HISTORIA UNIVERSAL
INICIAL

Laniakea

Manuel Ansade, LD 2014-09-04, Materia http://www.esmateria.com/

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, contiene 200.000 millones de estrellas y está en el supercúmulo de galaxias llamado ahora Laniakea, que significa "cielo inmenso", en hawaiano. Laniakea tiene un tamaño de 500 millones de años luz y es un supercúmulo que agrupa 100.000 galaxias, que contienen 100.000 billones de estrellas.

Las galaxias están agrupadas en cúmulos de cientos de galaxias agrupados a su vez en supercúmulos de miles de galaxias.

Hay otros seis millones de supercúmulos de galaxias sólo en nuestro horizonte observable, según los cálculos del astrónomo estadounidense Brent Tully, de la Universidad de Hawai (EEUU).

Dentro de nuestro supercúmulo Laniakea, los movimientos de las galaxias se dirigen hacia el interior, como las corrientes de agua se deslizan hacia un valle, en palabras de Tully. El valle es el Gran Atractor, una región de alta densidad que arrastra a las galaxias hacia ella mediante su fuerza gravitatoria.

Brent Tully ha concebido una nueva manera de definir los límites de los supercúmulos, basada en el movimiento de las galaxias. Las galaxias se mueven en función de las fuerzas gravitacionales de los supercúmulos vecinos. "Me gusta utilizar la analogía de las cuencas de los ríos. En un terreno relativamente plano puede ser difícil averiguar dónde hay una pendiente, pero el agua lo sabe. Y el agua en regiones adyacentes puede fluir en direcciones opuestas", expone Tully.

Su nuevo método define los límites de Laniakea donde las galaxias comienzan a moverse en otras direcciones. Su mapa de nuestro vecindario en el universo, el mapa del universo local de Tully, se publica hoy, 4.09.2014, en la revista Nature.

El investigador Pablo Fosalba, del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC), trabajó hace 10 años con Tully en la Universidad de Hawái.

Fosalba explica que antes, para definir un grupo de galaxias, ya fuera un cúmulo o un supercúmulo, se utilizaba un criterio de vecindad. "La definición que se propone en este artículo, ligada a las velocidades de las galaxias, está más directamente relacionada con el potencial gravitacional que afecta a todas las galaxias de un determinado grupo y, por tanto, es una definición más física, más robusta y correcta. El problema con esta definición es que a la hora de medir las velocidades con precisión suficiente se necesita una alta calidad en los datos, cosa que no ha sido posible hasta recientemente", detalla el investigador español.

Para Fosalba, el nuevo mapa del universo local será también importante para saber más sobre la energía oscura, una cosa que compone aproximadamente el 75% del universo y de la que ningún físico del mundo sabe qué diantres es. Se sabe que está ahí, por sus efectos, pero no se sabe qué es, igual que se sabe que un saco está lleno pese a ignorar qué hay dentro. Las extrañas propiedades de la energía oscura serían una explicación a la observada expansión acelerada del cosmos. Dos fuentes de energía oscura se repelen, en lugar de atraerse, lo que explicaría esta aceleración.

Según explica Fosalba, una manera de deducir la densidad de energía oscura es medir cuántos vacíos cósmicos, espacios sin apenas galaxias, hay en el mapa del universo local de Tully. "La energía oscura hace que las estructuras del universo estén cada vez más separadas entre sí y, por tanto, que haya mayor cantidad de estos vacíos cósmicos, y de mayor tamaño, a medida que evoluciona el universo", explica.