..EuLa tarjeta de visita de Jesucristo: soy rey t...Explicaciones y desarrollos .... ..Artículos. ..INDEX

La fiesta de Cristo Rey

Jesucristo anunció el reino de Dios y efectivamente vino el reino de Dios que es su Iglesia, nuestra Santa Madre Iglesia Católica Jerárquica, como la denominaba san Ignacio de Loyola.

Aunque ciertamente, como explica Canals (en el Curso de teología de la Balmesiana 2001-2002, 3º. 1), hay una sutil y misteriosa distinción entre Iglesia y Reino de Dios es sólo una distinción conceptual o de razón que no invalida la indisoluble unidad entre Iglesia y Reino de Dios, ni hace "que el Reino de Dios sea una cosa y la Iglesia sea otra". Porque la Iglesia es la reunión de los convocados por Dios en torno a su Hijo para recibir el anuncio del Reino de Dios y el mandato de propagarlo. Y es ya Reino de Dios como semilla y comienzo; y lo es para instaurar el Reino de Dios en las personas y en la sociedad en todas sus dimensiones de manera que se rijan por la voluntad de Dios.
Dos conceptos distintos:
uno el concepto de Iglesia como reunión por la voluntad divina para recibir el anuncio del Reino de Dios y comenzar a propagarlo; y otro el concepto de Reino de Dios como realización progresiva de la voluntad de Dios en todas las cosas personales y sociales.

La Iglesia es para instaurar el Reino de Dios en su plenitud en la Tierra. Fue el papa san Juan Pablo II el que enseñó esta distinción meramente conceptual entre Iglesia y Reino de Dios y a la vez su indisoluble unión entre ambos y con Cristo:

La Iglesia "no es fin para sí misma, ya que está ordenada al Reino de Dios, del cual es germen, signo e instrumento. Sin embargo, a la vez que se distingue de Cristo y del Reino, está indisolublemente unida a ambos. Cristo ha dotado a la Iglesia, su Cuerpo, de la plenitud de los bienes y medios de salvación; el Espíritu Santo mora en ella, la vivifica con sus dones y carismas, la santifica, la guía y la renueva sin cesar (Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, sobre la Iglesia, 4)" (Redemptoris Missio, 18).

Con lo cual, está claro, como enseña el mismo Papa que

"no se debe excluir «la obra de Cristo y del Espíritu Santo fuera de los confines visibles de la Iglesia" (ib.);

y como recuerda el mismo Papa por medio de la Declaración Dominus Iesus, 19, redactada por su Congregación para la doctrina de la Fe y ratificada por él.

En cuya Declaración se añade que

"por lo tanto, se debe también tener en cuenta que el Reino interesa a todos: a las personas, a la sociedad, al mundo entero" (ib.);

mientras reitera la indisolubilidad entre el Reino de Dios, Jesucristo y la Iglesia:

«El Reino de Dios que conocemos por la Revelación, no puede ser separado ni de Cristo ni de la Iglesia... Si se separa el Reino de la persona de Jesús, no es éste ya el Reino de Dios... asimismo, el Reino no puede ser separado de la Iglesia..., a la vez que se distingue de Cristo y del Reino, está indisolublemente unida a ambos».
(
Redemptoris Missio, 18; Dominus Iesus, 18). "El Reino es tan inseparable de Cristo que, en cierta forma, se identifica con él" (Dominus Iesus, nota 73)

"La misión de la Iglesia es «anunciar el Reino de Cristo y de Dios, establecerlo en medio de todas las gentes; [la Iglesia] constituye en la tierra el germen y el principio de este Reino»".
(Conc. Vat. II. Lumen gentium, 5.
Dominus Iesus, 18).

El Reino de Dios tiene una dinámica de implantación progresiva:

"El Reino tiende a transformar las relaciones humanas y se realiza progresivamente, a medida que los hombres aprenden a amarse" (Redemptoris Missio, 15).

Y la Iglesia del siglo XXI celebra la fiesta solemne de Cristo Rey.

La Iglesia de la época del Concilio Vaticano II y del siglo XXI tiene como festividades con categoría de solemnidad tanto la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, como la fiesta de Cristo Rey. Esta última, además ha sido situada después de dicho Concilio en el último domingo del año litúrgico, porque cuando fue instituida en 1925 se situó en el último domingo de octubre. Es escandaloso que haya eclesiásticos que se nieguen a difundir el significado de ambas solemnidades. Combatir por omisión la devoción a un santo es no sentir con la Iglesia. Pero combatir por omisión la difusión del reinado de Cristo en cada persona y en la sociedad, y la devoción al Sagrado Corazón de Cristo Rey, o reducirla al ámbito individual y de jaculatorias, es hacer algo similar a lo que hacen los lefebrianos. La Iglesia tiene y mantiene la fiesta del Sagrado Corazón con rango de solemnidad y la fiesta de Cristo Rey con rango de solemnidad. Y lex orandi es rex credendi. Lo que está en las celebraciones litúrgicas expresa la fe de la Iglesia. El que combate por omisión al Sagrado Corazón de Jesús y a Cristo Rey hace algo del tipo de los lefebrianos, pero mucho peor en grado. El prefacio de la misa de la solemnidad de Cristo Rey está literalmente en el Concilio Vaticano II (Lumen Gentium, 36). Los lefebrianos dicen todavía repudiar el texto del Concilio Vaticano II y más aún lo hacen los que repudian la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y lo que expresa la solemnidad de Cristo Rey tal como lo indica la Iglesia en la liturgia de la misa de dicha solemnidad, y en los textos conciliares y pontificios:

