HISTORIA DE ESPAÑA

EL NEOLÍTICO (en España desde 4500 a JC hasta 1800 a JC)

El Neolítico es un conjunto de innovaciones que se van introduciendo en España, a partir de Oriente Medio, por las costas mediterráneas del Sureste desde el 4.500 a JC:

El óptimo climático es del 6.000 al 2.500 a JC y es un clima más cálido y más lluvioso que el actual en el que se desarrollan en nuestras latitudes los bosques de caducifolias y aumenta la recolección (castañas, avellanas, bellotas, hayucos), y además aparece la producción (ganadería y agricultura).

El sustrato genético español viene de la mezcla de las migraciones que trajeron el neolítico hace 7.000 años con los cazadores recolectores preneolíticos asentados antes y se conserva entre los vascos sin las mezclas posteriores

-------------------------------------

Innovaciones que van constituyendo el Neolítico:

------------------------

El Neolítico ya había empezado en Oriente Medio entre el 8.000 y el 7.000 antes de JC.
Hacia el 5.800 antes de JC aparece en el hombre el gen que le permite asimilar la leche de vaca. Coincide con el desarrollo de la ganadería y el consiguiente aprovechamiento de las vacas en el Neolitico. La lactasa le permite al hombre digerir la leche de vaca sin diarrea.

--------------------------

En la Sima de los Huesos, de Atapuerca, con numerosos restos humanos anteneandertales de 400.000 años de antigüedad, es decir, del Paleolítico Inferior, hay ya enterramientos, lo que demuestra un comportamiento funerario, prácticas funerarias, que hipótesis famosas venían retrasando hasta el Neolítico. Además, en 1998 se encontró allí un instrumento tallado, un bifaz, es decir una piedra tallada por las dos caras, como un hacha de mano. Se trata de un bifaz de cuarcita roja depositado junto a los restos enterrados como parte de la práctica funeraria. La presencia en el enterramiento de este bifaz de bella factura al que los paleoantropólogos de Atapuerca han denominado Excalibur refuerza la evidencia de prácticas funerarias intencionadas, incluso ceremoniales, casi cuatro mil siglos antes de la economía de tipo productor del Neolítico. Lo que desmiente una vez más la afirmación de que las ideas derivan de la economía. En este caso, evidencia lo erróneo de la creencia de que la "revolución" neolítica, producida por el paso de la economía depredadora a la economía productora, determinó la aparición de los poblados, la aparición de la organización política de los grupos humanos, la aparición de las ceremonias funerarias y de la religión. Creencia extendida por la repetición insistente en los libros de texto de estas la Prehistoria por el británico afirmaciones que no tienen más fundamento que ser la respetuosa reproducción de las generalizaciones de Marx realizada también para el Neolítico por Gordon Childe.

"Pude enterarme, no sin cierto pasmo, de que muchos arqueólogos empleaban una "metodología marxista". Marx estableció una hipótesis apropiada, a su entender, y luego al entender de tanta gente más, para explicar el destino humano; pero se molestó en ponerla a prueba –haciendo algunas trampas– aplicándola al estudio de la sociedad de su tiempo, acerca de la cual dispuso de una información amplísima. Procedió, hasta cierto punto, como un científico… y su hipótesis resultó falsa de arriba abajo, lo cual ocurre muy a menudo en la ciencia, y probablemente él lo comprendió hacia el final de su vida.   Una buena hipótesis debe tener coherencia interna, y el marxismo parecía tenerla, de ahí su atractivo; pero su valor no depende de tal coherencia, sino de su capacidad para explicar los hechos. La mayoría de las hipótesis científicas, si bien terminan desechadas al contrastarlas con la realidad, no dejan de ser fructíferas, pues permiten rectificar la orientación investigatoria. En cambio, tomar una hipótesis demostradamente falsa para aplicarla a épocas semivacías de información tiene muy poco de científico. Si bien no deja de ofrecer ventajas: cuantos menos datos, más fácil la especulación. ¡La cantidad de libros, ponencias, artículos y estudios divagatorios que se habrán elaborado con tales metodologías, máxime si fluye generoso el dinero público!" (Pío Moa. LIBERTAD DIGITAL. 1.01.2006)

Después del Neolítico, que aún es la Edad de la Piedra, viene la Edad de los Metales

Tipos de economía

HISTORIA DE ESPAÑA