplimiento en la persona de Cristo el día de Pentecostés (s. IV a. C.).

En Londres, Inglaterra, san Felipe Howard, mártir, que, siendo conde de Arundel y padre de familia, perdió gracia ante la reina Isabel I por haber abrazado la religión católica, a causa de lo cual fue encarcelado, llevando una vida de oración y penitencia, en la pobreza y en las pruebas, hasta alcanzar la corona del martirio (1633).

En Nagasaki, deJapón, santos mártires Lucas Alfonso Gorda, presbítero, y Mateo Kohioye, religioso, los dos de la Orden de Predicadores. El primero trabajó antes en las Islas Filipinas y pasó después al Japón, donde fue ardiente ministro del Evangelio durante diez años, y el segundo, de dieciocho años de edad, fue su compañero en propagar y testimoniar la fe cristiana (1634).

En Langeac, junto al río Allier, Francia, beata Inés de Jesús Galand, virgen de la Orden de Predicadores, que, siendo priora de su monasterio, se distinguió por su ardiente amor hacia Jesucristo y su preocupación por el bien de la Iglesia, ofreciendo continuas oraciones y penitencias por sus pastores (1634).

20 de octubre

San Cornelio, centurión, que, en la ciudad de Cesarea, en Tierra Santa, fue bautizado por el apóstol san Pedro, como primicia de la Iglesia de los gentiles (s. I).

En Constantinopla, san Andrés, llamado “in Crisi” o “Calibita”, monje y mártir, el cual, nacido en la isla de Creta, por defender el culto de las santas imágenes, en tiempo del emperador Constantino Coprónomo fue flagelado y torturado hasta la muerte, siendo precipitado desde lo alto de la muralla (767).

21 de octubre

Santa Úrsula, virgen y mártir, patrona de Colonia, Germania, y sus compañeras santas vírgenes y mártires (circa siglo IV).
«Cerca de Colonia, en Germania, conmemoración de las santas vírgenes que entregaron su vida por Cristo, en el lugar de la ciudad donde después se levantó una basílica dedicada a santa Úrsula, virgen inocente, considerada como la principal del grupo». (Martirologio de 2001)

En Seúl, Corea, san Pedro Yu Tae-ch’l, mártir, que a los trece años exhortaba a los compañeros de cárcel a aceptar los tormentos, consumando su martirio al recibir cien azotes y ser estrangulado (1839).

22 de octubre

San Juan Pablo II, conmemorado en la fecha del inicio de su pontificado.

En Huesca, Aragón, Hispania, santas Nunilo y Alodia, vírgenes y mártires, que hijas de padre no cristiano, pero educadas en la fe cristiana por su madre, al no querer abjurar de Cristo, después un largo encarcelamiento fueron degolladas por disposición del emir de Córdoba, Abd ar-Rahman II (851).

En Fiésole, Toscana, Italia, san Donato o Duns Scoto, obispo, que, insigne por su erudición y su piedad, oriundo de Irlanda y peregrinando hacia Roma, fue elegido obispo de esta ciudad (c. 875).

23 de octubre

San Juan de Capistrano, presbítero de la Orden de Hermanos Menores. Nacido en Capistrano (Italia) en 1386, fue un gran estudiante y llegó a ser abogado, juez y gobernador de Perugia, sucesivamente. Tras un período en la cárcel, en el que se replanteó su vida, ingresó en la Orden de los Frailes Menores.
Ordenado sacerdote, luchó en favor de la disciplina regular, trabajando en la reforma de costumbres de la Comunidad Franciscana.
En la lucha contra las herejías, ejerció incansablemente el apostolado y estuvo al servicio de la fe y las costumbres católicas en casi toda Europa. Con sus exhortaciones y plegarias sustentó el fervor del pueblo fiel, defendiendo también la libertad de los cristianos. Su atributo personal es un estandarte con el nombre de Jesús y tres clavos en el centro del mismo; y con una cruz esobre el pecho en el hábito pardo de los franciscanos menores en el pecho una cruz; ambas cosas se refieren a la Cruzada que organizó. En la localidad de Ujlak, junto al Danubio, en el reino de Hungría, descansó en el Señor (1456).

San Severino Boecio, mártir. En Pavía, provincia de Liguria, Italia. Insigne por su ciencia y sus escritos. Estando encarcelado compuso su tratado Sobre la Consolación de la Filosofía. Sirvió a Dios con fidelidad hasta la muerte que le infligió el rey Teodorico (524).

En York, Inglaterra, beato Tomás Thwing, presbítero y mártir, que, acusado falsamente de conspiración, por orden del rey Carlos II fue ahorcado y descuartizado, alcanzando así la palma del martirio (1680).

En Valenciennes, Francia, beatas María Clotilde Ángela de San Francisco de Borgia (Clotilde Josefa) Paillot y sus cinco compañeras, vírgenes y mártires, que durante la Revolución Francesa, por estar consagradas a Dios fueron condenadas a muerte y, en presencia del pueblo subieron al patíbulo serenamente (1794).

En la ciudad de Tho-Duc, Annam, Vietnam, san Pablo Tong Viet Buong, mártir, que, siendo soldado, sufrió la muerte por Cristo en tiempo del emperador Minh Mang (1833).

En Ciudad Real, España, beatos mártires Ildefonso García y Justiniano Cuesta, presbíteros, y Eufrasio de Celis, Honorino Carracedo, Tomás Cuartero y José María Cuartero, religiosos, de la Congregación de la Pasión, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, por Cristo y por la Iglesia murieron fusilados (1936).

En El Saler, cerca de Valencia, España, beato Leonardo Olivera Buera, presbítero y mártir, que, en la misma persecución religiosa contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, imitó la pasión de Cristo, mereciendo alcanzar el premio eterno (1936).

En Benimaclet, en la región valenciana, España, beatos Ambrosio León (Pedro) Lorente Vicente, Florencio Martín (Álvaro) Ibáñez Lázaro y Honorato (Andrés) Zorraquino Herrero, religiosos del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y mártires, que, en la misma persecución religiosa contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, derramaron su sangre por Cristo (1936).

24 de octubre

San Antonio María Claret, obispo. Nacido en 1807 en Sallent ( Cataluña, España). Ingresó en el seminario de Vich. Ordenado presbítero, durante varios años se dedicó a predicar al pueblo por las comarcas de Cataluña, en España. Destacó como gran predicador y, además de magníficos sermones, redactó más de 200 libros y folletos sencillos. En 1849, se reunió con cinco compañeros y fundó la Sociedad de Misioneros Hijos del Corazón Inmaculado de la Virgen María (claretianos) y, posteriormente, las Hermanas Claretianas. Fue nombrado confesor de la reina Isabel II y posteriormente arzobispo en Cuba. Ordenado obispo, trabajó de modo admirable por bien de las almas. Habiendo regresado a España, tuvo que soportar muchas pruebas por la Iglesia, muriendo desterrado en el monasterio de monjes cistercienses de Fontfroide, cerca de Narbona, en el mediodía de Francia, tal día como hoy en 1870.

En la ciudad de Nagrán, Arabia, martirio de los santos Aretas, príncipe de la ciudad, y trescientos cuarenta compañeros, que, en tiempo del emperador Justino, fueron asesinados por Du Nuwas o Dun’an, rey de los himyaritas (523).

