HISTORIA DE ESPAÑA.......HISTORIA DE NAVARRA
HISTORIA UNIVERSAL

Navarra es España y lo defiende con éxito reiterado frente a los repetidos intentos de Francia de conquistarla y someterla.

Lo demuestra la resonante victoria en la batalla de Roncesvalles en 778 contra el ejército de Carlomagno

La victoria en la segunda batalla de Roncesvalles en 824 consolida la independencia respecto a Francia, el trono de Íñigo Arista y el inicio del reino de Pamplona.

La batalla de las Navas de Tolosa en 1212, manifestación de que Navarra es España

En 1231, Sancho VII el Fuerte convoca a representantes de municipios junto a los de los otros estamentos para hacer aceptar su prohijamiento mutuo con Jaime I el Conquistador, por el que intentaba convertir al rey de Aragón en heredero de Navarra. La sucesión no vendrá por ahí, sino a través de su hermana, que por su matrimonio da paso a
la Casa de Champaña (1234-1274), que desemboca en Juana I, la cual, por su matrimonio con el rey de Francia Felipe IV el Hermoso, propicia la presencia en el trono de Navarra de
la Casa Real de Francia (1274-1328), hasta que desemboca en Juana II, que no puede reinar en Francia por la ley Sálica, pero sí en Navarra, lo que se aprovecha en Navarra para desligarse de los despóticos gobernantes franceses que habían ocasionado la guerra civil en la que se produce la destrucción de la Navarrería de Pamplona en 1276.
En 1328, sucesivas asambleas del reino, que incluyen representantes de las buenas villas, es decir, del estado llano, reconocen como reina a Juana II casada con Felipe de Evreux (Felipe III), y van seguidas de
la reunión de los tres Estados en 1329 en la que son alzados como reyes de Navarra tras jurar sus fueros,
y de la reunión de las Cortes en 1330 en la que se establece el Amejoramiento del Fuero de Felipe III. Escudo de Navarra en una publicación de 1628 con la corona real, porque sigue siendo un reino

-------------------------------------------

En 1512, el rey de Francia Luis XII, que, para doblegar al Papa en lo político, le estaba creando en lo religioso un cisma, y por ello estaba ya excomulgado, obliga a los reyes de Navarra Catalina de Foix y Juan de Albret, bajo la amenaza de arrebatarles sus feudos franceses, a pactar con él.
Los utilizaba para apoderarse de Navarra, lo mismo que hacía con los agramonteses, el bando permanentemente en guerra desde 1451 con los beamonteses. Estos eran mayoritarios en Navarra y partidarios de la unión con Castilla de Navarra para liberarla de ser sometida por el rey de Francia.
Pero el pacto firmado por los reyes de Navarra con Luis XII de Francia en 1512 les comprometía a impedir el paso de los ejércitos de la Santa Liga, que era la alianza formada contra el rey de Francia para hacer valer la excomunión contra él y destronarlo. En el tratado de la Santa Liga, el Papa se había comprometido a excomulgar a cualquier rey que intentase impedir el paso de los ejércitos que tratasen de hacer valer la excomunión contra el rey de Francia.
Fernando el Católico, en cuanto se produce la firma del pacto de los reyes de Navarra con Luis XII (18.07.1512),
hace entrar las tropas de Castilla desde Álava (21.07.1512) y solicita al Papa que excomulgue a los reyes de Navarra.
Estos huyen ante la escasez de sus apoyos por la perspectiva de su excomunión,
mientras los beaumonteses, mayoritarios en Navarra, apoyan la incorporación a la Corona de Castilla para liberarla de ser sometida por el rey de Francia.
La primera bula de excomunión también está fechada el 21.07.1512 y, cuando llega, Fernando el Católico toma el título de rey de Navarra. La segunda es de 18.02.1513.
Fernando el Católico, aceptado como rey de Navarra por sus Cortes,
la mantiene como reino, con sus fueros, su Consejo Real y sus propias Cortes,
y la integra entre los Reinos de Castilla en las Cortes de Burgos de 1515.

-----------------

Francia siguió intentando anexionar Navarra utilizando a los agramonteses y a Enrique II de Albret, hijo de los reyes destronados, y la invadió en 1521, pero al conquistar momentáneamente Pamplona, no sólo no proclama rey de Navarra a Enrique II, sino que ni siquiera le permite la entrada en Navarra. La invasión francesa será finalmente derrotada en la batalla de Noáin en 1521 mismo.
En 1527, España evacúa la Baja Navarra, porque era difícil de defender al estar al otro lado de la barrera pirenaica.
Esto les vale a los Albret y a sus descendientes para seguir detentando el título de reyes de Navarra.
Esta descendencia desemboca en el que llega a ser rey de Francia como Enrique IV. Él y sus sucesores, los Borbones del barroco, se hacen llamar reyes de Francia y de Navarra, que parecía más glorioso.

En la Paz de los Pirineos de 1659, por desgracia se pierde definitivamente de jure la Baja Navarra.

En la Guerra de la Independencia (1808-1814), Navarra consigue con un enorme sacrificio mantener la resistencia frente a Napoleón a las órdenes de Espoz y Mina cuando éste aún no era liberal.

Napoleón proyectaba anexionarse Navarra como un departamento francés.

En el Congreso de Viena (1815) el gobierno español no supo aprovechar la victoria sobre Francia para recuperar la Baja Navarra, ni la Cataluña del Rosellón y la Cerdaña sometida a Francia en 1659.

-------------------------------------------------------

Navarra sigue siendo un reino en España entre 1512 y 1839 y por eso tiene un virrey, y sigue teniendo Cortes de Navarra todo ello hasta después del primer tercio del XIX, cuando será suprimido por el centralismo liberal que reducirá Navarra de reino a provincia, arrebatándole sus fueros constitucionales y políticos y dejándole un residuo de fueros sólo administrativos, los de la Paccionada de 1841, y aun así, esto fue infinitamente más autonómico que el régimen de las provincias comunes, porque en ellas la autonomía era nula.

-------------------------------------------------------

La Baja Navarra en manos de Francia fue sometida a un centralismo total.

-------------------------------------------------------

Un libro refleja que el Reino de Navarra del siglo XV era un lugar clave para la unidad de España y que estaba muy claro para todos que sin Navarra no hay nada

En Navarra, Roma aprendió a ser Roma