Crónica del siglo XXI
La crisis económica iniciada en 2007

El BCE inyecta 30000 millones en septiembre de 2008

En la subasta de ajuste fino participaron 51 bancos comerciales de la zona del euro, que pidieron 90.270 millones de euros

AGENCIAS. Londres Lunes, 15 de septiembre de 2008

El Banco Central Europeo (BCE) inyectó hoy en el mercado 30.000 millones de euros (42.600 millones de dólares) a un tipo de interés mínimo (marginal) del 4,30 por ciento y con un vencimiento a un día, tras la quiebra de la entidad estadounidense Lehman Brothers. Según informó hoy el BCE, en la subasta de ajuste fino participaron 51 bancos comerciales de la zona del euro, que pidieron 90.270 millones de euros (128.183 millones de dólares) y deberán devolver el efectivo mañana.

El BCE informó previamente de que "observa muy de cerca las condiciones en el mercado de dinero del euro" y está preparado para contribuir a su funcionamiento ordenado tras la quiebra de Lehman Brothers y la adquisición de Merrill Lynch por Bank of America.

En la operación extraordinaria de refinanciación, los institutos de crédito de la zona del euro pujaron por hacerse con el efectivo a un tipo de interés mínimo del 4,25 por ciento y uno máximo del 4,7 por ciento.

El tipo de interés medio al que el BCE entregó la liquidez a los bancos fue del 4,39 por ciento.

La entidad monetaria europea aseguró que "el BCE está preparado para contribuir a unas condiciones ordenadas en el mercado de dinero del euro", después de que los tipos de interés a corto plazo en el mercado de dinero se tensaran al alza esta mañana debido a la quiebra de Lehman.

El Euribor a una semana subió hoy al 4,42 por ciento (frente al 4,40 por ciento del viernes) y a un mes al 4,52 por ciento (frente al 4,51 por ciento).

Debido a las turbulencias en los mercados financieros, desde comienzos de agosto de 2007 el BCE ha inyectado liquidez adicional en euros y en dólares (en este último caso en operaciones conjuntas con la Reserva Federal estadounidense) para evitar una escasez de efectivo.

Por la crisis financiera internacional, los bancos comerciales son muy reacios desde su estallido a prestarse dinero entre ellos por lo que en el mercado interbancario los tipos de interés han subido con fuerza y se alejan con mucho de la tasa rectora del BCE.

El banco europeo dejó inalterado el precio del dinero a comienzos de este mes en el 4,25 por ciento debido a las presiones inflacionistas y pese al notable debilitamiento económico del área euro.