Ordenado el primer obispo católico chino desde 2012.....HISTORIA UNIVERSAL.......China Comunista en el siglo XXI......CRISTIANDAD FUTURA........INDEX..

Muere en 2014 el obispo José Fan de Shanghai tras 30 años de prisión y 20 años de arresto domiciliario

Joseph Lu Genjun ha sido liberado en 2014 tras ocho años de confinamiento por negarse a ser miembro de la Asociación Patriótica China

El obispo de Shangái, Taddheus Ma Daqin, sigue sometido a reeducación en 2014 desde su detención en 2012

ReL 25 de julio 2014 y 12.07.2012 //// HO/InfoCatólica 23/04/14

Monseñor Thaddeus Ma Daqin, obispo coadjutor de Shangai con derecho a sucesión sigue en prisión incomunicada, desde el 7 de julio de 2012, y hasta sometido a ‘clases de reeducación’. Por su libertad claman miles de ciudadanos de todo el mundo, también desde España, a través de una alerta de Enraizados.

Monseñor Taddeus Ma Daqin fue ordenado como obispo el 7 de julio de 2012 tras haber sido nombrado obispo coadjutor de Shanghai con derecho a sucesión tanto con mandato del Papa como con la aprobación del gobierno.

Episcopal ordination of Father Thaddeus Ma Daqin as auxiliary bishop of Shanghai. Only Coadjutor Bishop Aloysius Jin Luxian of Shanghai, the main celebrant, wore his mitre. He and two co-ordainers, Vatican-approved Bishops Joseph Xu Honggen of Suzhou, Jiangsu, and Joseph Shen Bin of Haimen, Jiangsu, laid their hands on Bishop Ma's head during the rite. As the ceremony was closing, the new auxiliary bishop declared he would give up his post in the Chinese Catholic Patriotic Association (CCPA) to focus on his episcopal ministry. That same afternoon, however, the he was taken away by Chinese authorities and put under guard in the hostel of Sheshan Seminary and forbidden to do any pastoral ministry. The official statement of top Church leaders declared that his case was under careful scrutiny and evaluation. ( http://www.hsstudyc.org.hk/en/china/en_cinfo_china_up12.html ).

The Holy See issued a declaration excommunicating Joseph Yue Fusheng for his episcopal ordination without papal mandate on July 6 and praising the courage of Bishop Thaddeus Ma Daqin. The statement also said the Vatican regrets the participation of Zhan Silu, illegitimate bishop of Mindong, Fujian, at Bishop Ma's ordination. (10 de julio de 2012 http://www.hsstudyc.org.hk/en/china/en_cinfo_china_up12.html )

The Justice and Peace Commission of Hong Kong Catholic diocese voiced critical reactions against the detention of Bishop Thaddeus Ma Daqin, with declarations, demonstrations and prayer meetings led by Cardinal Joseph Zen Ze-kiun, as well as public declarations by Cardinal John Tong Hon of Hong Kong and the Central Secretariat of the Federation of Asian Bishops’ Conferences. ( 11-16 de julio de 2012 http://www.hsstudyc.org.hk/en/china/en_cinfo_china_up12.html).

To counter the episcopal ordination of Bishop Thaddeus Ma Daqin on July 7, three days of compulsory class were convened at the Shanghai Institute of Socialism in Shanghai for all 80 priests and 80 Sisters of Our Lady of the Presentation Congregation. The participants were divided into three groups and met 12 hours each day. (10 septiembre de 2012).

The government-sanctioned Chinese Bishops' Conference officially revoked the appointment of Bishop Thaddeus Ma Daqin as coadjutor bishop of Shanghai. Since his ordination on July 7, he had been kept “on retreat” in the hostel of Sheshan Regional Seminary. The bishops’ conference also decreed: “a pledge of loyalty will be required at all episcopal ordinations in the future.” The diocese also suspended Bishop Ma's priesthood ministry for two years, and removed him as dean of Pudong deanery and parish priest of Our Lady of Lourdes Church in Tangmuqiao. On Dec. 12, this decision was confirmed by Beijing. Meanwhile, the Holy See's spokesman as well as Archbishop Savio Hon Tai-Fai denounced that action as improper because it is beyond the authority of the Chinese Bishops' Conference. (10 de diciembre de 2012).

Consciente de lo que le podía suponer, monseñor Ma Daqin se mantuvo firme el día de su ordenación, el sábado, 7 de julio de 2012: no permitió que le impusiera las manos el obispo de la Asociación Católica Patriótica China (CCPA) Zhan Silu, un obispo nombrado por la Asociación patriótica sin el consenso de la Santa Sede, enviado por el Gobierno a su ceremonia y con sus palabras dejó bien clara su fidelidad al Papa, renunciando a todo cargo en la Asociación Católica Patriótica China (CCPA) y anunciando su decisión de abandonar esa Asociación Patriótica. En el momento de su ordenación era vicepresidente de la CCPA de Shangai y miembro del comité nacional de la CCPA.

La Asociación Católica Patriótica China (CCPA) fue creada por el dictador comunista Mao Zedong en 1957. Entre sus fines está el de instituir una Iglesia independiente de la Santa Sede y del Papa, alegando que es un jefe de Estado extranjero y hostil. Bajo el ente comunista que se ocupa de los asuntos religiosos, vigila y controla cada detalle de la vida religiosa de los católicos chinos. La Asociación reconoce al gobierno de Pekín y no a la Santa Sede como autoridad y sostiene que tiene el derecho de nombrar nuevos obispos. Benedicto XVI la declaró un órganismo «inconciliable con la doctrina católica». Sin embargo, todos los sacerdotes y obispos de China están llamados a adherirse a la denominada "Iglesia oficial", que pretende establecer lo que tiene que enseñar el catecismo, quién debe ser ordenado, qué se debe estudiar en los seminarios y qué deben decir los párrocos en las homilías.

Al terminar la Misa de su ordenación episcopal, el 7 de julio de 2012, monseñor Ma Daqin dijo ante las más de 1200 personas que estaban presentes durante la ceremonia (incluyendo oficiales del gobierno) que no sostendría ya ninguna de las posturas de la Asociación Patriótica de los católicos chinos (CCPA). Monseñor Ma Daqin pronunció estas palabras:

«Con esta ordenación, yo consagro mi corazón y mi alma al ministerio episcopal y a la evangelización. Quiero dedicarme a asistir al obispo (Jin Luxian, que entonces tenía 96 años, ndr) y por esto algunas posiciones que mantengo resultan ahora inconvenientes. A partir de ahora, por lo tanto, dejo de ser miembro de la Asociación patriótica».

