Crónica del siglo XXI

HISTORIA UNIVERSAL
Calentamiento global y cambio climático

Mapa mundial de la desnutrición en el siglo XXI..................................El mundo alcanza en 2009 los 212 millones de parados y 1.500 millones de personas tienen empleos basura

 

 

925 millones de personas padecen hambre crónica en 2010, 98 millones menos que en 2009, según la ONU
En 2011 vuelven a ser más de 1.000 millones

Son los que tienen menos de un dólar al día para vivir

DN AGENCIAS. Roma (Italia) Martes, 14 de septiembre de 2010

Unos 925 millones de personas sufren este año hambre crónica, 98 millones menos que en 2009, aunque sigue siendo una cifra "inaceptablemente alta", según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU.

El director general de la FAO, Jacques Diouf, señaló este martes en Roma, donde esta organización tiene su sede, que "cada seis segundos muere un niño por problemas relacionados con la desnutrición", de manera que "el hambre sigue siendo la mayor tragedia y el mayor escándalo del mundo". "Esto es absolutamente inaceptable", añadió.

En este sentido, Diouf advirtió en Roma de que la dimensión del problema del hambre "hace que sea extremadamente difícil alcanzar no sólo el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM), sino también los demás ODM". Los ODM son ocho metas fijadas por la ONU en el año 2000 que se quieren alcanzar en 2015, y la primera de ellas es "erradicar la pobreza extrema y el hambre".

El objetivo de reducir el hambre a nivel internacional corre "un grave peligro", ya que, según Diouf, su consecución se está viendo amenazada por el reciente incremento en los precios de los alimentos.

Por su parte, la directora ejecutiva del PAM, Josette Sheeran, destacó que "la acción enérgica y urgente de los países y del mundo ha sido eficaz contribuyendo a detener estas cifras galopantes del hambre", pero también afirmó que "no es el momento de relajarse". "Debemos seguir haciendo huir al hambre para garantizar la estabilidad y proteger la vida y la dignidad" de las personas, subrayó.

El dato sobre el número de personas hambrientas en 2010 aparece en el informe anual 'El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo', que van a publicar la FAO y el PAM este mes de octubre de 2010. El del año pasado cifraba en 1.023 millones las personas con hambre crónica.

Parte del contenido del informe se ha adelantado de cara a la cumbre que se va a celebrar en Nueva York la semana que viene (del 20 al 22 de septiembre) para intentar acelerar los avances hacia los ODM.

CAUSAS DE QUE HAYA MENOS HAMBRIENTOS

El estudio atribuye en gran medida la reducción del número de hambrientos para este año a las previsiones de crecimiento económico, especialmente en los países en vías de desarrollo, y a la bajada de los precios de los alimentos registrada desde mediados de 2008. En este contexto, indica que el reciente aumento de estos precios en 2010 hará más difícil la lucha contra el hambre.

El ODM 1 consiste en reducir a la mitad la proporción de personas hambrientas de 2000 a 2015, es decir, pasar de un 20 a un 10 por ciento. Pero a cinco años de esa fecha, la proporción se sitúa actualmente en un 16 por ciento.

Durante una Cumbre Mundial sobre Alimentos celebrada en 1996 se estableció por primera vez una meta cuantitativa para hacer disminuir la cantidad de personas hambrientas, de casi 800 millones en 1990-1992 a unos 400 millones en 2015. Para alcanzar esa meta habría que reducir el número de hambrientos en más de 500 millones durante el próximo lustro.

Según la FAO, el hecho de que históricamente el número de personas desnutridas haya seguido aumentando incluso en periodos de gran crecimiento económico y precios relativamente bajos demuestra que el hambre es un problema estructural.

Por lo tanto, a su juicio "queda claro que, aunque es esencial, el crecimiento económico no es suficiente para eliminar el hambre en un periodo de tiempo aceptable". Con todo, Diouf destacó que "hay historias de éxito en África, Asia y Latinoamérica", unas experiencias que, en su opinión, se deben extender e imitar.

