...Reflexiones en la beatificación de Pablo VI......Sobrenaturalizarlo todo, incluso el Romano Pontífice...Advertencias de cardenales y obispos fieles....Artículos ..Textos .....INDEX
El grave estado de salud del obispo Rogelio Livieres en 2015....El humo de Satanás en la Iglesia....El papel de los peores obispos alemanes y del pseudocientífico agnóstico asesor de ecologismo en la época de Francisco.

19 de octubre de 2014

El Papa Francisco y el beato Pablo VI y sus dos consejeros: el Espíritu Santo, cuando enseñan como Papas, y sus ideas propias o ajenas

Vamos viendo como piensa Bergoglio, pero es el Espíritu Santo el que inspira a los Papas cuando hablan como Papas; y así cuando el papa Francisco exponga la verdadera doctrina, la católica, sobre el matrimonio, se verá por contraste que no son las ideas de Kasper, ni de Bergoglio, sino las de la Santa Madre Iglesia Católica Jerárquica. Igual que las de san Juan Pablo II, que no eran por ser las de un polaco. O las de Benedicto XVI, que no eran por ser las de Ratzinger, sino por ser las del Papa, las del Espíritu Santo. Desde que murió San Pío X, desde Benedicto XV hasta Benedicto XVI, ambos inclusive, los que han llegado a ser Papas llegaban todos con ideas políticas más o menos democristianas y la mayoría con planteamientos eclesiales contrarios a los antimodernistas, y se nota en sus nombramientos (algunos desafortunados e incluso catastróficos); pero cuando enseñaban doctrina como Papas, se notaba el contraste entre las ideas propias que traían y las que enseñaban, que eran las del Espíritu Santo. En el Papa Francisco también se nota este contraste y ahora se notará mucho más. Ya lo ha advertido el cardenal Burke:

"Obispos y sacerdotes me dicen que ahora muchos divorciados recasados piden ser admitidos a la comunión puesto que lo quiere el Papa Francisco. En realidad, levanto acta de que, por el contrario, hasta ahora no se ha expresado sobre la cuestión... como ha dicho otro cardenal, el Papa no se ha pronunciado todavía. Yo estoy esperando un pronunciamiento suyo, que solo podrá estar en continuidad con la enseñanza que la Iglesia ha dado durante toda su historia. Una enseñanza que nunca ha cambiado porque no puede cambiar
(Cardenal Raymond Burke, entonces Prefecto de la Signatura Apostólica, en una entrevista publicada el
14 de octubre de 2014 en “Il Foglio”).

Pero el problema no es ese. No, el Papa cuando hable como tal, no negará la doctrina de la Iglesia en materia de fe y de moral; el problema es que mientras tanto se está dejando esparcir la mala doctrina y la mala praxis; y encima, como si fuese doctrina de la Iglesia.

Lo ha advertido Monseñor Livieres, exobispo de Ciudad del Este (Paraguay), el 10 de noviembre de 2014:

"Al Papa Francisco le toca hoy esa misma hora heroica que afrontó Pablo VI cuando a contracorriente publicó su Humanæ Vitæ. Él es el custodio y el guardián supremo de la doctrina y la práctica de la fe. Como a todos los Papas, le toca ser el administrador fiel que debe confirmar en la fe a sus hermanos. Unámonos a él y recemos encarecidamente por él, para acompañarlo con nuestro amor filial en esta dura prueba ante tantas presiones y confusión.
Estemos tranquilos. Un Papa no podría enseñar formalmente el error. Lo que sí puede ocurrir, y ha ocurrido algunas veces a lo largo de la historia de la Iglesia, es que por medio de silencios y omisiones, de nombramientos y promociones, de actos y de gestos, la autoridad contribuya a que se expanda la confusión y se desanimen los creyentes que están «peleándola» en las trincheras misionales de las periferias humanas.
Le ocurrió al mismo san Pedro, el primer Papa. Después de afirmar en el Concilio de Jerusalén la verdadera doctrina, sembró sin embargo la confusión en Galacia por respetos humanos. Pero el Señor no lo abandonó: tuvo la gracia de contar con el apoyo y la corrección fraterna que le hizo san Pablo". (
LEER MÁS).

Los que no creen en la asistencia del Espíritu Santo a los Papas, cuando ejercen como tales, ni en la infalibilidad pontificia en materia de fe y de moral, cuando enseñan solemnemente como Papas, ni en la inspiración del Espíritu Santo a los Concilios, pueden descarrilar ellos en el cisma y en la herejía, como ya lo vienen haciendo. Es el demonio el que maneja a los semivacantistas, etc. Como a los semimodernistas. Como manejó a los semiarrianos. Pero "las puertas del infierno, no prevalecerán".

El beato Pablo VI mantuvo desde 1963 la comisión papal sobre el control de natalidad. La cambió por otra en la que dio entrada a teólogos y expertos partidarios de que la Iglesia autorizase la píldora anovulatoria, ampliamente utilizada desde 1960 e indebidamente recomendada por eclesiásticos a sus feligreses cada vez más. Pablo VI, en vez de recordar ya de una vez la doctrina de la Iglesia y condenar ya el uso de esa píldora, mantuvo todavía esa comisión y la sustituyó por otra de cardenales y obispos, manteniendo como asesores de esos dignatarios a los miembros anteriores, mientras se seguía anunciando que esa comisión era para tomar una decisión sobre la licitud de la píldora anovulatoria, cuando ya se sabía que era ilícita a la luz de la doctrina de la Iglesia.

Encima, las dos comisiones se declararon muy mayoritariamente a favor de que la Iglesia cambiase su doctrina y legitimase la utilización de la píldora; tanto la comisión de teólogos y otros expertos, como después la de cardenales y obispos. Esas cosas, (la doctrina verdadera) que Dios hacía que supiera la gente sencilla, estaban escondidas a los sabios y entendidos.

Cuando al final el Papa actuó como Papa, enseñó la doctrina católica y entonces lo hizo inspirado por el Espíritu Santo, como siempre hablan los Papas cuando enseñan como tales:

"En última instancia, el Papa se convenció de la verdad sobre las cuestiones debatidas, y también se convenció de que no tenía más alternativa que enseñar la verdad, lo que finalmente hizo".

Y finalmente publicó la Humanae vitae en 1968: «El hombre no puede hallar la verdadera felicidad más que en el respeto de las leyes grabadas por Dios en su naturaleza».

Cinco décadas después se elogia al beato Pablo VI como un héroe y se califica como profética la Humanae Vitae, pero entonces se retrasó durante cuatro o cinco años la reafirmación de la doctrina católica y se dejó pensar y que se dijera a la gente durante todos esos años que la doctrina se iba a cambiar y que se iba a autorizar por la Iglesia la píldora anovulatoria a los católicos. Esto hizo mucho mal.

Ahora se deja decir que la Iglesia va a permitir comulgar a los divorciados vueltos a casar por lo civil; y se anuncia que se va a seguir dejando que se diga eso a la gente durante un año, hasta el Sínodo de 2015. Decirlo está causando un mal inmenso.

No se deben ocultar en la historia de los santos sus pecados y defectos antes de llegar a ser santos. Así lo decía santa Bernadette. Los santos no los ocultaban. Véase lo que relataban san Pedro, el primer Papa, y san Pablo. O las Confesiones de san Agustín. No se debe seguir cultivando la hagiografía semipelagiana tan predominante y tan desprestigiada.

***

"Todavía tenemos un año para madurar con verdadero discernimiento espiritual las ideas propuestas y encontrar soluciones concretas a tantas dificultades e innumerables desafíos que las familias deben afrontar; para dar respuesta a tantos desánimos que circundan y sofocan a las familias, un año para trabajar sobre la “Relatio Synodi”"
(Francisco, 18.10.2014, en su discurso de clausura del Sínodo Extraordinario).

Y luego, más tiempo hasta la Exhortación apostólica que eventualmente publique después el Papa.

