....CRISTIANDAD FUTURA.

El cardenal Müller recuerda que sus palabras sobre la familia son Magisterio y no lo son las opiniones particulares de los cardenales

RV/InfoCatólica 25/03/14 8:00 AM Traducción de Radio Vaticana por F.J.S. para InfoCatólica

Gerhard Müller, cardenal Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha concedido una entrevista a los responsables de la edición en alemán de Radio Vaticano, en la que aclara cuál es su papel en relación al debate sobre la posible admisión a la comunión de los divorciados vueltos a casar. El purpurado ha asegurado que no se dedica a dar opiniones personales sino a manifestar cuál es el magisterio de la Iglesia sobre dicha cuestión. Y advierte que «no podemos callar y acomodarnos y coquetear con la opinión pública».

Señor cardenal, el Papa quiere un debate. Quiere introducirlo en dos sínodos sobre el matrimonio y la familia. ¿Cómo ve usted el papel de la Congregación para la Doctrina de la Fe en este debate en puertas?

La CDF defiende en este punto, y naturalmente en todas las cuestiones de la doctrina católica, simplemente la verdad de la fe. Creo que es importante que la opinión pública supere el restringirse a sólo un tema, como si éste fuera ya la solución de todo. En esencia, se trata de volver a situar la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia en un puesto central en la conciencia católica de la fe, puesto que sólo si hablamos de matrimonio y familia logradas, y nos esforzamos por ello, podemos conseguir algo positivo.

En la opinión pública es usted percibido con frecuencia, y presentado, como el que frena y dice que no, cuando se trata de la iniciativa del Papa. ¿Le afecta esto de modo personal?

Por supuesto esto de ahora es una propaganda que se hace muy a propósito para construirme una oposición a lo que tiene que hacer el prefecto de la CDF, o la CDF en total, puesto que el prefecto no es más que un primus inter pares. Esto está fijado de manera muy clara también en los estatutos.

Ahora bien, también es nuestra tarea que procuremos que nadie se apropie del Papa para determinados fines. Y resulta precisamente interesante que justo en estos momentos tantos grupos se remitan al Papa, habiendo prácticamente rechazado el papado anteriormente. En cualquier caso, por lo que respecta a nosotros, de lo que se trata es de servir al Papa y a la Iglesia, en vez de servirnos del Papa.

Usted participa también en el debate que acabo de mencionar, que ha sido iniciado por el Papa. Hay círculos sobre todo en los medios italianos, como Il Foglio, un periódico que, francamente, hablando claro, lleva días haciendo una campaña contra el cardenal Kasper. ¿Cuál es su posición en el debate? ¿Qué es lo que pide para este próximo debate que trasciende incluso más allá de las congregaciones del Vaticano?

Yo no participo en él como teólogo privado, sino precisamente por mi función. La CDF es la única congregación que participa de manera inmediata en el magisterio del Papa, mientras que otros que toman la palabra, aunque posean rango de cardenal, sólo hablan por sí mismos, y no pueden hacer declaraciones oficiales.

Avancemos un paso más. No sólo participan cardenales, sino que hay un cuestionario que ha generado muchas expectativas. Preguntémoslo esta vez de forma positiva: ¿Qué puede hacer esto de cara a la integración internacional del debate? ¿Qué contribución positiva puede tener?

Yo creo que puede puede contribuir muy positivamente a que los católicos vuelvan a ocuparse de su propia fe, y no simplemente tomen esto o aquello de la liturgia y la doctrina de la Iglesia. Tenemos que darnos cuenta de la relación entre el Anuncio y cura de almas, y la doctrina de la Iglesia, así como también la Diaconía. ¿Puedo elegir si estoy muy comprometido socialmente, si hago mucho en las labores caritativas de la Iglesia pero no me interesa personalmente la adoración a Dios o la celebración de los sacramentos? Pero el cuestionario como tal no es ningún dogma, y no tiene más valor que la calidad de sus preguntas o las correlaciones que proporcione o no.

Usted es un hombre de palabras claras, acabamos de escucharlo. Creo que esto viene de muy atrás en su biografía. ¿Es propio que ahora la CDF hable del modo en el que habla Gerhard Ludwig Müller?