La declaración fue acogida con un larguísimo aplauso por parte de los 1.200 fieles asistentes.

Ma Daqin desapareció al ser detenido por un grupo de funcionarios de la policía el 7 de julio de 2012.

Los oficiales del partido lo trasladaron inmediatamente al seminario de Sheshan en la periferia de Shanghai, para que «descansara» y para llevar a cabo “un retiro”, una versión “ad hoc” para hablar del arresto domiciliario ilegal o de las desapariciones temporales, instrumentos que la policía china usa con normalidad para presionar a los disidentes.

Porque sus acciones «han violado gravemente el reglamento sobre la ordenación episcopal del Consejo de los obispos de China».

El partido comunista ha declarado la sede vacante por medio de Anthony Liu Bainian, presidente honorario de la Asociación patriótica, que alega que monseñor Ma Daqin «ha engañado a los obispos y al gobierno. ¿Cómo podría convertirse en responsable de una diócesis tan grande como la de Shanghai?».

El gobierno de Shanghai también ha obligado a la diócesis a suspenderlo, impidiéndole la concelebración de la Misa durante dos años y revocándole el cargo de párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes, en Tangmuqiao. Por último, la Conferencia episcopal de la iglesia católica patriótica china, no reconocida por el Vaticano porque en su estatuto indica como autoridad última una asamblea democrática de prelados y no el Papa, ha revocado a Monseñor Ma Daqin el título de obispo coadjutor de Shanghai.

Descontada la pena de dos años, parece sin embargo que el encarcelamiento seguirá adelante, según cuanto han declarado los oficiales del gobierno en un encuentro de sacerdotes y religiosas el 18 de junio de 2014: «No será liberado porque debe continuar su acción de arrepentimiento y reflexión».

El mismo Anthony Liu Bainian, presidente honorario de la Asociación patriótica ha declarado también que monseñor Ma Daqin «ha violado las reglas de la Iglesia, pero es una persona dotada de talento y puede ser rehabilitado si se arrepiente verdaderamente y reconoce sus errores».

El 2 de diciembre de 2013, monseñor Ma Daqin cumplió 45 años.

El 26 de abril de 2013 murió a los 97 años de edad Aloysius Jin Luxian, el obispo "patriótico" de Shanghai ordenado en 1985 sin la aprobación del Papa que se reconcilió con la Iglesia en 2005 y quedó como Obispo Coadjutor de Shanghai.

Y monseñor José Fan Zhongliang, ancianísimo obispo clandestino de Shanghai, que llevaba casi 20 años en arresto domiciliario y al menos 10 gravemente enfermo, murió el domingo, 16 de marzo de 2014 a la edad también de 97 años.

Y tras la muerte el 26 de abril de 2013 de Aloysius Jin Luxian y la de monseñor José Fan Zhongliang el 16 de marzo de 2014, monseñor Taddeus Ma Daqin es de pleno derecho el obispo de Shanghai.

--------------------------------

Los últimos obispos excomulgados

Antes del “caso Ma Daqin”, entre 2010 y 2012, el gobierno chino interrumpió el diálogo con la Santa Sede a través de cuatro ordenaciones ilegítimas sin la aprobación del Papa: la de Guo Jincai como obispo de Chengde, la de Pablo Lei Shiyin como obispo de Leshan, la de José Huang Bingzhang como obispo de Shantou y la de José Yue Fusheng como obispo de Harbin.

La Santa Sede ha recordado en una nota que los obispos ilegítimos, y quien los ordena sin mandato del Papa, incurren todos ellos en la excomunión según el canon 1382 del Código de Derecho Canónico.

Los católicos de Harbin se habían opuesto al inmenso poder del Partido y de la Asociación patriótica, que habían declarado lícita la ordenación episcopal de Joseph Yue Fusheng.

Muchos fieles protestaron con oraciones y ayunos para alejar este gesto de desprecio de la autoridad espiritual del Papa; antes del 6 de julio de 2012, muchos sacerdotes se escondieron y huyeron de la ciudad para evitar que les obligaran a participar en la ceremonia: las autoridades no pudieron encontrar un coro que cantara durante la liturgia de la consagración. La catedral estaba bajo el control de la policía (por “motivos de seguridad”) y estaba prohibida la entrada.

Desde hacía más de un año, los fieles y los sacerdotes diocesanos frenaban la idea de la ordenación del padre Yue. Hacía dos semanas se esparció el rumor de que la ordenación se habría llevado a cabo en junio, el día de la fiesta de los Santos Pedro y Pablo (para “arruinarle la fiesta al Papa”), pero al final no se llevó a cabo. Hubo muchos puntos oscuros e imprecisos: no se supo hasta el final el horario de la celebración, ni quienes habrían sido los obispos que celebrarían el rito. Hasta las vísperas no les habían encontrado.

-----------------------------

El 26 de abril de 2013 murió Aloysius Jin Luxian, el obispo "patriótico" de Shanghai ordenado en 1985 sin la aprobación del Papa que se reconcilió con la Iglesia en 2005 y quedó como Obispo Coadjutor de Shanghai.

-----------------------------

El gobierno chino bloqueaba en internet, en octubre de 2013, el primer documento pastoral de Monseñor Ma Daqin desde su encierro, un breve comentario a la Encíclica Lumen Fidei. El 22 de marzo de 2014 se celebró el funeral de monseñor José Fan Zhongliang, obispo emérito de Shanghai, fallecido a los 97 años. Entre los católicos circulaba el deseo de que se permitiera al Mons. Ma Daqin oficiar el funeral, pero las autoridades comunistas se negaron.

Enraizados y el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia promueven un Manifiesto de denuncia (suscrito por destacadas personalidades políticas y sociales, catedráticos, periodistas y presidentes de asociaciones civiles). En su campaña solicitan al Gobierno español y a nuestros representantes diplomáticos que actúen por la liberación de monseñor Ma Daqin. La actuación se completa con intervenciones ante la ONU, conscientes de que la libertad del obispo supondrá un gran paso por la liberta religiosa en China.