Respecto a 2009, el informe prevé para este año una reducción de un 9,6 por ciento en la cifra de personas con hambre crónica, una disminución que se nota especialmente en Asia --donde se estima que habrá 80 millones de hambrientos menos--. En cambio, en el África subsahariana la mejora es bastante menos notable --unos doce millones menos que en 2009--, y una de cada tres personas seguirá estando desnutrida.

EL HAMBRE POR REGIONES

Otros datos importantes del estudio hacen referencia a la distribución geográfica del problema del hambre. Por ejemplo, dice que dos tercios de las personas que sufren desnutrición se concentran en sólo siete países: Bangladesh, China, República Democrática del Congo, Etiopía, India, Indonesia y Pakistán.

La región donde hay más personas con desnutrición sigue siendo la de Asia y el Pacífico, con 578 millones, si bien la región más afectada en proporción con el número de habitantes que tiene continúa siendo el África subsahariana, con 239 millones (un 30 por ciento).

Los avances que se han hecho también varían según el país. Así, entre 2005 y 2007, Congo, Ghana, Malí y Nigeria ya habían conseguido el primer ODM, y Etiopía y otros países están cerca de lograrlo. Sin embargo, en República Democrática del Congo, la proporción de personas desnutridas se elevó a un 69 por ciento.

En Asia, Armenia, Birmania y Vietnam también cumplieron el primer ODM, y China está a punto de hacerlo. Por último, en la región de Latinoamérica y el Caribe lo consiguieron Guyana, Jamaica y Nicaragua, y Brasil se está acercando a la meta.

El año pasado, Diouf lanzó la "campaña mil millones de hambrientos" con el fin de animar a los dirigentes mundiales a que tomen medidas firmes y urgentes para acabar con el hambre. Hasta ahora, más de medio millón de personas han firmado una petición en Internet en la que se insta a los políticos a que conviertan la reducción del hambre en su máxima prioridad, y se espera que para finales de este año sean un millón.

La vicepresidenta del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD), Yukiko Omura, recalcó que "los hambrientos del mundo no son sólo cifras", sino que "son personas, hombres y mujeres pobres que luchan por educar a sus hijos y darles una vida mejor, son jóvenes que intentan construirse un futuro".

"Es irónico que la mayoría de ellos vivan en zonas rurales de países en vías de desarrollo. Además, el 70 por ciento de las personas extremadamente pobres, quienes viven con menos de un dólar al día, residen en zonas rurales. Son mil millones de personas y, de entre ellas, cuatro de cada cinco son campesinos", precisó.

-----------------------------------------------------------

Los hambrientos en el mundo eran más de 1.020 millones de personas en 2009

DN. AGENCIAS. Roma (Italia) Miércoles, 14 de octubre de 2009

La combinación de la crisis económica con la crisis alimentaria ha provocado que la cifra de hambrientos en el mundo haya alcanzado los 1.020 millones de personas, según revela un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y del Programa Mundial de Alimentos (PAM) publicado este miércoles, 14 de octubre de 2009, con motivo de la celebración, el próximo viernes, 16.10.2009, del Día Mundial de la Alimentación.

"El aumento del número de víctimas del hambre es intolerable", aseguró el director general de la FAO, Jacques Diouf. "Tenemos los medios técnicos y económicos para hacer desaparecer el hambre, lo que falta es voluntad política para erradicarla", afirmó, citado en un comunicado del organismo que dirige.

Diouf también indicó que la clave es invertir en agricultura en los países en desarrollo, "ya que un sector agrícola saludable es esencial no sólo para vencer al hambre y la pobreza, sino también para asegurar un crecimiento económico generalizado y la paz y estabilidad en el mundo".

