...INDEX

Es posible consolar a Dios, así como fue posible que Dios padeciese y muriese

El Corazón de Jesús, el Verbo hecho carne, expresa el núcleo de su personalidad, su persona, que es la segunda persona de la Santísima Trinidad, Dios Hijo, el Verbo.

En la Biblia, el corazón, no significa sólo lo afectivo, como para los occidentales hoy significa el corazón. Para los hebreos de la época en que se puso por escrito la Biblia, el corazón significa la inteligencia y la voluntad del alma.

Jesús, el Verbo hecho carne, tiene dos naturalezas, divina y humana y una sola persona, divina, la segunda persona de la Santísima Trinidad. De modo que cuando miramos una imagen del Corazón de Jesús, de su corazón de carne, miramos la imagen de la persona divina del Verbo hecho carne, de Dios Hijo hecho carne.

Jesús tiene una sola persona, la divina. Se hizo carne para poder sufrir y morir. Jesús sufrió y murió en su naturaleza humana. Pero quien sufre es la persona. Quien sufre tormentos y la muerte es la persona. Lo mismo que nos pasa a nosotros. Si a uno de nosotros le clavan un clavo en la mano, sufre él, no su mano. Lo mismo Jesús, que en esto es uno de nosotros, sufrió Él, no sólo su cuerpo, no sólo su naturaleza humana, sino Él, su persona, que es la segunda persona de la Santísima Trinidad, Dios Hijo, el Verbo. Sufrió la muerte en medio de atroces sufrimientos, físicos, morales y espirituales. Uno de la Trinidad sufrió y murió. Dios sufrió y murió.

Así también Jesús quiere y pide anhelante nuestra compasión por sus sufrimientos, nuestra comprensión, compañerismo y consuelo por sus padecimientos, nuestro reconocimiento y agradecimiento por su amor tan costoso por nosotros. Lo pide y lo quiere anhelante y suplicante con su naturaleza humana, pero es también la persona la que recibe consuelo, compasión, comprensión, compañerismo, reconocimiento y agradecimiento.

Sabemos que Jesús padeció y murió, que el Verbo padeció y murió, que Dios Hijo padeció y murió. Lo sabemos seguro por la fe. Como un dato más seguro que los que nos dan los sentidos. Como un conocimiento más seguro que cualquier cosa que sepamos. Pero es un misterio, no sólo muy grande, sino incomprensible que Dios padeció y murió. La resurrección de Jesús también la sabemos por la fe, a los apóstoles les costó creerlo, de hecho no lo creyeron hasta que no lo vieron, y nosotros lo sabemos por la fe, que nos es dada por la gracia, como una gracia muy grande, pero no es incomprensible que Jesús resucitase. Es el Verbo hecho carne. Es Dios.

El Verbo se hizo carne para sufrir y morir por nosotros. Y padeció y murió por nosotros. Lo sabemos pero no lo podemos comprender. El porqué lo hizo lo sabemos. Fue por el amor que nos tiene y sabemos que es un amor infinito. Dios nos tiene un amor misericordioso que es infinito. Lo sabemos seguro por la fe. También sabemos así, seguro por la fe, que Dios para poder morir por nosotros, se hizo carne y que así padeció y murió Dios en su naturaleza humana, pero sigue siendo incomprensible, no nos cabe en nuestra limitada cabeza, como la Trinidad, como el océano no cabe en el hoyo que el Niño le mostró a san Agustín.

El amor por nosotros de Jesús, el Verbo hecho carne, es el amor infinito de Dios Hijo expresado en la limitada naturaleza humana de Jesús, su limitada voluntad humana y su limitada sensibilidad humana. Lo que en su infinita y todopoderosa naturaleza divina es amor infinito, expresado por su naturaleza humana, por su corazón de carne, es amor con locura. Amor hasta la muerte en medio de los más atroces sufrimientos físicos, morales y espirituales. Y eso para poder reinar en nosotros porque es nuestro bien.