-------------------------------------------

En la Navidad de 2013 llegaron las últimas informaciones. Mientras los cristianos de tantos lugares celebrábamos libremente el Nacimiento del Salvador, Mons. Ma Daqin era condenado a clases de “educación política”, esto es, de adoctrinamiento y coacción.
(
http://www.hazteoir.org/noticia/56743-mons-daqin-su-arresto-sometido-clases-reeducacion-china ).

-----------------------------------

El primer documento pastoral de Monseñor Tadeo Ma Daqin

I. Fernández REDACCIÓN HO.- Jueves, 31/10/2013

El primer documento pastoral de Monseñor Tadeo Ma Daqin desde su encierro es un breve comentario a la Encíclica Lumen Fidei del Papa, y ya ha sido bloqueado en Internet.

Un elaborado comentario a la Encíclica Lumen Fidei ha sido el primer documento pastoral del Obispo Auxiliar de Shanghai, Mons. Tadeo Ma Daqin, quien se encuentra retenido en el Seminario de Sheshan por haber renunciado a cargos oficialistas el día de su ordenación episcopal. Pese a que diversos medios divulgaron internacionalmente los contenidos de la publicación, el documento original ya no está disponible en el blog personal del prelado, a quien se continúa impidiendo su apostolado.

Hasta ahora Ma Daqin sólo ha podido comunicarse a través de breves mensajes

La reflexión de Mons. Ma Daqin, titulada "La Lumen Fidei nos ilumina", ha llamado de nuevo la atención sobre el caso de este Obispo y ha tenido un impacto positivo sobre los católicos en Chinasegún informó la Agencia Asia News.

Actualmente el prelado sólo ha podido comunicarse con los fieles a través de breves mensajes en la red social Weibo y una reciente ordenación sacerdotal de un seminarista de Shanghai tuvo que ser realizada en la Diócesis de Xiamen, ante la ausencia de Mons. Ma Daqin y el fallecimiento del Obispo Coadjutor de Shanghai, Mons. Aloysius Jin Luxian, el 26 de abril de 2013, según publica Ayuda a la Iglesia Necesitada.

"Ser testigos fieles y verdaderos, con palabras, pero también con las obras"

"La fe es un don del Espíritu Santo, que ilumina el camino de la vida es más, es el camino de Dios, un camino de vida y de luz, donde Cristo es la guía tierna y segura", expresó el Obispo en un aparte traducido y divulgado por Agencia Fides. "Es lámpara que no solo ilumina el camino, sino que nos sostiene en los momentos de profunda tristeza, que nos da valor y razón de vivir. Debemos como Cristo, perfeccionador de la fe, ser testigos fieles y verdaderos, con palabras, pero también con las obras".

El prelado cita de forma frecuente la Encíclica del Santo Padre Francisco y motiva a los fieles a a agradecer el don de la fe y perseverar en su fidelidad a la misma.

Si bien el documento original ya no está disponible, otras copias divulgadas por católicos chinos permanecen en línea, por lo cual es de esperar que al menos de un modo más lento la reflexión pueda llegar finalmente a los fieles de esta importante Diócesis.

------------------------------------------------------------

Los comunistas mantienen en 2014 en «reeducación» al obispo Tadeo Ma Daqin porque no cede y sigue fiel al Papa

ReL 25 de julio 2014

Por segundo año consecutivo, durante la conmemoración anual de los santos mártires chinos Agustín Zhao y compañeros, canonizados por Juan Pablo II en el año 2000, se ha rezado también por Tadeo Ma Daqin, el obispo de Shanghai, de 46 años, que está en arresto domiciliario en el seminario de Sheshan desde el 8 de julio de 2012, día siguiente al de su ordenación episcopal como obispo auxiliar y día, también, de su arresto.

Monseñor Ma, antes bien considerado no sólo por el Vaticano sino también por el partido comunista, que quiere decidir los nombramientos episcopales en China, fue arrestado por la policía al terminar la Misa por haber pronunciado estas palabras: «Con esta ordenación, yo consagro mi corazón y mi alma al ministerio episcopal y a la evangelización. Quiero dedicarme a asistir al obispo (Jin Luxian, que entonces tenía 96 años, ndr) y por esto algunas posiciones que mantengo resultan ahora inconvenientes. A partir de ahora, por lo tanto, dejo de ser miembro de la Asociación patriótica».

La declaración fue acogida con un larguísimo aplauso por parte de los fieles, pero el partido comunista no la acogió tan bien.

Una iglesia al servicio del Partido
La Asociación patriótica es un subrogado de la Iglesia católica y fue creada por Mao Zedong en 1957.

Entre sus fines está el de instituir una Iglesia independiente de la Santa Sede y del Papa, considerado un jefe de Estado extranjero y hostil.

Benedicto XVI la declaró un órgano «inconciliable con la doctrina católica».

Sin embargo, todos los sacerdotes y obispos de China están llamados a adherirse a la denominada "Iglesia oficial", que pretende establecer lo que tiene que enseñar el catecismo, quién debe ser ordenado, qué se debe estudiar en los seminarios y qué deben decir los párrocos en las homilías.

Pero Daqin decidió con valentía obedecer al Papa y no al partido comunista y lo dijo públicamente a todos los fieles de la diócesis de Shanghai.

Una jaula dorada y "reeducación"
Los oficiales del partido lo trasladaron inmediatamente al seminario de Sheshan en la periferia de Shanghai, para que «descansara» y porque sus acciones «han violado gravemente el reglamento sobre la ordenación episcopal del Consejo de los obispos de China».

En esta «jaula dorada, casi totalmente aislado», como han referido los testimonios que han conseguido visitarle a escondidas «ha adelgazado, está pálido».

El gobierno de Shanghai también ha obligado a la diócesis a suspenderlo, impidiéndole la concelebración de la Misa durante dos años y revocándole el cargo de párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes, en Tangmuqiao. Por último, la Conferencia episcopal de la iglesia católica china, no reconocida por el Vaticano porque en el estatuto indica como autoridad última una asamblea democrática de prelados y no el Papa, ha revocado a Monseñor Ma Daqin el título de obispo auxiliar de Shanghai.