Significado de la fiesta solemne de Cristo Rey: Pío XI, el Papa que instituyó esta fiesta en 1925, explica en 1928 su significado en su Encíclica «Miserentissimus»:

«Al hacer esto no sólo poníamos en evidencia la suprema soberanía que a Cristo compete sobre todo el Universo... sino que adelantábamos ya el gozo de aquel día dichosísimo en que todo el orbe, de corazón y de voluntad, se sujetará al dominio suavísimo de Cristo Rey».

-----------------------------------

El reinado del laicismo y del liberalismo se terminará cuando todos crean que Jesucristo es Dios y obren en consecuencia, también en la vida política, lo cual se producirá con toda seguridad tal como fue anunciado por el Concilio Vaticano II (Nostrae Aetate, 4)

"La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro" (Nostra aetate, 4).

Lo que es proclamar con toda seguridad la confesionalidad de todos los pueblos y que obrarán en consecuencia en el futuro.

Esta confesionalidad de todos los pueblos y de su organización política autonómica, nacional y mundial excluye taxativamente cualquier tipo de confusión entre la esfera religiosa y la esfera política.

Esta confesionalidad excluye también taxativamente la intolerancia religiosa. Todo lo contrario: por ser una virtud la tolerancia, aunque no es imposible para el hombre, que de hecho se practique siempre y generalizadamente por todos los pueblos y sus autoridades sólo es posible con los medios que aporta la Iglesia; y la aceptación de estos medios, en particular la autoridad de la Iglesia en materias morales como infalible, es lo que define a los estados confesionales.

De lo que se trata es de "la coherencia entre fe y vida, entre evangelio y cultura, recordada por el Concilio Vaticano II". Ser católicos y obrar en consecuencia, en la esfera privada y en la pública, individual y colectivamente, cada persona y la sociedad.

El reinado de Cristo ante el laicismo
La proclamación de Cristo como rey fue el 11 de junio de 1899

La tarjeta de visita de Jesucristo: soy rey t..El Reinado de Jesucristo por la misericordia de su Sagrado Corazón......El reinado de Dios en las enseñanzas de la Iglesia

tt..La devoción al Sagrado Corazón de Cristo Reyt.t.La civilización del amor ..... ....Jesucristo anunció el reino de Dios y efectivamente vino el reino de Dios que es su Iglesia ..Jesucristo Rey..

 

Caducidad de la sana laicidad

Será también cuando todos crean que Jesucristo es Dios y obren en consecuencia, también en la vida política, lo cual se producirá con toda seguridad tal como fue anunciado por el Concilio Vaticano II:

"La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro" (Nostra aetate, 4).

Lo que es proclamar con toda seguridad la confesionalidad de todos los pueblos y que obrarán en consecuencia en el futuro.

Mientras tanto:

Reivindicar la sana laicidad es pedir que las propuestas y aportaciones de los católicos sean tenidas en cuenta. Frente al laicismo, que excluye toda presencia de lo católico en la vida pública. Ya sería mucho. Porque algo es más que nada. Pero, cuando se permite que se presenten las propuestas católicas y luego se imponen normas anticristianas y antihumanas como las que legalizan la muerte de niños en el vientre manterno, ¿acaso alguien puede pretender que nos sea lícito a los católicos acatar normas anticristianas y antihumanas? La respuesta establecida por Dios es el non possumus. Ni se obedecen, ni se cumplen. Como decía Canals, no se puede aceptar deportivamente el resultado.

-------------------------------

La devoción al Sagrado Corazón consiste en la reparación y en la consagración. Esto no sólo es la cumbre y síntesis de la virtud de la religión, que es la más alta dentro de la virtud cardinal de la justicia, sino que está enraizado en las tres virtudes teologales. La consagración consiste en hacer, en unión con el Corazón de Jesús en la Eucaristía, lo que Dios quiere, todo lo que Dios quiere, sólo lo que Dios quiere, porque Dios quiere y como Dios quiere. Es la consigna de santa Maravillas de Jesús. Y es la realización del reinado del Corazón de Jesús, en cada uno, para que venga el reinado del Corazón de Jesús a la vida social en plenitud en el futuro, como nos enseñó a pedir Jesús en el padrenuestro, y como la Iglesia enseña a hacer como fórmula del ofrecimiento de obras del Apostolado de la Oración y como fórmula que inserta el Concilio Vaticano II (Lumen Gentium, 34). Y es lo que María, madre de la Iglesia, madre nuestra, nos dice desde las bodas de Caná: «Haced lo que Él os diga».