25 de octubre

En la región de Segovia, en Hispania, conmemoración de San Frutos, que murió hacia el año 715 y es actualmente patrón de la diócesis de Segovia. Él y sus hermanos Valentín y Engracia, santos que se conmemoran al día siguiente, 26 de octubre, vivieron entre el siglo VII y VIII. Hijos de una rica familia segoviana (España), los tres decidieron vender la herencia y dar el dinero a los pobres, dejando Segovia para vivir en la soledad, oración y penitencia.
San Frutos en los últimos años de su vida, tras la invasión musulmana, protegió a cristianos e incluso buscó la conversión de los mahometanos. Los cuerpos de San Frutos, Santa Engracia y San Valentín, venerados por los cristianos segovianos, se conservaron en la ermita de San Frutos, cerca de la actual Sepúlveda, desde comienzos del siglo VIII hasta el siglo XI.

En Vic, Cataluña, España, san Bernardo Calbó, obispo, que, renunciando a su oficio de juez, fue monje cisterciense y abad de su monasterio, para ser elegido más tarde para la sede de Vic, promoviendo la verdadera doctrina (1243).

En Nules, cerca de Tortosa, Cataluña, España, beato Recaredo Centelles Abad, presbítero de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos y mártir, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, por odio al sacerdocio fue asesinado a las puertas del cementerio (1936).

En Alcira, en la región de Valencia, España, beatas María Teresa Ferragud Roig y sus hijas María de Jesús (Vicenta), María Verónica (Joaquina), María Felicidad Masiá Ferragud, vírgenes de la Orden de las Clarisas Capuchinas, y Josefa de la Purificación (Raimunda) Masiá Ferragud, virgen de la Orden de las Agustinas Descalzas, todas ellas mártires, que, durante la misma persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936 en la zona roja, dieron testimonio invicto de su fe en Cristo, mereciendo ser coronadas (1936).

26 de octubre

En la región de Segovia, en Hispania, conmemoración de los santos Valentín y Engracia, mártires (s. VIII). Santa Engracia, San Valentín y San Frutos, que se conmemora el día anteror, 25 de octubre, hermanos los tres, vivieron entre el siglo VII y VIII. Hijos de una rica familia segoviana (España), decidieron vender la herencia y dar el dinero a los pobres, dejando Segovia para vivir en la soledad, oración y penitencia.
Los cuerpos de San Frutos, Santa Engracia y San Valentín, venerados por los cristianos segovianos, se conservaron en la ermita de San Frutos, cerca de la actual Sepúlveda, desde comienzos del siglo VIII hasta el siglo XI.

27 de octubre

Santos Vicente, Sabina y Cristeta, mártires
Hermanos los tres, viven en Talavera (Toledo-España) en el siglo III, en el Imperio, en Hispania bajo el gobierno de Daciano. En Talavera Vicente se desvive por la ayuda al prójimo y es ejemplo de alegría, nobleza y rectitud. Llevado ante los tribunales, no renuncia a su fe y es condenado a muerte. A la espera del fatal desenlace, sus hermanas intentan que se fugue pero son apresados los tres, muertos en el año 304.

En Roma, san Evaristo, papa y mártir, que fue el cuarto sucesor de san Pedro y rigió la Iglesia romana en tiempo del emperador Trajano (108).

En Paterna, en la región de Valencia, España, beato Salvador Mollar Ventura, religioso de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, fue discípulo fiel redimido por la sangre de Cristo (1936).

28 de octubre

 

Fiesta de los santos Simón y Judas, apóstoles, el primero apellidado Cananeo o Zelotas, y el segundo, hijo de Jacob, llamado también Tadeo, y que en la última cena preguntó al Señor acerca de su manifestación, recibiendo esta respuesta: El que me ame, observará mi palabra, y el Padre mío le amará, y vendremos a él y haremos nuestra mansión en él.

En Maguncia, de la Galia Bélgica, san Ferrucio, mártir, del que se cuenta que, habiendo abandonado el servicio militar para servir a Cristo mejor y más libremente, termino su vida en el martirio (c. 300).

Cerca de Como, en la Galia Cisalpina, san Fidel, mártir (c. s. IV).

Ávila, ciudad de Hispania, pasión de los santos Vicente, Sabina y Cristeta, mártires, que, huyendo de Talavera a esa población, fueron asesinados cruelmente (c. 305).

En Thiers, de Aquitania, san Ginés, que pasó de este mundo al cielo por el martirio mientras llevaba aún la veste blanca del bautismo (c. s. IV).

En Amiens, de Neustria, en la Galia, san Salvio, obispo, dedicado a las ciencias divinas desde su juventud y adornado por la integridad de costumbres (c. 625).

En Meaux, también en Neustria, san Farón, obispo, siendo familiar del rey, su hermana santa Fara le invitó a dedicarse al servicio de Dios, y convenció a su esposa para recibir el velo de religiosa a fin de poder formar parte del clero, y, llamado a asumir la función pastoral, hizo grandes donaciones de sus propios bienes a la Iglesia, erigiendo parroquias y monasterios (c. 670).

En Annecy, de Saboya, conmemoración de san Germán, abad, que, insigne por su amor a la soledad, fundó y dirigió el cenobio de Talloires (s. XI).

En la provincia de Fujian, en China, santos Francisco Serrano, obispo, y Joaquín Royo, Juan Alcober y Francisco Díaz del Rincón, presbíteros de la Orden de Predicadores y mártires, que confirmaron su fe en el martirio (1748).

En la región de Cho-Ra, en Tonquín, san Juan Dat, presbítero y mártir, degollado por su fe en Cristo (1798).

En la localidad de Ejutla, en México, san Rodrigo Aguilar, presbítero y mártir, que durante la persecución fue colgado de un árbol por los soldados, alcanzando gloriosamente el martirio que deseaba (1927).

En Alcira, en la región de Valencia, en España, beato Salvador Damián Enguix Garés, mártir, padre de familia, que, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, consumó el combate por la fe (1936).

En la aldea de Gilet, en la citada región de España, beato José Ruiz Bruixola, presbítero y mártir, que durante la misma persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, obtuvo ante Dios omnipotente la palma de la victoria (1936).

29 de octubre

En Cartago, san Feliciano, mártir (c. s. III).

Conmemoración de san Narciso, obispo de Jerusalén, patrón de Gerona, en la Hispania Tarraconense, merecedor de alabanzas por su santidad, paciencia y fe. Acerca de cuándo debía celebrarse la Pascua cristiana, manifestó estar de acuerdo con el papa san Víctor, y que no había otro día que el domingo para celebrar el misterio de la Resurrección de Jesucristo. Descansó en el Señor a la edad de ciento dieciséis años (c. 222).

En Vercelli, en la provincia de la Liguria, san Honorato, obispo, que, discípulo de san Eusebio en el monasterio y compañero suyo también en la cárcel, sucedió a su maestro en la sede, enseñando la doctrina verdadera, y a la hora de la muerte mereció dar el viático al obispo san Ambrosio (s. IV/ V).

En Sidón, de Fenicia, san Zenobio, presbítero, que durante la durísima persecución bajo el emperador Diocleciano animó a otros al martirio, siendo también él coronado con la muerte (s. IV).

En Edessa, de Osrhoene, en Mesopotamia, san Abrahán, anacoreta, cuya vida fue escrita por san Efrén, diácono (366).

En el territorio de Vienne, en la Galia, san Teodario, abad, el cual, discípulo de san Cesáreo de Arlés, estableció unas celdas para monjes y fue designado por el obispo como intercesor ante Dios y presbítero penitenciario para todos los habitantes de la ciudad (c. 575).

En Kilmacduagh, de Hibernia (hoy Irlanda), san Colmán, obispo (632).

En Moustiers-en-Fagne, cerca de Cambrai, en Neustria, san Dodón, abad, que, presidiendo el monasterio de Wallers, prefirió retirarse a la vida eremítica (s. VIII).

En Secondigliano, cerca de Nápoles, en la Campania, beato Cayetano Errico, presbítero, que fomentó los retiros espirituales y la devoción a la Eucaristía, para ganar almas para Cristo, fundando también la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y de María (1860).