***

Se ha hablado de milagro. En realidad aquí la palabra milagro quiere decir más bien inspiración sobrenatural realizada por Dios. Se puede decir que fue por inspiración de Dios por lo que el beato Pablo VI promulgara la Humanae vitae. Es decir hablando como Papa.

La crisis presente ocasionada en el Sínodo de 2014 y en el Consistorio de febrero de 2014, en cuanto a la comunión eucarística de los adúlteros, recuerda la crisis [precedente] de la Humanæ vitæ (1968), sobre la posible aceptación de los métodos anticonceptivos. Antes de la encíclica, una fuerte y amplísima presión encabezada por las Iglesias locales centroeuropeas (Häring and Cia.; el Kasper de entonces), con la universal colaboración de los medios de comunicación del mundo y de buena parte de la Iglesia, venía a exigir al Papa que declarase lícito el uso de anticonceptivos, y así lo aconsejaron también con amplias mayorías las mismas Comisiones formadas por la Santa Sede sobre esta cuestión (Cfr. Iraburu, 19.10.2014 InfoCatólica ).

"Finalmente el beato Pablo VI, ateniéndose al dictamen de una Comisión claramente minoritaria, encabezada por el Padre Marcelino Zalba Erro, S. J., navarro, realizó el milagro de escribir y firmar la encíclica Humanæ vitæ, una de las estrellas más brillantes del cielo doctrinal de la Iglesia Católica. Lo que vino a demostrar que a Jesucristo le ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra, y que en la Iglesia –y también en el mundo, aunque de otra manera– vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".
(Iraburu, 19.10.2014 InfoCatólica
http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1410191122-286-3-el-matrimonio-y-el-adul )

***

Pablo VI y la comisión papal sobre el control de natalidad desde el 23 de junio de 1963
Cuando al final actuó el Espiritu Santo, el Papa actuó como Papa y enseñó la doctrina católica y entonces lo hizo inspirado por el Espíritu Santo:
"En última instancia, el Papa se convenció de la verdad sobre las cuestiones debatidas, y también se convenció de que no tenía más alternativa que enseñar la verdad, lo que finalmente hizo".
Y firmó la Humanae Vitae en 1968.

Grisez escribe: “Cuando el Papa Pablo VI reorganizó la comisión, no quería ir en contra del cambio, sino que quería dar a los que lo proponían, todas las oportunidades para exponer sus argumentos. Ellos lo hicieron, y el Papa rechazó sus pretensiones".

LEER MÁS

El inicio de la píldora anticonceptiva en 1957

Carl Djerassi, autodenominado 'la madre de la píldora', (nacido en Viena el 29 de octubre de 1929 en una familia judía emigrada a los USA en 1939, fallecido en San Francisco el 31 de enero de 2015), licenciado en química orgánica a los 21 años, sintetizó en 1951 en un laboratorio de México junto con el mexicano Luis Miramontes y el húngaro-mexicano George Rosenkranz, la "progestina 19-noretisterona", base para la píldora anticonceptiva, que empezó a venderse en Estados Unidos en 1957 y enseguida en todo el mundo.

--------------

La doctrina de la Iglesia era sabida:

PÍO IX, 1846-1878 [De la Respuesta de la Sagrada Penitenciaría, año 1853]
[1.–]Preg.: Algunos fieles casados, basándose en la opinión de los médicos, están persuadidos de que cada mes hay días en los cuales no puede haber concepción ¿Deben ser inquietados aquellos que sólo usan del matrimonio en estos días, por lo menos si tienen razones legítimas para abstenerse del acto conyugal?
Resp.: No deben ser inquietados aquéllos de quienes se trata en esta pregunta, puesto que no hacen nada para evitar la concepción.”

-------------------

Reflexiones en la beatificación de Pablo VI

...El humo de Satanás en la Iglesia...

El hecho de que la Iglesia eleve a alguien a los altares como beato y como santo no significa simplemente que esa persona ha ido al cielo, sino que la Iglesia lo propone como modelo en uno o varios aspectos. Es el propio Dios, al hacer los milagros requeridos para esa elevación a los altares, el que providencialmente decide que una u otra persona sea propuesta así como modelo ejemplar en alguna circunstancia del momento.

Al cielo va a ir muchísima más gente. El ángel de Fátima encargó de parte de Dios a los pastorcillos y a todos nosotros que después de cada misterio del rosario pidamos a Jesús:

"Lleva al cielo a todas las almas".

Canals recordaba que el Padre Orlandis decía: "En el cielo nos vamos a llevar muchas sorpresas".

Los elevados a los altares son los que la Iglesia en nombre de Dios pone como modelos.

El beato Pablo VI cuando hizo balance de su pontificado cinco semanas antes de morir, en el "umbral supremo", declara que que puede decir como san Pablo, fidem servavi, he guardado la fe, y sólo destaca una cosa en este aspecto, que él repitió incansablemente que Jesús es el Mesías, es Dios:

«Nos sentimos en este umbral supremo consolado y animado por la conciencia de haber repetido incansablemente ante la Iglesia y el mundo: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo" (Mt 16, 16); y como Pablo, creemos que podemos decir: "He combatido el buen combate, he terminado mí carrera, he guardado la fe" (2 Tim 4, 7)... He ahí, hermanos e hijos, el propósito incansable, vigilante, agobiador que nos ha movido durante estos quince años de pontificado. Fidem servavi, podemos decir hoy, con la humilde y firme conciencia de no haber traicionado nunca "la santa verdad"». (Beato Pablo VI, Homilía del 29.06.1978).

Realmente lo único que interesa de un Papa es que actúe como tal y para ello que proclame la verdad de fe de que Jesucristo es Dios, con las verdades conexas, y las aplique y exhorte a que se apliquen por todos personal y colectivamente. Y si no puede exhortar a que se aplique plenamente a la vida del colectivo social, debido al progreso de la descristianización, al menos, como mal menor, que proclame, sin aplicarlo plenamente a lo social, que Jesucristo es Dios. Y si no puede ni siquiera proclamarlo explícitamente, al menos que no traicione esta santa verdad y que no reniegue de Jesucristo y de la esperanza de su Reinado.

El beato Pablo VI emplea la expresión, fidem servavi, he guardado la fe, la misma expresión que aparece en el Apocalipsis al caracterizar a la Iglesia de la época actual, en gran parte la Iglesia de Filadelfia:

«Has guardado mi Palabra y no has renegado de mi nombre» (Ap 3,8).

Canals explicaba esta expresión has guardado mi palabra, diciendo que significa que las autoridades eclesiásticas de esta época simplemente no han desechado la palabra de Dios, no la "han tirado por la ventana", decía Canals textualmente. Ciertamente en el propio versículo, el Apocalipsis explica esta expresión, has guardado mi Palabra, diciendo que consiste en que no has renegado de mi nombre. Y lo dice como un elogio. Y se está refiriendo a los fieles con las autoridades eclesiásticas y el Papa a la cabeza, a la santa Madre Iglesia Jerárquica. Sólo no renegar ellos ya es elogiable. Debido a la que está cayendo.

(Si a los moderados les parece muy dura y violenta la expresión de Canals, hay que hacerles notar que es mucho más suave que la de la propia palabra de Dios que dice que es elogiable que el Papa y los obispos no renieguen de Jesucristo. [¡Qué fuerte!¿eh?]. Pues al beato Pablo VI mismo le tranquilizaba según su expresión «no haber traicionado nunca "la santa verdad"». Una expresión más fuerte que la de Canals y que se aproxima más al lenguaje bíblico, como debe ser, que para eso era el Papa).

