HISTORIA DE ESPAÑA
Explicaciones y desarrollos

La II República no tuvo legitimidad ni de origen, ni de ejercicio, pese a lo que dice erróneamente Pío Moa
Genealogía de la ilegitimidad: el "Bloque de Izquierdas" de 1909 y la Conjunción Republicanosocialista de 1910 - el Pacto de San Sebastián de agosto de 1930 - la sublevación militar de Jaca de diciembre de 1930 - el 14 de abril de Macià y Alcalá Zamora - la coalición socialazañista - el Frente Popular de 1936 - el Pacto del Tinell de 2003 - el 11M de 2004 y sus consecuencias: el zapaterismo en el poder
El golpe del 11M de 2004 les da el poder otra vez. Así se cimenta la ilegitimidad de origen del gobierno zapaterista. Su ilegitimidad de ejercicio es su política liberticida y antihumana.

Payne explica que los asesinatos políticos comenzaron en diciembre de 1930 en la sublevación de Jaca

Contrariamente a lo que dice erróneamente Pío Moa, la II República no tuvo legitimidad ni de origen, ni de ejercicio. La proclamaron de forma golpista los que se autonombraron ministros en 1931, tras intentar el golpe en varias ocasiones anteriores, como en 1917 y 1930. Lo consiguieron en 1931 por la inacción de Alfonso XIII y de su gobierno. El golpe del 14 de abril de 1931 incluye que Maciá, caudillo de la Esquerra Republicana triunfante en Cataluña, proclamó en Barcelona el mismo 14.04.1931, antes de la proclamación de la república en Madrid, la "República Catalana como Estado integrante de la Federación Ibérica" (TECLEAR AQUÍ PARA OÍR Y LEER SUS PALABRAS") . Impusieron una constitución sectaria y persecutoria y la utilizaron aún más sectaria y persecutoriamente. Eso era quitar los cimientos a toda posibilidad de democracia y de libertad. Y así desencadenaron la guerra civil en 1934 y la buscaron otra vez en 1936 hasta hacerla estallar asesinando a Calvo Sotelo. Alfonso XIII exhibe en su despedida su creencia de que la monarquía era para el rey, por consiguiente patentiza su desconocimiento de que son el rey y su gobierno para la patria como servidores, para la paz y la prosperidad. Dice Alfonso XIII que deja su puesto para evitar la guerra civil "por su causa". Pero dejó así vía libre para la ocupación del poder por los golpistas republicanos y socialistas que trajeron la revolución y la guerra civil precisamente. Si quería evitar la guerra civil, la propició a corto plazo, en cinco años. Y eso llevó a la dictadura, que no convierte en demócratas a los totalitarios antidemócratas socialistas y republicanos. Ni tenía tampoco legitimidad de ejercicio la Restauración con su falseamiento sistemático de las elecciones, como única manera de asentar el sistema liberal, aparte de la dictadura. Y la monarquía liberal carecía también de legitimidad de ejercicio.

--------------------------------

Contrariamente a lo que dice Moa erróneamente, no dio legitimidad al régimen golpista de la II República que los monárquicos Romanones, Berenguer y Aznar regalaran el poder a los golpistas del Pacto de San Sebastián, y que lo hicieran en un acto de suicidio ajeno, la incoada muerte de España. Ni que Franco se atuviera a la república, con el pretexto de que había sido aceptada por el rey. Ni que la monarquía sin la menor resistencia traspasase o regalase "su" legitimidad a la república.

Moa comprenderá seguramente que las concesiones hechas por Aznar (el del PP) y por Zp a los antiespañoles catalanistas, o lo que sean, y las muchas ofrecidas y algunas hechas a los de la ETA, con la connivencia del rey Juan Carlos en el grado que sea o que haya sido, no son legítimas, ni legitiman a los de la ETA, ni a los nacionalistas antiespañoles, como tampoco el regalo del poder por Alfonso XIII, Romanones y compañía, a los golpistas que se autonombraron Gobierno Provisional de la República, les da legitimidad de origen. Aparte de que tampoco Alfonso XIII la tenía...Todos los sistemas liberales se imponen en España a base de golpes, guerras, pucherazos y dictaduras. En nombre del pueblo, eso sí. Hasta llegar a la pseudodemocracia laicista actual, cercana ya a la pseudodemocracia absoluta. El máximo absolutismo.

