Las consecuencias de la guerra de España de 1936
HISTORIA DE ESPAÑA

Piden a Garzón que aclare el fusilamiento de 46 republicanos por orden de sus mandos
Garzón recibe un nuevo listado con 982 republicanos fusilados por su propio bando

Libertad Digital 13.09.2008

Según revela ABC, Baltasar Garzón ha recibido la solicitud de incluir en su polémica causa sobre la Guerra Civil a 46 republicanos fusilados "ejemplarmente" por orden de sus propios mandos sin proceso ni juicio alguno. El juez, que no quiso investigar los asesinatos de Paracuellos, deberá ahora retratarse en la resolución de esta petición. Por otro lado, el hispanista Ian Gibson ha levantado polvareda al pedir la exhumación del cadáver del poeta García Lorca, pese a la oposición de sus familiares, por ser "la obsesión" de su vida.

Según informa ABC, el juez Garzón recibió una nueva solicitud para incluir nada menos que a 46 combatientes republicanos en su censo de desaparecidos durante la Guerra Civil y la dictadura. La novedad señalada en el caso es que muchos de ellos fueron fusilados por sus propios mandos republicanos sin mediar juicio o consejo de guerra alguno.   La petición, presentada por el investigador de la Guerra Civil Pedro Corral, fue realizada en la Audiencia Nacional subrayando la carencia de "imputación previa, procesamiento y condena en juicio alguno" en la decisión de ejecutar a los soldados, muchos de ellos voluntarios.   Los 46 soldados, señala ABC, fueron ejecutados el 20 de enero de 1938, y formaban parte de los Batallones 1º y 2º de la 84ª Brigada Mixta del Ejército Popular de la República. Además, fueron sepultados en los alrededores de Rubielos de Mora (Teruel) en lo que fue justificado como un "castigo ejemplar" debido a que habían pedido el cumplimiento del permiso que se les había prometido por su participación en la toma de Teruel.  

"Que acaben cuanto antes"  

Dicho suceso, que Corral califica de "asesinato colectivo" es ahora recordado en una iniciativa particular del investigador, "en el deber de colaborar con la Justicia en esta titánica tarea". "Este juzgado se ocupa de temas tan importantes como el terrorismo etarra e islámico, por lo que mi deber es colaborar para que acaben con el censo cuanto antes".   Corral espera que el proceso iniciado por Garzón no sea contraproducente y ocasione un nuevo dolor a los familiares de todas las víctimas. "Esta aportación busca que no se distingan unas víctimas de otras", afirma además el investigador. 

"Se habla de reabrir heridas, pero cuando realmente se reabren es cuando se pregunta a los muertos de qué bando son", subraya además.   Corral espera que su solicitud sea atendida, y no ocurar como con la planteada por el intelectual Andreu Nin, dirigente del POUM durante la República y asesinado por los comunistas durante la Guerra Civil.  

Ian Gibson y la tumba de Lorca  

La polvareda levantada por Garzón también tiene otras consecuencias para las víctimas de la guerra. Paralelamente a la solicitud de Corral, el famoso hispanista Ian Gibson también acudió, casualmente el mismo día a la Audiencia Nacional, junto a los familiares del maestro de Pulianas Dióscoro Galindo y el banderillero Francisco Galadí, supuestamente enterrados en la misma tumba que la del poeta granadino. Su objetivo es aprovechar lo que denomina un "paso de gigante", la iniciativa de Garzón, para conocer el lugar en el que está enterrado el poeta, "la obsesión de mi vida", reconoce.  

Según publica ABC, el hispanista irlandés pretende pasar por encima de la voluntad de los seis descendientes vivos del poeta, dado que tiene el apoyo de los familiares de Galindo y Galadí. No obstante, es la propia nieta del primero la que define a Gibson como "promotor" del asunto. El irlandés declaró que "le llama la atención" que en una familia "progresista" haya tal consenso a la hora de darle el no.  

