Hispanidad Futura

Las armas de guerra del atunero Artza evitan el abordaje de los piratas

DN. A. TORICES . COLPISA. MADRID Domingo, 1 de noviembre de 2009

La vigilancia armada a bordo de los pesqueros vascos que faenan en el Océano Índico funciona. El atunero Artza, perteneciente a la empresa Atunsa de Bermeo (Vizcaya), pero que navega con bandera de Seychelles, evitó ayer el abordaje de varias lanchas de piratas somalíes armados gracias a los disparos intimidatorios que realizaron los cuatros guardias de seguridad privados que desde hace semanas viajan a bordo. Es el primer intento de secuestro de un pesquero español con protección a bordo.

El ataque se produjo sobre las ocho de la mañana, cuando el Artza, con 29 tripulantes, faenaba a más de 200 millas de la costa somalí. Los vigilantes se percataron que tres lanchas de fibra con hombres armados se dirigían hacia ellos y realizaron varios disparos de aviso a la proa de una de las embarcaciones. Los piratas, al darse cuenta del peligro, emprendieron la retirada y el barco se alejó de la zona.

Al Iria Flavia

El intento de abordaje se produjo pocas horas después de que en aguas cercanas los corsarios africanos tratasen de secuestrar otro pesquero español, el Iria Flavia, que logró escapar de milagro gracias a que el bote pirata debió de sufrir una avería en el motor y no pudo seguir la persecución.

Un pesquero francés también dispara

Un rato después del episodio del Artza, otras tres lanchas somalíes trataron de asaltar a un pesquero francés, que también repelió el ataque gracias a los disparos de los militares que llevaba a bordo y del auxilio de otros dos barcos de la misma nacionalidad que navegaban cerca.

Precisamente, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer, 31.10.2009, el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros que autoriza a los pesqueros españoles que faenan en el Índico a contratar a vigilantes de seguridad privada pertrechados con armas de guerra (fusiles).

Los trámites legales para la puesta en marcha de esta medida se completarán la próxima semana, con lo que los barcos españoles podrán generalizar la vigilancia a bordo de inmediato. El Artza, como otra decena de atuneros, ya cuenta desde hace tiempo con vigilantes armados porque no navega bajo bandera española.

------------------

El ataque al Artza

LIBERTAD DIGITAL EFE 2009-10-31

El ataque fue cometido por tres embarcaciones de piratas. Así lo ha explicado José Ángel Angulo, director gerente de la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (ANABAC), a la que pertenece la empresa Atunsa, propietaria del barco Artza que han tratado de asaltar los piratas.

El Artza es un atunero con base en el puerto vizcaíno de Bermeo y que navega bajo pabellón de las Islas Seychelles, lo que le permite -merced a un acuerdo con el Gobierno isleño- enrolar a vigilantes privados armados para protegerse de estos ataques.

El pesquero, con una treintena de tripulantes, se encontraba sobre las 08:15 horas de esta mañana en aguas internacionales, a unas 250 millas de las costas de Somalia, cuando se ha registrado el intento de ataque por parte de "tres esquifes" piratas, que ha sido respondido con disparos por los vigilantes privados del atunero.

Tras repeler este ataque, según la misma fuente, unas dos horas después se ha producido en la misma zona otro intento de asalto, en este caso al pesquero francés "Abelvor", que también ha podido ser repelido por la seguridad que lleva a bordo y con el apoyo de otros atuneros que estaban cerca y han acudido en su ayuda.

"Esto va a más", ha afirmado el director gerente de ANABAC, que ha puesto de relieve que, en su opinión, es preciso llevar a cabo un "control efectivo de las bases piratas" para luchar contra este problema.

Ha subrayado que el operativo de la Unión Europea en el Índico, Atalanta, puede ser efectivo para la protección de barcos mercantes, pero no en el caso de pesqueros, que necesitan otras medidas de protección contra la piratería.

-----------------------

Los atuneros españoles podrán defenderse con armas de guerra a partir del lunes

LIBERTAD DIGITAL 2009-10-30 Agencias

El Consejo de Ministros aprobó el viernes, 30.10.2009, la modificación del Reglamento de Seguridad Privada y el Reglamento de Armas para permitir que los barcos españoles que faenan en aguas extranjeras y en zonas de riesgo puedan llevar a bordo seguridad privada con armas de guerra.

Según explicó tras el Consejo de Ministros la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, este Decreto establece ya el "supuesto de hechos, define los supuestos en los que se puede utilizar, establece condiciones, garantías y requisitos". Eso sí, puntualizó que las armas que puedan utilizarse atenderán en cada caso a las "condiciones y requisitos" que determinen los Ministerios de Defensa e Interior en una orden conjunta que regulará asimismo "la tenencia, el control, la utilización y la adquisición por parte de estas empresas de este tipo de armas".