Momento de la procesión en la ordenación de Ma Daqin el 7 de julio de 2012 ... unas horas después fue detenido

Tadeo Ma Daqin recibe las felicitaciones de los fieles, el día que fue ordenado obispo... poco antes de ser arrestado, al día siguiente
Los comunistas mantienen en «reeducación» al obispo Ma Daqin hasta que ceda: él sigue fiel al Papa

Roma lo tiene claro
Monseñor Savio Hon, secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha hablado claramente desde Roma: «Ma Daqin es el obispo legítimo de Shanghai. La “Conferencia de los obispos chinos” ha eliminado su título, pero la Santa Sede ha precisado que ninguna conferencia episcopal, en ninguna parte del mundo, tiene el poder de eliminar el mandato pontificio. Más aún en este caso, en el que la “conferencia” no está reconocida por el Vaticano».

El partido comunista, en cambio, ha declarado la sede vacante por medio de Anthony Liu Bainian, presidente honorario de la Asociación patriótica: «Ha engañado a los obispos y al gobierno. ¿Cómo podría convertirse en responsable de una diócesis tan grande como la de Shanghai? Ha sido por fuerzas extranjeras (es decir, por el Vaticano, ndr). Ha violado las reglas de la Iglesia, pero es una persona dotada de talento y puede ser rehabilitado si se arrepiente verdaderamente y reconoce sus errores».

El error de Monseñor Ma Daqin consiste en haber reconocido la autoridad del Papa contra la del partido comunista de Pekín, según el cual la voluntad del Vaticano de nombrar a los obispos en China es una «injerencia indebida».

Los últimos obispos excomulgados
Antes del “caso Ma Daqin”, entre 2010 y 2012, el gobierno chino interrumpió el diálogo con la Santa Sede a través de cuatro ordenaciones ilegítimas sin la aprobación del Papa: la de Guo Jincai como obispo de Chengde, la de Pablo Lei Shiyin como obispo de Leshan, la de José Huang Bingzhang como obispo de Shantou y la de José Yue Fusheng como obispo de Harbin.

La Santa Sede ha recordado en una nota que los obispos ilegítimos, y quien los ordena contra el deseo del Papa, incurren todos ellos en la excomunión según el canon 1382 del Código de Derecho Canónico.

Se alarga la pena domiciliaria: quieren que ceda
Ma Daqin, para sustraerse a la autoridad comunista, se ha sometido al arresto domiciliario y a los “cursos de estudio” de Pekín.

Descontada la pena de dos años, parece sin embargo que el encarcelamiento seguirá adelante, según cuanto han declarado los oficiales del gobierno en un encuentro de sacerdotes y religiosas el pasado 18 de junio: «No será liberado porque debe continuar su acción de arrepentimiento y reflexión».

A pesar de la persecución, el espíritu del obispo no ha sido abatido, tal como demuestran las palabras que ha hecho llegar al Papa Francisco mediante el cardenal José Zen Ze-kiung, obispo emérito de Hong Kong: «No deje de predicar la verdad por temor de causarme problemas».

También los católicos de Shanghai han entendido el valor del testimonio de Ma. «Podréis restringir la libertad de Monseñor Ma, pero no podéis derribar su fe», ha escrito el 7 de julio un fiel en el miniblog del prelado, en el que se publican oraciones y reflexiones.

«Podéis amenazarnos, pero no podéis cambiar nuestra fe. Nosotros os tratamos con benevolencia, pero vosotros pisoteáis nuestra conciencia y nos miráis como agitadores. Podéis demolir nuestras iglesias, destruir nuestras cruces, pero Dios reconstruirá Su templo en nuestros corazones para siempre».

(Traducción de Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)

----------------------------------

Obispos y sacerdotes presos o desaparecidos
Otros dos obispos de la diócesis de Hebei permanecen en paradero desconocido tras haber sido arrestados por el Estado y uno más de Shaanxi, está bajo arresto domiciliario.

De igual modo, otros seis sacerdotes de Hebei y Shandong han sufrido condenas, permanecen aún en prisión, o han desaparecido, según destacan ambas organizaciones, que han denunciado la falta de información acerca de los sacerdotes, "propia de un régimen totalitario".

------------------------------------------

Vatican Insider

ReL 10.07.2012

Monseñor Taddheus Ma Daqin, obispo coadjutor de Shangai con derecho a sucesión, consagrado el sábado 7 de julio de 2012 con la aprobación papal, no aparece en público desde ese mismo día.

Mostrando su valentía y liderazgo, el obispo Ma dijo ante las más de 1200 personas que estaban presentes durante la ceremonia (incluyendo oficiales del gobierno) que no sostendría ya ninguna de las posturas de la Asociación Católica Patriótica China (CCPA). En el momento de su ordenación era vicepresidente de la CCPA de Shangai y miembro del comité nacional de la CCPA.

Este organismo fue creado por el gobierno comunista de Pekín al final de los años 50 para controlar a la Iglesia católica, pero Benedicto XVI dejó muy claro, en su carta de 2007 a los católicos de China, que esta asociación era «incompatible» con la doctrina católica.

«Después de la ordenación de hoy, dedicaré cada esfuerzo al ministerio episcopal. No es conveniente que yo sirva más a la CCPA», declaró el obispo Ma.

Los más de 1000 católicos que se encontraban reunidos en la catedral estallaron en un aplauso ante este anuncio, según indicó UCA News. Es la primera vez (en la historia moderna y tal vez de todos los tiempos) que un obispo de la comunidad de la Iglesia “abierta” hace una declaración tan audaz durante su ordenación.

El obispo jesuita de 96 años, Aloysius Jin Luxian, que guía a la comunidad de la Iglesia “abierta” en la megalópolis de 23 millones de personas, y que está en comunión con el Papa desde 2005, ofició esta solemne ceremonia en la catedral de San Ignacio; además, participaron otros cinco obispos (cuatro de ellos reconocidos por la Santa Sede), aunque monseñor Ma Daqin no permitió que le impusiera las manos el obispo de la Asociación Católica Patriótica China (CCPA) Zhan Silu, un obispo nombrado por la Asociación patriótica sin el consenso de la Santa Sede, enviado por el Gobierno a su ceremonia .

