HISTORIA UNIVERSAL

Macedonia 2008

Macedonia se encuentra inmersa en un descontento permanente por conflictos étnicos

AGENCIAS. Madrid. Sábado, 31 de mayo de 2008.

La coalición de Gobierno VMRO-DPMNE aspira a alzarse con la victoria en las elecciones parlamentarias de mañana, 1.06.2008, en Macedonia, unos comicios marcados por brotes de violencia precedentes que podrían repetirse el mismo día de la votación en un país cuyos ánimos nacionalistas han vuelto a despertar junto con una sensación de incertidumbre sobre el futuro del país en relación a su posible integración en la Unión Europea y la OTAN.

Si bien se espera que la coalición del primer ministro, Nikola Gruevski, obtenga la mayoría de los escaños de la Cámara (120), se desconoce si tendrá la capacidad de triunfar con una mayoría absoluta, pero en cualquier caso el nuevo Gobierno macedonio deberá enfrentarse a la presión internacional sobre su incorporación a la Alianza Atlántica, preparar las negociaciones de adhesión a la Unión Europea, y calmar las tensiones tras los últimos incidentes entre los partidos que representan a los albano macedonios.

Precisamente el embajador de la UE en Macedonia, Erwan Fouere, ha calificado las elecciones de "cruciales", y destacó la importancia de que el país "supere la prueba" de los comicios "si quiere recibir una recomendación de la Unión Europea para que se abran las negociaciones de incorporación al bloque".

Así, junto al VMRO-DPMN --que aglutina a 22 formaciones políticas-- se presentará la coalición social demócrata del SDSM, la del Partido Democrático de los Albanos, y los tres partidos de la Unión Democrática para la Integración, el partido de oposición albano. En total, turcos, romaníes, bosniacos, serbios, torbesis entre otros, están representados en estos comicios a la Sobranie.

Bloqueo

Macedonia, que se escindió pacíficamente de Yugoslavia en 1991 y fue reconocida internacionalmente dos años después, se encuentra inmersa en un descontento permanente por su demografía y por los conflictos étnicos asociados. Los albanos conforman una cuarta parte de la población, dominando el noroeste de la república, en la frontera con Albania y la recién autoproclamada República de Kosovo.

La comunidad internacional consiguió evitar en el último momento un descenso a la guerra civil en 2001, al prometer a través de la OTAN y la UE nuevos derechos para las minorías, así como el desarme de las guerrillas albanas que operaban en el país. Pero a pesar del progreso en las relaciones étnicas, el país sigue sumido en la pobreza, la inestabilidad y una larga disputa internacional con Grecia sobre el nombre actual de la república.

La coalición de Gruevski, en el poder desde hace menos de dos años, convocó las elecciones tras el último impedimento de Grecia para que Macedonia pueda incorporarse a la Alianza Atlántica. El Gobierno de Atenas ha reconocido que bloqueará cualquier propuesta de incorporación macedonia a no ser que la república cambie su nombre para evitar una posible amenaza territorial sobre la región griega de Macedonia, sugiriendo un nombre compuesto, como "Nueva Macedonia", por ejemplo.

Todo puede seguir igual

No obstante, no se esperan cambios significativos en un país donde, por encima de todo, su situación económica es deprimente: la tasa de desempleo llega ya hasta el 30 por ciento, y el índice de corrupción es uno de los más altos de todo el continente. Es además un país donde la libertad de prensa es de las más reducidas en la región. Actualmente, Macedonia ostenta el puesto 100 en esta lista elaborada por Freedom House, sólo por delante de Albania en la zona.

El profesor Vasko Naumovski, de la universidad de Nueva York-Skopje, consideró, "dado el Gobierno actual, presunto ganador de los comicios", que el país no "está listo para un compromiso con Grecia que pueda alterar la identidad macedonia". El retraso para la incorporación europea no hace sino enfurecer a determinados sectores de la población y afectar negativamente la difícil paz en la región.

Por ello, expertos internacionales como el grupo esloveno IFIMES piden una mayor implicación de la Unión Europea en estos comicios, a riesgo de "perder credibilidad si no incide más presión sobre Grecia y Bulgaria, opuestas a la existencia del lenguaje macedonio, y artífices de la amenaza de veto que pesa sobre la antigua provincia yugoslava".

Si no, la pobreza y la frustración reinantes en el país amenazan con exacerbar los enfrentamientos registrados entre los partidarios del Partido Democráticos de los Albanos y la Unión Democrática para la Integración, del antiguo líder guerrillero, Alí Ahmeti. "El deseo común de unnirse a la OTAN es uno de los pocos puntos de contacto que mantienen unidos a los grupos étnicos del país", declaró el ex embajador estadounidense William Montgomery. El revés del veto griego "contribuye a ampliar la distancia entre estos grupos, incrementando la amenaza del nacionalismo en un país que es lo último que necesita si alguna vez desea alcanzar la estabilidad", añadió.

Posibles incidentes

En este ambiente, el Instituto Internacional IFIMES recuerda a las autoridades su obligación de garantizar la seguridad para todos sus líderes políticos y participantes en el proceso electoral, y no excluye la posibilidad de "incidentes armados" incluso el mismo día de las elecciones.

Cabría incluso la posibilidad de que algunos grupos llegaran a perpetrar incidentes de los que se responsabilizaría a partidos rivales, como presuntos intentos de asesinato contra sus líderes para conseguir más votos.

"Además, numerosos servicios de inteligencia en Macedonia, conectados con partidos políticos, intentan desestabilizar el país en este momento crucial", advierte el instituto.