...CRISTIANDAD FUTURA.

La Iglesia navarra destinó en 2012 unos 10 millones a ayudas a los más necesitados y cerró con un déficit de 673.000 euros

DN EUROPA PRESS. PAMPLONA 14/11/2013

La Diócesis achaca el descenso a la crisis económica, que "afecta gravemente a la ayuda de las familias a las parroquias"

Sin embargo, las aportaciones realizadas en 2012 en favor de situaciones extraordinarias han crecido un 13 por ciento

Las aportaciones realizadas por los fieles a la Iglesia navarra en colectas ordinarias y cuotas durante 2012, un total de 10.896.541,73 euros, han bajado un 9 por ciento respecto al año anterior, una caída que la Diócesis achaca a la crisis económica, que "afecta gravemente a la ayuda de las familias a las parroquias, algo que ya se venía dando en los últimos años y que continúa".

Sin embargo, las aportaciones realizadas en 2012 en favor de situaciones extraordinarias han crecido un 13 por ciento, con unos 10 millones de euros en ayudas a los necesitados, tanto en Navarra como fuera de España. En este tema, "la sensibilidad del pueblo cristiano está muy a flor de piel".

Así lo destacó este jueves en rueda de prensa el vicario episcopal de Economía de la diócesis navarra, Francisco Javier Aizpún, quien compareció junto al arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, y el adjunto a Vicaría General, Félix García de Eulate.

En cuanto a la reducción de aportaciones de los fieles, Aizpún destacó que "aunque pueda parecer que estamos saliendo de la crisis, eso las familias no lo notan todavía". "Hay mucho paro, pocos ingresos y precios altos. La prolongación de la crisis ha producido una disminución en la aportación ordinaria por las dificultades de las familias para salir adelante en el día a día", aseguró.

Estas aportaciones ordinarias de los fieles suponen en torno al 70 por ciento de los ingresos de la Iglesia navarra, mientras que el otro 30 por ciento se recibe a través de los impuestos que pagan los católicos y otras personas a través de la declaración de la renta.

La Diócesis cerró 2012 con un déficit de 673.000 euros, cifra que supone un descenso del 7,34 por ciento respecto a 2011. Aizpún ha opinado que es un déficit que "hay que atajar", pero añadió que "la situación de necesidad de tanta gente en las parroquias hace que por el momento sea inevitable, hasta que no mejore la situación".

"Casi el 80 por ciento de nuestros gastos, que son la atención a los necesitados, la atención pastoral y el mantenimiento del patrimonio, son imposibles de disminuir", ha precisado Aizpún, que abogó por "hacer un esfuerzo mayor de contención del gasto en el presupuesto sin desatender las crecientes necesidades sociales".

Los ingresos de la iglesia durante el pasado año alcanzaron los 21.015.485,68 euros, mientras que los gastos supusieron 21.689.075,73 euros. De los ingresos, la mayor partida es la de las aportaciones de los fieles (10,8 millones); seguida de las que vienen de declaraciones de la renta (4,6 millones); subvenciones y pensiones (2,7 millones); rentas patrimonio inmobiliario y plusvalías (1,5 millones); ingresos por servicios (716.329 euros); rentas de patrimonio inmobiliario (401.153 euros); e ingresos excepcionales (22.980 euros).

De los gastos, el personal se lleva la mayor parte, con 7,8 millones; las obras para el mantenimiento del patrimonio, 5,9 millones; comunicación de bienes, 3,3 millones; gastos financieros, 2,1 millones; compras, 955.061 euros; amortizaciones, 612.110 euros; otros gastos, 455.572 euros; provisiones, 261.825 euros; y tributos, 56.799 euros. Al margen de esta contabilidad, la Iglesia destinó unos 10 millones a ayudas a los más necesitados, a través de Cáritas o el Domund.

DÍA DE LA IGLESIA DIOCESANA 

Por su parte, el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, informó de que el próximo domingo, 17 de noviembre, se celebrará el Día de la Iglesia Diocesana con el lema 'La iglesia con todos al servicio de todos'. En esta jornada el obispo de Tudela incidirá en la necesidad de "fomentar la solidaridad entre todos".

Así, abogó por "concienciar a todo el pueblo cristiano y a aquellos hombres y mujeres de buena voluntad que quieran colaborar con la experiencia de fe y con la solidaridad".

Con motivo de este día, se ha decidido entregar la Medalla de la Iglesia Diocesana a Luis Gallego Ropero, en reconocimiento a "su decisiva intervención" en la consecución del convenio de colaboración firmado en 1993 entre el Arzobispado de Pamplona y la UPNA por el que se creó el servicio religioso en este centro universitario.