30 de octubre

San Marcelo. Vivió entre finales del siglo III y principios del IV en Tánger, Mauritania Tingitana, Hispania. Marcelo, centurión romano, el día del cumpleaños del emperador, mientras los demás sacrificaban, se quitó las insignias de su función, su espada y bastón de centurión, y las arrojó ante las tropas al pie de los estandartes, afirmando que por ser cristiano no podía seguir manteniendo el juramento militar, pues debía obedecer solamente a Cristo, e inmediatamente fue degollado, consumando así su martirio (298).

En Siracusa, de Sicilia, san Marciano, considerado como primer obispo de esta ciudad (s. II).

Conmemoración de san Serapión, obispo de Antioquía, célebre por su erudición y doctrina, que dejó gran fama de santidad (c. 211).

En Alejandría, de Egipto, santa Eutropia, mártir, que, por rehusar negar a Cristo, fue torturada cruelmente hasta la muerte (c. s. III).

En la ciudad de León, en Hispania, santos Claudio, Lupercio y Victorio, mártires, que en la persecución bajo el emperador Diocleciano sufrieron la muerte por Cristo (c. 303/304).

En Cuma, de la Campania, san Máximo, mártir (c. 303).

En Capua, también en la Campania, san Germán, obispo, del que habla el papa san Gregorio I Magno en sus escritos (c. 540).

En Potenza, ciudad de la Lucania, san Gerardo, obispo (1122).

En Cividale di Friuli, en la región de Venecia, beata Bienvenida Boiani, virgen, hermana de Penitencia de santo Domingo, que pasó toda su vida entregada a la oración y a la austeridad (1292).

En Winchester, en Inglaterra, beato Juan Slade, mártir, que, por negar la competencia de la reina Isabel I en las cuestiones espirituales, fue ahorcado y descuartizado (1583).

En Limerick, de Irlanda, muerte del beato Terencio Alberto O’Brien, obispo y mártir, de la Orden de Predicadores, que, nombrado para la sede de Emly, trabajó con empeño en favor de los afectados por la peste, pero, bajo el régimen de Oliver Cromwell, fue detenido por los soldados y conducido al patíbulo en odio a la fe católica (1651).

En Acri, localidad de Calabria, beato Ángel de Acri, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, que viajó por todo el reino de Nápoles predicando la Palabra de Dios en un estilo adaptado a la gente sencilla (1739).

En la ciudad de Angers, en Francia, beato Juan Miguel Langevin, presbítero y mártir, degollado por razón de su sacerdocio, siendo el primero de una larga lista de más de cien hombres y mujeres que, durante la Revolución Francesa, permanecieron unánimes y constantes en la confesión de la fe cristiana (1794).

Cerca de Viena, de Austria, beata María Restituta (Hélena) Kafka, virgen de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Caridad Cristiana y mártir, la cual, nacida en Bohemia y de profesión enfermera, durante la guerra fue apresada por los enemigos de la fe nazis y degollada (1943).

En la localidad de Dolinka, cerca de Karaganda, en el Kazajstan, beato Alejo Zaryckyj, presbítero y mártir, que en un régimen contrario a Dios, el comunista soviético, fue deportado a un campo de concentración, y en el combate por la fe alcanzó la vida eterna (1963).

31 de octubre

San Quintín fue hijo de un prestigioso senador romano llamado Zenón que vivió en el siglo III, la fecha del martirio algunos la sitúan en el año 287 y otros en el 303. Cuando el Papa San Cayo organizó una expedición de misioneros para ir a evangelizar a las Galias, Quintín fue escogido para formar parte de ese grupo. Cuentan las tradiciones que Quintín había recibido de Dios el don de sanación, y así al imponer las manos lograba la curación de ciegos, mudos, paralíticos y demás enfermos. Eran muchas las personas que se convertían al cristianismo gracias a sus prédicas que realizaba desde las plazas públicas y en los diferentes sitios donde ayudaba a los más necesitados. Quintín fue apresado por dos veces, la segunda muriendo tras duras torturas.

En Alejandría, en Egipto, san Epimáco de Pelusio, mártir, del cual cuenta la tradición que, en tiempo de la persecución bajo el emperador Decio, al ver como el prefecto obligaba a los cristianos a ofrecer sacrificios a los ídolos, intentó destruir el ara, siendo inmediatamente detenido, torturado y degollado (c. 250).

Cerca de la ciudad de Vermand, en la Galia Bélgica, san Quintín, mártir, del orden senatorial, que padeció por Cristo el tiempo del emperador Maximiano (s. III).

Cerca de Fosses, en Brabante, de Austrasia, san Foilán, presbítero y abad, que, nacido en Hibernia y hermano y compañero de san Fursei, fue siempre fiel a la disciplina monástica de su patria, fundó monasterios dobles, de monjes y monjas, en Fosse y en Nivelles, y en un viaje entre los dos cayó en manos de malhechores, que lo asesinaron (c. 655).

En Milán, de la Lombardía, san Antonino, obispo, que trabajó esforzadamente para acabar con la herejía arriana de los lombardos (c. 661).

En Ratisbona (Regensburg), de Baviera, san Wolfgango, obispo, que, después de ser maestro de escuela y haber profesado como monje, fue elevado a la sede episcopal, instaurando la disciplina del clero, y mientras visitaba la región de Pupping descansó en el Señor (994).

En Cahors, de Aquitania, beato Cristóbal de Romagna, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que, enviado por san Francisco, después de muchos trabajos en favor de las almas murió ya centenario (1272).

En Rieti, en la Sabina, beato Tomás de Florencia Bellaci, religioso de la Orden de los Hermanos Menores, que, enviado a Tierra Santa y Etiopía, a causa de Cristo sufrió cautividad y pruebas de toda clase por parte de los infieles y, habiendo vuelto a su patria, casi centenario descansó en paz (1447).

En Youghal, cerca de Cork, en Irlanda, beato Domingo Collins, religioso de la Compañía de Jesús y mártir, el cual, después de estar encarcelado largo tiempo padeciendo interrogatorios y torturas, confesó constantemente su fe católica, consumando su martirio al ser ahorcado (1602).

En la ciudad de Palma, en Mallorca, España, san Alfonso Rodríguez, que, al perder su esposa e hijos, entró como religioso en la Compañía de Jesús y estuvo como portero del colegio de aquella ciudad durante largos años, mostrando una gran humildad, obediencia y constancia en una vida penitente (1617).

En la localidad de Piotrkow Kujawski, Polonia, beato León Nowakowski, presbítero y mártir, que, durante la ocupación militar de Polonia, por su fe fue fusilado a manos de un régimen contrario a Dios (1939).

1 de noviembre

Fiesta solemne de Todos los Santos

En Shimabara, Japón, beatos Pedro Pablo Navarro, presbítero, Dionisio Fujishima y Pedro Onizuka Sandayu, religiosos de la Compañía de Jesús, y Clemente Kyuemon, mártires, que, en odio a la fe, fueron sometidos al tormento del fuego (1622).

En la ciudad de Hai Duong, en Tonquín, santos mártires Jerónimo Hermosilla y Valentín de Berrio Ochoa, obispos, y Pedro Almató Ribeira, presbítero de la Orden de Predicadores, que fueron decapitados por orden del emperador Tu Duc (1861).

En Munich, Baviera, Alemania, beato Ruperto Mayer, presbítero de la Compañía de Jesús, que fue celosísimo maestro de los fieles, ayuda para los pobres y obreros y predicador de la palabra de Dios. Sufrió persecución bajo el nefasto régimen nazi, siendo deportado primero a un campo de concentración y, después, recluido en un monasterio totalmente incomunicado con sus fieles (1945).

