pág. inicial

Los obispos constatan que la Educación para la Ciudadanía impone una formación moral no elegida por los padres
Y denuncian que el Estado está suplantando a la sociedad como educador de conciencias

DIARIO DE NAVARRA. Jueves, 21.06.2007. AGENCIAS. MADRID

La Conferencia Episcopal Española (CEE) constató hoy, jueves, 21.06.2007, que la nueva asignatura programada con la Ley Orgánica de Educación (LOE), ' Educación para la Ciudadanía' tiene como objetivo la formación de la conciencia moral de los alumnos, lo que consideran una «lesión grave» del derecho de los padres y de la escuela a elegir la formación moral que deseen para sus hijos. En su dictamen el Estado está suplantando a la sociedad como educador de conciencias. Y denuncian que con la implantación de esta asignatura tal como está planteada se atenta contra «todos los alumnos, católicos o no, que quedan afectados en sus derechos, ya que a ninguno se le puede imponer una formación moral no elegida por él o por sus padres», afirman los obispos en su escrito, en el que además, rechazan el carácter de «formación estatal obligatoria de las conciencias», a su juicio, objetivo de la asignatura tal y como se confirma en algunos libros de texto y la publicación de los currículum de distintas comunidades autónomas.

Mediante un comunicado, la CEE ha tenido que defender los Derechos Humanos, la libertad de conciencia y de enseñanza, que, han comprobado que «está en juego» con la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, puesto que «la gravedad de la situación no permite posturas pasivas ni acomodaticias». «Los padres harán uso de unos medios y los centros, de otros», dicen los obispos.

En este sentido, han recordado su declaración del pasado 28 de febrero sobre ' La LOE, los Reales Decretos que la desarrollan y los derechos fundamentales de padres y escuelas' , en la que especificaron sus motivos por los que esta enseñanza implica una «lesión grave» del derecho «originario e inalienable» de los padres y la escuela a la formación de sus hijos, los obispos creen que hubiera sido «aceptable» e, incluso, «deseable», una asignatura que se limitara a explicar el ordenamiento constitucional y las declaraciones de derechos humanos.

Libertad de conciencia

Por ello, los obispos subrayan en su ' Nueva declaración sobre la LOE y sus desarrollos: profesores de Religión y Ciudadanía' , aprobada hoy, jueves, 21.06.2007, en la Comisión Permanente de la CEE, que cuando está en cuestión un derecho «tan fundamental» como el de la libertad de conciencia y de enseñanza, como constatan en peligro con la nueva disciplina, todos -y los católicos en particular- deben mostrarse «unidos» en su defensa.

También, tras señalar la «creciente y comprensible preocupación» de los padres por esta asignatura y las «muchas dudas» planteadas acerca del modo adecuado de responder a «tal desafío», considera que los medios concretos de actuación contra esta «inaceptable» asignatura son «diversos». Además, expone las «dificultades» de los centros educativos: a los católicos, por verse «obligados» a introducir una materia que «no resulta coherente con su ideario», y a los estatales, «perdiendo su obligada neutralidad ideológica».

Regulación de profesores de Religión

Por otra parte, la Conferencia Episcopal denunció el nuevo Real Decreto por el que se regula la relación laboral del profesorado de Religión al comprobar que no cumple el Acuerdo sobre Enseñanza entre el Estado español y la Santa Sede ni se ajusta a la jurisprudencia establecida al respecto por los tribunales Supremo y Constitucional. Por ello, dice que no se puede excluir que «sea necesario ejercer las acciones legales oportunas para que sea respetado el ordenamiento jurídico, vigente, que tutela los derechos de todos».

En general, esta nueva regulación laboral de los docentes de la enseñanza religiosa, según los obispos, asimila su situación a las formas contractuales del Estatuto de los Trabajadores pero «sin reconocer satisfactoriamente el carácter específico de su trabajo, derivado de la misión canónica». En su opinión, además de unas condiciones laborales «justas» la dignidad de estos profesores exige también las «garantías legales de su perfil específico», puesto que sin ellas perdería su identidad, expuesto al riesgo de desaparecer.