Y en cuanto a la legitimidad de ejercicio, los responsables de los crímenes de la guerra civil, fueran de derechas o de izquierdas, fueron las izquierdas al destruir la legalidad republicana. La destruyeron con su insurrección de 1934, en el desgobierno del Frente Popular violador de toda legalidad y ya en el del bienio socialazañista de 1931 a 1933, también violador de toda legalidad.

El propio Azaña confiesa en sus Memorias de los Cuadernos de la Pobleta en 1937: «Cataluña en plena disolución. Ahí no queda nada... Debajo de todo eso, la gente común, el vecindario pacífico suspira por un general que mande, y se lleve la autonomía, el orden público y la FAI en el mismo escobazo».

Quisieron el laicismo y la ilegalidad y consiguieron que media España primero y la otra media después se acogiera a un general que mandara. Y produjeron los crímenes y su represión

En realidad los responsables de los crímenes de la Guerra de 1936 y de los actuales son los que destruyeron y destruyen la cimentación de la ley en la moral y de la moral en los medios para llevarla a cabo, que es lo que aporta la Iglesia. Son los que ceden al liberalismo. Sólo tienen como normas morales las que ellos deciden tener, porque no aceptan la autoridad de la Iglesia para definir y enseñar infaliblemente las normas morales y dejan a la gente colgada de la brocha del laicismo agnóstico o a que les defina las normas morales un comité de sabios moralistas, tales como Marina y Sabater, que no pueden aportar medios para ayudar a la gente y a los políticos a actuar de una forma honesta, humana, ni siquiera en los casos en que acierten lo que es honesto, humano. (Leer más)

----------------------------------------------

El concepto de legitimidad de origen y de ejercicio procede del tradicionalismo político español, del carlismo. Fue formulado por la princesa de Beira, esposa del rey carlista Carlos V de Borbón. Es la doctrina contra los poderes tiránicos explicada por Santo Tomás de Aquino. El gobernante que no tiene derecho a ejercer el poder es un tirano, porque está usurpando el poder, carece de legitimidad de origen. El tirano ejerce el poder en beneficio propio, le falta legitimidad de ejercicio. La síntesis habitual es ejercer el poder para asegurarse de monopolizarlo, y así el usurpador lo ejercerá para mantenerse en el poder "como sea". Conseguir el poder "como sea" y ejercerlo para conservarlo "como sea". El tirano usurpa el poder y lo ejerce tiránicamente. ¡Cómo ha de ser!

-------------------------------------------------------

Los que ejercían el poder en la dictadura de Franco, con éste a la cabeza, obviamente, realizaron la transición a la democracia, iniciada visiblemente desde 1962, pero ejecutaron la transición a la democracia como entrega del poder otra vez a los de la situación de 1931 y estos la están llevando a 1936, a vencer donde antes resultaron derrotados en la guerra civil, a imponer la perpetuación del Frente Popular.

------------------------------------------------------

Genealogía de la ilegitimidad:
El "Bloque de Izquierdas" de 1909 y la Conjunción Republicanosocialista de 1910 - el Pacto de San Sebastián de agosto de 1930 - la sublevación militar de Jaca de diciembre de 1930 - el 14 de abril de Macià y Alcalá Zamora - la coalición socialazañista - el Frente Popular de 1936 - el Pacto del Tinell de 2003 - el 11M de 2004 y sus consecuencias: el zapaterismo en el poder
El golpe del 11M de 2004 les da el poder otra vez. Así se cimenta la ilegitimidad de origen del gobierno zapaterista. Su ilegitimidad de ejercicio es su política liberticida y antihumana.