Con la ordenación del obispo Thaddeus Ma Daqin, la Iglesia católica en Shangai, que está compuesta por dos comunidades (una “abierta” y reconocida por el gobierno, y otra “subterránea” y sin este reconocimiento, que suman más de 100 sacerdotes y 150.000 católicos), cuenta con cuatro obispos: Aloysius Jin Luxian, Thaddeus Ma Daqin, Joseph Xing Wenzhi y Joseph Fan Zhongliang. Todos en comunión con la Santa Sede. El obispo Fan, de 94 años, cabeza de la Iglesia “subterránea”, ha estado enfermo y tuvo que vivir bajo vigilancia durante muchos años.

Monseñor Joseph Xing Wenzhi (nacido en 1963) fue nombrado obispo auxiliar de Shanghai por el papa san Juan Pablo II, confirmado por el papa Benedicto XVI y rreconocido al mismo tiempo por el gobierno comunista chino. Fue consagrado obispo el 28 de junio de 2005. Fue considerado sucesor del obispo Aloysius Jin Luxian, hasta que Xing Wenzhi desapareció a finales de 2011. El obispo Thaddeus Ma Daqin se pretendió que fuese su sucesor en julio de 2012.

La Santa Sede considera a Joseph Fan como el ordinario de la diócesis y a Jin como el coadjutor. Consciente de esta situación delicada y compleja, Ma declaró en su discurso que su ordenación era como obispo «auxiliar», aunque el gobierno y la Iglesia “abierta” le consideren como coadjutor. De hecho, muchos en Roma piensan que será Ma el que sustituirá a Jin.

Retenido por las autoridades chinas
Según fuentes de Uca News, el obispo Ma estaría en Sheshan, el santuario mariano que se encuentra cerca de Shangái, pero las autoridades chinas le habrían impedido ejercitar su ministerio. El pasado domingo, 8.07.2012, no pudo celebrar su primera misa como obispo en la catedral de San Ignacio de Shangai como había anunciado.

Según algunas fuentes, la declaración que pronunció durante su ordenación no fue bien recibida por las autoridades chinas, que le habrían secuestrado desde el sábado después de la ceremonia, dejando vacío su sitio en el banquete previsto tras su consagración episcopal.

Sacerdotes, religiosas y religiosos de la diócesis de Shangai recibieron el domingo un sms del celular del obispo Ma (la suya es la primera ordenación “abierta” desde hace mucho tiempo), en el que pedía disculpas por su ausencia y se declaraba cansado física y mentalmente por la ceremonia del sábado. En los sitios católicos de China han publicado peticiones de oración y de ayuno por el obispo Ma.

------------------------------------------------

El 26 de abril de 2013 murió Aloysius Jin Luxian, el obispo "patriótico" de Shanghai ordenado en 1985 sin la aprobación del Papa que se reconcilió con la Iglesia en 2005 y quedó como Obispo Coadjutor de Shanghai.

Jin Luxian era jesuita y murió a los 97 años de edad. En su juventud, había pasado muchos años en prisión y en campos de reeducación, donde fue utilizado como traductor al servicio del Estado, gracias a su dominio de los idiomas extranjeros, porque había estudiado en París y en Roma. y había viajado por Alemania e Inglaterra.

Al salir de la cárcel, las autoridades chinas se fijaron en él para hacerle líder autorizado de la Iglesia "patriótica" creada por ellos en contraposición a Roma. Él consintió.

Fue establecido como obispo de Shanghai en 1985, por el Partido Comunista sin la aprobación del Papa, en lugar de su heroico predecesor Ignazio Gong Pinmei, enviado al exilio tras 33 años de cárcel y creado cardenal por Juan Pablo II.

En 2005 Aloysius Jin Luxian se reconcilió con Roma.

Había conseguido el renacimiento de la diócesis de Shanghai, luego que el maoísmo había hecho tabla rasa.

Hoy la diócesis de Shanghai cuenta con casi 150 mil católicos, un centenar de sacerdotes, numerosas religiosas, 37 parroquias, 140 iglesias, una imprenta, un comedor para los pobres, una casa para ancianos y otros servicios. Se levantan en su territorio el santuario mariano de Sheshan, meta de peregrinaciones nacionales, y el principal seminario de China, del que han salido personalidades como Giuseppe Zen Zekiun, que ha llegado a ser obispo de Hong Kong y cardenal, y Savio Hon Taifai, el actual secretario de la Congregación "de Propaganda Fide".

Para lograr todo esto Jin Luxian hizo malabares durante décadas entre la obediencia a las autoridades comunistas y la fidelidad a la Iglesia. Esta duplicidad ha sido señalada como ejemplar por los que apoyan un compromiso con el régimen.

En el año 2005, cuando Jin Luxian se reconcilió con Roma profesando su obediencia al Papa, aceptó un redimensionamiento de su rol. La Santa Sede que consideraba obispo ordinario de Shanghai al obispo de la Iglesia “subterránea”, no reconocido por el régimen, Joseph Fan Zhongliang, jesuita también él, nombró a Jin Luxian obispo coadjutor. El obispo Fan, de 94 años, cabeza de la Iglesia “subterránea”, había estado enfermo y estuvo bajo vigilancia durante muchos años.

La Santa Sede consideraba a Fan Zhongliang como el ordinario de la diócesis y a Jin Luxian como el coadjutor desde 2005. Pero al ser ambos muy ancianos y enfermos, la Santa Sede designó también un obispo coadjutor con derecho a sucesión, el obispo Joseph Xing Wenzhi.

Monseñor Joseph Xing Wenzhi fue nombrado obispo coadjutor con derecho a sucesión de Shanghai por el papa san Juan Pablo II con el acuerdo conjunto Pekín , confirmado por el papa Benedicto XVI y reconocido al mismo tiempo por el gobierno comunista chino. Fue consagrado obispo el 28 de junio de 2005. Fue considerado sucesor del obispo Aloysius Jin Luxian, hasta que Xing Wenzhi desapareció a finales de 2011. [Y en 2012 se anunció la inexplicada renuncia o dimisión de monseñor Xing Wenzhi]. El obispo Thaddeus Ma Daqin se pretendió que fuese su sucesor en julio de 2012, (http://en.wikipedia.org/wiki/Joseph_Xing_Wenzhi )

Eran años de deshielo. Las autoridades chinas habían dejado de incardinar a obispos que no contaban con el reconocimiento de Roma. A su vez, la Santa Sede había multiplicado los esfuerzos para lograr la unidad de las dos comunidades católicas chinas, la oficial y la “subterránea”. La “Carta magna” de esta situación fue la carta del año 2007 dirigida por Benedicto XVI a los católicos de China.

