La crisis económica iniciada en 2007
Crónica del siglo XXI

La Fed podría emitir deuda propia al margen del Gobierno USA

Libertad Digital M. Llamas 9.12.2008

La Reserva Federal de EEUU (Fed) baraja la posibilidad de emitir deuda propia sin el respaldo del Tesoro. Un instrumento a cargo del banco central para emitir nuevo billetes. Algo nunca visto, y prohibido por ley. Algunos analistas ven esta medida como un paso previo para la creación de un nuevo dólar.

La Fed está considerando la posibilidad de emitir deuda propia, al margen de la deuda pública estadounidense que emite el Tesoro. Una medida de estas características carece de precedentes. De hecho, la Ley de la Reserva Federal prohíbe explícitamente este tipo de emisiones.  

Sin embargo, el proyecto está encima de la mesa, según informa The Wall Street Journal. Se trataría de un nuevo instrumento financiero para imprimir billetes, al margen de los cauces tradicionales, como la emisión de deuda pública por parte del Tesoro. El objetivo de dicho plan consistiría en dotar de mayor flexibilidad los balances de la Reserva Federal en su intento por salvar al deteriorado sistema financiero estadounidense.  

El mecanismo podría incluir la emisión de facturas o alguna otra forma de deuda, según las personas familiarizadas con el asunto. Y es que, el balance de la Fed se ha disparado a un ritmo nunca visto desde el pasado mes de agosto, ya que la concesión de crédito ha crecido desde los 900.000 millones de dólares hasta los 2 billones, tal y como avanzó Libertad Digital.  

Las ventanillas de descuento y la emisión de deuda pública por parte del Gobierno está agotando las posibilidades de financiación de la Fed en su intento desesperado por salvar la economía de EEUU. La emisión de deuda propia crearía así un nuevo mecanismo para que el banco central pueda seguir expandiendo la liquidez en la implementación de nuevos programas de rescate público.  

El margen del Tesoro se agota  

El problema es que el Tesoro cuenta con un margen de maniobra limitado. El endeudamiento del Estado está marcado por ley, y en breve los programas del Gobierno para combatir la crisis financiera amenazan con traspasar dicha cuantía. No obstante, el conjunto de medidas aprobadas hasta el momento ha comprometido cerca del 60% del PIB del país.  

Algunos analistas ya han puesto el grito en el cielo ante esta nueva iniciativa. La extensión crediticia impulsada por la Fed y la creación de dinero ex novo podría provocar una hiperinflación a corto y medio plazo de consecuencias imprevisibles para EEUU y la economía mundial.  

Hiperinflación a medio plazo  

Además, la deuda de la Fed competiría en un mercado paralelo con las letras del Tesoro estadounidense en una arriesgada estrategia de endeudamiento público masivo no visto hasta ahora en la historia de este país.  

Tal medida tiene como fin "eliminar a los intermediarios". El banco central tendría así vía libre para crear dinero de la nada, según los analistas consultados por LD. "La expansión del crédito de la Fed carecería de límites", sin necesidad de recurrir a la deuda pública. De hecho, ni el Gobierno ni los ciudadanos tendrían control alguno sobre  la cantidad de moneda emitida con el respaldo de la Fed. Es decir, elimina los escasos controles democráticos sobre la peligrosa y siempre arriesgada emisión de billetes nuevos, añaden. Y es que, el balance del banco central siempre se ha respaldado en la emisión de deuda pública.  

Desplome del dólar  

Un mecanismo de estas características dotaría al presidente de la Fed, Ben Bernanke, de la capacidad para ofertar su propia deuda a inversores y bancos centrales extranjeros. De hecho, estos mismos analistas avanzan que, de este modo, el banco central de EEUU se anticipa a la más que probable degradación de la deuda pública estadounidense y el consiguiente desplome del dólar.  

¿Un nuevo billete en ciernes?  

Por otra parte, tales notas tendrían que contar con tasas diferentes a las letras del Tesoro. Y es que, dicho plan "tiene poco sentido a menos que la Fed desee emitir una deuda diferenciada de la pública, lo que abriría una puerta a la emisión de un nuevo dólar" que sustituya al vigente, añaden.  

"Todo apunta a que se trata de un paso previo ante la posibilidad de que el Gobierno de EEUU sea incapaz de cumplir con sus compromisos financieros". Es decir, ante el riesgo de que EEUU entre en suspensión de pagos, tal y como avanzó este diario.