Gibson, por su parte, señala que "si la familia no quiere sacarlo de allí me parece muy bien, pero sí creo que tengo derecho a saber si está".  Según las declaraciones del polémico hispanista en ABC, iniciativas como la de Garzón no sirven para "reabrir heridas" sino que "eso es lo que dice la derecha, las heridas están ahí y sólo se cerrarán si se descubren los restos. Es reconciliación, lo único que puede servir para que este país avance".

----------------------

EN OTRO DOCUMENTO APORTADO POR UN PERIODISTA

Garzón recibe un nuevo listado con 982 republicanos fusilados por su propio bando

Libertad Digital, domingo, 14.09.2008

La iniciativa de Garzón tiene una nueva lista sobre la mesa. Después de la petición al juez para que incluyera en su polémica causa el fusilamiento de unos soldados republicanos por orden de sus propios mandos, este domingo El Mundo publica otro dato incómodo para el proyecto: una nueva relación de nombres de desaparecidos y fusilados por parte del bando republicano.

Según la investigación desarrollada por un periodista y publicada El Mundo, la lista de 982 republicanos fusilados por su propio bando, muchos de ellos enterrados en fosas perdidas, es otro de los elementos que vienen a contradecir la visión reduccionista de la historia que implica el investigar los muertos de sólo un bando y no de otro.  

El origen de la crónica que publica El Mundo es la tesis doctoral de Manuel Aguilera, en la que el autor partió de la lista originaria de los historiadores Solé y Villaroya, que ascendía a 218 nombres. El autor señala en la crónica, elaborada por él mismo, cómo partiendo de dicha relación de nombres de republicanos ejecutados por republicanos, ésta pronto fue creciendo tras la labor de archivo y biblioteca, llegando a cuadruplicar su número original.   Según el autor, gran número de asesinatos fueron cometidos en pueblos aislados de la retaguardia, en condiciones que dificultaban la identificación de los cadáveres. Grupos de republicanos deteniendo a otros de su propio bando a cuchilladas, jóvenes torturados y maniatados con un tiro de gracia en la cabeza arrojados a cunetas, anarquistas asesinados por ser contrarrevolucionarios, socialistas asesinados por comunistas y anarquistas aniquilados por socialistas...  

Los casos de ejecuciones gratuitas vividos por militantes de todas las ideologías, desde UGT a PCE a Izquierda Republicana, se complementan con ejemplos como el señalado en la crónica de El Mundo, en la que se menciona a dos jóvenes anarquistas milaneses que se desplazaron a España para combatir a Franco y acabaron ejecutados por un grupo de ultranacionalistas contrarios a la dictadura, al ser tomados por fascistas encubiertos.  

Destaca, según El Mundo, la sufrida por miembros del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista), en la que tras declarar el partido el Gobierno de la República ilegal, la Guardia de Asalto comenzó a llamar a los afiliados a los puestos de mando de la retaguardia para asesinarlos allí mismo, y posteriormente enterrarlos en fosas aún no encontradas.  

Otro ejemplo más, entre los varios que presenta la crónica de Manuel Aguilera, es la desarrollada durante el golpe de Casado en marzo de 1939, en el que se produjeron también numerosos asesinatos dentro del bando republicano. Un informe del mando comunista relata la ejecución del comandante socialista Carlos Bellido en el Círculo Socialista. Unos dirigentes del PCE también asesinaron junto al Palacio de El Pardo, sin motivo aparente, a tres tenientes coroneles y a un comisario socialista.  

Entregado en mano a Garzón  

Son sólo algunos de los casos ejemplificados en la crónica del diario El Mundo y relatados por el propio autor del listado de 86 folios y 982 nombres, presentado el 11 de septiembre en el Juzgado de Instrucción número 5 que su propio autor, Manuel Aguilera, quiso entregar en mano a Baltasar Garzón.  

Después de que el propio juez permitiera a Aguilera el paso a su despacho, ambos se estrecharon la mano y éste le entregó finalmente el listado, mientras Garzón escuchaba atentamente las explicaciones del investigador. A continuación  le pidió un número de contacto, ya adjunto en una carta anexa al documento. Ambos se dieron de nuevo la mano y se despidieron. Según relata Aguilera, "parecía estar muy ocupado".