Pero después todo se precipitó de nuevo. Hoy la situación de la Iglesia Católica en China está bloqueada por tres “piedras de tropiezo” que el prefecto de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos, el cardenal Fernando Filoni, ha descrito de este modo en un informe publicado en la revista "Tripod", editada por el Holy Spirit Study Center, de Hong Kong:

"1. La VIII Asamblea nacional de los representantes católicos, organizada en el año 2010 por las autoridades de Pekín, ha logrado el control del Estado sobre la Iglesia. Inmediatamente ha habido ensañamiento contra el clero llamado ‘clandestino’, porque la Asamblea se adhirió a la Asociación Patriótica, una institución responsable del control de la Iglesia en China, cuya misión es hacerla independiente del catolicismo y del Papa. Al mismo tiempo la misma Asociación ha agudizado su control también sobre la comunidad llamada ‘oficial’, es decir, sobre los propios obispos, el clero, los lugares de culto, las finanzas y los seminarios.

"2. El control riguroso sobre los nombramientos de los obispos ha llevado a la elección de candidatos muchas veces discutibles, cuando no moral y pastoralmente inaceptables, aunque gratos a las autoridades políticas.

"3. Las consagraciones episcopales, tanto legítimas como ilegítimas, han sido forzadas a través de la intromisión en los ritos de obispos ilegítimos, creando dramáticas crisis de conciencia, tanto en los obispos consagrados como en los obispos consagrantes. […] Algunos obispos y sacerdotes son segregados o privados de su libertad, como ocurrió recientemente en el caso del obispo Ma Daqin, de Shanghai. […] El control sobre las personas y sobre las instituciones se ha agudizado y se recurre muy fácilmente a sesiones de adoctrinamiento y a presiones".

El epicentro de esta reagudización de la crisis entre Roma y Pequín ha sido precisamente la diócesis de Shanghai.

Inexplicadamente, en 2012 dimitió el obispo coadjutor de Shanghai Joseph Xing Wenzhi. En su lugar se nombró un nuevo coadjutor con derecho a sucesión en la persona de Taddeus Ma Daqin, ordenado como obispo el 7 de julio de 2012 tanto con mandato del Papa como con la aprobación del gobierno.

Pero en el rito de ordenación, Ma Daqin declaró que no se quería adherir ya más a la Asociación Patriótica de la que formaba parte, considerándola incompatible con su ministerio de obispo, según las indicaciones de la carta de Benedicto XVI del año 2007. Por eso fue inmediatamente castigado. Las autoridades lo confinaron y aislaron en el seminario de Sheshan y la autodenominada conferencia episcopal china instituida por el régimen le revocó el título de obispo coadjutor de Shanghai.

Ma Daqin ha resistido. La Santa Sede asumió firmemente su defensa. Monseñor Hon, el secretario de "Propaganda Fide", ha declarado que "ninguna conferencia episcopal, en ninguna parte del mundo, tiene el poder de anular el mandato pontificio. Mucho más en este caso, en el que la conferencia no está reconocida. Por este motivo se mantiene firme para nosotros que Ma Daqin es el obispo de Shanghai".

José Fan Zhongliang, ancianísimo obispo clandestino de Shanghai, que llevaba casi 20 años en arresto domiciliario y al menos 10 gravemente enfermo, murió el domingo, 16 de marzo de 2014 a la edad de 97 años.

Y tras la muerte el 26 de abril de 2013 de Aloysius Jin Luxian también a la edad de 97 años y la de monseñor José Fan Zhongliang el 16 de marzo de 2014, monseñor Taddeus Ma Daqin es de pleno derecho el obispo de Shanghai.

Pero las autoridades chinas ni siquiera le permitieron a monseñor Taddeus Ma Daqin participar en el funeral, del obispo Aloysius Jin Luxian el 29 de abril de 2013. Parece que con esa ocasión lo habían transferido a Pekín en confinamiento solitario. Y no se sabe nada del funeral de monseñor José Fan Zhongliang.

El cardenal Zen, obispo de Hong Kong, en un escrito publicado en 2012 en "Asia News", manifestó que “el verdadero bien para la Iglesia en China no es seguir regateando con organismos no sólo ajenos sino claramente hostiles a la Iglesia, sino movilizar a obispos y fieles a deshacerse de éstos”.

Fuente: Sandro Magister ReL 6 de mayo 2013

------------------------------------

El primer documento pastoral de Monseñor Tadeo Ma Daqin

REDACCIÓN HO.- I. Fernández | Jue, 31/10/2013 - 18:19 http://www.hazteoir.org/noticia/54412-primera-carta-obispo-shanghai-retenido-seminario-chino-sheshan

 

El primer documento pastoral de Monseñor Tadeo Ma Daqin desde su encierro es un breve comentario a la Encíclica Lumen Fidei del Papa, y ya ha sido bloqueado en Internet.

Un elaborado comentario a la Encíclica Lumen Fidei ha sido el primer documento pastoral del Obispo Auxiliar de Shanghai, Mons. Tadeo Ma Daqin, quien se encuentra retenido en el Seminario de Sheshan por haber renunciado a cargos oficialistas el día de su ordenación episcopal. Pese a que diversos medios divulgaron internacionalmente los contenidos de la publicación, el documento original ya no está disponible en el blog personal del prelado, a quien se continúa impidiendo su apostolado.

Hasta ahora Ma Daqin sólo ha podido comunicarse a través de breves mensajes

La reflexión de Mons. Ma Daqin, titulada "La Lumen Fidei nos ilumina", ha llamado de nuevo la atención sobre el caso de este Obispo y ha tenido un impacto positivo sobre los católicos en Chinasegún informó la Agencia Asia News.

Actualmente el prelado sólo ha podido comunicarse con los fieles a través de breves mensajes en la red social Weibo y una reciente ordenación sacerdotal de un seminarista de Shanghai tuvo que ser realizada en la Diócesis de Xiamen, ante la ausencia de Mons. Ma Daqin y tras el fallecimiento del Obispo Coadjutor de Shanghai, Mons. Aloysius Jin Luxian, el 26 de abril de 2013, no pudo oficiar en su funeral el 29 de abril siguiente, según publica Ayuda a la Iglesia Necesitada.

