CRISTIANDAD FUTURA
Artículos

Santo Domingo del Val

El 31 de agosto es el día de santo Dominguito del Val. Rememorarlo no es ser antijudío. Aunque los que lo mataron eran judíos, no culpabilizamos a todos los judíos de su muerte, porque no son culpables más que los que quieran serlo.

Tampoco son culpables todos los judíos de la muerte de Cristo. Eran judíos sus seguidores; y sus familiares; y lo es Él mismo. No son tampoco culpables más que los que quieran serlo.

Tampoco somos los cristianos culpables de las persecuciones y matanzas de las que fueron objeto los judíos por parte de cristianos, ni de la Inquisición.

No procede pedir perdón ahora de esos crímenes por parte de los judíos actuales, ni por parte de los cristianos actuales que no se hacen cómplices.

¿Y a quién se pide improcedentemente perdón? ¿A los que agreden con el victimismo? ¿A los que se erigen en acusadores? ¿Y si uno de los que piden perdón se hace acusador él, se convierte entonces en perdonavidas?

El Acusador es el demonio, Satanás.

Los cristianos somos los judíos espirituales.

Ser judío no es una cuestión de genes, de raza. Ser judío es ser miembro del pueblo elegido. No elegido por sí mismo. El pueblo elegido por Dios para recibir de Él la revelación y la vida divina y transmitirla a los demás pueblos. Los que dejan de creer en Dios y de esperar a su Mesías y de recibirlo, tratan de afirmar su pertenencia al pueblo judío en su herencia genética. Convierten así al que llaman aún pueblo judío en el Mesías. Y así dicen que son judíos, pero son aquellos de los que dice la Biblia que "dicen que son judíos, pero no lo son, sino que mienten, son la Sinagoga de Satanás". Algunos de los cuales se convertirán en el período de la Iglesia de Filadelfia, que probablemente es el del actual pontificado de Benedicto XVI, al que le corresponde el lema "de Gloria Olivae" en la profecía de san Malaquías. "Te voy a entregar algunos de la Sinagoga de Satanás, de los que se proclaman judíos y no lo son, sino que mienten; yo haré que vayan a postrarse delante de tus pies, para que sepan que yo te he amado" (Ap 3, 9). "Se llaman judíos sin serlo y son en realidad una sinagoga de Satanás" (Ap 2, 9).
29.08.2006

Los que para demostrar que son judíos rechazan a Jesucristo, los que convierten en su señal de identidad el negar que ya ha venido el Mesías esperado y es Cristo, se convertirán como san Pablo. Asi lo pedimos a Jesucristo Dios y así los añoramos.
25.01.2009, fiesta de la conversión de san Pablo.

Judíos y cristianos

La Inquisición

La expulsión de los judíos

El verdadero Israel, heredero del Israel bíblico, es la Iglesia

La limpieza de sangre

La expulsión de los moriscos

La viña del Señor y el olivo

«Después del gran Papa Juan Pablo II, los señores cardenales me han elegido a mí, un simple y humilde trabajador de la viña del Señor» (Benedicto XVI, primeras palabras alser elegido Papa, 19.04.2005.

«Se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos» (Mt 21,43).

La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel; son los hombres de Judá su plantel preferido. Esperó de ellos derecho, y ahí tenéis: asesinatos; esperó justicia, y ahí tenéis: lamentos. (Is 5,7).

La viña del Señor es la casa de Israel... Dios de los ejércitos, vuélvete: mira desde el cielo, fíjate, ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó. y que tú hiciste vigorosa. No nos alejaremos de ti: danos vida, para que invoquemos tu nombre. Señor, Dios de los ejércitos, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve (Sal 79).

Dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «... Se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos» (Mt 21, 33-43).

----------------------------------

El olivo de Dios en el que fuimos injertados los gentiles y serán reinjertados los judíos (Rom 9 y 11)

Rom 9

Pues desearía ser yo mismo anatema, separado de Cristo, por mis hermanos, los de mi raza según la carne, - los israelitas -, de los cuales es la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto, las promesas, y los patriarcas; de los cuales también procede Cristo según la carne (Rom 9, 3-5)... No todos los descendientes de Israel son Israel (Rom 9,6)... No son hijos de Dios los hijos según la carne, sino que los hijos de la promesa se cuentan como descendencia (Rom 9,8).

Hemos sido llamados no sólo de entre los judíos sino también de entre los gentiles... (Rom 9,24)

Los gentiles, que no buscaban la justicia, han hallado la justicia -la justicia de la fe- mientras Israel, buscando una ley de justicia, no llegó a cumplir la ley. ¿Por qué? Porque la buscaba no en la fe sino en las obras (Rom 9,30-32).