La civilización del amor es el reinado social en la tierra del Sagrado Corazón de Jesucristo

Aunque hay eclesiásticos que renuncian al reinado del Corazón de Jesús en las instituciones y en las leyes, la Iglesia proclama el reinado social Corazón de Jesús y que llegará a su plenitud en el futuro, y no sólo en lo más íntimo de las personas.

Como decía el padre Orlandis, «cuanto más dista el mundo de la plena realización del ideal católico, cuanto mayores son las exigencias malaventuradas de la hipótesis, más necesario es conservar puro y vivo en la mente y en el corazón este ideal, y profesarlo públicamente».

El problema es convertir la hipótesis en tesis como hace el catolicismo liberal y algunos o muchos eclesiásticos que lo siguen, y alaban la situación de la Iglesia en las naciones en que se vive en la hipótesis, y combaten y menosprecian a los que aun hoy en día osan hablar del ideal.

Eso es lo que hace que la doctrina del mal menor pase a tener una dinámica que es una estructura de pecado.

Y sólo un Estado confesional atenderá la petición de la Iglesia de libertad religiosa para los que profesen otra religión, aunque es de ley de natural la libertad religiosa.


El Concilio Vaticano II proclamó con seguridad: "La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro" (Nostra aetate, 4).
Lo que es proclamar con toda seguridad
la confesionalidad de todos los pueblos y que obrarán en consecuencia en el futuro.

Han pasado de aquel chusco "dice el Espíritu Santo y dice bien", a rectificarle al Sagrado Corazón por haber dicho: «Reinaré en España y con más veneración que en otras partes », para convertirlo en políticamente correcto, diciendo en 2007 en Bilbao que debemos entender que dijo "con no menos veneración que en otras partes", y decir ya en 2009 en los folletos de Valladolid que «Bernardo escuchó de Jesús la Promesa de que "reinaría en España y con no menos veneración que en otras partes", en la acción de gracias de la Misa del 14 de mayo de 1733». Es simplemente falso que Bernardo de Hoyos oyera eso, lo que oyó fue: «Reinaré en España y con más veneración que en otras partes », el día de la Ascensión, jueves, 14 de mayo de 1733.

La renovada en 2009 Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús realizada en 1919 se dirige al Corazón de Jesucristo para decirle: "Vos vinisteis a la tierra a establecer el reino de Dios en la paz de las almas ...y en la dicha de los pueblos que se rijan por vuestra santa Ley; ... de Vos reciben eficacia y sanción todas las leyes justas, en cuyo cumplimiento estriba el imperio del orden y de la paz.... Reinad en los corazones..., en el seno de los hogares, ...en las aulas..., y en nuestras leyes e instituciones patrias".

La masonería amenazó a Alfonso XIII y éste consagró España al Sagrado Corazón en 1919

Don Braulio Rodríguez Plaza, tras su toma de posesión, el 21.06.2009, como arzobispo de Toledo, Primado de España, viajó a Roma donde, el día 29 de junio de 2009, en la Santa Misa de la solemnidad de los apóstoles san Pedro y san Pablo, recibió de manos de Benedicto XVI el Palio Arzobispal. Se estrenó en el cargo impartiendo el lunes 22 de junio de 2009 la conferencia "El Sagrado Corazón de Jesús en el Magisterio de Benedicto XVI".

La presencia real de Cristo en la Eucaristía demostrada por la muerte de Cristo

El Cuerpo de Cristo, realmente presente en el pan consagrado en la misa, es Su Cuerpo resucitado, pero del que no se han borrado las huellas de su pasión y muerte en la cruz al entregarse por nosotros. Es Cuerpo entregado al martirio por nosotros. Y Su Sangre, realmente presente también en el pan y en el vino consagrados, es Sangre derramada por nosotros.

Las noticias optimistas del Evangelio vienen también en el Apocalipsis

La parusía en la predicación de san Pablo
BENEDICTO XVI AUDIENCIA GENERAL 12 de noviembre de 2008 (LEER MÁS)

El papa Benedicto XVI comenta las palabras de san Pablo referentes a la segunda venida de Cristo:

"El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor"(1 Ts 4, 16-17).

