...Artículos.....Textos... ....INDEX.

Debemos tener mucha memoria y mucho olvido, a semejanza de Dios

«Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho» (Jn 14,25-26).

No me acordaré ya de su pecado (Jer 31,33)

«Ten cuidado y guárdate bien, no vayas a olvidarte de estas cosas que tus ojos han visto, ni dejes que se aparten de tu corazón en todos los días de tu vida; enséñaselas, por el contrario, a tus hijos y a los hijos de tus hijos» (Dt 4,9)

"Es preciso que las iglesias locales hagan todo lo posible por no perder el recuerdo de quienes han sufrido martirio".
(San Juan Pablo II, Carta Apostólica Tertio Milenio Adveniente, de 10 noviembre de 1994)

Dios elimina nuestros pecados y hace que nuestra alma quede y sea como nueva, por eso no los recuerda