Al beato Papa Pablo VI se le viene llamando héroe por haber promulgado en 1968 la Humanae Vitae que rechazaba el aborto, el divorcio y la píldora anovulatoria y demás anticonceptivos. Lo hizo después de varios años en los que mantuvo y amplió la comisión sobre el control de natalidad, en vez de reafirmar ya de una vez la doctrina de la Iglesia, que ya estaba clara y había sido reafirmada en el reciente Concilio en sus aspectos más sangrantes como el aborto. Con cuyo retraso sólo se producía el silencio pontificio durante años frente a la afirmación creciente de que la Iglesia iba a autorizar esa píldora. Los personajes eclesiásticos que el beato Pablo VI iba nombrando miembros de esa comisión y la adicional se fueron declarando en su mayoría favorables a la píldora, mientras desde el confesonario y desde el púlpito o el ambón se iba induciendo a los esposos a utilizarla. Y seguía el silencio papal. Aunque como insistentemente, en ese y en otros muchos momentos y asuntos, decía Canals:

"El Papa no es infalible cuando calla o manda callar".

Y no está suspendida la doctrina de la Iglesia, mientras el Papa calla.

Cuando finalmente el beato Pablo VI actuó y habló como Papa y firmó en 1968 la Humanae Vitae lo que hizo fue mantener la doctrina bíblica, la de la ley natural, la del reciente Concilio y de los Papas del mismo siglo XX. Como él mismo dijo, actuó en esta promulgación

"inspirado en la intocable doctrina bíblica y evangélica que convalida las normas de la ley natural y los dictámenes insuprimibles de la conciencia".
(Beato Pablo VI, Homilía del 29.06.1978).

O sea, que después de tantos años, reafirmó la doctrina de la Iglesia. Sí, fue prácticamente un milagro y una heroicidad. Era proclamar lo que ya se sabía, porque es de ley natural, lo que dice la voz de la conciencia no silenciable, lo que está en el Evangelio y en toda la Biblia, proclamar lo que ya sabía la gente sencilla, no los entendidos, como se comprobó una vez más. Pero esto, que le daba una enorme alegría a Jesús, el divino Maestro lo atribuía a Dios Padre y se lo agradecía públicamente de forma incontenible, como se ve en el Evangelio (Lc 10,21-22).

No se deben ocultar en la historia de los santos sus pecados y defectos antes de llegar a ser santos. Así lo decía santa Bernadette. Los santos no los ocultaban. Véase lo que relataban san Pedro, el primer papa, y san Pablo. O las Confesiones de san Agustín. No se debe seguir cultivando la hagiografía semipelagiana tan predominante y tan desprestigiada.

El mismo día en el que fue beatificado Pablo VI, el 19 de octubre de 2014, coincidió que terminaba, con la misa de beatificación, el Sínodo Extraordinario donde se levantaron voces contrarias a las doctrinas de la Iglesia sobre el matrimonio, el divorcio y la recepción de la comunión, pretendiendo que la Iglesia permita comulgar a los divorciados vueltos a casar por lo civil que hacen vida marital. Y eso se ha mantenido, para que se "estudie" y "profundice", como propuesta para el Sínodo Ordinario de octubre de 2015 y hasta el posible documento papal posterior. Mientras tanto, el papa Francisco no habla como tal.

Esa coincidencia no es por casualidad. La Providencia de Dios lo rige todo. De qué tiene que ser ejemplo y modelo el beato Pablo VI parece que está claro. El beato Pablo VI es el claramente designado por Dios para interceder en las oraciones por el Papa y por la Iglesia, especialmente sobre las cuestiones planteadas en el doble Sínodo 2014-2015. No se trata de repetir aquí literalmente lo que expresaba como intención un amigo, hoy dignísimo sacerdote, cuando oía en aquellos tiempos del beato Pablo VI que había que rezar por las intenciones del Papa. Pero sí que hay que pedir el acierto de las intenciones del Papa en su concepción, su planteamiento, su formulación y su realización; y la seguridad de que el Papa cuando hable como tal guardará la palabra de Dios y no renegará de su nombre.

***

Vivir la novedad del evangelio no es volver al hombre viejo, sino todo lo contrario; es perder la falsa esperanza de que se puede comulgar en pecado mortal y de que ya no es pecado mortal de concubinato para un católico el casarse sólo por lo civil, y de que ya no es pecado mortal de adulterio el casarse otra vez un divorciado, o con un divorciado, mientras vive su cónyuge. Vivir la novedad del evangelio es no hacer concebir a nadie la falsa esperanza de que se puede entrar y ser admitido en el banquete del cielo de las bodas del Cordero sin el vestido de boda que da el propio Dios.

El Sínodo anterior sobre la familia, en 1980, enseñó la doctrina católica sobre este mismo tema:
«La Iglesia fundándose en la Sagrada Escritura reafirma su praxis de no admitir a la comunión eucarística a los divorciados que se casan otra vez. Son ellos los que no pueden ser admitidos, dado que su estado y situación de vida contradicen objetivamente la unión de amor entre Cristo y la Iglesia, significada y actualizada en la Eucaristía. Hay además otro motivo pastoral: si se admitieran estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio» (San Juan Pablo II, Exhortación apostólica postsinodal, Familiaris Consortio, 84)

«…El hecho de contraer una nueva unión, aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente»… (Catecismo 2384)

Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe a los obispos de 1994
«Esta Congregación siente la obligación de volver a recordar la doctrina y la disciplina de la Iglesia al respecto. Fiel a la palabra de Jesucristo, la Iglesia afirma que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el anterior matrimonio. Si los divorciados se han vuelto a casar civilmente, se encuentran en una situación que contradice objetivamente a la ley de Dios y por consiguiente no pueden acceder a la Comunión eucarística mientras persista esa situación».

***

El papel de los peores obispos alemanes y del pseudocientífico agnóstico asesor de ecologismo en la época de Francisco

En cuanto a los nombramientos
No fue sólo el beato Pablo VI el que nombró una mayoría que resultó adversa a la Iglesia en esas comisiones sobre el control de natalidad.

Walter Kasper fue creado cardenal en el consistorio del 21-2-2001, al igual que Bergoglio, por san Juan Pablo II. Éste también había nombrado a Kasper Secretario Especial del Sínodo Extraordinario de 1985. En 1989 lo nombró obispo de Rottemburg-Sttutgart. Y posteriormente Secretario y después Presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos. Y miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, entre otras varias Congregaciones de la Curia pontificia.

Podemos ampliar la lista de este tipo de nombramientos con otros de dicho Papa y con los de Benedicto XVI, antes de pasar al hecho de que muchos de los que han sido miembros del Sínodo extraordinario de 2014 han sido nombrados como tales miembros por el Papa Francisco. Después, podemos seguir con la lista de excluidos en el pontificado actual y en los anteriores, desde la defenestración del antimodernista Merry del Val, hasta la más violenta del obispo Livieres, por sanear su diócesis y no hacer como otros obispos paraguayos, en vez de ser estos los sustituidos.

Este misterio puede profundizarse considerando el hecho de que Judas Iscariote fue apóstol porque Jesucristo lo eligió. Y que también eligió como apóstol a un pecador público como el publicano Mateo, aunque dejó de ser publicano y siguió a Jesucristo. Y que el elegido como primer Vicario, negó tres veces a Jesucristo, aunque después se arrepintió, cosa que no sabemos que hiciera Judas Iscariote.

Kasper fue asistente de Hans Küng durante tres años; después colega suyo en Tubinga. Cornelio Fabro lo menciona ya en 1974 como seguidor de Hans Küng:

"Hoy no es raro el hecho sorprendente de que los anunciadores de la fe, autorizados por la Iglesia, enseñen lo contrario de la doctrina de la Iglesia... Estos teólogos, despreocupados por las leyes en vigor, no hacen más que ejercer presión sobre los obispos para obligarles al cambio de las normas. El profesor de dogmática en Tubinga Küng --seguido en esto por su colega Kasper-- es considerado «carismático», cuando su obra debería llamarse exactamente «chantaje»".
(Cornelio Fabro: La Aventura de la Teología Progesista. 1976, EUNSA, pág. 298. El original italiano es de 1974).

Eran ya conocidas las ideas de Kasper antes de su aluvión de cargos. En su libro de 1974, Jesús der Christus, Jesús el Cristo, Kasper desvaloriza los milagros en general y los de los Evangelios en especial; muchos de ellos dice que son legendarios. (Véanse las afirmaciones de Kasper y su refutación en la obra de don José María Iraburu: Los Evangelios son Verdaderos e Históricos. Gratis Date, 2014, pág 64).

