.. ...Saneamiento eclesiástico.......Lo que aporta la Iglesia.....Explicaciones y desarrollos ....HISTORIA DE ESPAÑA .... Textos . ... ..Artículos.. . .. .INDEX .

Confesionalidad católica desactivada, inconsecuente e inoperante en la España del XIX y del XX

Estado confesional católico consecuente

Un Estado confesional católico es el que, además de proclamar la divinidad de Cristo Rey y de su Iglesia católica, actúa en consecuencia de modo que reconoce y acata la autoridad infalible de la Iglesia católica y del Papa cuando habla excátedra, no sólo en materia de fe, sino también de moral, aunque las normas de moral natural son cognoscibles por la luz natural de la razón, pero no de forma infalible y son discutidas frecuentemente. Si hoy en día en el siglo XXI, dado el avance canceroso del proceso de descristianización, no es posible aspirar a un Estado confesional católico por el momento, siempre es posible aspirar a que no se oculte lo que el Concilio Vaticano II proclamó con seguridad:

"La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro" (Nostra aetate, 4).

Lo que es proclamar con toda seguridad la confesionalidad de todos los pueblos y que obrarán en consecuencia en el futuro, obedeciendo a Dios y a la Iglesia y al Papa cuando enseñan en nombre de Dios, empleando la autoridad de Dios en materias de fe y de moral.

Y tenerlo como un ideal que se va a alcanzar con toda seguridad.

Y siempre es posible aspirar a que se alimente la esperanza cierta e imborrable que aporta la Iglesia de que con toda seguridad se llegará en el mundo a un modo de vida humano en plenitud de justicia y de paz como resultado de llegar a "conformar —en la verdad, en la justicia, en la libertad y en el amor— la historia humana con el orden divino"; se llegará a la paz que es "resultado de un orden diseñado y querido por el amor de Dios", como proclamó Benedicto XVI en su mensaje para la jornada por la paz de 2006, precisando que "es un don celestial y una gracia divina".

Sabiendo con certeza que eso se producirá por una intervención victoriosa del propio Dios, según enseña la Iglesia en su Catecismo,

"El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10)". (CIC 677).

Y así un partido confesional católico debe esperar la civilización del Amor proclamada por los papas Benedicto XVI y el beato Juan Pablo II:

"Sobre las ruinas acumuladas por el odio y la violencia, podrá levantarse la civilización del Amor, el Reino del Corazón de Cristo"
(Beato Juan Pablo II, 5.10.1986. Carta al General de la Compañía de Jesús. Insegnamenti, vol. IX/2, 1986, p. 843)

"Sobre las ruinas acumuladas por el odio y la violencia podrá edificarse la civilización del Corazón de Cristo"
(Benedicto XVI, 15.05.2006, Carta sobre el culto al Corazón de Jesús, repitiendo las palabras del beato Juan Pablo II de 5.10.1986, Insegnamenti, vol. IX/2, 1986, p. 843).

"La civilización del amor debe ser el verdadero punto de llegada de la historia humana"
(San Juan Pablo II, 3.11.1991. Homilía en la Parroquia de San Romualdo de Roma. L'Oss. 21.11.91).

.. Lo que aporta la Iglesia.. ...

--------------------------------

...

Sólo un Estado confesional católico consecuente acatará lo que proclama el Concilio Vaticano II en su decreto sobre la libertad religiosa:

El poder civil debe asumir con eficacia, mediante leyes justas y otros procedimientos adecuados, la tutela de la libertad religiosa de todos los ciudadanos y crear condiciones propicias para fomentar la vida religiosa, para que los ciudadanos puedan realmente ejercer los derechos y cumplir las obligaciones de su religión y la sociedad goce de los bienes de justicia y de paz que dimanan de la fidelidad de los hombres a Dios y a su santa voluntad” (Dignitatis humanae, nº 6).

Sólo en un Estado confesional católico que actúe en consecuencia pueden ejercer plenamente su derecho a la libertad religiosa los ciudadanos de todas las confesiones religiosas. La tolerancia es una virtud y las virtudes sólo con la gracia, de la que es dispensadora la Iglesia, es posible que arraiguen y se desarrollen socialmente de forma permanente.

Esto no es posible en el liberalismo, y tampoco es posible en el liberalismo la democracia, que no es lo mismo que la democracia liberal, sino lo contrario, y menos aún es democracia la versión socialista de la democracia liberal.

El Estado no se define como aconfesional para poder garantizar la libertad de todos los ciudadanos. Y menos en una sociedad católica como España. La libertad de todos los ciudadanos sólo se puede garantizar en un Estado católico. No en un Estado aconfesional, digan lo que digan sus leyes.

Lo que dice el Concilio Vaticano II de la laicidad sólo lo acatará un estado confesional católico.

"Con frecuencia se invoca el principio de laicidad, en sí legítimo si se concibe como distinción entre la comunidad política y las religiones" (Gaudium et spes, 36).

En lo técnico de cada asunto, los técnicos son los competentes, incluidos los políticos. En lo moral, la autoridad infalible es la de la Iglesia. Las leyes y los políticos deben atenerse a la moral.

El problema es que no se concibe la laicidad "como distinción entre la comunidad política y las religiones" (Gaudium et spes, 36), sino como separación y además definitiva entre la comunidad política y la autoridad de la iglesia en lo moral, no como distinción, que es lo que enseña ahí el Concilio Vaticano II.

El papa Benedicto XVI reafirmó el 4.01.2006:

"La historia se dirige hacia una humanidad unida en Cristo".

La Iglesia aporta la esperanza cierta e imborrable de que con toda seguridad se llegará en el mundo a un modo de vida humano en plenitud de justicia y de paz como resultado de llegar a "conformar —en la verdad, en la justicia, en la libertad y en el amor— la historia humana con el orden divino"; se llegará a la paz que es "resultado de un orden diseñado y querido por el amor de Dios", como proclamó Benedicto XVI en su mensaje para la jornada por la paz de 2006, precisando que "es un don celestial y una gracia divina".

El papa Benedicto XVI explicó lo que es en realidad el progreso en el mismo mensaje del 4.01.2006:

"Sí, hay progreso en la historia, ...hay una evolución de la historia. Progreso es todo lo que nos acerca a Cristo y así nos acerca a la humanidad unida, al verdadero humanismo".