La Conjunción Republicanosocialista de 1910, que intenta la revolución en 1917, tiene su continuación y nueva concreción en
el Pacto de San Sebastián de agosto de 1930, que intenta adueñarse del poder sangrientamente en la sublevación militar de Jaca de diciembre de 1930 (
Payne explica que los asesinatos políticos comenzaron en diciembre de 1930 en la sublevación de Jaca), desbaratada fácilmente por su carencia de apoyo popular, pero consiguiendo el poder en abril de 1931de forma golpista al autoproclamarse gobierno y ministros los del Pacto de San Sebastían con la complicidad por omisión de Alfonso XIII y otros personajes.
La coalición socialazañista que ocupa el poder desde finales de 1931 a 1933, es la continuación y nueva concreción de la Conjunción Republicano Socialista. Su falta de legitimidad de ejercicio se patentiza en la Constitución sectaria y persecutoria que imponen en 1931, en la ley de Defensa de la República por la que se autoconceden poderes dictatoriales de excepción para anular toda oposición y la libertad de cualquier desafecto, en sus métodos sanguinarios de represión, como en Casas Viejas y en plantear lo que aún llaman reformas, más que como beneficios a partidarios, como ataques a supuestos enemigos hasta entonces inactivos, lo cual les creó enemigos activos a ellos y su República. Son derrotados en las urnas en 1933, cuando los españoles reaccionan como siempre cuando todo está perdido, como en Covadonga, como el dos de mayo de 1808. El sectarismo socialazañista no acepta el resultado de las elecciones que proclaman que la República es para los republicanos, entendiendo por republicanos, sólo los de izquierdas, sólo los de la conjunción y el pacto de San Sebastián. Y organizan con la complicidad de los catalanistas de la Esquerra Republicana y la del PNV el golpe, la revolución sangrienta y la guerra civil de 1934 para recuperar el poder que el pueblo les había arrebatado en las urnas y había encomendado a los derechistas y centristas. Son derrotados por la carencia de apoyo popular.
El Frente Popular de 1936 aglutina a los socialistas y republicanos de izquierda burguesa para tomarse la revancha mediante la guerra o las urnas. Consiguen el poder a través de unas elecciones carentes de limpieza y porque les es entregado por Alcalá Zamora, al ser abandonado por Portela Valladares, como en 1931 fue abandonado y entregado por Alfonso XIII y sus ministros de la Restauración liberal. Y desde el poder provocan la guerra planeada y anunciada. La desencadenan asesinando a Calvo Sotelo para aplastar a los derechistas definitivamente.
Pero pierden la guerra de 1936 y ahora se duelen de los daños que padecieron, aunque no de los que causaron.
El Pacto del Tinell de 2003 es la nueva versión del Frente Popular. Su objetivo es volver a 1931. Y después a 1936. Es la nueva versión del Frente Popular para monopolizar el poder para siempre con los socialistas zapateriles en cabeza. El golpe del 11M de 2004 les da el poder tras las elecciones del 14M de 2004 alteradas por el atentado y por su aprovechamiento y manipulación mediática y política, violando, entre otras cosas, la jornada de reflexión electoral el 13M. Así se cimenta la ilegitimidad de origen del gobierno zapaterista. Su ilegitimidad de ejercicio es su política liberticida y antihumana.

----------------------------------

Contrariamente a lo que dice Moa, fue la II República, concebida inicialmente como democracia liberal, y no sólo los partidos izquierdistas la que persiguió y no sólo injurió a la Iglesia. (LEER MÁS)

Moa se equivoca en algunas cosas importantes
Pío Moa acierta en la explicación de algunas de las cosas fundamentales de la historia de la II República y de la Guerra de España de 1936, pero no en todas.
Más grave es el error de don Pío Moa al decir que "la república nació así con legitimidad suficiente". No legitimaba esa toma del poder por la república que naciera "como un proyecto de democracia liberal", como dice Moa. (Leer más).