En la ciudad de Mukacevo, Ucrania, beato Teodoro Jorge Romzsa, obispo y mártir, que, por mantener su fidelidad infatigable a la Iglesia en tiempo de persecución de la fe, mereció alcanzar la palma gloriosa (1947).

En la ciudad de Ávila, Castilla, España, muerte de san Pedro del Barco, presbítero, que vivió retirado en la soledad junto al río Tormes. Su memoria se celebra el día doce de agosto (1155).

2 de noviembre

Difuntos

En el monasterio de Clairvaux, en la Borgoña, sepultura de san Malaquías, obispo de Down y Connor, en Irlanda, que restauró allí la vida de la Iglesia, y cuando se dirigía a Roma, en dicho monasterio, y en presencia del abad san Bernardo, entregó su espíritu al Señor (1148).

En Argentan, de Normandía, en Francia, beata Margarita de Lorena, que primero fue duquesa de Alençon y, al quedar viuda, abrazó la vida religiosa en un monasterio de Clarisas que ella misma había edificado (1521).

En Aodover, en el condado inglés de Hampshire, beato Juan Bodey, mártir, que, siendo maestro de escuela, por no aceptar la autoridad de la reina Isabel I en los asuntos espirituales, murió ahorcado y descuartizado (1583).

En Casale, provincia de Flaminia, Italia, beato Pío de San Luis (Luis) Campidelli, religioso pasionista, el cual, siendo joven y víctima de cruel enfermedad, se conformó totalmente a la divina voluntad (1889).

3 de noviembre

San Martín de Porres Nacido el 8 de diciembre de 1579, hijo de un importante hidalgo y de una mulata, en Lima (Perú), religioso de la Orden de Predicadores, a pesar de las limitaciones provenientes de su condición de hijo ilegítimo y mulato, aprendió la medicina, que después, ya religioso, ejerció generosamente en Lima, ciudad del Perú, a favor de los pobres, y entregado al ayuno, a la penitencia y a la oración, vivió una existencia áspera y humilde, pero irradiante de caridad (1639).

En Urgel, en la región hispánica de Cataluña, san Ermengol o Ermengaudo, obispo, uno de los preclaros pastores que se cuidaron de restablecer la Iglesia en las tierras rescatadas del yugo de los sarracenos. Construyó un puente poniendo los materiales y su mano de obra, pero, resbalándose de lo alto, murió entre las piedras por fractura del cráneo (1035).

Junto a la fortaleza Xa Doai, en Tonquín, san Pedro Francisco Nerón, presbítero de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir, que, en tiempo del emperador Tu Duc, vivió tres meses encerrado en una cueva estrechísima, donde, herido atrozmente con varas, se abstuvo durante tres semanas de todo alimento y consumó su martirio al ser finalmente decapitado (1860).

En el monasterio de Asán, sepultura de san Gaudioso, que, discípulo de san Victoriano, fue elegido obispo de Tarazona, sede en la que se distinguió por su defensa de la fe contra los arrianos (s. VI).

4 de noviembre

San Carlos de Borromeo
Nació en Arona (Italia) en 1538. Acabados sus estudios de derecho fue nombrado cardenal por su tío materno, el papa Pío IV, de allí a Secretario de Estado del Papa y finalmente a obispo de Milán, fue en esta sede un verdadero pastor fiel, se entregó con esmero a sus fieles, preocupado por las necesidades de la Iglesia de su tiempo, y para la formación del clero convocó sínodos y erigió seminarios, visitó muchas veces toda su diócesis con el fin de fomentar las costumbres cristianas y dio muchas normas para bien de los fieles. Su labor supuso una mejora de las costumbres y un incremento de la vida cristiana en su diócesis. Fue uno de los principales promotores del concilio de Trento e intentó poner en práctica todas las importantes reformas allí surgidas. Murió con tan solo 46 años.

En Bolonia, de la Emilia, santos Vidal y Agrícola, mártires, que, según nos refiere san Ambrosio, el primero de ellos fue antes siervo del segundo y luego compañero y colega en el martirio. Vidal padeció tantos tormentos que no le quedó parte de su cuerpo sin heridas y Agrícola, a su vez, sin asustarse por el suplicio de su antiguo criado, le imitó en el mismo martirio, siendo crucificado (304).

En Mira, de Licia, santos mártires Nicandro, obispo, y Hermas, presbítero (c. s. IV).

En Rodez, Aquitania, san Amancio, obispo, a quien se tiene por el primero de esta ciudad (s. V).

En Maastrich, junto al Mossa, en Brabante, Austrasia, san Perpetuo, obispo (c. 620).

En Cerfroid, en el territorio de Meaux, Francia, san Félix de Valois, que, después de una larga vida de solitario, se le considera compañero de san Juan de Mata en la fundación de la Orden de la Santísima Trinidad, para la redención de cautivos (1212).

En el convento de Nuestra Señora des Cöts, de Nantes, en Francia, beata Francisca de Amboise, que, siendo duquesa de Bretaña, fundó en Vannes el primer Carmelo femenino francés, donde se retiró como sierva de Cristo al quedar viuda (1475).

5 de noviembre

Santos Zacarías e Isabel
Él era sacerdote en el templo de Jerusalén y ella pariente, quizá prima, de la Virgen María. Tras la aparición del arcángel Gabriel, Zacarías perderá el habla por su débil fe hasta que menciona el nombre de su futuro hijo: Juan (el bautista). Isabel pronunciará las famosas palabras "Bendita tú entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre", cuando es visitada por la Virgen, añadiendo: "¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte de Dios!".

6 de noviembre

Mártires del siglo XX en España
Hoy celebramos en España la memoria de los mártires españoles del siglo XX, en la persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, y sus precedentes en toda España.

En el resto de países, celebramos en primer lugar a san Severo. Son escasos los datos históricos que nos han llegado de este santo obispo. Vivió en la provincia romana tarraconense y se le sitúa en Barcelona hacia el año 300. Durante las persecuciones de Diocleciano, San Severo es elegido obispo de Barcelona, pero debe huir ante la persecución. No obstante, es capturado junto con otros sacerdotes y son hechos mártires en lo que hoy es San Cugat.
En Barcelona, ciudad de Hispania, san Severo, obispo, que, según la tradición, obtuvo la corona del martirio (633).

San Pablo, obispo de Constantinopla y mártir, a quien expulsaron muchas veces los arrianos por mantener la fe nicea y otras tantas volvió a su sede, pero, al fin, el emperador Constancio le relegó a Cucuso, pequeña población de Capadocia, y allí mismo fue cruelmente estrangulado, según la tradición, por insidias de los arrianos (350).

En Jerusalén, santos mártires Calinizo, Himerio, Teodoro, Esteban, Pedro, otro Teodoro, Juan, otro Juan y alguno más cuyo nombre se desconoce, todos los cuales eran soldados en Gaza y, al ser ocupada la ciudad por los sarracenos, fueron encarcelados y, animados por el obispo san Sofronio, confesaron a Cristo, por lo cual alcanzaron el martirio (638).

7 de noviembre

En la ciudad de Ket Cho, Tonquín, Vietnam, santos Jacinto Castañeda y Vicente Lê Quang Liêm, presbíteros de la Orden de Predicadores y mártires, que coronaron los trabajos evangélicos con el derramamiento de su sangre en tiempo del reinado de Trinh Sâm (1773).

En Zunyi, provincia de Guizhou, China, san Pedro Wu Guosheng, catequista y mártir, que fue estrangulado por su fidelidad a Cristo (1814).