El corazón

114 El hombre está también en relación consigo mismo y puede reflexionar sobre sí mismo. La Sagrada Escritura habla a este respecto del corazón del hombre. El corazón designa precisamente la interioridad espiritual del hombre, es decir, cuanto lo distingue de cualquier otra criatura: Dios «ha hecho todas las cosas apropiadas a su tiempo; también ha puesto el afán en sus corazones, sin que el hombre llegue a descubrir la obra que Dios ha hecho de principio a fin» (Qo 3,11). El corazón indica, en definitiva, las facultades espirituales propias del hombre, sus prerrogativas en cuanto creado a imagen de su Creador: la razón, el discernimiento del bien y del mal, la voluntad libre.220 Cuando escucha la aspiración profunda de su corazón, todo hombre no puede dejar de hacer propias las palabras de verdad expresadas por San Agustín: «Tú lo estimulas para que encuentre deleite en tu alabanza; nos creaste para ti y nuestro corazón andará siempre inquieto mientras no descanse en ti».221

220Cf. Juan Pablo II, Carta enc. Evangelium vitae, 34: AAS 87 (1995) 438-440.

221San Agustín, Confesiones, I,1: PL 32, 661: «Tu excitas, ut laudare te delectet; quia fecisti nos ad te, et inquietum est cor nostrum, donec requiescat in te».


(Compendio de Doctrina Social de la Iglesia de 2004 )

--------------------

 

t...Explicaciones y desarrollos....Enseñanzas pontificias.... ...Miserentissimus Redemptor .. Textos . ..Artículos. ..INDEX
...... .. ..tt...t...... ....La tarjeta de visita de Jesucristo: soy rey tLa Sábana Santa de Turínt . El rostro de Jesús...... La proclamación de Cristo como rey fue el 11 de junio de 1899..u..Jesucristo Rey... .
Las noticias optimistas del Evangelio vienen también en el Apocalipsis.. Jesucristo anunció el reino de Dios y efectivamente vino el reino de Dios que es su Iglesia ... La devoción al Sagrado Corazón de Cristo Rey...
..... a
La fiesta solemne de Cristo Rey...La fiesta solemne del Sagrado Corazón de Jesús, el Verbo hecho carne, Cristo Reyt.u..Jesucristo Rey... La proclamación de Cristo como rey fue el 11 de junio de 1899.
. ..... ... ....... .. .
Las noticias optimistas del Evangelio vienen también en el ApocalipsislaLa Sábana Santa de Turínt . El rostro de Jesúst.uLa tarjeta de visita de Jesucristo: soy rey
t.El Reinado de Jesucristo consumado en cada alma y en el mundo por la acción misericordiosa de su Sagrado Corazónt....La Ascensión y la Parusía visible y gloriosa de Jesús,el Verbo hecho carneu..Jesucristo Rey...
. ..... .... .. ....... ...
La laicidad en la actual situación de hipótesis constatada por Benedicto XVI. ...Tesis, hipótesis, esperanza.. .Tesis e hipótesis..La democracia liberal.....
.. . La civilización del amor es el reinado social del Sagrado Corazón de Jesucristo en la tierra::
El primero que introdujo esta expresión "Civilización del amor" fue el papa san Pablo VI en 1970, el que la desarrolló fue el papa san Juan Pablo II....

La verdadera reparación es la consagración al Sagrado Corazón de Jesús, para constituir la civilización del amor, que es el reinado del Sagrado Corazón de Jesús, el Verbo hecho carne

. La mayor promesa del Sagrado Corazón de Jesús es la de su reinado..

Jesucristo quiere a toda costa reinar en cada alma porque ese es nuestro bien........Aceptar el reinado de Jesús es ser víctima de su amor.......En vez de tener preocupaciones, expresarle amor a Jesús.......Lo más urgente de todo. ......