"Los líderes mundiales reaccionaron con contundencia a la crisis económica y financiera y lograron movilizar miles de millones de dólares en un plazo de tiempo muy corto", denunció. "La misma acción enérgica es necesaria para combatir el hambre y la pobreza", aseveró Diouf.

El informe publicado por la FAO y por el PAM, 'El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo' señala que la práctica totalidad de las personas malnutridas vive en los países en desarrollo. Así, en la región de Asia Pacífico sufren hambre 642 millones de personas, en África subsahariana 265 millones, en Latinoamérica y el Caribe 53 millones, en Oriente Próximo y el norte de África 42 millones y en los países desarrollados 15 millones.

El documento, publicado en vísperas del Día Mundial de la Alimentación que se celebra el próximo 16 de octubre, detalla que el número de personas malnutridas ha aumentado de forma lenta pero constante a lo largo de la última década.

Entre 1995 y 1997 y 2004 y 2006, coincidiendo con un descenso sustancial de la ayuda oficial al desarrollo a la agricultura, el número de hambrientos se disparó en todas las regiones excepto en Latinoamérica y el Caribe, donde aumentó posteriormente esta cifra por la crisis económica y alimentaria.

Debilidad de la seguridad alimentaria

El aumento de víctimas del hambre durante ambos períodos de precios bajos y prosperidad económica y las bruscas subidas en períodos de precios altos y dificultades económicas demuestra la debilidad del sistema de gobernanza de la seguridad alimentaria mundial, según la FAO.

El informe indica que hay al menos tres factores que han coincidido para que la crisis actual sea tan devastadora para las familias pobres en los países en desarrollo. En primer lugar, la crisis afecta a gran parte del mundo de forma simultánea, por lo que se reduce la posibilidad de emplear mecanismos tradicionales de defensa como un mayor uso de la ayuda oficial al desarrollo o la petición de créditos.

En segundo lugar, la crisis económica llega tras una crisis alimentaria que ya ha debilitado las estrategias de supervivencia de los pobres. "Enfrentados al alza de los precios de los alimentos, la disminución de ingresos y tras haber reducido el consumo de alimentos y recortado gastos en aspectos esenciales como la atención sanitaria y la educación, estas familias corren el riesgo de caer aún más hondo en la trampa del hambre y la pobreza", asegura el documento.

El tercer factor que diferencia esta crisis de las anteriores es que los países en desarrollo se encuentran más integrados ahora --tanto a nivel financiero como comercial-- en la economía mundial que hace 20 años, lo que les convierte en más vulnerables a las fluctuaciones de los mercados internacionales.

Enfoque de doble vía

"Aplaudimos el nuevo compromiso para abordar la seguridad alimentaria, pero hay que actuar deprisa, es inaceptable que en el siglo XXI casi una sexta parte de la población mundial sufra hambre", denunció la directora ejecutiva del PAM, Josette Sheeran.

"En un momento en el que hay más personas hambrientas en el mundo que nunca, hay menos ayuda alimentaria de la que se visto jamás. Sabemos lo que se necesita para cubrir las necesidades urgentes, sólo nos faltan los recursos y el compromiso internacional para hacer el trabajo", lamentó.

La FAO y el PMA continúan defendiendo un enfoque de doble vía para hacer frente la gravedad del hambre aguda a corto plazo --provocada por la escasez de alimentos-- y el hambre crónica a largo plazo, que es sintomática de la extrema pobreza, como forma de alcanzar soluciones duraderas.

"Los pequeños campesinos necesitan acceso a semillas de alta calidad, fertilizantes, abonos y tecnologías para poder impulsar la producción y la productividad", subrayó Diouf. "Y sus gobiernos necesitan herramientas económicas y políticas para garantizar que los sectores agrícolas de sus países son a la vez más productivos y más resistentes frente a las crisis", concluyó.

