HISTORIA UNIVERSAL

El general Jaruzelski pidió a la URSS que interviniera en Polonia en 1981

2009-12-08 efe LIBERTAD DIGITAL

El general Wojcieh Jaruzelski, último presidente de la Polonia comunista, pidió en 1981 la intervención de la Unión Soviética para "calmar" la situación que entonces se vivía en el país, donde la oposición democrática se hacía cada vez más fuerte y amenazaba al régimen.

Según informa el diario Rzeszpospolita, el Instituto para la Memoria Nacional (IPN), una entidad pública encargada de investigar los crímenes cometidos durante la etapa comunista y nazi, tiene intención de publicar los documentos donde quedan probados estos hechos.

Jaruzelski siempre ha asegurado que impuso la Ley Marcial de 1981 precisamente para evitar esa temida intervención soviética, como sucedió en la República Checa en 1968, lo que habría supuesto una posible masacre y un freno a las aspiraciones de libertad del pueblo polaco.

De hecho, el ex mandatario comunista habla de la Ley Marcial como de un "mal necesario" para evitar que los tanques soviéticos volviesen a Polonia, aunque ese acto supuso que miles de opositores, afiliados al sindicato Solidaridad fuesen encarcelados o se exiliasen, y los disturbios provocaron muertes en las calles.

"Las huelgas de obreros son por ahora nuestra mejor opción: los trabajadores permanecen quietos, será peor si salen del lugar de trabajo y organizan manifestaciones en la calle (...) Si esto sucede y se extiende por todo el país, serán ustedes (Unión Soviética) los que tendrán que ayudarnos. Solos no podemos", señala un fragmento de entrevista entre Jaruzelski y un alto dirigente soviético.

El IPN asegura que hará públicos otros documentos en los que se demuestra que el general Wojcieh Jaruzelski era partidario de la intervención soviética, en un momento en el que las huelgas de los trabajadores de los astilleros y el pulso del sindicato Solidaridad al gobierno comunista se convertía en una amenaza cada vez mayor. En 1989 el ejecutivo comunista se veía incapaz de controlar el poder ante el clamor popular que pedía el fin de la dictadura y la llegada de la democracia.