...Artículos ..........Textos ... ...Hispanidad Futura. ....CRISTIANDAD FUTURA..

.Antecedentes del Sinodo de 2014

El Papa Francisco, el 28 de julio de 2013, en la rueda de prensa en el avión que lo llevaba de vuelta a Roma después de su viaje a Brasil:

"Si una persona es homosexual y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?".

El segundo, sobre la permisibilidad por la Iglesia de que se casen los divorciados o de casarse con un divorciado, mientras vive el cónyuge:

"Un paréntesis: los ortodoxos siguen la teología de la economía, como la llaman, y dan una segunda posibilidad [de matrimonio], lo permiten. Creo que este problema - cierro el paréntesis - se debe estudiar en el marco de la pastoral matrimonial".

Octubre de 2013: convocatoria de un Sínodo Extraordinario sobre la familia para octubre de 2014, previo a otro Sínodo Ordinario sobre el mismo temapara octubre de 2015. Como Secretario General del Sínodo el Papa nombra al cardenal Lorenzo Baldisseri, al lado del cual y como secretario especial al obispo Bruno Forte, seguidor del cardenal jesuita Carlo Maria Martini, cuyas doctrinas fueron descartadas por las pontificias de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Al convocarse el sínodo se lanza un cuestionario en el que se incluyen preguntas sobre la permisibilidad de la comunión de los divorciados que se han vuelto a casar por lo civil y sobre los homosexuales y sus uniones.

Se filtran a los medios respuestas que inducen la idea de que se trata de cuestiones que ya hay que considerar "abiertas".

En la archidiócesis de Friburgo dirigida por el presidente de la conferencia episcopal alemana, Robert Zollitsch, un documento de su oficina pastoral, parece admitir el acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar.

Rechaza esto el Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, cardenal Gerhard L. Müller, el 23 de octubre de 2013 en "L´Osservatore Romano".

Pero la archidiócesis de Friburgo no retire su documento. Y critican el recordatorio del cardenal Müller de las doctrinas de la Iglesia sobre esas materias, el cardenal alemán Reinhard Marx y el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, ambos forman parte del consejo de ocho cardenales nombrados por el Papa Francisco para asistirlo en el gobierno de la Iglesia. El Papa no interviene en apoyo de Müller, pero lo mantiene como Prefecto para la doctrina de la fe.

El 20 y el 21 de febrero de 2014, se reúne en Roma el consistorio de cardenales. El Papa Francisco les pide debatir sobre la familia y designa para pronunciar la relación de introducción al cardenal Walter Kasper, el cual sostiene la permisibilidad de la comunión de los divorciados que se han vuelto a casar por lo civil. El Papa Francisco guarda silencio sobre esta cuestión, pero dice que Kasper es un gran teólogo.

A diferencia de lo dicho por los demás cardenales, se filtra lo dicho por Kasper en el consistorio, que el 1 de marzo de 2014 se publica en el "Il Foglio".

Las ideas de Kasper son mostradas como contrarias a la Iglesia y al Evangelio por varios cardenales. En la vísperas del sínodo, cinco de estos cardenales vuelven a publicar en un libro sus intervenciones anteriores, complementadas con ensayos de otros teólogos. Kasper pretende que el libro es para atacar al Papa.

El 5 de octubre de 2014 se inicia el sínodo. Contrariamente a lo habitual, las intervenciones en el aula no se dan a conocer. El cardenal Müller protesta. Pero en vano. Una prueba más, dice, de que "no formo parte de la dirección".

La central operativa del sínodo la forman los secretarios general y especial, Baldisseri y Forte, los que se encargan de la redacción del mensaje y la "Relatio" finales encabezados por el arzobispo y rector de la Universidad Católica de Buenos Aires, Víctor Manuel Fernández, todos ellos elegidos por el Papa.

Se hace patente de manera clamorosa el lunes 13 de octubre de 2014, cuando ante los periodistas, el cardenal delegado que figura como el autor formal de la "Relatio post disceptationem", el húngaro Péter Erdõ, preguntado sobre los tres párrafos concernientes a la homosexualidad, en vez de responder, cede la palabra a Forte diciendo: "Quien ha redactado este pasaje debe saber qué decir".

A la petición de aclarar si los tres párrafos sobre la homosexualidad y el "crecimiento afectivo" entre dos hombres o dos mujeres "integrando la dimensión sexual", pueden ser interpretados como un cambio radical en la enseñanza de la Iglesia en materia, de nuevo el cardenal Erdõ responde: "¡Ciertamente!", marcando también aquí su desacuerdo.

Estos tres párrafos reflejan no una orientación expresada en el aula por un número consistente de padres, sino las afirmaciones de no más de tres de ellos, sobre casi doscientos, el cardenal Christoph Schönborn, por el arzobispo malasio John Ha Tiong Hock y en especial por el jesuita Antonio Spadaro, director de "La Civiltà Cattolica", nombrado miembro del sínodo personalmente por el Papa Francisco.

El martes 14 de octubre de 2014, en rueda de prensa, el cardenal sudafricano Wilfrid Napier denuncia con palabras cortantes el efecto de la inclusión --llevada a cabo por Forte-- en la "Relatio" de esos explosivos párrafos. Esos, dice, han puesto a la Iglesia en una posición "irredemable", irreparable. Porque "el mensaje ya ha salido: esto es lo que dice el sínodo, esto es lo que dice la Iglesia. A este punto no hay corrección posible, todo lo que podemos hacer es intentar limitar los daños".

