...La crisis iniciada en 2007.....

El Gobierno español aprueba el 3 de agosto de 2012 recortes de 102.149 millones desde 2012 hasta 2014 obligado por la UE: en 2013 el triple que en 2012 y casi el cuádruple en 2014

EFE. MADRID. 3/08/2012

El Consejo de Ministros ha aprobado el plan presupuestario para 2013 y 2014 que se remitirá a la Comisión Europea y que recoge un ajuste de 38.956 millones el próximo año 2013 y de 50.075 millones en 2014, lo que suma un total de 89.031 millones. En términos acumulados, las medidas de ajuste ascienden a 102.149 millones, si se suman los 13.118 millones de este año 2012.

La reseña del Consejo destaca que este plan responde al compromiso adquirido con la UE y cuyo principal objetivo es anunciar las medidas que servirán para cumplir con la consolidación fiscal.

El plan recoge una caída del PIB del 0'5 % en 2013 y un crecimiento del 1'2 % en 2014 "gracias a la paulatina recuperación del consumo privado y de la inversión y las reformas estructurales emprendidas".

Además, indica que el déficit el año que viene será del 4,5 % del PIB y del 2,8 % en 2014, objetivo al que contribuirán todas las administraciones públicas, tanto la central y la Seguridad Social como las comunidades autónomas y los municipios.

Respecto a las medidas tributarias, la subida del IVA a partir de septiembre 2012 otorgará unos ingresos extras de 2.300 millones de euros este año, de 10.134 millones en 2013 y de 9.670 millones en 2014.

Además, las medidas de racionalización de las Administraciones Públicas permitirán ingresos adicionales de 3.723 millones en 2013 y de 5.300 millones en 2014, que se suman a los 5.200 millones de la eliminación de la paga extra de Navidad de este año.

El plan resalta que los recortes de 4.300 millones en gastos de los ministerios se basan en menores transferencias y en una reducción de 600 millones en gastos de personal.

También recoge la reducción de un punto en las cotizaciones al régimen general de la Seguridad Social en 2013 y de otro adicional en 2014, siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea, "lo que ayudará a la generación de empleo y a la vuelta al crecimiento económico".

Asimismo, según el plan, en 2013 el Estado completará la financiación de los complementos a mínimos de las pensiones, adelantando así en un año el proceso de separación de fuentes previsto en el Pacto de Toledo.

Además, la reforma de la Administración Local permitirá un ahorro de 3.500 millones en 2013 y de 5.500 millones en 2014.

Hacienda recuerda que las entidades locales que no han remitido planes de ajuste o no han sido aprobados son objeto de una retención en los fondos a percibir por la participación en los tributos del Estado.

Respecto a las comunidades autónomas, se añaden las medidas acordadas sobre sanidad y educación que tendrán un efecto conjunto de 15.000 millones en los dos ejercicios.

En total, las medidas específicas de ajuste de las comunidades alcanzan los 19.000 millones de euros hasta 2014.

La deuda externa sobrepasa los 900.000 millones y 8.000 millones el coste anual de los intereses de esa deuda

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha cifrado en 8.000 millones el coste de los intereses de la deuda en medio de las tensiones en los mercados. Así lo ha indicado en rueda de prensa para hacer balance de los primeros meses de Legislatura, en la que ha señalado que España tendrá que desembolsar esta cantidad "el año que viene".

Según ha explicado Mariano Rajoy, éste es el precio que España está teniendo que pagar para que le financien con una deuda externa que sobrepasa los 900.000 millones de euros en unos momentos en los que el coste de la deuda es muy alto por las dudas sobre el futuro del euro. "Es nuestra gran losa", ha enfatizado.

Mariano Rajoy también ha dicho que no ha descartado el rescate. Por su parte, el PSOE, contrario a la intervención, ha solicitado su comparecencia para que detalle qué va a hacer "para impedir que España sea rescatada".

------------------

La zona euro deja para septiembre la posible solución a los problemas de financiación que sufre España

DN. EFE. 4.08.2012

La zona euro espera concederse una tregua durante el mes de agosto y dejar para principios de septiembre la posible solución a los problemas de financiación que sufre España, según han explicado fuentes comunitarias y tal y como se desprende del mensaje del Banco Central Europeo (BCE) esta semana.

"No habrá un Eurogrupo en agosto", ha insistido a Efe una fuente europea.

Eso supondría, por tanto, que no habría una activación del fondo de rescate (FEEF) durante este mes, dado que ésta requiere un acuerdo de los ministros de Finanzas del bloque.

Entre los motivos, ha señalado la fuente, figura el hecho de que un nuevo programa de ayuda para España -como podría ser la compra de deuda soberana por parte del FEEF- necesitaría en algunos Estados miembros pasar por los parlamentos, en su mayoría en receso estival.

Las palabras pronunciadas ayer por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, van en la misma línea, pues aseguró que si se decide recurrir al fondo de rescate sólo se hará una vez que se conozcan los detalles de las nuevas medidas de política monetaria que prepara el BCE.

El jueves, el presidente de la autoridad monetaria, Mario Draghi, aseguró que esas acciones se diseñarán en "las próximas semanas" y condicionó claramente la posibilidad de retomar la compra de deuda en los mercados secundarios a que el país en cuestión solicite la intervención del FEEF.

Todo apunta, por tanto, a los primeros días de septiembre como fecha clave.

Los países del euro preparan ya la celebración de un Eurogrupo en la primera semana del mes, en la que también se producirá la próxima reunión del consejo de gobierno del BCE.

Según la fuente anteriormente citada, si España solicitase al fondo de rescate que comprase deuda soberana para aliviar la prima de riesgo, "lo normal" sería que lo hiciese alrededor de esas fechas.

En ese caso, la Comisión Europea (CE) y el BCE prepararían en uno o dos días un nuevo Memorando de Entendimiento con las condiciones de la ayuda y éste podría recibir rápidamente el visto bueno del Eurogrupo, incluso por teleconferencia, según ha explicado otra fuente.

Posteriormente pasaría de urgencia a los parlamentos que tuviesen que aprobarlo y sería ratificado de nuevo por los ministros de Finanzas.

Mientras todo eso no ocurra, se descarta una intervención del BCE en los mercados para aliviar la tensión, tal y como dejó claro Draghi, que descartó retomar la compra de deuda en el mercado secundario sin la activación del fondo de rescate.

Es decir, que el BCE sólo sacaría el "bazuca" si hay un acuerdo político en la eurozona para socorrer a un país, tal y como requiere la activación de la compra de deuda por parte del FEEF o de su sucesor, el MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad).

"No se pueden esperar decisiones sin un acuerdo político", explicó a Efe una fuente diplomática, que aseguró que Alemania sólo aceptará dar más ayudas si hay un componente político -una condicionalidad "estricta y efectiva", recordó Draghi- y no una actuación por su cuenta del BCE.

La idea, por tanto, es que España supere agosto y, si fuese necesario, recibiese asistencia en septiembre si la presión sobre la deuda sigue siendo extrema.

El repunte de la Bolsa y la mejoría registrada ayer por la prima de riesgo tras el hundimiento provocado por la rueda de prensa de Draghi hacen pensar en Bruselas que los mercados pueden calmarse durante lo que queda de mes.

"Las expectativas (ante la reunión del BCE) ayer eran demasiadas", consideraba esa fuente diplomática, que apostaba por una mayor calma en los próximos días.

Varios analistas han señalado en los últimos días que España no debería tener problemas de liquidez para superar el verano.

La próxima subasta de deuda está prevista, precisamente, para el 6 de septiembre y no tiene vencimientos importantes hasta octubre.