Educación sexual

141. 817 divorcios anuales en España
La mayor tasa de divorcios por habitante de la UE

DIARIO DE NAVARRA. Miércoles, 23 de mayo de 2007

Los divorcios aumentaron un 51 por ciento en 2006 respecto al año anterior, ya que se produjeron 141.817 -un caso cada cuatro minutos-, lo que sitúa a España como el país de la UE con mayor tasa por mil habitantes (3,16), según el Instituto de Política Familiar (IPF).

Canarias (4,35), Baleares (4,10) y Cataluña (3,78) son las comunidades con la tasa más alta de divorcios, aunque ha sido Castilla-La Mancha la región donde más han crecido, ya que se han triplicado desde 2004.

Las comunidades con menos tasa de divorcios cada mil habitantes son Extremadura (2,06), Castilla-La Mancha (2,15) y Castilla y León (2,22).

Respecto al número de divorcios, las comunidades que registran un número superior son Cataluña (26.991), Andalucía (25.066), Madrid (18.870) y Valencia (17.416), frente a La Rioja (791), Navarra (1.522), Cantabria (1.645) y Extremadura (2.239) con menos divorcios.

En Aragón hubo 3.269, en Asturias 3.787, en Valencia 4.104, en Murcia 4.116, en Castilla-La Mancha 4.281, en el País Vasco 5.064 y en Castilla y León 5.424.

La evolución de los divorcios en España en los últimos cinco años ha sufrido un incremento del 277 por ciento, ya que en el año 2000 hubo 38.973, en 2001 37.586 divorcios, en 2002 42.017, en 2003 47.319, en 2004 52.591 y en 2005 93.536.

También sufre un aumento la cifra de divorcios más separaciones que pasa a 155.000 en 2006, frente a los 149.000 del año anterior.

Para el presidente de la IPF, Eduardo Hertfelder, estos datos «presentan un agravamiento sin precedentes de la ruptura familiar» y estima que son consecuencia de la Ley del «Divorcio-express» aprobada en 2005, por lo que plantea «tomar medidas urgentes que detengan este auténtico suicidio social».

«Es necesario un auténtico cambio de rumbo en cuanto a medidas legales, protección social y cultural del matrimonio y la familia para lograr enderezar esta tremenda crisis que estamos viviendo en España», concluyó.