"Ser testigos fieles y verdaderos, con palabras, pero también con las obras"

"La fe es un don del Espíritu Santo, que ilumina el camino de la vida, es más, es el camino de Dios, un camino de vida y de luz, donde Cristo es la guía tierna y segura", expresó el Obispo en un aparte traducido y divulgado por Agencia Fides. "Es lámpara que no solo ilumina el camino, sino que nos sostiene en los momentos de profunda tristeza, que nos da valor y razón de vivir. Debemos como Cristo, perfeccionador de la fe, ser testigos fieles y verdaderos, con palabras, pero también con las obras".

El prelado cita de forma frecuente la Encíclica del Santo Padre Francisco y motiva a los fieles a a agradecer el don de la fe y perseverar en su fidelidad a la misma. Al final de la reflexión, de cuatro capítulos y 13 mil caracteres chinos de extensión, Mons Ma Daqin invoca a la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Sheshan, ampliamente venerada en China.

Si bien el documento original ya no está disponible, otras copias divulgadas por católicos chinos permanecen en línea, por lo cual es de esperar que al menos de un modo más lento la reflexión pueda llegar finalmente a los fieles de esta importante Diócesis.

---------------------------

Monseñor Joseph Xing Wenzhi

Monseñor Joseph Xing Wenzhi fue nombrado obispo auxiliar de Shanghai por el papa san Juan Pablo II, confirmado por el papa Benedicto XVI y reconocido al mismo tiempo por el gobierno comunista chino. Fue consagrado obispo el 28 de junio de 2005. Fue considerado sucesor del obispo Aloysius Jin Luxian, hasta que Xing Wenzhi desapareció a finales de 2011. [Y en 2012 se anunció la inexplicada renuncia o dimisión de monseñor Xing Wenzhi]. El obispo Thaddeus Ma Daqin se pretendió que fuese su sucesor en julio de 2012, ( http://en.wikipedia.org/wiki/Joseph_Xing_Wenzhi )

-------------------------------

The missing young bishop of Shanghai. The case of the disappearing prelate and its many implications

ucanews.com

Father Huabei, Beijing China January 13, 2012 http://www.ucanews.com/news/await-lucai-checked-the-missing-young-bishop-of-shanghai/39590 Fr Huabei is the pseudonym of a priest in northern China who used to live in Shanghai

As in the days of Chairman Mao, appearances and non-appearances at events or in photos are always considered highly symbolic when seeking to interpret the rise or fall of an individual in the pecking order.

Fact is always hard to establish because no particular actor will confirm or deny the reason for appearances or disappearances, rises or falls in favor.

What is indisputable is that Auxiliary Bishop Joseph Xing Wenzhi of Shanghai has been sidelined. The Shandong-born Xing was picked as auxiliary to Bishop Aloysius Jin Luxian in preference to any Shanghai candidates. Once expected to succeed the 95-year-old Jin, Xing seems to have fallen from favor, perhaps for a short while or perhaps permanently.

His troubles began in December 2010 or perhaps since he became bishop.

It’s "the case of the disappearing bishop" in Shanghai. But rather than asking where he is, the real question is "what does the disappearance mean?"

Catholic circles in China are buzzing with rumors about Xing, who has not been sighted since last month.

On December 10, 2011, he could have substituted for Bishop Jin at a priestly ordination. It was postponed due to Bishop Jin’s fall and hospitalization.

Then Bishop Xing did not appear for Christmas Mass and in the week before Christmas, Bishop Jin appointed a priest in his 40s, Father Thaddeus Ma Daqin, as vicar general of the diocese.

The Eighth National Congress of Catholic Representatives was held against the wishes of the Vatican in December 2010. The first pictures of the congress on the official TV news report prominently featured the image of Xing.

The authorities seemed to believe that as long as Xing was present, the congress was half way to being claimed as a success.

However, the success gained from the obedience of Xing to Bishop Jin’s request that he attend was countered by the “absence” of Bishop Joseph Li Liangui of Xianxian.

During the congress Xing was criticized for his “three NOs.” He did not wear the bishop’s soutane, did not put on his zucchetto and did not show any supportive stance to the congress.

Even though he went to Beijing, it was considered that his uncooperative attitude showed contempt for the patriotic coalition comprised of the Chinese Catholic Patriotic Association (CCPA) and the Bishops’ Conference of the Catholic Church in China, neither of which is recognized by the Vatican.

In fact, while Bishop Jin is honorary president of the coalition, such contempt for it is normal in Shanghai.

The coalition has a history of tension with the Shanghai diocese since the era of Anthony Liu Bainian, Beijing-based vice-chairman of CCPA 1992-2009. Bishop Jin is the leader of Shanghai diocese’s “open” community.

He once criticized Liu to his face: “The Church in China became chaotic because of you!”

Xing was picked to be auxiliary bishop in these circumstances. Considered an upright son of Shandong, Xing shares the fear and dislike that others in Shanghai are held in by officials of the patriotic coalition.

On a working visit to Shanghai in October, CCPA vice-chairman Liu Yuanlong visited Bishop Jin. Shanghai’s religious officials welcomed Liu’s visit. But only local CPA staff appeared to receive him.

This was strong contrast to similar visits in other provinces and cities. Moreover, a scene without clergy does not look good for the government-sanctioned open Church community.

It is not surprising that Bishop Xing was believed to be an unlikely candidate to succeed Jin.

Three reasons are given for this: He is a headache for religious officials and the government dislikes him. He is stubborn and weak in interpersonal relationships. His temperament has been questioned by others and is seen to not support the harmony of the diocese.

But these reasons do not completely explain Xing’s sudden disappearance.

There is a parallel in the recent case of Bishop Li of Xianxian. After he was rumored to have retired in mid 2011, gossip spread about a scandal involving the bishop that looked likely to stir up disputes in the diocese. But all his priests united behind him and tension evaporated.

If Bishop Xing of Shanghai has come under pressure, it will be a test of the character and strength of the Shanghai diocese.