8 de noviembre

Los cuatro santos coronados: los santos mártires Simproniano, Claudio, Nicóstrato, Cástor y Simplicio, que, según la tradición, eran marmolistas en Sirmio, en Panonia, y por negarse, en fidelidad al nombre de Jesucristo, a esculpir la imagen del dios Esculapio, fueron arrojados al río por orden del emperador Diocleciano y coronados por Dios con la gracia del martirio. Sus restos fueron venerados en Roma en la basílica del monte Celio, bajo el títulode los Cuatro Coronados (306).

En Colonia, de la Lotaringia, en Germania, beato Juan Duns Escoto, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, el cual, oriundo de Escocia, enseñó las disciplinas filosóficas y teológicas en Canterbury, Oxford, París y, finalmente, en Colonia, como maestro preclaro de sutil ingenio y fervor admirable (1308).

En Monte Novo, del Piceno, en Italia, beata María Crucificada (Isabel María) Satellico, abadesa de la Orden de las Clarisas, extraordinaria en la contemplación del misterio de la cruz y enriquecida con carismas místicos (1745).

En la ciudad de Nam Dinh, Tonquín, santos mártires José Nguyên Dình Nghi, Pablo Nguyên Ngân, Martín Ta Dúc Thinh, presbíteros, y Martín Tho y Juan Bauatista Còn, labradores, que fueron degollados por causa de su fe cristiana, en tiempo del emperador Thiêu Tri (1840).

9 de noviembre

Fiesta de la dedicación de la basílica de Letrán en honor de Cristo Salvador, construida por el emperador Constantino como sede de los obispos de Roma.

En Oxford, Inglaterra, beato Jorge Napper, presbítero y mártir, que tanto en su ministerio clandestino como en la cárcel trabajó con empeño por ganar personas para Cristo y la Iglesia, y bajo el reinado de Jacobo I mereció la corona del martirio por su sacerdocio (1610).

En Dijon, Francia, beata Isabel de la Santísima Trinidad Catez, virgen, de la Orden de las Carmelitas Descalzas, que desde niña anheló buscar en lo profundo de su corazón el conocimiento y la contemplación de la Trinidad, y afligida por muchos sufrimientos, todavía joven, continuó caminando, como siempre había soñado, «hacia el amor, hacia la luz y hacia la vida» (1906).

En Borysów, Polonia, beato Enrique Hlebowicz, presbítero y mártir, que durante la II Gª M, por odio a la fe, murió fusilado (1941).

En Roma, beato Luis Beltrame Quattrocchi, que, padre de familia, tanto en los asuntos públicos como en la vida familiar siguió los preceptos de Cristo y los proclamó con fidelidad y entereza de vida (1951).

10 de noviembre

En Tiana, Capadocia, san Orestes, mártir (s. III/IV).

Memoria de san León I, papa, doctor de la Iglesia, que, nacido en Etruria, primero fue diácono diligente en la Urbe y después, elevado a la cátedra de Pedro, mereció con todo derecho ser llamado “Magno”, tanto por apacentar a su grey con una exquisita y prudente predicación como por mantener la doctrina ortodoxa sobre la encarnación de Dios, valientemente afirmada por los legados del Concilio Ecuménico de Calcedonia, hasta que descansó en el Señor en Roma, donde en este día tuvo lugar su sepultura en San Pedro del Vaticano (461).

En Nápoles, Campania, Italia, san Andrés Avelino, presbítero de la Congregación de Clérigos Regulares, que brilló por su santidad y celo en procurar la salvación del prójimo, hizo el arduo voto de avanzar cada día en las virtudes y, cargado de méritos, con muerte santa descansó al pie del altar (1608).

En Barcelona, España, beato Acisclo Pina Piazuelo, religioso de la Orden de San Juan de Dios y mártir, que, en la furiosa persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, fue asesinado por odio a la religión (1936).

11 de noviembre

12 de noviembre

San Josafat
Su nombre de bautismo fue Juan Kunsevich. Nació en Vladimir de Volhinia (actual Polonia) hacia el 1581. En 1601 ingresó en el monasterio de la Santísima Trinidad de Vilna y 13 años después fue nombrado abad de Vilna. Católico en tierra de cisma, intenta descubrir a su pueblo la fe de la Iglesia universal. Cuando es nombrado, contra su querer, por el papa Paulo V, Arzobispo de Polotsk, se hace inconmensurable su celo y caridad en una archidiócesis infestada por el cisma. Su actividad, su fuerza moral y su vida interior suscita envidias y celos porque la Rusia blanca, rejuvenecida, se está pasando al lado de Roma. En 1623, un tumulto invade su domicilio y es asesinado y arrojado su cuerpo al río. El arzobispo rival de Josafat, Melecio, una vez convertido, hará profesión de fe católica en Roma el 26 de Febrero del año 1627 ante el papa.p

13 de noviembre

San Leandro
Miembro de una familia hispano-romana de Cartagena, Leandro nació alrededor del año 549. Tuvo parte en la conversión al catolicismo de san Hermenegildo y luego de su hermano Recaredo, lográndose con ello la unidad católica de la nación. Fue Arzobispo de Sevilla y presidió el Concilio III de Toledo (año 589). Su influencia fue decisiva en el desarrollo y esplendor posterior de la iglesia hispano-visigoda. Murió hacia el año 600 y su cuerpo se trasladó a la catedral hispalense.

En Cesarea de Palestina, pasión de los santos mártires Antonino, Nicéforo, Zebinas y Germán, y Manate, virgen. Ésta última, en tiempo del emperador Galerio Máximo, después de ser azotada, fue quemada viva, y los primeros fueron decapitados por haber reprochado valientemente a voz en grito la impiedad del prefecto Firmiliano, que ofrecía sacrificios a los dioses (297).

En Tours, de la Galia Lugdunense, san Bricio, obispo, discípulo de san Martín, que sucedió a su maestro y durante cuarenta y siete años padeció muchas adversidades (444).

En África, conmemoración de los santos mártires hispanos Arcadio, Pascasio, Probo y Eutiquiano, que, por no querer adherirse de ningún modo a la herejía de Arrio, fueron primeramente proscritos por Genserico, rey de los vándalos, luego exiliados y atormentados con atroces suplicios hasta sufrir la muerte de distintos modos. Fue entonces cuando el niño Paulillo, hermano de Pascasio y Eutiquiano, brilló por su constancia, ya que, al no poder arrancarlo de su fe católica, fue largamente azotado y condenado a la más vil esclavitud (437).

En el monasterio de Regla, en la Vasconia francesa, tránsito de san Abón, abad de Fleury, que admirablemente preparado en las Sagradas Escrituras y en las letras humanas, murió asesinado de una lanzada por defender la disciplina monástica y fomentar denodadamente la paz (1004).

En Simat de Valldigna, de la región de Valencia, en España, beato Juan Gonga Martínez, mártir, que dio su vida por Cristo en la cruel persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, fue asesinado por odio a la religión (1936).

En Portichol de Tavernes, cerca de Carcaixent, en la misma región de España, beata María del Patrocinio de San Juan Giner Gomis, virgen del Instituto de María Inmaculada de las Misioneras Claretianas y mártir, que en la antes aludida furiosa persecución contra la fe cristiana, durante la guerra de España de 1936, en la zona roja, alcanzó la vida eterna asesinado por odio a la religión (1936).

En Sofía, ciudad de Bulgaria, beatos Pedro Vicev, Pablo (José) Dzidzov y Josafat (Roberto) Mateo Siskov, presbíteros de la Congregación de los Agustinos de la Asunción, que bajo un régimen hostil a Dios, acusados falsamente y encarcelados por ser cristianos, merecieron recibir por su muerte el premio prometido a los discípulos de Cristo (1952).