 

Rom 11

Israel no consiguió lo que buscaba; mientras lo consiguieron los elegidos. Los demás se endurecieron (Rom 11,7)... ¿Es que han tropezado para quedar caídos? ¡De ningún modo! Sino que su caída ha traído la salvación a los gentiles, para llenarlos de celos. Y, si su caída ha sido una riqueza para el mundo, y su mengua, riqueza para los gentiles ¡qué no será su plenitud! (Rom 11,11-12)... Si su reprobación ha sido la reconciliación del mundo ¿qué será su readmisión sino una resurrección de entre los muertos? (Rom 11,15).

Si algunas ramas fueron desgajadas, mientras tú - olivo silvestre - fuiste injertado entre ellas, hecho participe con ellas de la raíz y de la savia del olivo, no te engrías contra las ramas. Y si te engríes, sábete que no eres tú quien sostiene la raíz, sino la raíz que te sostiene (Rom 17,18)... Por su incredulidad fueron desgajadas, mientras tú, por la fe te mantienes. ¡No te engrías!; más bien, teme. Que si Dios no perdonó a las ramas naturales, no sea que tampoco a ti te perdone... Considera la bondad y la severidad de Dios: severidad con los que cayeron, bondad contigo, si es que te mantienes en la bondad; que si no, también tú serás desgajado (Rom 11,20-22).

En cuanto a ellos, si no se obstinan en la incredulidad, serán injertados; que poderoso es Dios para injertarlos de nuevo. Porque si tú fuiste cortado del olivo silvestre que eras por naturaleza, para ser injertado contra tu natural en un olivo cultivado, ¡con cuánta más razón ellos, según su naturaleza, serán injertados en su propio olivo! Pues no quiero que ignoréis, hermanos, este misterio, «no sea que presumáis de sabios» [Pr 3,7]: el endurecimiento parcial que sobrevino a Israel durará hasta que entre la totalidad de los gentiles, y así, todo Israel será salvo, como dice la Escritura: «Vendrá de Sión el Libertador; alejará de Jacob las impiedades»[Is 59,2021]. «Y esta será mi Alianza con ellos, cuando haya borrado sus pecados» [Is 27,9]. En cuanto al Evangelio, son enemigos para vuestro bien; pero en cuanto a la elección amados en atención a sus padres. Que los dones y la vocación de Dios son irrevocables. En efecto, así como vosotros fuisteis en otro tiempo rebeldes contra Dios, mas al presente habéis conseguido misericordia a causa de su rebeldía, así también, ellos al presente se han rebelado con ocasión de la misericordia otorgada a vosotros, a fin de que también ellos consigan ahora misericordia. Pues Dios encerró a todos los hombres en la rebeldía para usar con todos ellos de misericordia. ¡Oh abismo de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus designios e inescrutables sus caminos! (Rom 11,23-32).

-----------------------------

"Te voy a entregar algunos de la Sinagoga de Satanás, de los que se proclaman judíos y no lo son, sino que mienten; yo haré que vayan a postrarse delante de tus pies, para que sepan que yo te he amado" (Ap 3, 9).

"Se llaman judíos sin serlo y son en realidad una sinagoga de Satanás" (Ap 2, 9).

--------------------------------

«...no está en el exterior el ser judío, ni es circuncisión la externa, la de la carne.
»El verdadero judío lo es en el interior, y la verdadera circuncisión, la del corazón, según el espíritu y no según la letra. Ese es quien recibe de Dios la gloria y no de los hombres».
(Rom 2,28-29).

-------------------------------

«Los verdaderos circuncisos somos nosotros, los que damos culto según el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús sin poner nuestra confianza en la carne».
(Fil 3,3)

 

-----------------------------------------

«Si de hecho se nos hubiera otorgado una ley capaz de vivificar, en ese caso la justicia vendría realmente de la ley.
»Pero, de hecho, la Escritura encerró todo bajo el pecado, a fin de que la Promesa fuera otorgada a los creyentes mediante la fe en Jesucristo.
»Y así, antes de que llegara la fe, estábamos encerrados bajo la vigilancia de la ley, en espera de la fe que debía manifestarse.
»De manera que la ley ha sido nuestro pedagogo hasta Cristo, para ser justificados por la fe.
»Mas, una vez llegada la fe, ya no estamos bajo el pedagogo.
»Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.
»En efecto, todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo:
»ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
»Y si sois de Cristo, ya sois descendencia de Abraham, herederos según la Promesa».
(Gal 3,21-29)

--------------------------------------