En los diez círculos lingüísticos en los que los padres sinodales prosiguen la discusión, la "Relatio post disceptationem" es muy criticada.

El jueves 16 se retoman las sesiones en el aula y el secretario general Baldisseri, que tenía a su lado al Papa, da el aviso de que las relaciones de los diez grupos no se harán públicas. Explota la protesta. El cardenal australiano George Pell es el que más exige la publicación de los textos. Baldisseri cede. El mismo día, el Papa Francisco nombra el grupo encargado de escribir la relación final, e incluye al arzobispo de Melbourne Denis J. Hart y, sobre todo, al combativo cardenal sudafricano Napier.

En la Relación final, que sirve de base para preparar el sínodo Ordinario de octubre de 2015, se reducen a uno los párrafos sobre la homosexualidad, y este no obtiene el quórum de aceptación requerido, lo mismo que ocurre con otros dos párrafos referentes a la permisibilidad de comulgar los divorciados vueltos a casar por lo civil. Pese a esta falta de quórum el Papa permite que se incluyan en esa relación final para preparar el Sínodo de 2015.

----------------------------------------------------

52 Se ha reflexionado sobre la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar accedan  a los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía. Varios padres sinodales han insistido a favor de la disciplina actual debido a la relación constitutiva entre la participación en la Eucaristía y la comunión con la Iglesia y su enseñanza sobre el matrimonio indisoluble. Otros se han expresado a favor de una recepción no generalizada a la mesa eucarística, en algunas situaciones especiales y bajo condiciones bien precisas, sobre todo cuando se trata de casos irreversibles y relacionados con obligaciones morales para con sus hijos que padecerían de lo contrario sufrimientos injustos. El eventual acceso a los sacramentos debería ir precedido de un camino penitencial bajo la responsabilidad del Obispo diocesano. Sigue siendo profundizada la cuestión, teniendo  bien presente la distinción entre la situación objetiva de pecado y  las circunstancias atenuantes, ya que “la imputabilidad o la responsabilidad de una acción pueden disminuir o incluso desaparecer por diversos “factores psicológicos o sociales” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1735).

53 Algunos Padres han argumentado que las personas divorciadas y vueltas a casar o convivientes pueden recurrir fructíferamente a la comunión espiritual. Otros padres se han preguntado por qué entonces no puede tener acceso a  la comunión sacramental. Es necesaria por tanto una profundización del tema que pueda poner de manifiesto las peculiaridades de las dos formas y su relación con la teología del matrimonio.

55. Algunas familias viven la experiencia de tener en su interior personas con orientación homosexual. En este sentido, nos hemos interrogado sobre la atención pastoral que es apropiada frente a esta situación, refieriéndonos  a lo que enseña la Iglesia: “No hay fundamento alguno para asimilar o establecer una analogía, tampoco remota, entre las uniones del mismo sexo y el plan de Dios para el matrimonio y la familia“. Sin embargo, los hombres y mujeres con tendencias homosexuales deben ser acogidas con respeto y delicadeza.  

"Respecto de ellos debe evitarse todo signo de discriminación injusta” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, 4).

----------------------------------------------------

El Papa Francisco y el beato Pablo VI y sus dos consejeros: el Espíritu Santo, cuando enseñan como Papas, y sus ideas propias o ajenas

----------------------------------------------

El cardenal Martínez Sistach afirma que el Sínodo de Obispos sobre la Familia ha abierto "rendijas" para "dar respuestas pastorales" a divorciados y homosexuales

LA VANGUARDIA (Barcelona) 26-10-2014. EFE

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha afirmado hoy que el Sínodo de Obispos sobre la Familia convocado por el Papa Francisco, ha abierto "rendijas" para "dar respuestas pastorales" a divorciados y homosexuales, aunque ha reconocido que "hay posturas contrapuestas".

En una entrevista en el programa "Signes dels Temps" de TV3, la primera que ha concedido el cardenal Sistach tras su regreso de Roma, Sistach ha dicho: "Yo digo que hay unas rendijas, de posibles soluciones".

"Y pienso -ha agregado- que durante el próximo año, hasta la asamblea de octubre de 2015, los entendidos, teólogos, biblistas y canonistas, deberán analizar cada una de estas rendijas, posibles respuestas pastorales, por si tienen un fundamento que realmente el magisterio lo permite o no, que el Papa puede o no puede hacerlo".

El cardenal de Barcelona cree que estos resquicios "se estudiarán en profundidad y quizás algunas sí podrán dar resultado".

Sobre las sesiones de trabajo del Sínodo, Sistach ha asegurado que se celebraron en un clima de "comunión, fraternidad y pastoralidad", pero ha reconocido que hubo "sensibilidades diferentes" y se vivieron momentos de "tentación".

El cardenal reconoce que dentro de la Iglesia "hay opiniones y posturas un poco opuestas o muy contrapuestas. Hay una cerrazón o una apertura, pero una apertura siempre con fidelidad a la Palabra de Dios"

Sobre el tema de los divorciados vueltos a casar, ha señalado que los padres sinodales han intentado "armonizar la fidelidad a la indisolubilidad del matrimonio con la misericordia hacia estas personas".

Preguntado sobre su relevo al frente de la diócesis de Barcelona, el cardenal Martínez Sistach, que ha cumplido ya 77 años (la edad de jubilación de los obispos son los 75), ha revelado que "el Papa me ha dicho que continúe, pues sigo. Me siento joven y con ganas de servir a la Iglesia, donde sea".

-------------------------------------

 

Explicación de la segunda Relatio por Néstor Martínez

----------------------