Kasper olía intensamente, y no a oveja blanca precisamente, desde mucho antes de que el papa Francisco lo pusiera en el candelero y le hiciera hablar a los cardenales reunidos en Roma en el Consistorio del 20 y 21 de febrero de 2014. El papa Francisco les pidió allí a los cardenales debatir sobre la familia y le encomendó a Kasper la relación de introducción. En ella volvió Kasper a hacer su viejo planteamiento de que se permita comulgar a los divorciados que viven en un nuevo matrimonio civil adúltero. Y, acto seguido, el papa Francisco comentó que Kasper es un gran teólogo.

Kasper nació el 5 de marzo de 1933. Cumplió 80 años cinco días después de iniciarse el período de sede vacante el 28.02.2013. Asistió al cónclave de 2013 y fue el más anciano de los participantes. Pudo asistir y votar porque sólo son excluidos los cardenales que tienen cumplidos 80 o más años de edad en el momento de ser declarada la sede vacante, según la Constitución apostólica Romano Pontifici Eligendo, promulgada el 1 de octubre de 1975, modificada posteriormente en 1996, 2007 y en el motu proprio publicado por Benedicto XVI el 25 de febrero de 2013 para que fuese posible adelantar la fecha de inicio del cónclave tras su renuncia.

Lorenzo Baldisseri

El papa beato Pablo VI:

En 1974 le otorgó el título honorífico de Capellán de Su Santidad pasando a ser Monseñor.

El papa san Juan Pablo II:

En 1987 le concedió el título de Prelado de Honor de Su Santidad.

En 1992, lo nombró Obispo titular de Dardania y Nuncio Apostólico ( ese año en Haití y en años sucesivos, en Paraguay, India y Nepal, y Brasil)

El papa Benedicto XVI:

El 11.01.2012 lo nombró Secretario de la Congregación para los Obispos

El 7.03.2012 lo nombró secretario del Colegio Cardenalicio

El papa Francisco:

Tras la finalización del Cónclave de marzo de 2013, el papa Francisco se quitó el solideo rojo de cardenal y lo puso en la cabeza del arzobispo Lorenzo Baldisseri, que había actuado de secretario del cónclave, lo que preanunciaba que lo iba a crear cardenal, tras el antecedente de Juan XXIII que, tras ser elegido papa, colocó su solideo cardenalicio en la cabeza del secretario del cónclave, Alberto Di Lorio. Y, efectivamente, en 2014 fue incluido en la lista de los primeros 19 cardenales creados por este Papa.

El 21 de septiembre de 2013 fue nombrado Secretario General del Sínodo de los obispos.

----------------------------------

El Papa Francisco cesa a Monseñor Rogelio Livieres, miembro del Opus Dei, como obispo de Ciudad del Este

----------------------------------

--¿Y la respuesta más difícil de responder?
--A los casados por la Iglesia, divorciados, y vueltos a casar que quieren comulgar. Uno quisiera ser amable con todos, pero no siempre puedes decir lo que ellos quieren oír
(El P. Loring a Alex del Rosal en 2009. Loring: Anécdotas de una vida apostólica).

----------------------------------

«No es Dios sino el demonio quien os empuja al pecado mediante la esperanza de la misericordia» (San Alfonso Mª de Ligorio, Preparación para la muerte, 17a Consideración).
http://www.clairval.com/lettres/es/2009/03/09/4110309.htm

----------------------------------

Sucede no pocas veces, respecto al Papa, Vicario de Jesucristo, que la vista se fija en demasía en el Vicario, en el hombre, y en sus ideas particulares, y con esto se olvida a Jesucristo y así no faltan los que suponen ilusoriamente que esas ideas particulares suplantarán o suplantan ya las doctrinas de la Iglesia. Siendo esta ilusoria y heterodoxa suposición la raíz común de los lefebvrianos y similares en todos sus grados por un lado, y de los progres de dentro y de fuera de la Iglesia por el lado contrario. Ambos lados sublevados contra la autoridad del Papa como tal.

La solución del padre Orlandis es la idea del Reino de Cristo:

"En la idea del Reino de Cristo nos parece ver invertidos los términos. En el primer término se nos presenta Jesucristo viviente en su Iglesia, viviente en su representante en la tierra. Si así llegara a mirarse por todo el mundo al Vicario de Jesucristo, se le vería siempre sobrenaturalizado, más aún, divinizado.
Esta es la necesidad más urgente de nuestro tiempo: sobrenaturalizarlo todo, incluso el Romano Pontífice. Esta vida sobrenatural es la que trae consigo el Reinado de Jesucristo; ésta es la que implora sin darse cuenta la indigencia de nuestro tiempo, ésta es la que reclama el alma de nuestra sociedad" (
Sobre la actualidad de la fiesta de Cristo Rey. 1945).

La implantación del Reinado de Jesucristo es obra del propio Jesucristo:

Cat IC 677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el Cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).

La segunda venida de Jesucristo tendrá como consecuencia, entre otras, el triunfo de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Y no al revés. No es a consecuencia de un triunfo debido a un proceso de crecimiento de la Iglesia como se producirá la consumación en la Tierra del Reinado Social de Jesucristo por su misericordia y la consiguiente época profetizada de paz y prosperidad en la Iglesia (Cat IC 677, 673, 672, 675, 674). Este Reinado ha de venir ciertamente. Y será consecuencia de la segunda venida de Jesucristo que producirá con su manifestación gloriosa la ruina de la apostasía y el hundimiento del régimen anticristiano, que ahora ya domina y que aún llegará a imperar de forma total.

La gran crisis posterior a la publicación de la encíclica Humanæ vitæ en 1968

José María Iraburu, el 2.11.2015 http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1511021217-346-sinodo-2015-relatio-final

Poco después del Concilio Vaticano II, se produjo una gran crisis en torno a la encíclica Humanæ vitæ (1968) del papa Pablo VI, en la que afirma que en el matrimonio es indisociable el amor y la apertura a la procreación, al mismo tiempo que condena en forma absoluta toda forma de anticoncepción artificial: ésta es en el matrimonio intrínseca y gravemente pecaminosa, y ninguna circunstancia puede hacerla lícita. Hubo muchas otras crisis graves –el Catecismo holandés, el Concilio pastoral de Holanda (1967-1969) y otras–. Pero la resistencia intraeclesial y mundial contra la Humanæ vitæ fue, y sigue siendo, especialmente escandalosa.

Beato Pablo VI:

«Se puede prever que estas enseñanzas no serán quizá fácilmente aceptadas por todos: son demasiadas las voces –ampliadas por los modernos medios de propaganda– que están en contraste con la de la Iglesia» (Humanæ vitæ, 18).

El cambio doctrinal en no pocas confesiones protestantes se inicia en 1930, cuando en la Conferencia de Lambeth los obispos anglicanos aceptan el uso de los anticonceptivos en ciertas situaciones. El cambio fue logrado por una minoría muy activa, liderada por el portavoz de la Comunión anglicana en Londres, Reverendo William R. Inge, miembro de la Sociedad de Eugenesia inglesa, admirador de la obra de Margaret Sanger Woman and The New Race (1920).

La Humanæ vitæ fue pésimamente recibida. La resistencia a «la doctrina de la Iglesia», concretamente en lo relativo a la anticoncepción, se manifestó en seguida: una rebeldía no sólo latente, sino patente y escandalosa. Mes y medio después de publicada, el P. Häring [redentorista] hace un llamamiento general a resistirla.

La coalición contra la Humanæ vitæ invade en seguida gran parte de las cátedras y publicaciones católicas. Una declaración, por ejemplo, de la Universidad Católica de Washington, encabezada por el P. Charles Curran, y apoyada por unos doscientos «teólogos», rechaza públicamente la doctrina de la encíclica contraria a la anticoncepción («Informations Catholiques Internationales», n. 317-318, 1968, suppl. p.XIV).