Defensa e Interior, por tanto, decidirán conjuntamente cómo se va a dar la autorización en cada caso concreto y cual será el tipo de armas según las circunstancias. De la Vega agregó que la Orden Ministerial está prácticamente hecha ya también, porque se ha estado trabajando paralelamente al Decreto, de tal manera que este sábado se publicará en el BOE el Decreto y la orden el lunes. "A partir de la semana que viene, por tanto, se podrá ya empezar a actuar de forma inmediata", destacó.

Dentro del artículo 81 del Reglamento de Seguridad Privada, un nuevo apartado permite prestar servicios de seguridad con armas en los buques mercantes y pesqueros que naveguen bajo bandera española, en aguas en las que exista grave riesgo para la seguridad de las personas y de los bienes.

Otro nuevo apartado en el artículo 86 establece que los vigilantes de seguridad privada, en supuestos excepcionales a los que se hace referencia en el artículo 81, podrán portar y usar armas de guerra para garantizar la protección de las personas y bienes, previniendo y repeliendo ataques, con las características, en las condiciones y con los requisitos que se determinen de manera conjunta por los Ministerios de Defensa y del Interior.

La modificación del artículo 6 del Reglamento de Armas conlleva el establecimiento, a propuesta conjunta de los citados Ministerios, de los términos y condiciones para la tenencia, control, utilización y, en su caso, adquisición por las empresas de seguridad privada de armas de guerra, así como las características de estas últimas. También se modifica el artículo 124 y se amplía la cobertura de la Licencia de Armas de tipo C para las armas de guerra que se utilicen en la prestación de los servicios de seguridad privada en los buques.

"Todo está previsto"

En esta línea, la vicepresidenta indicó que en las modificaciones que se han hecho en el Reglamento de Seguridad Privada y en el de Armas se introducen los supuestos en los que procede llevar este tipo de armas, que hasta ahora "las empresas de seguridad privada no podían usar". "Se definen los supuestos, se establecen requisitos y garantías, se dice quien y cómo lo puede hacer, y que hay que solicitar autorización. Hay un procedimiento y unas cautelas", planteó.

De la Vega afirmó que "todo va a estar regulado entre el Decreto y la orden ministerial", al tiempo que insistió en que "todo está previsto porque se trata de un tema serio". Reiteró que se establecen así las "condiciones que deben cumplirse para prestar estos servicios, la organización de las actividades de seguridad y las características de los medios a utilizar".

Por último, expresó el "apoyo" del Gobierno a las familias de la tripulación del Alakrana, buque de cuyo secuestro se cumple ya un mes, "para las que la espera es cada vez más dura". Pero insistió en su mensaje de "confianza", pues el Gobierno está "llevando a cabo todos sus esfuerzos al máximo, con todos los medios a su alcance para que los tripulantes vuelvan a casa cuanto antes". "Esperemos que así pueda ser cuanto antes", sentenció.

------------------------

El Gobierno envía a la fragata Méndez Núñez contra los piratas del Alakrana

LIBERTAD DIGITAL 2009-10-31

Los últimos movimientos del Gobierno se limitan al envío de la fragata "Méndez Núñez" para que releve a la "Canarias", que vigila los movimientos de los piratas a una distancia prudencial.

Tal y como publica ABC, el secuestro del pesquero "Alakrana" no tiene visos de solucionarse pronto. Los secuestradores han sido relevados desde tierra por los piratas mientras la gestión del Gobierno no da frutos.

Mientras, los tripulantes del pesquero llevan ya un mes secuestrados. Según el diario, las autoridades españolas ya han descartado una intervención por la fuerza, debido a que el gran tamaño del barco secuestrado no garantiza que todos los rehenes puedan ser rescatados con vida.

Pero los piratas han podido relevar a los secuestradores desde tierra, según señalan fuentes militares. El buque lleva víveres, agua y combustible para mantenerse durante meses en el mar, sin tener que abastecerse. De hecho y según dice ABC, para los piratas vivir en el "Alakrana" es todo un lujo.

La polémica desarrollada en España debido a la detención de dos de los piratas y el esperpento judicial generada a raiz de la edad de uno de ellos no ha facilitado las cosas. De hecho, la polémica continúa. Mientras, fondeado a milla y media de la costa y con todos sus movimientos vigilados por la fragata Canarias, la Armada tiene órdenes de no intervenir.

Nuevos ataques

Además, los ataques de los piratas contra pesqueros españoles continúan. Un buque auxiliar del grupo Albacora, el "Iria Flavia", escapó de los piratas a 2.000 millas de la costa de Somalia debido al puro azar: la nave de los piratas sufrió una avería en plena persecución.

Tras haber aprobado en el Congreso de Ministros que la seguridad privada pueda llevar armas de guerra en los barcos, María Teresa Fernández de la Vega y Elena Espinosa se reunieron el viernes con armadores atuneros con los que abordaron la seguridad en los barcos. No asistió Carmen Chacón, que ha dejado en manos de la vicepresidenta la interlocución del Gobierno, dice ABC.

El problema que tratan de resolver es la extensión del abono del 25 por ciento de esa iniciativa en los casos en que los pesqueros sean andaluces y canarios, ya que dicho acuerdo sólo se acordó con el Gobierno vasco.