...La crisis iniciada en 2007......INICIAL

España perdió 1.500 millones por la financiación del primer rescate a Grecia

DN COLPISA. MADRID viernes, 24/07/2015

El Gobierno empieza a echar cuentas del coste para España de los rescates a Grecia ahora que la 'troika' está inmersa en las negociaciones del tercero con el Ejecutivo de Tsipras. Así, el ministro Luis de Guindos aseguró este 23.07.2015 tras comparecer en el Congreso que España ya ha perdido 1.500 millones de la primera ayuda concedida a Atenas. En cualquier caso, el titular de Economía aclaró que no era cuestión de realizar ningún "reproche", sino una forma de constatar "la enorme solidaridad" mostrada con Grecia. En realidad no es que el país heleno no vaya a devolver esos 1.500 millones, sino que esa cantidad es la diferencia estimada por Economía entre el tipo de interés al que el país heleno accedió al préstamo y el mayor coste al que España se financió en los mercados en ese periodo. En concreto, en 2010 Grecia recibió 110.000 millones del primer rescate, de los que España prestó 6.700 millones a un tipo de interés del 0,5%.

Sin embargo, en esa fecha los tipos exigidos a España para colocar la deuda fueron muy superiores (por ejemplo, los bonos a diez años estaban al 4,5%). En este sentido, De Guindos insistió en que el rescate a Grecia sí supone un coste para España. Es más, el ministro recordó que la ayuda española en los tres rescates alcanzará los 36.000 millones de euros -aunque sólo los primeros 6.700 millones son un préstamo directo, el resto son avales ante el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera que se ejecutarían en caso de impago de Grecia-. Además, el ministro de Economía explicó que en las negociaciones entre Grecia y el Eurogrupo la quita sobre la deuda helena "nunca estuvo sobre la mesa". Es más, subrayó que ningún país defendió esa opción -algo que sí ha hecho el FMI-. De esta forma De Guindos respondió al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien había asegurado en una entrevista publicada por el diario belga Le Soir, que España, Irlanda y Portugal querían evitar una reunión en la que se tratara una reducción de la deuda griega en octubre "porque tenían elecciones".

De Guindos rechazó esta posibilidad y recordó que en el comunicado de la última cumbre europea se dejó claro que una de las condiciones para el acuerdo sería que no habría una quita del valor nominal de la deuda griega. Eso sí, recordó que el Gobierno está dispuesto a modificar el vencimiento tanto del principal como de los intereses del pasivo. Es decir, a una reestructuración.

Crecimiento más intenso en el segundo trimestre de 2015, pero podemos volver a la casilla de salida, según el ministro de Economía, Luis de Guindos

DN COLPISA. MADRID viernes, 24/07/2015

El ministro de Economía, Luis de Guindos, también destacó el 23.07.2015 durante su comparecencia en el Congreso que la economía española creció en el segundo trimestre del año de manera "más intensa" y "equilibrada". En concreto, De Guindos estimó que el incremento intertrimestral entre abril y junio podría llegar al 1%, lo que superaría el 0,9% registrado entre enero y marzo. Este impulso estaría más repartido entre la demanda interior y el sector exterior, que se recupera tras un inicio de año más moderado. Así, De Guindos insistió en que la previsión de crecimiento del 3,3% para 2015 permitirá a España aumentar su "diferencial" con la zona euro.

Asimismo, el ministro resaltó que pese a las mejoras, la recuperación todavía es vulnerable por la existencia de algunos desequilibrios, especialmente el elevado paro y la deuda pública. De hecho, insistió en que la previsión de crecer al 3% los próximos cuatro o cinco años "no está escrita en bronce" y dependerá de las medidas que se tomen. Por eso insistió en la necesidad de proseguir con las reformas y no "equivocar" las recetas de política económica. "El camino no es irreversible y si no continuamos con la corrección de los desequilibrios podemos volver a la casilla de salida", declaró el ministro en referencia a las posiciones de algunos partidos de la oposición, especialmente Podemos, que rechazan la austeridad y reformas como la laboral.