Crónica

La Policía castrista disuelve por la fuerza una marcha de las Damas de Blanco
RECLAMABAN LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS

Libertad Digital. Lunes, 21-04-2008. (EFE)

Agentes de la Policía y de la seguridad de la dictadura cubana dispersaron este lunes, 21-04-2008, por la fuerza una protesta de las Damas de Blanco en una céntrica plaza de La Habana en la que reclamaban libertad para los presos políticos. Las manifestantes fueron empujadas e insultadas por la policía y sacadas en volandas de la protesta. Se desconoce el paradero y la situación legal de las mujeres.   Alrededor de cien agentes de la Policía, del Ministerio del Interior y otros de paisano sacaron a una decena de Damas de Blanco, familiares de 75 disidentes condenados en 2003 a penas de hasta 28 años de cárcel, de un parque anexo a la Biblioteca Nacional, en la Plaza de la Revolución. Las mujeres habían comenzado su protesta hacia las 06.40 hora local (11.40 GMT), "pidiendo la libertad incondicional de los presos políticos", según indicó a los periodistas Berta Soler, una de las integrantes del grupo.

Alrededor de las 09.15 (14.15 GMT) un piquete policial integrado mayoritariamente por mujeres reprimió a empujones y sacó en volandas a varias de las manifestantes, que fueron desalojadas en un autobús de ese lugar, situado a unos cien metros de los ministerios de las Fuerzas Armadas y de Interior. Entre las Damas de Blanco que participaban en la protesta se encontraba, además de Berta Soler, Laura Pollán, esposa de Héctor Maseda, condenado a 20 años de prisión.

Ellas y el resto de las disidentes fueron insultadas e increpadas por los policías y agentes de seguridad, que gritaban consignas como "pim pam fuera, abajo la gusanera". Soler había indicado, minutos antes de ser llevada por la fuerza, que la intención del grupo era permanecer en la plaza "el tiempo que sea necesario" para conseguir la liberación de los presos políticos.

--------------

TRAS LA REPRESIÓN DEL LUNES EN LA HABANA

Las Damas de Blanco exigirán la libertad de sus maridos "hasta que las metan en la cárcel"

Libertad Digital. Martes, 22-04-2008

La asociación Solidaridad Española con Cuba se puso en contacto con las Damas de Blanco escasas horas después de que diez de sus componentes fueran detenidas en La Habana por el simple hecho de pedir la libertad de sus maridos. En declaraciones a Libertad Digital, su presidente, Ricardo Carreras, ha asegurado que las integrantes "seguirán luchando por la libertad de sus maridos hasta que los liberen o las metan en la cárcel".

El presidente de Solidaridad Española con Cuba ha denunciado este nuevo "acto represivo" contra las Damas de Blanco, que sólo sirve para mostrar al mundo "el verdadero carácter totalitario de la dictadura castrista, así como su debilidad".  

"El gobierno cubano no puede tolerar que diez mujeres vestidas de blanco se sienten en un parque público para pedir la liberación de sus seres queridos, injustamente presos. Es una clara muestra de totalitarismo, pero también de debilidad. ¿Qué temen? ¿Que el pueblo se les una y se forme una manifestación espontánea? El gobierno cubano sabe que la gente quiere cambios de calado, y el primero debe ser la liberación incondicional de todos los presos de conciencia" ha recalcado en declaraciones a Libertad Digital.  

En un comunicado enviado a los medios, la ONG española alaba así mismo el coraje y la entereza de las Damas de Blanco. A través de una conversación telefónica, la Dama Laura Pollán dijo -todavía dolorida- que "vamos a volver a la Plaza, una y otra vez, hasta que nos metan presas a nosotras o liberen a los presos". Por su parte, la Dama Soledad Rivas afirmó que "vamos a seguir hasta dónde sea necesario" para lograr la excarcelación de todos los presos de conciencia.

------------------

QUINTO ANIVERSARIO DE LA "PRIMAVERA NEGRA"

Muñoz Molina considera "escandaloso" el silencio de la izquierda sobre Cuba

Libertad Digital. 18-03-2008

El escritor y periodista Antonio Muñoz Molina, que apoyó a UPD en las pasadas elecciones, calificó de "gran vergüenza" y "escandaloso" el silencio que los intelectuales de izquierdas de Occidente han guardado y siguen guardando sobre la represión en los regímenes comunistas como Cuba. Muñoz Molina presentó junto a Raúl Rivero el  informe "La Larga Primavera Negra de Cuba", elaborado por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ).

El informe, que se dio a conocer en el quinto aniversario de la detención de 75 disidentes en la isla –29 de ellos periodistas–, cuenta con el respaldo de Muñoz Molina y de otros 11 intelectuales. Junto al autor español, expresaron su adhesión al informe del CPJ: Adam Michnik, Noam Chomsky, Sergio Ramírez, Tomás Eloy Martínez, Ariel Dorfman, Fernando Savater, Juan Goytisolo, Elena Poniatowska, Laura Esquivel, J.M. Coetzee y Laura Restrepo.

Para Muñoz Molina, "está bien que se lean nombres de escritores y periodistas que se solidarizan con la situación de estos periodistas perseguidos en Cuba, pero es escandaloso que sean tan pocos". "Una de las grandes vergüenzas de la clase intelectual, de la clase literaria y de la clase periodística europea y occidental ha sido la indiferencia, cuando no la hostilidad, hacia el sufrimiento de los perseguidos en los regímenes comunistas", afirmó.

El autor de "El invierno en Lisboa" o "El jinete polaco" denunció que todavía "se paga un precio muy alto en España, en Europa o en América Latina por decir que hay una represión brutal en esos países o por pedir que la gente en Cuba disfrute de los mismos derechos a la libertad de expresión que nosotros disfrutamos". "Ya va siendo hora de que nos quitemos los lugares comunes, las deudas, las coacciones, las justificaciones ideológicas de una tiranía . No hay ninguna razón que haga tolerable la tiranía. No hay ninguna justicia, ni ningún bien, ni ninguna rebeldía que justifique la persecución de una sola persona", argumentó.

Muñoz Molina consideró que los intelectuales "tenemos una deuda muy grande con la gente que ha sido perseguida y a la que no se ha escuchado", entre quienes incluyó a los escritores Guillermo Cabrera Infante y Reynaldo Arenas y al cineasta Néstor Almendros.

Comparó esta situación con lo que ocurrió a principios del siglo XX, cuando escritores de la talla de H.G.Wells o Bernard Shaw viajaban a la Unión Soviética y regresaban cantando loas a las políticas de colectivización que mataron a millones de personas. Y recordó al francés André Gide, de quien dijo que cuando viajó a la URSS en 1936 para asistir al funeral de Maxim Gorki "cometió el pecado de ver y de mirar, y de escribir cuando volvió 'Regreso de la URSS', un libro que fue su mayor desgracia en mucho tiempo". "Aún a principios de los 70 Pablo Neruda, en sus memorias, dedicaba unas líneas canallescas para poner en ridículo a Gide por atreverse a decir algo en contra de la URSS", añadió.