---------------------------

RRP. com. pe Perú, miércoles, 16 de septiembre del 2009 

http://www.rpp.com.pe/2009-09-16-pma-hambrientos-en-el-mundo-superan-los-1-000-millones-por-primera-vez-noticia_209040.html

La responsable del organismo humanitario de la ONU advirtió de que el flujo de ayuda humanitaria se sitúa actualmente en ´un mínimo histórico´.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtió hoy de que el número de personas que pasan hambre en el mundo ha superado este año, por primera vez en la historia, los 1.000 millones.

En una rueda de prensa celebrada en Londres, la directora del PMA, Josette Sheeran, cifró la cantidad de hambrientos en 1.020 millones, y alertó de que el flujo de ayuda humanitaria se sitúa actualmente en "un mínimo histórico".

"Este año tenemos más personas hambrientas que nunca", señaló Sheeran, quien hizo hincapié en que "muchas personas se despiertan (en el mundo) y no cuentan ni con una taza de comida".

A juicio de la responsable del organismo humanitario de la ONU, esa situación constituye una "receta para el desastre" y resulta "crítica para la paz, seguridad y estabilidad en muchos lugares del mundo".

La vulnerabilidad de muchas personas, explicó Sheeran, se ha agravado por "dos tormentas que han coincidido y están golpeando": la crisis financiera internacional y el encarecimiento de los alimentos.

Además, la directora del PMA hizo un "llamamiento urgente" al Grupo de los Ocho (G-8),- los siete países más industrializados y Rusia-, y el Grupo de los Veinte (G-20),- los países más ricos y emergentes-, para que atajen un problema que requiere algo más que "soluciones a largo plazo".

"Con la Asamblea General de Naciones Unidas y la cumbre del G-20 en Pittsburgh (Pensilvania, EEUU) en el horizonte, los líderes mundiales tienen una oportunidad ideal para poner el hambre en el mapa", remarcó el PMA en un comunicado.

Asimismo, Sheeran avisó de que el Programa Mundial de Alimentos afronta "un grave déficit presupuestario", pues este año sólo ha recibido 2.600 millones de dólares (1.779 millones de euros) de un total de 6.700 millones de dólares (4.585 millones de euros) necesarios para dar de comer a 108 millones de personas en 74 países.

Sobre el terreno, esa falta de fondos se traduce en el recorte de programas que se están desarrollando en países como Guatemala, Kenia y Bangladesh.

La directora del PMA remarcó que, con "menos del uno por ciento" de las inyecciones económicas que han hecho los gobiernos para salvar al sistema financiero global, se podría resolver la calamidad de millones de personas que son víctimas de la hambruna.

Pese a las adversidades, Josette Sheeran considera que "se puede derrotar al hambre", aunque esa victoria sólo se alcanzará "cuando el mundo se tome el hambre en serio". EFE

-----------------------------------

La subida del precio de los alimentos por usarlos como biocombustibles agrava la pobreza de 100 millones de personas
Miembros del Comité de Desarrollo del FMI y del Banco Mundial dicen en abril de 2008 que usar los alimentos como combustible es un crimen contra la humanidad

Biocombustibles
Como señaló la FAO en un informe previo a la cumbre terminada el 5.06.2008 en un fracaso, se estima que el crecimiento previsto de la producción de biocombustibles en 2030, de no modificar las tendencias actuales, necesitará 35 millones de hectáreas de tierra, superficie que equivaldría a España y Francias juntas. (ABC. Viernes, 6 de junio de 2008).

------------------------------------

En 1981, el 40% de la población mundial estaba en la pobreza absoluta, mientras que hoy este porcentaje se ha reducido a la mitad
1.100 millones viven hoy en condiciones de pobreza extrema, con menos de 0,79 euros al día

TEREZA SÁNCHEZ VICENTE. 17.10.2006

www.20minutos.es

Un total de 2.700 millones de personas, el 40% de la población mundial, viven en una situación de pobreza.

