Historia Universal
Crónica

El telescopio espacial Fermi de rayos Gamma refuerza en 2009 las teorías sobre el espacio y el tiempo de Einstein

Toda radiación electromagnética, incluyendo las ondas de radio, la luz infrarroja, la luz visible, los rayos X y los rayos gamma, se desplazan por el vacío a la misma velocidad

LD AGENCIAS. Washington (EE UU) Jueves, 29 de octubre de 2009

El telescopio espacial Fermi de rayos Gamma cumplió esta semana un año de observaciones durante las que ha reforzado las teorías del físico Albert Einstein sobre el tiempo y el espacio. Pero en su búsqueda de esos misteriosos rayos también ha trazado un mapa del universo con una sensibilidad y una claridad que no tienen precedentes, según informó un comunicado de la NASA.

El telescopio, que en principio se llamó Telescopio Espacial de Area Amplia (GLAST, por sus siglas en inglés), es una misión conjunta en la que intervienen EEUU, Alemania, Francia, Italia, Japón y Suecia.

Dedicado casi exclusivamente a la búsqueda de rayos gamma, su objetivo es el estudio de fenómenos cósmicos como la actividad de los núcleos galácticos, los pulsares y otras fuentes de energía como la materia oscura.

Fue puesto en una órbita terrestre concéntrica el 11 de junio de 2008 por un cohete Delta II lanzado desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Cabo Cañaveral (Florida).

Desde que comenzó a operar después de ingresar en órbita, el telescopio ha capturado más de mil fuentes de rayos Gamma, un tipo de radiación electromagnética cuya altísima energía, expresada en sus fotones, viaja y se esparce por todo el universo.

Pero, sobre todo, logró proporcionar una medida que constituyó una prueba empírica sobre las teorías de la relatividad y de la unificación del tiempo y el espacio, tal y como las enunció el físico alemán a comienzos del siglo pasado.

Básicamente esas teorías se refieren a concepto del tiempo en relación con los cuerpos y la velocidad de la luz.

"Los físicos quisieran sustituir la visión de la gravedad de Einstein, como lo expresan sus teorías de la relatividad, con algo que abarque todas las fuerzas fundamentales", señaló Peter Michelson, investigador del principal telescopio del observatorio Fermi. "Las ideas son muchas, pero son muy pocas las formas que existen de ponerlas a prueba", señaló. Para los científicos, el telescopio Fermi ha proporcionado una forma de poner a prueba su teoría.

Según el modelo de Einstein, toda radiación electromagnética, incluyendo las ondas de radio, la luz infrarroja, la luz visible, los rayos X y los rayos gamma, se desplazan por el vacío a la misma velocidad.

El 10 de mayo de este año, el telescopio Fermi y otros satélites detectaron un destello de rayos gamma identificado como GRB 090510.

La explosión ocurrió como resultado de la colisión de dos estrellas neutrónicas y los estudios mostraron que ese fenómeno ocurrió en una galaxia a 7.300 millones de años luz de la Tierra.

De los muchos fotones de rayos gamma detectados por Fermi durante el destello que tuvo una duración de 2,1 segundos, había dos cuya energía era totalmente diferente.

Sin embargo, tras desplazarse más de 7.000 millones de años, el par de fotones llegó con una diferencia de apenas nueve décimas de segundo.

"Estos dos fotones viajaron a la misma velocidad. Einstein sigue imponiéndose", señaló Michelsen.

Pero más que por las teorías de Einstein, los astrónomos que controlan las operaciones del telescopio están más felices por los descubrimientos que éste ha hecho sobre lo que califican como "el universo extremo".

"Hemos descubierto más de mil fuentes persistentes de rayos gamma, cinco veces el número conocido hasta ahora", indicó Julie McEnery, científico del proyecto en el Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA.

Casi la mitad de ellos han sido vinculados con objetos o fenómenos conocidos en otras longitudes de onda, añadió.

Entre esos objetos figuran los "blazers", que son galaxias distantes cuyos agujeros negros emiten chorros de materia hacia el sistema que alberga a la Tierra.

Esos "blazers", que ahora son más de 500 y que constituyen la fuente de los rayos gamma, incluyen 46 pulsares y dos sistemas binarios en los que una estrella neutrónica orbita una estrella más joven y candente.

Según Jon Morse, director de la División de Astrofísica de la NASA, el telescopio "ha cumplido su promesa científica de hacer descubrimientos de alto impacto acerca del universo extremo y la idea del tiempo y el espacio", como la describiera Einstein hace casi un siglo.