14 de noviembre

San José Pignatelli
Nacido en Zaragoza (España) en diciembre de 1737, séptimo de nueve hermanos. Sacerdote de la Compañía de Jesús. Expulsados los jesuitas de España por Carlos III (1767) se instala en Italia. Una vez suprimida la Compañía de Jesús, irá preparando el terreno para su reintegración, formando a nuevos candidatos, reorganizando a antiguos jesuitas españoles e italianos dispersos y buscando nuevas vocaciones que forzosamente han de adherirse, como él mismo, a la Compañía de Rusia, único reducto. En este esfuerzo colosal, muere en Roma el 15 de Noviembre de 1811, tres años antes de que los Jesuitas vieran de nuevo la luz.

En Argel, de África septentrional, san Serapión, de la Orden de Nuestra Señora de las Mercedes, de la cual fue el primero que, para la redención de los fieles cautivos y predicación en fe cristiana, mereció la palma del martirio (1240).

En Jerusalén, santos Nicolás Tavelic, Deodato Aribert, Esteban de Cúneo y Pedro de Narbone, presbíteros de la Orden de los Hermanos Menores y mártires, que por predicar libremente en la plaza pública la religión cristiana a los sarracenos y confesar constantemente a Cristo como Hijo de Dios, fueron quemados vivos (1391).

En Caccamo, de Sicilia, beato Juan de Licio, presbítero, de la Orden de Predicadores, eminente por su incansable caridad para con el prójimo, por la propagación del rezo del Rosario y por la observancia de la disciplina regular, descansando en el Señor a los ciento once años de edad (1511).

En la fortaleza de Binh Dinh, en Conchinchina, Vietnam, san Esteban Teodoro Cuénot, obispo de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir, que tras veinticinco años de trabajos apostólicos, durante la feroz persecución bajo el emperador Tu Duc fue arrojado a una cuadra de elefantes, donde murió agotado de sufrimientos (1861).

15 de noviembre

En Readings, Inglaterra, beatos mártires Hugo Faringdon o Cook, abad de la Orden de san Benito, y Juan Eynon y Juan Rugg, presbíteros, los cuales opusieron tenaz resistencia al rey Enrique VIII, que intentaba apropiarse de la autoridad de la Iglesia, y por esa causa, acusados de traición, delante del monasterio fueron ahorcados y descuartizados (1539).

En Glastonbury, también en Inglaterra, beatos mártires Ricardo Whiting, abad, Roge James y Juan Thorne, presbíteros de la Orden de san Benito, que, acusados falsamente de traición y sacrilegio, durante el mismo reinado de Enrique VIII, también fueron ahorcados y descuartizados (1539).

En Caaró, Paraguay, santos Roque González y Alfonso Rodríguez, presbíteros de la Compañía de Jesús y mártires, que ganaron para Cristo a los pueblos indígenas abandonados, fundando las “reducciones”, donde se compaginaban libremente las artes y la vida social juntamente con la práctica cristiana. A causa de esto fueron asesinados a traición por un sicario de una persona adicta a artes mágicas (1628).

En Roma, san José Pignatelli, presbítero de la Compañía de Jesús, que trabajó mucho para mantenerla y rehacerla en la época de su extinción y se significó por su caridad e integridad de costumbres, siempre con las miras puestas a mayor gloria de Dios (1811).

-------------

16 de noviembre

Santa Margarita de Escocia, nacida en 1045, probablemente en tierras de Hungría. Era hermana de Edgar Atheling, heredero del trono anglosajón tras la muerte en combate de Eduardo el Confesor. La consolidación de la dinastía opuesta, la normanda, la llevó a tierras escocesas donde se casó con Malcolm III, rey de Escocia y dio a luz ocho hijos. Destacó su esmerado cuidado familiar pero también sus preocupaciones por los más necesitados. Fue sumamente solícita por el bien del reino y de la Iglesia, y a la oración y a los ayunos añadía la generosidad para con los pobres, dando así un óptimo ejemplo como esposa, madre y reina. También se ocupó de restaurar iglesias y levantar templos, destacando la edificación de la abadía de Dunferline. Murió en 1093 y es patrona de Escocia.

Santa Gertrudis, apellidada “Magna”, virgen, que entregada con mucho fervor y decisión, desde su infancia, a la soledad y al estudio de las letras, y convertida totalmente a Dios, ingresó en el monasterio cisterciense de Helfta, cerca de Eisleben, en Sajonia, de Alemania, donde progresó de modo admirable por el camino en perfección, consagrándose a la oración y contemplación de Cristo crucificado. Falleció el día diecisiete (11301/1302)

En Asís, Umbría, Italia, en el convento de san Damián, santa Inés, virgen, que en la flor de la juventud, siguiendo a su hermana santa Clara, se abrazó de todo corazón a la pobreza bajo la dirección de san Francisco (1253).

En la villa de Soisy, Francia, muerte de san Edmundo Rich, obispo de Canterbury, que, desterrado por defender los derechos de la Iglesia, llevó una vida santa entre los monjes cistercienses de Pontigny (1240).

En York, Inglaterra, beato Eduardo Osbaldeston, presbítero de Lancaster y mártir, el cual, alumno del Colegio de los Ingleses de Reims, fue condenado a muerte y ahorcado en tiempo de la reina Isabel I, al volver a Inglaterra como sacerdote (1594).

17 de noviembre

En Córdoba, en la Bética, Hipania, san Acisclo y santa Victoria, mártires (304).

En Asunción, Paraguay, san Juan del Castillo, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que en Las Reducciones fundadas en el mismo año por san Roque González y encomendado a sus cuidados, por mandato de un individuo aficionado a artes mágicas, fue maltratado con crueles suplicios y finalmente apedreado, muriendo por Cristo (1628).

En Nagasaki, Japón, santos Jordán (Jacinto) Ansalone y Tomás Hioji Rokuzayemon Nishi, presbíteros dominicos y mártires. El primero trabajó denodadamente por el Evangelio en las islas Filipinas, antes de pasar al Japón, y el segundo en la isla de Formosa, aunque después, en sus últimos años y en su misma patria, fue incansable propagador de la fe en la región de Nagasaki, hasta que ambos, con ánimo invicto, por orden del Shogún Tokugawa Yemitsu, durante siete días fueron sometidos a los crueles tormentos de la horca y de la hoya, hasta entregar su vida (1634).

En el mar ante la ciudad de Rochefort, Francia, beato Lope Sebastián Hunot, presbítero de Sens y mártir, que durante la Revolución Francesa, por su condición de sacerdote, fue arrojado a una vieja nave allí anclada, donde padeció toda la dureza de la cautividad y completó el martirio víctima de las fiebres (1794).

En la ciudad de Capaivca, en el territorio de Kiev, Ucrania, beato Josafat Kocylovskyj, obispo de Przemysl y mártir, que durante la opresión a su patria por un régimen enemigo de Dios, entregó su alma como fiel discípulo de Cristo (1947).

18de noviembre

 

 

3 de diciembre

En Londres, Inglaterra, beato Eduardo Coleman, mártir, que, por haber abrazado la fe católica, fue acusado falsamente de conjuración contra el rey Carlos II, siendo ahorcado en Tyburn y, aún con vida, descuartizado (1678).

 

5 de diciembre

En Londres, Inglaterra, san Juan Almond, presbítero y mártir, que durante más de diez años ejercitó ocultamente la cura pastoral, hasta que, reinando Jacobo I, a causa de su sacerdocio fue ahorcado en Tyburn, no dejando de hacer limosnas incluso desde el patíbulo (1612).

-----------------------

9 de diciembre

En el lugar de Llombay, en la región de Valencia, en España, beato José Ferrer Esteve, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías y mártir, el cual fue fusilado por odio al sacerdocio (1936).
En el pueblo Picadero de Paterna, también en la región de Valencia, beatos Ricardo de los Ríos Fabregat, Julián Rodríguez Sánchez y José Giménez López, presbíteros de la Sociedad Salesiana y mártires, los cuales, en la persecución contra la fe, lucharon ardientemente por Cristo (1936).

