EEUU consigue en 2008 la autorización para instalar diez bases del escudo antimisiles en Polonia

LD (EFE), miércoles, 20.08.2008

Diez bases de misiles, parte del sistema global antimisiles, serán instaladas por EEUU en territorio polaco después de que la secretaria de Estado, Condoleeza Rice, y el ministro polaco de Asuntos Exteriores, Radoslaw Sikorsk, firmaran el acuerdo en Varsovia. El despliegue ha sido rechazado por Rusia que le considera una seria amenaza contra su seguridad.

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleeza Rice, y el ministro polaco de Asuntos Exteriores, Radoslaw Sikorski, firmaron este miércoles, 20.08.2008, el acuerdo que permitirá a las fuerzas armadas estadounidense instalar su escudo antimisiles en territorio de Polonia. La instalación cuenta con la férrea oposición de Rusia que ha calificado el despliegue de una amenaza para su seguridad.  

Después de dieciocho meses de duras negociaciones, EEUU recibe al fin "luz verde" para desplegar en territorio polaco diez bases de misiles, con el objetivo, según Washington, de interceptar posibles ataques balísticos provenientes de Irán u otros países.  

Esta especie de escudo virtual de alta tecnología, que se prevé que esté operativo a partir del año 2012, estará unido a un potente radar que se instalará en la República Checa, país con el que la administración del presidente George Bush firmó un acuerdo el pasado ocho de julio de 2008.  

El texto suscrito por Sikorski y Rice garantiza la seguridad de Polonia, según insistió el Ejecutivo polaco en los últimos días, ya que obliga a EEUU a defender el territorio polaco en caso de que se produzca un ataque desde terceros estados. Además, el compromiso incluye la ayuda militar demandada por Polonia y supondrá la instalación estable en su territorio de misiles de medio alcance tipo "Patriot", una de las principales exigencias de la parte polaca.

Mientras, desde el Kremlin se mantiene un discurso duro contra este proyecto de Washington, al que considera una amenaza directa contra sus intereses, a pesar de que Condoleezza Rice reiteraba hoy que el escudo es meramente defensivo y no apuntará a nadie.