De ellos, 1.600 millones sobreviven con cerca de 1,25 euros diarios, y otras 1.100 millones viven en condiciones de pobreza extrema, con menos de 0,79 euros al día.

Además, 35.000 personas mueren de hambre cada 24 horas en un mundo en que el gasto medio por persona es de 13,4 euros diarios.

Los países ricos no han cumplido sus promesas (en relación con los ocho objetivos de desarrollo del milenio de Naciones Unidas, que deben alcanzarse en 2015).

De hecho, en 1990, la media de la ayuda destinada al desarrollo era el 0,33% del PIB de los países donantes; y hoy ha bajado hasta el 0,25%.

------------------------------------------------

El alza de precios eleva en 75 millones de personas los desnutridos y llegan a 923 millones de personas en 2007
Pero en 1981, el 40% de la población mundial estaba en la pobreza absoluta, mientras que hoy este porcentaje se ha reducido a la mitad
1.100 millones viven hoy en condiciones de pobreza extrema, con menos de 0,79 euros al día

18 de septiembre de 2008, Roma © FAO, 2008

El alza de precios de los alimentos ha llevado a 75 millones de personas adicionales a una situación de hambre, con lo que la cifra de población desnutrida en el mundo en 2007 se eleva a 923 millones de personas, según informó hoy la FAO.

Los elevados precios alimentarios han invertido la tendencia positiva para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de reducir a la mitad la proporción de personas hambrientas en el mundo para 2015, según las últimas cifras que acaba de hacer públicas la Organización de la ONU antes de la sesión de la Asamblea General que la próxima semana repasará la situación de los ODMs

Según la FAO, alcanzar la meta fijada en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 de reducir a la mitad la cifra de hambrientos, es una posibilidad todavía más remota.

Las estimaciones de la FAO situaban la cifra de víctimas de desnutrición crónica en el mundo en 2003-05 en 848 millones, con un incremento de 6 millones sobre los 842 millones de 1990-92, cifra que sirvió de base para fijar las metas de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación.

El alza de precios de alimentos, combustible y fertilizantes no han hecho más que agravar el problema, según la Organización de la ONU. Los precios alimentarios subieron un 52 por ciento entre 2007 y 2008, y los de los fertilizantes casi se doblaron el pasado año.

Tendencia preocupante

“Los efectos devastadores del alza de precios de los alimentos en la cifra de víctimas del hambre agravan tendencias a largo plazo que son ya preocupantes”, señaló Hafez Ghanem, Director General Adjunto de la FAO para Desarrollo Económico y Social. “El hambre ha aumentado mientras el mundo se hacía cada vez más rico y producía más alimentos que nunca durante la última década”, añadió.

Para los compradores netos de alimentos -donde se incluyen casi todas las familias urbanas y una gran parte de las rurales-, el alza de precios ha tenido un impacto negativo a corto plazo sobre los ingresos y el bienestar familiar. Los más pobres –campesinos sin tierra y familias encabezadas por mujeres- han sido los más afectados.

Estas tendencias negativas en la lucha contra el hambre ponen en peligro los esfuerzos para alcanzar otros Objetivos de Desarrollo del Milenio, según Ghanem.

Además de los devastadores costes sociales del hambre, la evidencia empírica apunta a impactos negativos sobre la productividad laboral, salud y educación, lo que en última instancia lleva a un menor crecimiento económico en su conjunto.

“El hambre es una de las causas de la pobreza, no es tan solo una consecuencia”, señala Kostas Stamoulis, economista de la FAO. “El coste económico del hambre -añade- en términos de los recursos que se necesitan para combatir sus efectos y de los ingresos perdidos suma cientos de miles de millones de dólares anuales”.

El efecto debilitador del hambre sobre la productividad de las personas y sus ingresos conduce a un círculo vicioso, según Stamoulis: la extrema pobreza conduce al hambre, que a su vez hace perpetuarse la situación de pobreza…

Salir del círculo vicioso del hambre

“Reducir el número de personas hambrientas en 500 millones en los 7 años que quedan para 2015 requerirá un esfuerzo mundial resolutivo y de envergadura, acompañado de acciones concretas”, subrayó Ghanem.