------------------------

10 de diciembre

En Londres, Inglaterra, santos mártires Edmundo Gennings, presbítero, y Suintino Wells, los cuales, en tiempo de la cruel persecución de Isabel I, fueron condenados a la pena capital, el primero por ser sacerdote, y el segundo por haberle hospedado, ahorcándoles colgados en la puerta de su casa y martirizándoles hasta la muerte (1591).

También en Londres, santos Poliodoro Plasden y Eustacio White, presbíteros, y también los beatos Brian Lacy, Juan Mason y Sidney Hogdson, todos ellos mártires, que en el mismo año sufrieron idéntico tormento en Tyburn, los primeros porque, siendo sacerdotes, habían entrado en Inglaterra, y los otros por haberles prestado ayuda (1591).

También en Tyburn, diecinueve años después, san Juan Roberts, de la orden de San Benito, y beato Tomás Somers, presbíteros y mártires, los cuales, condenados en tiempo del rey Jaime I a causa de su sacerdocio, habiendo abrazado a dieciséis ladrones, fueron colgados en el mismo patíbulo (1610).

 

22 de diciembre

En Londres, Inglaterra, beato Tomás Holland, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, el cual, realizando su ministerio clandestinamente, en tiempo del rey Carlos I fue condenado a muerte y ahorcado en1642)

23 de diciembre

En Canterbury, Inglaterra, conmemoración de san Juan Stone, presbítero de la Orden de Hermanos de San Agustín y mártir, que durante el reinado de Enrique VIII defendió valientemente la fe católica y consumó su martirio en el patíbulo, (1539).

---------------------------

 

21 de diciembre, san Miqueas, profeta

«¡No babeéis - babean ellos - que no babeen de esa manera! ¡El oprobio no nos alcanzará! ¿Es acaso maldita la casa de Jacob? ¿Se ha cortado el soplo de Yahveh? ¿Es ése su proceder? ¿Es que no favorecen sus palabras a su pueblo Israel?» Sois vosotros los que contra mi pueblo como enemigos os alzáis. Al irreprochable le arrancáis el manto; al que pasa confiado le infligís los desastres de la guerra. A las mujeres de mi pueblo expulsáis de las casas de sus delicias; de sobre sus niños arrancáis mi honor para siempre:
«¡Levantaos, marchad, que esta no es hora de reposo!».
Por una bagatela exigís una prenda agobiante.
Si un hombre anda al viento, inventando mentiras: «Yo babeo para ti vino y licor», ése será el baboso de este pueblo.
(Mi 2,6-11)

Voy a reunir a Jacob todo entero, voy a recoger al Resto de Israel; los agruparé como ovejas en el aprisco, como rebaño en medio del pastizal, harán estrépito lejos de los hombres. El que abre brecha subirá delante de ellos; abrirán brecha, pasarán la puerta, y por ella saldrán; su rey pasará delante de ellos, y Yahveh a su cabeza.
(Mi 2,12-13).

 

Yo dije: Escuchad, pues, jefes de Jacob, y dirigentes de la casa de Israel: ¿No es cosa vuestra conocer el derecho (Mi 3,1).

 

Así dice Yahveh contra los profetas que extravían a mi pueblo, los que, mientras mascan con sus dientes, gritan: «¡Paz!», mas a quien no pone nada en su boca le declaran guerra santa (Mi 3,5).

 

Sucederá en días futuros que el monte de la Casa de Yahveh será asentado en la cima de los montes, y se alzará por encima de las colinas. Y afluirán a él los pueblos, acudirán naciones numerosas y dirán: «Venid, subamos al monte de Yahveh, a la Casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos, y nosotros sigamos sus senderos». Pues de Sión saldrá la Ley, y de Jerusalén la palabra de Yahveh.

El juzgará entre pueblos numerosos, y corregirá a naciones poderosas; forjarán ellas sus espadas en azadones, y sus lanzas en podaderas. No blandirá más la espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.
Se sentará cada cual bajo su parra, y bajo su higuera, sin que nadie le inquiete, ¡la boca de Yahveh Sebaot ha hablado!
(Mi 4,1-4).

 

Aquel día - oráculo de Yahveh - yo recogeré a la oveja coja, reuniré a la perseguida, y a la que yo había maltratado.
De las cojas haré un Resto, de las alejadas una nación fuerte. Entonces reinará Yahveh sobre ellos en el monte Sión, desde ahora y por siempre.
(Mi 4,6-7 ).

 

Mas tú, Belén Efratá, aunque eres la menor entre las familias de Judá, de ti me ha de salir aquel que ha de dominar en Israel, y cuyos orígenes son de antigüedad, desde los días de antaño.
Por eso él los abandonará hasta el tiempo en que dé a luz la que ha de dar a luz. Entonces el resto de sus hermanos volverá a los hijos de Israel.
El se alzará y pastoreará con el poder de Yahveh, con la majestad del nombre de Yahveh su Dios. Se asentarán bien, porque entonces se hará él grande hasta los confines de la tierra. El será la Paz.
(Mi 5,1-4 ).

 

Y será el Resto de Jacob, en medio de pueblos numerosos, como rocío que viene de Yahveh, como lluvia sobre la hierba, él, que no espera en el hombre ni aguarda nada de los hijos de hombre.
Será entonces el Resto de Jacob entre las naciones, en medio de pueblos numerosos, como león entre las bestias de la selva, como leoncillo entre los rebaños de ganado menor, que si pasa, pisotea, y si desgarra, no hay quien libre.
¡Que tu mano se alce contra los adversarios y todos tus enemigos sean extirpados!
Y sucederá aquel día - oráculo de Yahveh - que yo extirparé de en medio de ti tus caballos, y haré desaparecer tus carros;
extirparé las ciudades de tu tierra, y demoleré todas tus fortalezas;
extirparé de tu mano las hechicerías, y no habrá para ti más adivinos;
extirparé tus estatuas y tus estelas de en medio de ti, y ya no podrás postrarte más ante la obra de tus manos,
arrancaré de en medio de ti tus cipos y aniquilaré tus ídolos.
¡Venganza tomaré con cólera y furor de las naciones que no escucharon!
(Mi 5,6-14).

 

Escuchad ahora lo que dice Yahveh: «¡Levántate, pleitea con los montes y oigan las colinas tu voz!».
¡Escuchad, montes, el pleito de Yahveh, prestad oído, cimientos de la tierra, pues Yahveh tiene pleito con su pueblo, se querella contra Israel:
«Pueblo mío, ¿qué te he hecho? ¿En qué te he molestado? Respóndeme.
¿En que te hice subir del país de Egipto, y de la casa de servidumbre te rescaté, y mandé delante de ti a Moisés, Aarón y María?
Pueblo mío, recuerda, por favor ..., para que conozcas las justicias de Yahveh».
(Mi 6,1-5).

 

«Se te ha declarado, hombre, lo que es bueno, lo que Yahveh de ti reclama: tan sólo practicar la equidad, amar la piedad y caminar humildemente con tu Dios» (Mi 6,8).

 

El hijo ultraja al padre, la hija se alza contra su madre, la nuera contra su suegra, y enemigos de cada cual son los de su casa (Mi 7,6).

 

¿Qué Dios hay como tú, que quite la culpa y pase por alto el delito del Resto de tu heredad? No mantendrá su cólera por siempre pues se complace en el amor; volverá a compadecerse de nosotros, pisoteará nuestras culpas. ¡Tú arrojarás al fondo del mar todos nuestros pecados!
(Mi 7,18-19).