La oposición de algunas Conferencias episcopales fue especialmente escandalosa. En 1968 se produce en Francia, y un poco en todo el mundo, la Revolución de mayo. Y ese mismo año, en julio, estalla en la Iglesia la crisis de la Humanæ vitæ.

La resistencia de algunos Episcopados, expresada normalmente en formas reticentes y ambiguas, va a tener una consecuencia histórica enorme. La descristianización del Occidente recibe en esta ocasión un gran impulso. Con diversos matices y argumentos, varios Episcopados, como los de Alemania occidental, Austria, Bélgica, Canadá, Escandinavia, Francia, Holanda, Indonesia, Inglaterra y Gales, Rodhesia, aunque en esa hora crítica aceptan doctrinalmente la encíclica, consideran pastoralmente que, al no ser una declaración pontificia infalible, no cabe excluir absolutamente un posible disentimiento, de modo que, en casos gravemente conflictivos, será preciso remitir el discernimiento del problema a la propia conciencia de los cónyuges. Así, por ejemplo, los Obispos escandinavos: «que ninguno, por tanto, sea considerado como mal católico por la sola razón de un tal disentimiento».

Todavía en esos años, sin embargo, la mayoría de los Episcopados católicos declara su aceptación de la encíclica, pero gran parte de ellos, cada vez más, tolera pasivamente la disidencia. El P. Marcelino Zalba, S.J., cuyo informe fue decisivo para la elaboración de la Humanæ vitæ, en su estudio Las Conferencias episcopales ante la Humanæ vitæ (Cio, Madrid 1971, pg. 192), afirma que si se mira el número de Obispos de las diversas Conferencias, se aprecia que son muchos más los Obispos que aceptan claramente la inmoralidad absoluta de la contracepción que aquellos que se muestran reservados o reticentes: «hemos calculado grosso modo que [son] unos 1.300 frente a unos 300-350» (Zalba, pg. 192).

El «caso Washington» es muy especialmente significativo. George Weigel informa detalladamente cómo fue la crisis de la Humanæ vitæ en la archidiócesis de Washington, y concretamente en su Catholic University of America, donde, ya antes de publicarse la encíclica, se había centrado la impugnación del Magisterio (El coraje de ser católico, Planeta, Barcelona 2003,73-77).

Una declaración de la Universidad Católica de Washington, encabezada por el P. Charles Curran, y apoyada por unos doscientos «teólogos», rechaza públicamente la doctrina de la encíclica contraria a la anticoncepción («Informations Catholiques Internationales», n. 317-318, 1968, suppl. p.XIV).

«Tras varios avisos, el arzobispo local, el cardenal Patrick O’Boyle, sancionó a diecinueve sacerdotes. Las penas impuestas por el cardenal O’Boyle variaron de sacerdote a sacerdote, pero incluían la suspensión del ministerio en varios casos».

Los sacerdotes sancionados apelan a Roma, y la Congregación del Clero, en abril de 1971, recomienda «urgentemente» al arzobispo de Washington que levante las aludidas sanciones, sin exigir de los sacerdotes una previa retractación o adhesión pública a la doctrina católica de la encíclica. Esta decisión, inmediatamente aplicada, fue seguida de largas negociaciones entre el Cardenal O’Boyle y la Congregación romana.

«Según los recuerdos de algunos testigos presenciales, todos los implicados [en la negociación] entendían que Pablo VI quería que el “caso Washington” se zanjase sin retractación pública de los disidentes, pues el papa temía que insistir en ese punto llevara al cisma, a una fractura formal en la Iglesia de Washington, y quizá en todo Estados Unidos. El Papa, evidentemente, estaba dispuesto a tolerar la disidencia sobre un tema respecto al que había hecho unas declaraciones solemnes y autorizadas, con la esperanza de que llegase el día en que, en una atmósfera cultural y eclesiástica más calmada, la verdadera enseñanza pudiera ser apreciada».

Pero estos años de calma no llegaron nunca.

La disidencia tolerada se impone. Casos como éste, y muchos otros análogos producidos sobre otras cuestiones en la Iglesia Católica, enseñaron a los Obispos, a los Rectores de seminarios y de Facultades teológicas, así como a los Superiores religiosos, que en la nueva situación creada no era necesario aplicar las sanciones previstas en la ley canónica a quienes en la docencia o en la predicación pastoral y catequética se oponen a la enseñanza de la Iglesia (Código de Derecho Canónico c.1371). Más aún, todos entendieron que era positivamente inconveniente defender del error al pueblo cristiano con estas sanciones, si ello podía traer escándalos o aunque solo fueran tensiones y conflictos en la convivencia eclesial.

«Paz, paz» (Jer 4,10; 6,14; 9,8; Ez 13,10)…

También los profesores de teología, religiosos y laicos líderes aprendieron con estos acontecimientos que era posible impugnar públicamente graves doctrinas del Magisterio apostólico sin ninguna consecuencia negativa. Se hacía, pues, posible enseñar, predicar y escribir contra la doctrina propuesta solemnemente por el Papa como «doctrina de la Iglesia», sin que ello trajera sanción alguna. La presunta licitud de la disidencia corrió por los ambientes universitarios y pastorales de la Iglesia como una buena nueva de «libertad».

La disidencia privilegiada da un paso más adelante. En pocos años la disidencia teológica, al menos dentro de ciertos límites, pasó de ser tolerada a ser privilegiada en bastantes medios eclesiales. Es la situación actualmente vigente en algunas Iglesias locales del Occidente.

El P. Häring (1912-1998), por citar el ejemplo de un disidente próspero, se jubila gloriosamente como profesor de la Academia Alfonsiana en 1987. Y todavía en 1989, exige que la doctrina católica sobre la anticoncepción se someta a consulta en la Iglesia, pues acerca de la misma «se encuentran en los polos opuestos dos modelos de pensamiento fundamentalmente diversos» («Ecclesia» 1989, 440-443). Dice la verdad: son modelos de pensamiento totalmente diversos e irreconciliables: el protestante y el católico. Y aún le queda ánimo para arremeter con todas sus fuerzas contra la encíclica Veritatis splendor (1993), especialmente en lo que ésta se refiere a la regulación de la natalidad: «no hay nada […] que pueda hacer pensar que se ha dejado a Pedro la misión de instruir a sus hermanos a propósito de una norma absoluta que prohibe en todo caso cualquier tipo de contracepción» («The Tablet» 23-X-1993).

La ortodoxia perseguida en la Iglesia es un fenómeno histórico inexorablemente unido a la disidencia o la herejía tolerada. En ese marco histórico el teólogo fiel a la doctrina y a la tradición de la Iglesia será generalmente estimado como representante lamentable de una teología caduca, superada, meramente repetitiva, ininteligible para el hombre de hoy, sea éste creyente o incrédulo. Por el contrario, el haber tenido «conflictos con la Congregación de la Fe, el antiguo Santo Oficio», marcará en el curriculum de los autores un sello de excelencia. Así ocurrió, por ejemplo, en el caso de un Schillebeeckx, otro disidente próspero, que antes de morir escribe Soy un teólogo feliz (Soc. Educ. Atenas, Madrid 1994).

El Cardenal Franjo Seper, croata, siendo Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, escribía en 1972 estas palabras al padre Mikvlich:

«Me causa gran gozo que esté usted empeñado en el buen combate de la ortodoxia en materia de educación religiosa. No hay duda de que […] se han traspasado todos los límites de lo tolerable. Hace poco tuve en las manos un “Catecismo” holandés, que no tenía nada que ver con la religión cristiana. […] Soy incapaz de adivinar cuánto tiempo durará entre los católicos la locura actual […] Pienso que un día nuestros católicos volverán a la razón. Pero, ¡ay!, me parece que los obispos, que han obtenido muchos poderes para ellos mismos en el Concilio, son muchas veces dignos de censura, porque, en esta crisis, no ejercen sus poderes como deberían. Roma está demasiado lejos para intervenir en todos los escándalos, y se obedece poco a Roma. Si todos los obispos se ocupasen seriamente de estas aberraciones, en el momento en que se producen, la situación sería diferente. Nuestra tarea en Roma es difícil, si no encuentra la cooperación de los obispos».