Para romper el círculo vicioso del hambre y la pobreza, se requiere actuar de forma urgente en dos frentes, según la FAO: hacer que la población más vulnerable tenga acceso a alimentos, y ayudar a los pequeños productores a aumentar su producción y sus ingresos.

Este “enfoque de doble vía” de la FAO tiene como objetivo crear oportunidades para que las víctimas del hambre mejoren sus medios de subsistencia a través de la promoción del desarrollo agrícola y rural. También incluye políticas y programas, como las redes de apoyo social, que mejoran el acceso directo e inmediato a los alimentos.

En diciembre de 2007 la FAO lanzó su Iniciativa relativa al Aumento de los Precios de los Alimentos para ayudar a los países vulnerables a poner en práctica medidas urgentes para impulsar el suministro de alimentos y dar apoyo para mejorar el acceso a los mismos.

La Iniciativa incluye proyectos de emergencia -previstos o en ejecución- en al menos 78 países de todo el mundo. Entre las actividades más urgentes figuran la distribución de semillas, fertilizantes, piensos animales y otros insumos y aperos agrícolas a los pequeños campesinos.

“Se necesitan con urgencia inversiones con amplia base y a gran escala para hacer frente de forma sostenible a los problemas crecientes de inseguridad alimentaria, que afectan a los pobres y a los hambrientos”, según Ghanem. “No existe un solo país o institución que pueda resolver esta crisis por sí solo”, añadió.

Beneficio alto

Según la FAO, los países más golpeados por la actual crisis, muchos de ellos en Africa, necesitarán al menos 30 000 millones anuales de dólares EE.UU. para garantizar su seguridad alimentaria y reactivar sistemas agrícolas que han sido descuidados durante mucho tiempo.

Pero la reducción del hambre tiene grandes beneficios, y debería situarse como una de las prioridades del desarrollo, insistió Stamoulis.

“Disminuir la incidencia del hambre en el mundo mejorará mucho las posibilidades de alcanzar los ODMs relacionados con la reducción de la pobreza, educación, mortalidad infantil, salud materna y enfermedades”, explicó Stamoulis. “El gasto público en la reducción del hambre es una inversión con un beneficio muy elevado”, concluyó.


Contactos: Teresa Buerkle
Oficina de prensa, FAO/Ginebra
teresamarie.buerkle@fao.org (+41) 22 917 2770 (+41) 78 900 43 93 (móvil) Oficina de prensa, FAO FAO-Newsroom@fao.org (+39) 06 570 53625


El precio del trigo en España se disparó un 51 por ciento en 2007
El del arroz casi un 30 por ciento entre septiembre de 2007 y marzo de 2008

---------------------------------

La agricultura en la RD del Congo

Relanzar la agricultura en la RD del Congo asolada por la guerra, parcela a parcela ¿Cuándo deben reanudarse las actividades agrícolas después de un desastre?
http://www.fao.org/newsroom/es/field/2008/1000911/index.html Septiembre de 2008 © FAO, 2008

En lugares como las provincias de Katanga y Kivu Septentrional, en la República Democrática del Congo, esta pregunta representa todo un desafío para los gobiernos, las organizaciones cooperantes y los donantes, cuyo impulso inicial es salvar vidas, no medios de subsistencia.

A cinco años de la conclusión oficial de la segunda guerra de la RD del Congo, la paz sigue siendo precaria, sobre todo en el oriente del país. Cientos de miles de personas siguen sin techo, y el 70 % de la población sufre de subnutrición.

Con todo, a pesar de la crisis predominante, cada vez más agricultores congoleses están tratando de reorganizarse para volver a sus tierras.