18 de diciembre, san Malaquías, profeta

Yahveh es testigo entre tú y la esposa de tu juventud, a la que tú traicionaste, siendo así que ella era tu compañera y la mujer de tu alianza. ¿No ha hecho él un solo ser, que tiene carne y espíritu? Y este uno ¿qué busca? ¡Una posteridad dada por Dios! Guardad, pues, vuestro espíritu; no traiciones a la esposa de tu juventud. Pues yo odio el repudio, dice Yahveh Dios de Israel, y al que encubre con su vestido la violencia, dice Yahveh Sebaot. Guardad, pues, vuestro espíritu y no cometáis tal traición.
(Ml 2,14-16).

Vosotros cansáis a Yahveh con vuestras palabras. - Y decís: ¿En qué le cansamos? - Cuando decís: Todo el que hace el mal es bueno a los ojos de Yahveh, y él le acepta complacido; o también: ¿Dónde está el Dios del juicio?
(Ml 2,17).

He aquí que yo envío a mi mensajero a allanar el camino delante de mí, y enseguida vendrá a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis; y el Angel de la alianza, que vosotros deseáis, he aquí que viene, dice Yahveh Sebaot.
¿Quién podrá soportar el Día de su venida? ¿Quién se tendrá en pie cuando aparezca? Porque es él como fuego de fundidor y como lejía de lavandero. Se sentará para fundir y purgar. Purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como el oro y la plata; y serán para Yahveh los que presentan la oblación en justicia. Entonces será grata a Yahveh la oblación de Judá y de Jerusalén, como en los días de antaño, como en los años antiguos.
(Ml 3,1-4)

 

Los que temen a Yahveh se hablaron unos a otros. Y puso atención Yahveh y oyó; y se escribió ante él un libro memorial en favor de los que temen a Yahveh y piensan en su Nombre.
Serán ellos para mí, dice Yahveh Sebaot, en el día que yo preparo, propiedad personal; y yo seré indulgente con ellos como es indulgente un padre con el hijo que le sirve.
Entonces vosotros volveréis a distinguir entre el justo y el impío, entre quien sirve a Dios y quien no le sirve.
Pues he aquí que viene el Día, abrasador como un horno; todos los arrogantes y los que cometen impiedad serán como paja; y los consumirá el Día que viene, dice Yahveh Sebaot, hasta no dejarles raíz ni rama.
Pero para vosotros, los que teméis mi Nombre, brillará el sol de justicia con la salud en sus rayos, y saldréis brincando como becerros bien cebados fuera del establo.
Y pisotearéis a los impíos, porque serán ellos ceniza bajo la planta de vuestros pies, el día que yo preparo, dice Yahveh Sebaot.
Acordaos de la Ley de Moisés, mi siervo, a quien yo prescribí en el Horeb preceptos y normas para todo Israel.
He aquí que yo os envío al profeta Elías antes que llegue el Día de Yahveh, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres; no sea que venga yo a herir la tierra de anatema.
(Ml 3,16-24)


3 de diciembre, san Sofonías, profeta

Palabra de Yahveh que fue dirigida a Sofonías... en tiempo de Josías, hijo de Amón, rey de Judá (So 1,1).

Yo entonces volveré puro el labio de los pueblos, para que invoquen todos el nombre de Yahveh, y le sirvan bajo un mismo yugo.
Desde allende los ríos de Etiopía, mis suplicantes, mi Dispersión, me traerán mi ofrenda.
Aquel día no tendrás ya que avergonzarte de todos los delitos que cometiste contra mí, porque entonces quitaré yo de tu seno a tus alegres orgullosos, y no volverás a engreírte en mi santo monte.
Yo dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, y en el nombre de Yahveh se cobijará el Resto de Israel. No cometerán más injusticia, no dirán mentiras, y no más se encontrará en su boca lengua embustera. Se apacentarán y reposarán, sin que nadie los turbe.
¡Lanza gritos de gozo, hija de Sión, lanza clamores, Israel, alégrate y exulta de todo corazón, hija de Jerusalén!
Ha retirado Yahveh las sentencias contra ti, ha alejado a tu enemigo. ¡Yahveh, Rey de Israel, está en medio de ti, no temerás ya ningún mal!
Aquel día se dirá a Jerusalén: ¡No tengas miedo, Sión, no desmayen tus manos! Yahveh tu Dios está en medio de ti, ¡un poderoso salvador! El exulta de gozo por ti, te renueva por su amor; danza por ti con gritos de júbilo, como en los días de fiesta. Yo quitaré de tu lado la desgracia, el oprobio que pesa sobre ti.
He aquí que yo haré exterminio de todos tus opresores, en el tiempo aquel; y salvaré a la coja y recogeré a la descarriada, y haré que tengan alabanza y renombre en todos los países donde fueron confundidas.
En aquel tiempo os haré venir, en aquel tiempo os congregaré. Entonces os daré renombre y alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando yo vuelva a vuestros cautivos a vuestros propios ojos, dice Yahveh.
(So 3,9-20).

El Día del Señor, el Día de la Parusía, aquel día, significa en esta terminología bíblica, el tiempo, la época de la liberación, de una duración indeterminada, que puede ser de varias docenas de siglos; época en la que todos los pueblos invocarán el nombre de Yahveh, y todos le servirán, le obedecerán obrando consecuentemente. Como dice el versículo 9 de este capítulo 3 de Sofonías, que es el versículo que cita el Concilio Vaticano II en Nostra Aetate 4, al mismo tiempo que cita también la profecía de san Pablo sobre la conversión de los judíos:

"La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro (So 3,9)"
(Concilio Vaticano II. Nostra aetate, 4).

Lo que es anunciar con plena seguridad que se producirá la confesionalidad de todos los pueblos y que todos ellos obrarán en consecuencia en el futuro, obedeciendo la ley de Dios.


2 de diciembre, san Habacuc, profeta

Oráculo que tuvo en visión el profeta Habacuc (Ha 1,1).

Por haber saqueado a naciones numerosas, te saqueará a ti todo el resto de los pueblos (Ha 2,8).

Es una advertencia a los países que se han constituido en imperios sobre otros. En la época de los Austrias, ya se dieron cuenta nuestros antepasados cuando decían que España eran las Indias de los demás reinos de Europa.

Siguen las advertencias de Yahveh por medio del profeta Habacuc:

¡Vergüenza para tu casa has sentenciado: al derribar a muchos pueblos, contra ti mismo pecas! (Ha 2,10)

¡Ay de quien edifica una ciudad con sangre, y funda un pueblo en la injusticia! ¿No viene de Yahveh Sebaot que los pueblos se fatiguen para el fuego y las gentes se agoten para nada? (Ha 2,12-13)

Y, sobre todo, la promesa del gran día de la venida de Dios liberadora, la Parusía que inicia la época de la liberación:

Viene Dios... Su majestad cubre los cielos, de su gloria está llena la tierra. Su fulgor es como la luz, rayos tiene que saltan de su mano, allí se oculta su poder. (Ha 3,3,4).
¡He oído y mis entrañas se estremecen, a esa voz titubean mis labios, penetra la caries en mis huesos, bajo mí tiemblan mis pasos! Tranquilo espero el día de la angustia, que va a subir sobre el pueblo que nos asalta. ¡Mas yo en Yahveh exultaré, jubilaré en el Dios de mi salvación! Yahveh mi señor es mi fuerza, él me da pies como los de ciervas, y por las alturas me hace caminar. (Ha 3,16,18-19).


27 de diciembre

En la ciudad de Santander, Cantabria, en el litoral de España, beato Alafredo Parte, presbítero de la Orden Clérigos Regulares de las Escuelas Pías y mártir, que, en tiempo de persecución, por ser sacerdote fue llevado al glorioso martirio (1936).

--------------------------