La CDF tiene la misión clara de promover la fe católica, pero también de protegerla. Pero este no es un encargo diferente del que ha recibido de Jesucristo el propio Papa, y en esto, creo yo, no podemos callar y acomodarnos y coquetear con la opinión pública. Es bonito cuando uno tiene el viento en popa; tal vez entonces uno se engríe bastante. Pero me parece que esa tentación debe ser resistida por cada obispo y cada sacerdote, le guste oirlo o no.

Traducción de Radio Vaticana por F.J.S. para InfoCatólica

 

Ratzinger corrige en 2014 un texto suyo de 1972 para reafirmar la imposibilidad de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar y desautoriza así a Kasper

Advertencia del cardenal Burke:

"Obispos y sacerdotes me dicen que ahora muchos divorciados recasados piden ser admitidos a la comunión puesto que lo quiere el Papa Francisco. En realidad, levanto acta de que, por el contrario, hasta ahora no se ha expresado sobre la cuestión... como ha dicho otro cardenal, el Papa no se ha pronunciado todavía. Yo estoy esperando un pronunciamiento suyo, que solo podrá estar en continuidad con la enseñanza que la Iglesia ha dado durante toda su historia. Una enseñanza que nunca ha cambiado porque no puede cambiar
(Cardenal Raymond Burke, entonces Prefecto de la Signatura Apostólica, en una entrevista publicada el
14 de octubre de 2014 en “Il Foglio”).

El cardenal Burke dice que con la publicación de la relatio intermedia del sínodo se causó escándalo en la Iglesia y que a él le causó un estado de shock

El Cardenal Burke dice que hay afirmaciones en la Evangelii gaudium que expresan el pensamiento del Papa pero no enseñan una doctrina oficial y que en el Sínodo todo estaba controlado y manipulado

Monseñor Athanasius Schneider dice que durante el Sínodo hubo momentos de evidente manipulación

Testimonio a favor de la fuerza de la gracia
Sobre la indisolubilidad del matrimonio y el debate acerca de los divorciados vueltos a casar y los sacramentos

Gerhard L. Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

El cardenal Caffarra rectifica los planteamientos del cardenal Kasper

El cardenal Burke dice del texto de Kasper que de ningún modo fue bien recibido por todos los cardenales y que confía en «que el error de este texto vaya quedando cada vez más claro»

Rist demuestra que la postura del cardenal Kasper se apoya en una mala interpretación de un número muy reducido de textos y en la omisión de muchos otros que le contradicen

Mons. Livieres dice que "al Papa Francisco le toca hoy esa misma hora heroica que afrontó Pablo VI cuando a contracorriente publicó su Humanæ Vitæ. Él es el custodio y el guardián supremo de la doctrina y la práctica de la fe. Como a todos los Papas, le toca ser el administrador fiel que debe confirmar en la fe a sus hermanos. Unámonos a él y recemos encarecidamente por él, para acompañarlo con nuestro amor filial en esta dura prueba ante tantas presiones y confusión.
Estemos tranquilos. Un Papa no podría enseñar formalmente el error. Lo que sí puede ocurrir, y ha ocurrido algunas veces a lo largo de la historia de la Iglesia, es que por medio de silencios y omisiones, de nombramientos y promociones, de actos y de gestos, la autoridad contribuya a que se expanda la confusión y se desanimen los creyentes que están «peleándola» en las trincheras misionales de las periferias humanas. Le ocurrió al mismo san Pedro, el primer Papa, en Galacia. Después de afirmar en el Concilio de Jerusalén la verdadera doctrina, sembró sin embargo la confusión en Galacia por respetos humanos. Pero el Señor no lo abandonó: tuvo la gracia de contar con el apoyo y la corrección fraterna que le hizo san Pablo.
Amémonos los unos a los otros en la verdad. Esa verdad que, según la promesa de Cristo, es la única que nos hará auténticamente libres a todos"
(LEER MÁS) .

El Papa Francisco y el beato Pablo VI y sus dos consejeros: el Espíritu Santo, cuando enseñan como Papas, y sus ideas propias o ajenas