Quejas semejantes expresó el Cardenal Ratzinger cuando era Prefecto de la Congregación de la Fe.

En 2003, el Obispo de San Agustín, en Florida (USA), Mons. Víctor Galeone, afirma en una pastoral sobre el matrimonio que

«la práctica [de la anticoncepción] está tan extendida que afecta al 90% de las parejas casadas en algún momento de su matrimonio… No es un fallo suyo [de los cónyuges]. Con raras excepciones, debido a nuestro silencio, somos los obispos y sacerdotes los culpables».

-------------------------------------------------

La Congregación para el Clero publicó el 9.02.1972 un documento crítico sobre las ponencias y conclusiones de la Asamblea Conjunta de Obispos y Sacerdotes de 1971 en España. Decía: “hay orientaciones y planteamientos de fondo, esparcidos en todas las ponencias, que suscitan graves reservas doctrinales y disciplinares” (II,I,5). Y sobre la Ponencia I: “el resultado final es una inversión y deformación de la naturaleza y de los fines de la Iglesia y del ministerio sacerdotal” (II,2).

Pero contra ese documento de Roma y a favor de la Asamblea Conjunta, cuatro teólogos de Salamanca (Sebastián, Setién, Rouco y Olegario de Cardedal) publicaron conjuntamente un Estudio teológico-jurídico sobre el Documento de la Congregación del Clero.

------------------------------------------------

-----------------------------

"El obispo, siendo administrador de Dios, tiene que ser intachable... Debe mostrar adhesión a la doctrina cierta, para ser capaz de predicar una enseñanza sana y de rebatir a los adversarios" (Dice Dios por medio de la Epístola de san Pablo a Tito 1,7-9).

-----------------------------

El instrumento de trabajo del sínodo de 2015

El instrumento de trabajo del sínodo de 2015 según Sandro Magister

------------------

El 18.10.2014 "se publicó la Relación del Sínodo de los Obispos (18-X-2014). Yendo al grano directamente, en favor de la brevedad, señalaré aquí únicamente algunos números (41, 52, 53 y 55) que me parecen incompatibles con la doctrina y con la pastoral acerca del matrimonio. Y me fijaré solamente en el número 52 (Iraburu, 19.10.2014 InfoCatólica ):

52. Si è riflettuto sulla possibilità che i divorziati e risposati accedano ai sacramenti della Penitenza e dell’Eucaristia. Diversi Padri sinodali [74] hanno insistito a favore della disciplina attuale, in forza del rapporto costitutivo fra la partecipazione all’Eucaristia e la comunione con la Chiesa ed il suo insegnamento sul matrimonio indissolubile. Altri [104] si sono espressi per un’accoglienza non generalizzata alla mensa eucaristica, in alcune situazioni particolari ed a condizioni ben precise, soprattutto quando si tratta di casi irreversibili e legati ad obblighi morali verso i figli che verrebbero a subire sofferenze ingiuste. L’eventuale accesso ai sacramenti dovrebbe essere preceduto da un cammino penitenziale sotto la responsabilità del Vescovo diocesano. Va ancora approfondita la questione, tenendo ben presente la distinzione tra situazione oggettiva di peccato e circostanze attenuanti, dato che «l’imputabilità e la responsabilità di un’azione possono essere sminuite o annullate» da diversi «fattori psichici oppure sociali» (Catechismo della Chiesa Cattolica, 1735).

Esta proposición no obtuvo la aprobación de los Padres sinodales, para lo cual hubiera necesitado dos tercios de votos favorables, según establece el Art. 26,1 del Reglamento del Sínodo, Ordo synodi episcoporum (2006). Pero consiguió solamente un 58,42% de votos favorables. Tampoco fueron aprobados los puntos 53 y 55, referentes al acceso a la comunión de los divorciados vueltos a casar, a la comunión espiritual y sobre las personas homosexuales" (Iraburu, 19.10.2014 InfoCatólica ).

.... Explicación de la segunda Relatio por Néstor Martínez.

***

El cardenal Müller recuerda que sus palabras sobre la familia son Magisterio y no lo son las opiniones particulares de los cardenales

El Cardenal Cordes protesta en marzo de 2015 contra las afirmaciones del cadenal Marx

Ratzinger corrige en 2014 un texto suyo de 1972 para reafirmar la imposibilidad de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar y desautoriza así a Kasper

Monseñor Athanasius Schneider dice que durante el Sínodo hubo momentos de evidente manipulación

(InfoCatólica 10-XII-2014)

El cardenal De Paolis ha intervenido esta semana en la polémica preguntándose si un Sínodo tiene la competencia para discutir el Magisterio de los dos Papas anteriores.

El Cardenal Velasio de Paolis, en su artículo sobre La propuesta 52 del Sínodo Extraordinario sobre la Familia  (InfoCatólica 10-XII-2014), hace notar que «la redacción del texto de la propuesta genera equívocos. Se habla de “disciplina actual” y de una posible modificación de la misma…  En realidad, la normativa vigente no es simplemente una “disciplina actual”, como si se tratase de una norma meramente eclesiástica [modificable], y no de normas divinas, sancionadas por el Magisterio, con motivaciones doctrinales y magisteriales que afectan a los fundamentos mismos de la vida cristiana, de la moral conyugal, del sentido y respeto de la Eucaristía, y de la validez del sacramento de la Penitencia […]

«La propuesta, en la medida en que prevé la posibilidad de admitir a la comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar, constituye, de hecho, un cambio doctrinal. Y esto contrariamente a lo que se viene afirmando de que no se quiere modificar la doctrina. La doctrina, por su propia naturaleza, no es modificable si es objeto del Magisterio auténtico de la Iglesia… Nos podemos preguntar también si es competencia de un Sínodo de Obispos tratar una cuestión como ésta: el valor de la doctrina y de la disciplina vigente de la Iglesia, que se han formado a lo largo de los siglos y están sancionadas con intervenciones del Magisterio supremo de la Iglesia».

«Por consiguiente, frente a las nuevas propuestas pastorales arriba mencionadas, esta Congregación siente la obligación de volver a recordar la doctrina y la disciplina de la Iglesia al respecto. Fiel a la palabra de Jesucristo, la Iglesia afirma que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el anterior matrimonio. Si los divorciados se han vuelto a casar civilmente, se encuentran en una situación que contradice objetivamente a la ley de Dios y por consiguiente no pueden acceder a la Comunión eucarística mientras persista esa situación» (Carta de la Congregación de la Fe sobre la comunión eucarística de los divorciados que se han vuelto a casar (1994), firmada por el Cardenal Ratzinger; aprobada por el Papa san Juan Pablo II, y publicada por orden de dicho papa).

El cardenal Müller ha salido al paso de la pretensión de separar la pastoral del dogma y de la moral calificando esa idea de herejía.

Testimonio a favor de la fuerza de la gracia
Sobre la indisolubilidad del matrimonio y el debate acerca de los divorciados vueltos a casar y los sacramentos

Gerhard L. Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

El cardenal Caffarra rectifica los planteamientos del cardenal Kasper

Quien exige un cambio del dogma es un hereje, incluso si lleva la púrpura romana

"Es evidente que la práctica pastoral de la Iglesia no puede permanecer en oposición a la doctrina vinculante ni simplemente ignorarla. Con una comparación: Un arquitecto quizás pueda construir un puente más hermoso que los anteriores, pero si no presta atención a las normas de la ingeniería estructural, corre el riesgo de que su construcción se derrumbe. De igual modo, cada práctica pastoral tiene que seguir la Palabra de Dios si no quiere fracasar. Es impensable un cambio de la doctrina, del dogma. Quien, pese a todo, lo hace, conscientemente, o lo exige insistentemente, es un hereje, incluso si lleva la púrpura romana" (Cardenal Brandmüller, LSN/InfoCatólica, 16.04.2015).

