..El inicio en España de los nacionalismos antiespañoles... .HISTORIA DE ESPAÑA. ...CRISTIANDAD FUTURA......INDEX

LA LIMPIEZA DE SANGRE

Es la exigencia, para ser admitido en ciertos cargos e instituciones, de no tener ascendientes de religión judía, o musulmana, o condenados por la Inquisición,
exigencia implantada generalizadamente en la segunda mitad del XVI, como una de las distorsiones producidas por la modernidad renacentista desviando a la sociedad de su cristianización.
Será suprimida en 1835 cuando se implanta el liberalismo, que en realidad la reemplaza por el
nacionalismo con todo su racismo y xenofobia, que es la continuación del problema corregido y aumentado.

Sus precedentes son de mediados del siglo XV, cuando pretendió imponerlo en Toledo el Alcaide del Alcázar, aunque entonces lo rechazan el rey de Castilla y el Papa, que condena la distinción entre cristianos viejos y nuevos.
En 1547, se exige para ser miembro del cabildo de la catedral de Toledo, donde lo impone el renacentista Martínez Silíceo.
El gobierno de la Monarquía Hispánica lo exigió después como requisito para algunos cargos de los que se excluía a los descendientes inmediatos de conversos y de condenados por la
Inquisición.
Son en mucha mayor medida entidades autónomas las que van imponiendo la limpieza de sangre: Órdenes Militares, Colegios Mayores, algunos gremios y el Señorío de Vizcaya y la provincia de Guipúzcoa. Y entre las entidades eclesiásticas, numerosas cofradías, un tercio de los cabildos y diversas órdenes religiosas. Los jesuitas, por ejemplo, habían tenido como Padre General al español Laínez, de ascendientes judíos, y admitían ampliamente conversos, siguiendo las doctrinas puramente cristianas de San Ignacio, pero acabaron imponiendo la limpieza de sangre en 1593, cuando ya lo jesuítico no ignaciano había ido proliferando e imponiéndose.

La limpieza de sangre es otra distorsión producida por la modernidad renacentista en la religión. No es propio de la religión cristiana, que enseña, desde el punto de vista sobrenatural divino unido con lo natural humano, no sólo la igualdad de todo cristiano, porque es accidental la ascendencia, sino incluso con referencia a los conversos, que "hay más alegría en el cielo por un pecador que se convierte, que por cien cien justos que perseveran". Y que la Iglesia cristiana se llama católica que significa universal, porque ya no se circunscribe a ser la religión de una nación, como en el antiguo pueblo judío, sino que se abre a todas las naciones, que son el nuevo pueblo de Dios. En la Plena Edad Media, se llamaba la Cristiandad al conjunto de naciones de cualquier ascendencia, que eran igualmente cristianas. Y en el siglo XX, esto fue formulado por el papa Juan XXIII afirmando que "los católicos somos los judíos espirituales", es decir, que cualquiera que sea su ascendencia, judía o gentil, el pueblo católico es el pueblo de Dios. Eso desde el punto de vista católico, que es el sobrenatural divino unido con lo natural humano. La Cristiandad de la Plena Edad Media buscaba el bien del hombre en la conexión de todo lo humano con lo divino. El punto de vista naturalista es otro.

La distorsión de la religiosidad por el naturalismo renacentista lo centra todo en lo humano desligado de lo divino y sobrevalorado. Y, en este caso de la limpieza de sangre, al poner como indicador de ser buen cristiano, en vez de la unión con lo divino de lo humano, la ascendencia familiar, pone el eslabón que llevará en el futuro a sustituir la religión por el racismo. La limpieza de sangre cada vez más valorada en los siguientes siglos de la Edad Moderna, llevará a mitificar a aquellos pueblos que se suponía que nunca estuvieron bajo la dominación musulmana, a la que se denominaba mora, como ahora árabe, con una denominación étnica y no religiosa. Sólo faltará que llegue la proclamación por el liberalismo de la doctrina del Pueblo Soberano, para que haga eclosión el nacionalismo con todas sus locuras y catástrofes de los siglos contemporáneos y posmodernos. Cuando se suprime el requisito de la limpieza de sangre en 1835, es ya demasiado tarde, ha sido sustituido por el nacionalismo con todo su racismo y xenofobia, que es el problema corregido y aumentado.

-----------------------------------

Hace falta comprobar y demostrar si quien llevó a la reina Isabel a la idea de expulsar a los que seguían siendo judíos de religión fue aquel sector de exjudíos que eran enemigos acérrimos de los que seguían siendo judíos de religión, porque procedían de los que se habían declarado cristianos debido a que eran aquellos que Domínguez Ortiz caracteriza como la porción más rica entre los judíos, pero "la más inmoral, la más corrompida y la menos creyente", cuya conversión fue "como el desenlace del cisma latente", que oponía a los "enriquecidos de tibia fe frente a los modestos artesanos" (Antonio Domínguez Ortiz, Los judeoconversos. 1971. Pág. 18).

Y también hace falta comprobar y demostrar si no fueron del sector de los que escribían obras en las que se atacaba fanáticamente a los judíos siendo ellos conversos (ib.).

---------------

La identificación de la religión con la pertenencia a un pueblo es propia de la Edad Antigua en la que cada pueblo o tribu tiene dioses nacionales. Y los otros dioses son denominados dioses extranjeros. Los que más identifican la religión como nacional son los judíos, que son el Pueblo elegido por Dios mismo.

La Iglesia católica se llama así precisamente porque es para todos los pueblos, naciones, lenguas y razas, porque católica quiere decir universal. Todos se convierten en miembros del Pueblo de Dios, aunque como injertados, como acebuche injertado en el olivo que es Israel, es decir, se convierten en Pueblo de Dios, no por la sangre, sino por la fe y la gracia; y así, como dijo Juan XXIII, "los católicos somos los judíos espirituales".

El problema lo tienen los judíos que creen que por serlo según la etnia, lo deben ser también de religión, los que identifican la religión con la pureza de la raza. Lo tienen y lo introducen en los demás.

Según Américo Castro, "el más antiguo texto de una prueba de limpieza de sangre en España" es una certificación judía de un rabino de Barcelona de 1300 que garantiza que dos miembros de su comunidad hebrea son "de descendencia pura", pues no tienen "mezcla de sangre impura", ni en sus "antecesores paternos, ni maternos, ni en sus parientes colaterales", por lo que pueden "matrimoniar con las más honorables familias de Israel". (Antonio Domínguez Ortiz, Los judeoconversos. 1971. Pág. 80).

Judíos y cristianos

La Inquisición

La expulsión de los judíos

Santo Dominguito del Val

El verdadero Israel, heredero del Israel bíblico, es la Iglesia

La expulsión de los moriscos

---------------------------

En Inglaterra aún impera en el siglo XXI el Act of Settlement de 1701 que excluye a los católicos.

El nieto mayor de Isabel II excluido de la linea sucesoria al casarse en mayo de 2008 con la católica Autumn Kelly
El Act of Settlement de 1701 establece que quien se casa con un papista pasa a ser incapaz para siempre de poseer o heredar la Corona
El Gobierno británico habla de suprimir el veto a los católicos para acceder al Trono