Clément Vangu-Lutete, Ayudante del Representante de la FAO en la RD del Congo, señala: "La gente nos dice que recibirán las raciones que distribuye el Programa Mundial de Alimentos, pero que lo quieren es producir sus propios alimentos."

Alain Gallez, representante de los donantes y oficial de desarrollo de la Embajada de Bélgica en Kinshasa, señala el peligro de que la población desplazada dependa de la distribución de raciones de alimentos. "Si se pone a estas personas en una situación de dependencia, tendrán más dificultades para recuperarse cuando se establezca la paz –explica–. Además, alimentar a los desplazados perjudica a los agricultores locales, que se quedan sin mercado para sus excedentes."

Potencial desaprovechado

"En el Congo la agricultura tiene el potencial innegable de producir suficientes alimentos así como reservas para cuando afrontar las catástrofes", afirma Thomas Kembola Kejuni, Viceministro de Agricultura de la RD del Congo.

Pero de los 6,7 millones de hectáreas de tierras agrícolas del país, sólo alrededor de 1,1 millón están en producción constante. Demasiados agricultores han tenido que abandonar sus tierras para huir de la violencia.

Ahora están regresando. Desde mediados de 2008, 450 000 personas desplazadas han vuelto a la provincia de Katanga, muchas con la intención de reanudar las actividades agrícolas y pesqueras. Kivu Septentrional sigue teniendo un abrumador número de 846 000 personas desplazadas en el interior del país.

Con apoyo de donantes como Bélgica y otros asociados (véase la lista a la derecha) la FAO está ayudando a estos agricultores a restablecer la producción.

Más de 200 miembros del personal de la FAO especializado en emergencias trabajan a partir de 34 oficinas repartidas en el país. Pasan días interminables trasladándose por caminos en mal estado y muchas veces peligrosos, para distribuir semillas, herramientas y ganado, para supervisar las operaciones y a fin de capacitar y alentar a los agricultores y pescadores, a través del programa de la FAO en el país, cuyo valor es de 50 millones de dólares EE.UU. Otros 60 empleados de la FAO trabajan en la oficina de Kinshasa en actividades de desarrollo de un proyecto de 25 millones de dólares EE.UU.

Este programa dio asistencia entre 2005 y 2008 a 370 663 familias, con lo cual atendió a cerca de 1,9 millones de hombres, mujeres y niños de la población más vulnerable del país.

Muchas veces, para lograr que estas personas reanuden las actividades agrícolas y consigan alimentarse, se requieren grandes proyectos y acción en pequeña escala.

"Las empresas grandes no acuden en estas situaciones, por lo cual las actividades agrícolas se deben reanudar a través de los pequeños agricultores. Por eso la Unión Europea apoya la pequeña agricultura", explica Patrick Houben, oficial de proyectos agrícolas y de seguridad alimentaria de la Delegación de la Comisión Europea, que contribuye a financiar las actividades de la FAO.

Los casos presentados en esta serie destacan la situación de algunos de los beneficiarios de esta obra. Todos los protagonistas han afrontado pérdidas y dificultades y, con un poco de ayuda, todos han podido recuperar su autosuficiencia. Haga clic en los enlaces que aparecen a la derecha para conocer estos casos.

Impacto del alza de precios alimentarios por región

Cifra adicional de personas desnutridas en 2007

Asia/Pacifico: 41 millones
Latinoamérica/Caribe: 6 millones
Oriente Medio/Norte de África: 4 millones
África subsahariana: 24 millones
Total mundial: 75 millones

Principales 10 donantes del programa (en dólares EE.UU.)

Fondo conjunto de las Naciones Unidas: 29 142 654
Bélgica: 17 432 427
Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia: 12 850 344
Comisión Europea: 8 286 411
Banco Mundial: 5 400 000
Suecia: 5 167 853
Estados Unidos de América: 2 826 000
Países Bajos: 2 450 000
Suiza: 2 339 035
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo: 1 935 824