Rist demuestra que la postura del cardenal Kasper se apoya en una mala interpretación de un número muy reducido de textos y en la omisión de muchos otros que le contradicen

Monseñor Athanasius Schneider dice que durante el Sínodo hubo momentos de evidente manipulación

Antecedentes y resultado del Sinodo de 2014

El Cardenal Burke

El cardenal Burke explica la frase de Francisco en la que afirmaba que quién era él para juzgar a un gay

"Dijo que no puede juzgar a la persona frente a Dios, sea cual sea su culpabilidad. Pero deben juzgarse los actos; no creo que el Papa piense de forma diversa. Son pecaminosos y contranaturales. El Papa nunca dijo que podemos encontrar elementos positivos en ellos. Es imposible encontrar elementos positivos en un acto malo".
"Me niego a hablar de personas homosexuales, porque nadie se identifica por esta tendenci
a. Es una persona que tiene esta tendencia, que es un sufrimiento".
(Entrevista al cardenal estadounidense Raymond Leo Burke sobre el reciente Sínodo de la Familia, por Darío Menor, en Vida Nueva, 30.10.2014, número 2.915).

***

El Cardenal Burke centra la misericordia en el Sagrado Corazón de Jesús

"È presso la fonte inesauribile e incessante della verità e della carità, cioè dal glorioso trapassato Cuore di Gesù, che il sacerdote trova la sapienza e la forza di guidare il gregge secondo la verità e in carità. Il Curato di Ars definiva il sacerdote come l’amore dal Sacro Cuore di Gesù. Il sacerdote unito al Sacro Cuore non soccomberà alla tentazione di dire al gregge parole diverse da quelle di Cristo indefettibilmente trasmesseci nella chiesa, non cadrà nella tentazione di sostituire alle parole della sana dottrina un linguaggio confuso e facilmente erroneo ”.
(El cardenal Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, en una entrevista publicada el 14 de octubre de 2014 en “Il Foglio”).

El cardenal Burke dice del texto de Kasper que de ningún modo fue bien recibido por todos los cardenales y que confía en «que el error de este texto vaya quedando cada vez más claro»

El Cardenal Burke dice que hay afirmaciones en la Evangelii gaudium que expresan el pensamiento del Papa pero no enseñan una doctrina oficial y que en el Sínodo todo estaba controlado y manipulado

El cardenal Burke dice que con la publicación de la relatio intermedia del sínodo se causó escándalo en la Iglesia y que a él le causó un estado de shock

Círculos menores en el Sínodo de 2014

"Nous dénonçons toutes les manœuvres de certaines organisations internationales visant à imposer, par voie de chantage financier, aux pays pauvres des législations instituant un soi-disant «mariage» homosexuel".
("Denunciamos todas las maniobras de ciertas organizaciones internacionales para imponer, por vía de chantaje financiero, a los países pobres legislaciones que instituyan un sedicente «matrimonio» Homosexual").
(Circulus Gallicus "B" Moderator: Em.mo Card. Christoph SCHÖNBORN, O.P. Relator: S.E. Mons. André LÉONARD. Sínodo, 16.10.2014)
http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2014/10/16/0763/03042.html

 

"Sembra che si abbia timore di esprimere un giudizio su diverse questioni che sono divenute ormai espressioni culturali dominanti. Questo non appare coerente con la missione profetica che la Chiesa possiede. E’ importante che il testo esprima al meglio il ruolo profetico che i Pastori e la comunità cristiana possiedono ben sapendo che non andiamo alla ricerca di un facile populismo che tutto assopisce e ovatta, ma che abbiamo la responsabilità di esprimere anche un giudizio che proviene dalla Parola di Dio. Ritornano significative in questo contesto le parole rivolte al profeta Ezechiele: "Quando sentirai dalla mia bocca una parola, tu dovrai avvertirli da parte mia. Se io dico al malvagio: Tu morirai! e tu non lo avverti e non parli perché il malvagio desista dalla sua condotta perversa e viva, egli, il malvagio, morirà per la sua iniquità, ma della sua morte io domanderò conto a te. Ma se tu ammonisci il malvagio ed egli non si allontana dalla sua malvagità e dalla sua perversa condotta, egli morirà per il suo peccato, ma tu ti sarai salvato" (Ez 3,17-19). Ciò diventa evidente soprattutto dinanzi a situazioni che sono assunte come una forma di de-istituzionalizzazione del matrimonio e della famiglia in forza di pretesi diritti individuali. Una semplice fenomenologia del dato non appare consona alla funzione profetica della Chiesa".
(Relatio - Circulus Italicus "B" Moderator: Em.mo Card. Angelo BAGNASCO Relator: S.E Mons. Salvatore FISICHELLA. Sínodo, 16.10.2014)
http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2014/10/16/0763/03042.html

 

"Una prima sensibilità parte dalla preoccupazione che il rinnovato annuncio del Vangelo della famiglia, per il linguaggio da utilizzare, gli accenti e la selezione delle tematiche, contribuisca involontariamente ad accentuare la mancata accoglienza integrale dei suoi contenuti. Questi padri, pur accettando che il profilo specifico del tema che investe questa assemblea straordinaria è quello delle sfide pastorali, ritengono imprescindibile che la Relatio ribadisca in maniera esplicita la dottrina su matrimonio, famiglia e sessualità, senza tentennamenti nell’avvalersi delle categorie di "peccato" e "adulterio" e "conversione" rispetto alle situazioni oggettivamente contrastanti con il Vangelo della famiglia. Gli stessi padri insistono sul fatto che usare eufemismi possa provocare malintesi tra i fedeli, soprattutto per distorte interpretazioni fatte da una parte della stampa non specializzata".
(Relatio - Circulus Italicus "C". Moderator: S.E. Mons. Angelo MASSAFRA, O.F.M. Relator: Rev. P. Manuel Jesús ARROBA CONDE, C.M.F.)
http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2014/10/16/0763/03042.html

 

"Sabiendo que la mayor misericordia es decir la verdad con amor (San Agustín), vamos más allá de la compasión. El amor misericordioso así como atrae y une, también transforma y enaltece e invita a la conversión. Ver (Jn 8,1-11)".
"Pasando al n.50, se ha observado que no se debe hablar de personas homosexuales casi como si el homosexualismo fuese parte de su ser ontológico, sino de personas con tendencias homosexuales. Se solicitó sustituir el texto de este número por el siguiente: "la sexualidad que nos hace existir como humanidad en lo masculino y lo femenino, es un valor irrenunciable en la antropología y en la teología cristiana. Nos hace ser los unos para con los otros no en la indistinción sino en la complementariedad...Las personas con tendencias homosexuales también necesitan de acogida y acompañamiento que les ayude a crecer en la fe y a conocer el plan de Dios para ellos."."

(Relatio - Circulus Hibericus "A". Moderator: Em.mo Card. Francisco ROBLES ORTEGA. Relator: S.E. Mons. Luis Augusto CASTRO QUIROGA, I.M.C.)
http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2014/10/16/0763/03042.html

 

-----------------

Los africanos en el Sinodo se opusieron a los planteamientos kasperitas; y Kasper dijo de los africanos que "no pueden decirnos mucho lo que tenemos que hacer".

----------------

Tal como se ha planteado, dice Jordi que el Sínodo debería de llamarse "Sínodo para la plena administración sacramental y el ejercicio de funciones laicales para divorciados recasados y homosexuales".
(
http://infocatolica.com/blog/reforma.php/1412171130-297-sinodos-2014-2015-reflexi ).

-------------------------------

El cardenal Martínez Sistach afirma que el Sínodo de Obispos sobre la Familia ha abierto "rendijas" para "dar respuestas pastorales" a divorciados y homosexuales

LA VANGUARDIA (Barcelona) 26-10-2014. EFE

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha afirmado hoy que el Sínodo de Obispos sobre la Familia convocado por el Papa Francisco, ha abierto "rendijas" para "dar respuestas pastorales" a divorciados y homosexuales, aunque ha reconocido que "hay posturas contrapuestas".