Fr Huabei is the pseudonym of a priest in northern China who used to live in Shanghai. Related reports Bishop’s injury delays ordinations Chinese Catholics mull post-congress future Young Auxiliary Bishop Of ‘Deep Faith And Prayer’ Ordained For Shanghai Diocese

Read more at:
http://www.ucanews.com/news/await-lucai-checked-the-missing-young-bishop-of-shanghai/39590

-------------------------

Obituario en El País de monseñor Joseph Fan Zhongliang

24 MAR 2014 - 01:03 CET

Joseph Fan Zhongliang, jesuita, obispo en Shanghái de la Iglesia católica en la clandestinidad, falleció el domingo 16 de marzo en esta ciudad a los 97 años, tras haber pasado décadas preso y bajo arresto domiciliario, según han informado diferentes organizaciones religiosas. Fan murió en su apartamento de la capital económica y financiera china en compañía de otros sacerdotes y algunos seglares tras una breve enfermedad, según la Fundación Cardenal Kung, que promueve desde Estados Unidos el catolicismo en el país asiático. La fundación asegura que el Gobierno de Shanghái rechazó la petición para celebrar su funeral en la catedral de la ciudad, y que solo permitió una pequeña ceremonia en un tanatorio.

Joseph Fan fue ordenado sacerdote en 1951, dos años después de que el Partido Comunista Chino (PCCh) se hiciera con el poder tras derrotar en la guerra civil a los nacionalistas de Chiang Kai-shek, que se refugiaron en Taiwán. Fue detenido en 1955, después de que Mao Zedong ordenara a los católicos chinos que cortaran toda relación con el Vaticano. Fue condenado a 20 años de cárcel por contrarrevolucionario y obligado a trabajar en la morgue de un campo de trabajos forzados en la provincia occidental de Qinghai.

Tras cumplir la sentencia, fue asignado como profesor en una escuela de hijos de funcionarios del partido. En 1985, tras el inicio del proceso de apertura y reforma puesto en marcha por Deng Xiaoping, fue autorizado a regresar a Shanghái.

Lo nombró en 2000 Juan Pablo II, sin el reconocimiento del Partido Comunista Chino

En 2000, fue nombrado obispo de Shanghái por el entonces papa Juan Pablo II, pero no fue reconocido por el PCCh, que controla la Asociación Católica Patriótica China, organización responsable de supervisar las actividades y a los sacerdotes de la Iglesia católica en el país. Tras su designación por el Vaticano, fue puesto bajo arresto domiciliario. El obispo oficial de Shanghái para el PCCh era desde 1985 Aloysius Jin Luxian, quien falleció en abril del año pasado, a los 96 años, después de haberse reconciliado en 2005 con Roma, que le designó obispo coadjutor de Shanghái.

El Gobierno chino —oficialmente ateo— rechaza la insistencia del Vaticano de que solo el Papa tiene derecho a nombrar obispos. La Santa Sede no reconoce formalmente a la Asociación Católica Patriótica China y dice que la Iglesia china debería estar bajo su autoridad. Uno de los puntos de mayor fricción ha sido, históricamente, la selección de los obispos, que, según Pekín, es potestad del Gobierno. China, además, exige a Roma que rompa relaciones diplomáticas con Taiwán si pretende establecer relaciones con Pekín.

El país asiático tiene entre 8 y 12 millones de católicos —de un total de 67 millones de cristianos—, de los cuales aproximadamente la mitad practica su fe en el marco de la Iglesia patriótica. La otra mitad es fiel al Papa y practica su fe en las llamadas iglesias clandestinas. En la práctica, la división no es tan clara.

En 2005, ante la avanzada edad tanto de Joseph Fan como de Aloysius Jin, el Vaticano les pidió que pensaran en un sucesor. El elegido fue Joseph Xing Wenzhi, quien en 2012 renunció por motivos que no están muy claros. Xing fue sustituido por Thaddeus Ma Daqin con el acuerdo tanto del Papa como de Pekín. Sin embargo, durante su ceremonia de ordenación, ese mismo año, Ma rompió en público las relaciones con la Asociación Católica Patriótica, y el Gobierno chino le retiró su beneplácito. Desde entonces, no ha vuelto a ser visto en público y la sede diocesana está vacante. Se cree que está confinado en un seminario en las afueras de Shanghái.

El Partido Comunista cortó los lazos con la Santa Sede en la década de 1950, poco después de la llegada de los comunistas al poder, y persiguió a los curas y fieles durante décadas, hasta que restauró cierto grado de libertad y liberó a sacerdotes presos a finales de los setenta. Aunque las relaciones han mejorado en los últimos años a medida que ha crecido la población de católicos en el país asiático, profundas diferencias permanecen. Shanghái es considerada una diócesis muy importante, dados su tamaño y sus lazos históricos con la Iglesia católica.

------------------------

Un incendio destruye en China una catedral católica del siglo XIX

DN Efe. Pekín 28/07/2014

La catedral de Jiangbei, en la ciudad oriental china de Ningbo y una de las más antiguas del país asiático, quedó hoy destruida por un incendio, informó la agencia oficial Xinhua.

El fuego comenzó poco después de la medianoche local y tardó dos horas en ser sofocado por medio centenar de bomberos locales, que no pudieron salvar el edificio construido entre 1872 y 1876.

"El interior ha quedado totalmente destruido. Es una enorme pérdida, la iglesia era un edificio muy bello", declaró a Xinhua uno de los bomberos que participó en las labores de extinción.

La iglesia, que fue diseñada en el siglo XIX por un obispo francés, era uno de los principales símbolos de la ciudad, situada en la próspera provincia china de Zhejiang.

Dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, la catedral fue cerrada en 1963 y permaneció clausurada en los turbulentos años de la Revolución Cultural, entre 1966 y 1976.
No se reabrió hasta 1980 y en 1996 las autoridades la incluyeran en la lista nacional de bienes de patrimonio histórico protegidos.

El incendio se produce en un momento de especial dificultad para las comunidades cristianas en Zhejiang (una de las provincias chinas con más fieles católicos y protestantes), debido a una campaña de demolición de iglesias y retirada de cruces que ha afectado a decenas de templos.

La campaña afecta especialmente a Wenzhou, ciudad en la que vive una de las mayores comunidades cristianas de China y que a veces es apodada por ello "la Jerusalén del Este".

------------------------------------------------