....CRISTIANDAD FUTURA.

Físicos de la Universidad de Chalmers producen fotones a partir de partículas virtuales del vacío cuántico y se dice que eso es crear luz de "la nada" con una máquina cuántica

LIBERTAD DIGITAL 2011-06-08

Un grupo de físicos de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Gothenburg, Suecia, ha conseguido crear luz de la nada, produciendo fotones visibles a partir de partículas virtuales que se creía que existían en el vacío cuántico.

El físico teórico del Imperial College de Londres, John Pedry, afirma que se trata de un "hito importante" y que es una de las pruebas experimentales más inusuales de la mecánica cuántica en los últimos años. El físico experimental de la Universidad de Harvard en Cambridge, Federico Capasso califica al trabajo como "un gran avance".

El experimento radica en que el espacio vacío, en realidad, es una espuma retorcida en el que las partículas revolotean. El grupo presentará sus conclusiones la semana que viene, en la italiana ciudad de Padua, aunque la investigación se puede consultar en arXiv.org .

Según informa ABC, los científicos de Chalmers utilizaron un dispositivo superconductor de interferencia cuántica –SQUID-, que actuó como un espejo y consigue modular la velocidad de la luz. Ajustando la dirección del campo magnético miles de millones de veces por segundo, los investigadores consiguieron "menearlo" alrededor del 5% de la velocidad de la luz, pudiendo así ver el efecto. El resultado de la prueba fue una lluvia de fotones saltando desde el vacío.

-------------------------

El espacio vacío es.... todo lo contrario. La teoría cuántica predice que el vacío es en realidad una espuma retorcida en el que las partículas revolotean

ABC / Madrid 7/06/2011

Un grupo de físicos de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Gothenburg, Suecia, ha logrado algo casi «divino». Ha producido fotones visibles a partir de las partículas virtuales que se creía existían en el vacío cuántico. En pocas palabras: han obtenido luz prácticamente de la nada. Para conseguir esta hazaña científica, algo que hasta ahora era solo una teoría, el equipo ha utilizado un dispositivo superconductor de interferencia cuántica (SQUID) que consigue modular la velocidad de la luz.

Los investigadores presentarán sus conclusiones la próxima semana en Padua, Italia. De momento, la investigación aparece publicada en arXiv.org, y los autores no quieren ofrecer más datos hasta que su trabajo esté listo para su publicación en una revista de alto nivel. Sin embargo, científicos que no están directamente vinculados al equipo de Chalmers aseguran en la web de Nature que el resultado es impresionante. Si la investigación se verifica, se convertirá en una de las pruebas experimentales más inusuales de la mecánica cuántica en los últimos años y «un hito importante», afirma John Pendry, físico teórico del Imperial College de Londres, ajeno al estudio. «Es un gran avance», añade Federico Capasso, un físico experimental en la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, quien ha trabajado en los efectos cuánticos similares.

El experimento radica en uno de los más extraños y más importantes principios de la mecánica cuántica: el principio de que el espacio vacío es.... todo lo contrario. La teoría cuántica predice que el vacío es en realidad una espuma retorcida en el que las partículas revolotean.

La existencia de estas partículas es tan fugaz que a menudo se describe como virtual. Sin embargo, puede tener efectos tangibles. Por ejemplo, si dos espejos se colocan muy muy próximos entre sí, las partículas virtuales que existen entre ellos y fuera crearán una fuerza que empujará las placas metálicas entre sí. Es lo que se conoce como «Efecto Casimir», en honor al físico holandés Hendrik B.G. Casimir, quien propuso esta teoría junto a su colega Dirk Polder en 1940.

Un experimento «muy inteligente» Un espejo en movimiento puede generar luz del vacío

Durante décadas, los teóricos han predicho que un efecto similar puede producirse en un solo espejo que se está moviendo muy rápidamente. Según la teoría, un espejo puede absorber la energía de los fotones virtuales en su superficie y volver a emitir esa energía como fotones reales. El efecto sólo funciona cuando el espejo se mueve a través del vacío a casi la velocidad de la luz, lo que es casi imposible para los dispositivos mecánicos que utilizamos a diario.

Los físicos de Chalmers consiguieron evitar el problema utilizando una pieza de la electrónica cuántica conocida como dispositivo superconductor de interferencia cuántica (SQUID), que es extraordinariamente sensible a los campos magnéticos. De esta forma, el dispositivo actuó como un espejo y ajustando la dirección del campo magnético miles de millones de veces por segundo consiguieron «menearlo» a alrededor del 5% de la velocidad de la luz, lo suficiente para ver el efecto.

El resultado fue una lluvia de fotones saltando desde el vacío. Capasso cree que el experimento es «muy inteligente», y una buena demostración de la mecánica cuántica, aunque duda de que pueda tener algún efecto práctico. Sea como sea, para los físicos es un logro realmente emocionante.