En una entrevista en el programa "Signes dels Temps" de TV3, la primera que ha concedido el cardenal Sistach tras su regreso de Roma, Sistach ha dicho: "Yo digo que hay unas rendijas, de posibles soluciones".

"Y pienso -ha agregado- que durante el próximo año, hasta la asamblea de octubre de 2015, los entendidos, teólogos, biblistas y canonistas, deberán analizar cada una de estas rendijas, posibles respuestas pastorales, por si tienen un fundamento que realmente el magisterio lo permite o no, que el Papa puede o no puede hacerlo".

El cardenal de Barcelona cree que estos resquicios "se estudiarán en profundidad y quizás algunas sí podrán dar resultado".

Sobre las sesiones de trabajo del Sínodo, Sistach ha asegurado que se celebraron en un clima de "comunión, fraternidad y pastoralidad", pero ha reconocido que hubo "sensibilidades diferentes" y se vivieron momentos de "tentación".

El cardenal reconoce que dentro de la Iglesia "hay opiniones y posturas un poco opuestas o muy contrapuestas. Hay una cerrazón o una apertura, pero una apertura siempre con fidelidad a la Palabra de Dios"

Sobre el tema de los divorciados vueltos a casar, ha señalado que los padres sinodales han intentado "armonizar la fidelidad a la indisolubilidad del matrimonio con la misericordia hacia estas personas".

Preguntado sobre su relevo al frente de la diócesis de Barcelona, el cardenal Martínez Sistach, que ha cumplido ya 77 años (la edad de jubilación de los obispos son los 75), ha revelado que "el Papa me ha dicho que continúe, pues sigo. Me siento joven y con ganas de servir a la Iglesia, donde sea".

-------------------------------

Concilio de Trento, CanonVII:

Si alguno dijere, que la Iglesia yerra cuando ha enseñado y enseña, según la doctrina del Evangelio y de los Apóstoles, que no se puede disolver el vínculo del Matrimonio por el adulterio de uno de los dos consortes; y cuando enseña que ninguno de los dos, ni aun el inocente que no dio motivo al adulterio, puede contraer otro Matrimonio viviendo el otro consorte; y que cae en fornicación el que se casare con otra dejada la primera por adúltera, o la que, dejando al adúltero, se casare con otro; sea excomulgado.

-----------------------------------------

El 11 de octubre de 2014 los que mandan en el Opus Dei dicen que las acertadas palabras del Obispo Rogelio Livieres sobre el Sínodo de la familia son muy desacertadas
Livieres dice: "Roguemos por el Papa, por los Cardenales y los Obispos"
"Ni la doctrina de la fe ni la práctica pastoral –consecuencia de esa doctrina– son el resultado de consensos de curas, aunque sean cardenales u obispos"
"San Atanasio. Fue expulsado de su Diócesis no una sino cinco veces, debido a las maquinaciones de sus hermanos obispos arrianos con los que no estaba «en comunión», precisamente porque quería promover «la fe católica y apostólica»"
"Dentro de la Iglesia, y últimamente desde algunas de sus más altas esferas, «soplan vientos nuevos» que no son del Espíritu Santo... el cardenal Kasper y la revista jesuita Civiltà Cattolica son activos propulsores que lideran esta confusión"
"A los eclesiásticos que hablen como el mundo quiere, los aplaudirá y los amará, «porque son de los suyos», no de Dios".
"En la Misa de Apertura del Sínodo Extraordinario sobre la Familia el Papa Francisco llamó a los Obispos a colaborar con el plan de Dios y formar así un pueblo santo. Ofrezco estas reflexiones con el deseo de servir al Papa de la mejor manera que puedo"
.

-------------------------------------------

Comentarios en el blog del señor de la Cigoña: http://www.gaceta.es/cigona/sinodo-le-pone-cara-seria-papa-13102014-0711

Enviado por Torrijita el Lun, 13/10/2014 - 11:13

Pues que empiecen a salir los obispos porque no les vemos el pelo a ninguno.
Es más, para uno que sale, Livieres, le han dado palos por todos lados y le han dejado
-incluido SU Opus- más tirado que un perro. Tanta heroicidad y hombría asusta.

[Responde Luis Fernando Pérez Bustamante]:

Enviado por LFPB el Lun, 13/10/2014 - 11:57

Livieres es un irresponsable que dificulta la acción de los que deben actuar.
Esto no es idea mía. Es vox populi en Roma.

------------------------------------

Y si le parece duro a LFPB lo que dijo Livieres de los malos obispos de su país ¿qué le parece lo que se le dijo a un Papa que está en el santoral ?

"Cuando vino Cefas a Antioquía, me enfrenté con él cara a cara, porque era digno de reprensión. Pues antes que llegaran algunos del grupo de Santiago, comía en compañía de los gentiles; pero una vez que aquéllos llegaron, se le vio recatarse y separarse por temor de los circuncisos. Y los demás judíos le imitaron en su simulación, hasta el punto de que el mismo Bernabé se vio arrastrado por la simulación de ellos. Pero en cuanto vi que no procedían con rectitud, según la verdad del Evangelio, dije a Cefas en presencia de todos: «Si tú, siendo judío, vives como gentil y no como judío, ¿cómo fuerzas a los gentiles a judaizar?» (Gálatas 2, 11-14)

Y ¿qué le parece que se llamase a algunos obispos malos pastores y "demonios encarnados en pastores" que hay en la Iglesia? Algo bastante más duro que lo que dijo de otros por el estilo Livieres. Y quien lo dijo es doctora de la Iglesia.

«¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque por haber callado, el mundo está podrido». "En la Iglesia hay demonios encarnados en pastores". "Reformada la Iglesia, los súbditos se enmendarán porque de casi todo lo malo que hacen, tienen la culpa los malos pastores". "Por culpa de los malos pastores, son malos los súbditos". (Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia, Diálogo).

Igual se tenían que haber esperado calladitos, para no ser llamados irresponsables, san Pablo y santa Catalina de Siena, a que actuasen los sabihondos, en vez de decir lo que Dios quiso que dijeran y la Iglesia Católica pone como ejemplo y enseñanza.

Pero más vale obedecer lo que Dios manda en (Ez.  33: 7-9), como enseña Livieres con su palabra y con sus hechos:

"No olvidemos las advertencias de Dios por medio de su Profeta a los que tenemos responsabilidad sobre el pueblo:

«A ti, hombre, yo te he puesto como centinela del pueblo de Israel. Pues bien, si tú no hablas con él para advertirle que cambie de vida, y él no lo hace, ese malvado morirá por su pecado, pero yo te pediré a ti cuentas de su muerte.  En cambio, si tú adviertes al malvado que cambie de vida, y él no lo hace, él morirá por su pecado, pero tú salvarás tu vida», (Ez.  33: 7-9).

Monseñor Rogelio Livieres, ex obispo de Ciudad del Este (Paraguay), blog, 11 de agosto de 2014".

-----------------------------

Livieres será reconocido en el futuro como una gloria del Opus Dei incluso por los jefecillos del grupo, que hoy le llaman irresponsable, porque no secunda la política de esos caporales capadores que dicen que su voz es vox populi.

---------------------------------------

Habiendo peligro próximo para la Fe, los prelados deben ser argüidos incluso públicamente por los súbditos”. (Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, II-II, 33, 4-2).

--------------------------------------

"El obispo fue acusado por envidia de un crimen por propios compañeros cristianos (desde los comienzos acecha el pecado). El obispo deja el cargo y se retira a la soledad, pero perdonando a sus envidiosos difamadores".
(De la Vida de san Narciso, obispo de Jerusalén en el siglo II, su conmemoración es el 29 de octubre)

-----------------------------------------

Los problemas de Livieres con los otros obispos paraguayos comenzaron antes de poner un pie en su Diócesis y porque creó un fructífero Seminario diocesano distinto del de la Conferencia Episcopal

El Papa acepta la renuncia por edad de Pastor Cuquejo al arzobispado de Asunción mes y medio después de ser presentada