San Pablo no dice que en el momento de la segunda venida de Cristo morirán todos los habitantes del planeta. Al contrario, distingue dos tiempos y dos situaciones tras la parusía de Cristo. Dice clara y explícitamente que primero resucitarán "los que murieron en Cristo". Y que será "después" cuando serán llevados al cielo los habitantes del planeta. Ese "después", no dice si ocurrirá tras unos instantes -como dicen muchos hoy en día, pero no san Pablo-, o si ocurrirá tras un tiempo más largo, como creían y esperaban la inmensa mayoría de los cristianos hasta el siglo IV, hasta la época de san Agustín y de san Jerónimo, porque así lo encontraban en los textos bíblicos y en la predicación transmitida desde los apóstoles. Después de la alarma sembrada por san Jerónimo, horrorizado porque esto le sonaba a judaizante, sólo una minoría de cristianos católicos lo ha seguido entendiendo así, aunque muchos eclesiásticos también lo han rechazado horrorizados a su vez, porque algunos protestantes decían que el Anticristo era el Papa y que la Gran Ramera de Babilonia era la Roma pontificia. Y así se ha venido sembrando la creencia infundada de que la segunda venida de Cristo trae consigo el fin aniquilador del mundo y de todos sus habitantes.

Por eso no es extraño que Benedicto XVI diga el 12.11.2008 (LEER MÁS), que hoy no es fácil atreverse a orar pidiendo "Ven Señor", ¡Maranà, thà! "¡Ven, Señor Jesús", porque sería creer que se pide la aniquilación de la humanidad ya, y encima tras la previa e inmediata apostasía, que sería inmediatamente seguida de esa aniquilación total y por lo tanto de enviar a todos al infierno, ¿¡cómo atreverse a pedir todo eso?!. Pero no es eso lo que pedían los primeros cristianos y lo que en el Apocalipsis dice el Espíritu Santo que hay que pedir, que no son peticiones humanas, basadas en creencias de tal o cual eclesiástico.

Al final, habla inspiradamente por el Espíritu Santo el Papa cuando dice:

"No nos atrevamos a rezar sinceramente así, sin embargo de una forma justa y correcta podemos decir también con los primeros cristianos: "¡Ven, Señor Jesús!".
Ciertamente, no queremos que venga ahora el fin del mundo. Pero, por otra parte, queremos que acabe este mundo injusto. También nosotros queremos que el mundo cambie profundamente, que comience la civilización del amor, que llegue un mundo de justicia y de paz, sin violencia, sin hambre. Queremos todo esto. Pero ¿cómo podría suceder esto sin la presencia de Cristo? Sin la presencia de Cristo nunca llegará un mundo realmente justo y renovado. Y, aunque sea de otra manera, totalmente y en profundidad, podemos y debemos decir también nosotros, con gran urgencia y en las circunstancias de nuestro tiempo: ¡Ven, Señor! Ven a tu modo, del modo que tú sabes. Ven donde hay injusticia y violencia. Ven a los campos de refugiados, en Darfur y en Kivu del norte, en tantos lugares del mundo. Ven donde domina la droga. Ven también entre los ricos que te han olvidado, que viven sólo para sí mismos. Ven donde eres desconocido. Ven a tu modo y renueva el mundo de hoy. Ven también a nuestro corazón, ven y renueva nuestra vida. Ven a nuestro corazón para que nosotros mismos podamos ser luz de Dios, presencia tuya. En este sentido oramos con san Pablo: ¡Maranà, thà! "¡Ven, Señor Jesús"!, y oramos para que Cristo esté realmente presente hoy en nuestro mundo y lo renueve" (
LEER MÁS).

Esto es hablar como Papa, en concordancia con la Biblia y con la oración inspirada y querida por Dios. Pedir la civilización del amor. El fin, no del mundo, sino el fin y la ruina de la dictadura del relativismo anticristiano del laicismo.

También lo enseña como verdadera esperanza de la Iglesia el Concilio Vaticano II:

"La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro" (Nostra aetate, 4).
Lo que es proclamar con toda seguridad la confesionalidad de todos los pueblos y que obrarán en consecuencia en el futuro.

La civilización del amor de la que hablaban proféticamente inspirados por Dios, actuando como papas, Pablo VI, Juan Pablo II y como habla el propio Benedicto XVI es el Reinado del Corazón de Jesús, que será inaugurado el día de la segunda venida de Cristo. De ese día habla reiteradamente la Biblia y muy en especial san Pablo. Y no trae la aniquilación de la gente que habite entonces la Tierra, sino que Cristo traerá en su segunda venida la eliminación del sistema anticristiano e inhumano que oprime a la gente. La civilización del amor la traerá Cristo en su segunda venida. Tras la ruina del imperio de Satanás producida por la segunda venida de Cristo, surgirá el Reino de Cristo en el que reinará pese a todos los que se le oponen, como dijo Él mismo:

"Reinaré a pesar de mis enemigos".