Hª Universal de Bachillerato.....Historia de España para Bachillerato.......LA ÉPOCA DE CARLOS V (1516-1556)...Historia de España.......HISTORIA UNIVERSAL........INDEX.

La sublevación de las Comunidades de Castilla o rebelión de los Comuneros (1520-1521)

Es una insurrección de los municipios castellanos controlados por oligarquías de la baja nobleza contra Carlos V, causada porque está dando los cargos de gobierno de Castilla a los nobles extranjeros de su entorno, que esquilman sin disimulo las arcas castellanas, y por el desgobierno que temen que tendrá el reino al ausentarse el rey para acudir a su elección como emperador de Alemania. Es derrotada por las tropas reales, que también tienen que hacer frente a la guerra de las Germanías en Valencia y Mallorca (1520-1523) y a la invasión de Francia, que ocupa Navarra en 1521.

La fase previa es el descontento que hay en España por la mala impresión que causa Carlos V desde su llegada en 1517, porque no habla castellano, viene rodeado de extranjeros entre los que reparte cargos españoles, estos se dedican a hacerse con avidez con todas las monedas de oro que pueden. En las Cortes de Valladolid de 1518, a cambio de los subsidios que al final se le conceden, hace promesas. Pero enseguida llega la elección imperial (junio de 1519) y tiene que reunir fondos cuantiosos para las celebraciones y los regalos a la nobleza alemana y además debe ausentarse. Para ello, además de obtener un empréstito enorme de sus banqueros, los Függer y los Welser (850.000 florines), convoca nuevas Cortes para pedirles más subsidios (en abril de 1520). Aquí ya brota la conflictividad, acrecentada porque parece evidenciarse que Carlos V va a centrarse en Alemania y dejará desgobernada España, en manos de extranjeros, que parecen tomársela como una herencia que les ha caído para explotarla. Dejando a sus consejeros la tarea de apaciguar a las Cortes (cosa que harán manipulándolas), Carlos V viaja a Alemania (en mayo de 1520) dejando como gobernador del reino de Castilla a su preceptor el obispo Adriano de Utrecht (que después llegará a ser Papa con el nombre de Adriano VI, el último no italiano hasta Juan Pablo II).

La fase de guerra fría (de abril a octubre de 1520). Aunque Adriano de Utrecht al menos era un hombre honrado en el entorno del rey, era un extranjero al frente de la regencia de Castilla. El malestar es ya de ruptura, aunque aún no de guerra abierta; pero cuenta con el apoyo de la alta nobleza, los títulos de Castilla. Consiste esta fase en toda un serie de protestas, quejas y peticiones en memoriales dirigidos al rey. Carlos V las atiende y nombra a dos nobles castellanos, el condestable Velasco y el conde de Benavente, para compartir el gobierno de Castilla con Adriano de Utrecht. Cuando se avecina la guerra abierta, preparada por la baja nobleza urbana al frente de los grandes municipios castellanos, la alta nobleza no la secundará, sobre todo porque se consideraba horroroso enfrentarse a su rey con las armas en la mano, lo que era arrostrar el delito de lesa majestad, pero también porque el rey ha empezado a ganarse a la nobleza con este cambio en el gobierno de Castilla.

La fase de guerra abierta, la sublevación, desde octubre de 1520 hasta abril de 1521, la protagoniza la baja nobleza que controla los municipios castellanos, las Comunidades. La Junta Santa, órgano director de la insurrección, llegó a agrupar quince ciudades. Consiguieron tomar Tordesillas, donde se presentaron ante Juana la Loca, pero no consiguieron más que comprobar su trastorno completo. Faltos del apoyo de la nobleza de título, que no quiere llegar a hacer armas contra su rey, son derrotados por las tropas reales en la decisiva batalla de Villalar el 23 de abril de 1521. Los cabecillas, Padilla, Bravo y Maldonado son ejecutados. Y aunque, Juana Pacheco, esposa de Padilla, trata de mantener la resistencia en Toledo, la rebelión será totalmente sofocada.
Carlos V no extiende la represión más allá, quizá porque en todas las familias nobiliarias, algún pariente estaba complicado y no quería escarbar mucho una vez conseguida la sumisión completa.
En cambio premió a los fieles, aprovechando para dar satisfacciones a la nobleza castellana: ahora es cuando crea la dignidad de Grande de España, inicialmente otorgada a los nobles que le fueron fieles desde el primer momento de la rebelión. Quedará como un rango superior de la nobleza, por encima de la categoría de "los títulos", con el privilegio de poder tener la cabeza cubierta delante del rey y de que este les diese el tratamiento de "primos".

Consecuencias:
Carlos V se españoliza. Castilla será la plataforma fiel y segura para afrontar todos sus problemas mundiales. Y lo seguirá siendo con sus sucesores hasta agotar sus recursos y agotarse en el XVII.
Carlos V se españoliza tanto que su discurso imperial ante el Papa lo pronunciará en castellano. Cuando abdica y subdivide sus dominios, Austria y el Imperio se los dejará a su hermano segundón. A su primogénito le dejará los reinos de España y de las Indias, (con los de Italia y Flandes, Alsacia y el Franco Condado por añadidura). Habrá durante siglo y medio dos ramas dinásticas, Austrias españoles y Austrias alemanes, la rama primogénita será la española, la segundona, la alemana imperial. Y se retira a morir en Extremadura, en el monasterio de Yuste.

España se europeiza: implantación plena del Renacimiento por Carlos V. Ídolo de los intelectuales renacentistas, que le llaman el César Carlos: los izquierdistas de la época tienen como ideal un poder político imperial y prepotente: el cesarismo.
Después vendrá la crisis del Renacimiento desde 1527, cuando se compruebe su insuficiencia para hacer frente al protestantismo.
Quedará la huella y el legado renacentista: esa distorsión de lo cristiano por el antropocentrismo naturalista y por el cesarismo en lo político, en lo cultural, en lo social y en lo eclesiástico. La
Inquisición y sus métodos. La razón de estado que dicen que justifica que los políticos actúen al margen de la moral. La interferencia del poder político en la Iglesia.

Carlos V es un monarca cristiano, pero a veces considera más importante defender su propio poder que la Cristiandad: pretende arreglar el problema de la revolución protestante en Alemania, como si lo más importante fuese restablecer su autoridad como emperador y hacerla obedecer por los príncipes protestantes mediante concesiones en materia religiosa, en vez de dejar estos asuntos a los eclesiásticos, siendo así que la Iglesia realiza el Concilio de Trento desde 1545 para reformar la Iglesia y afrontar los planteamientos de los protestantes.

El resultado fue el fracaso final de su política que contribuyó a perpetuar la división política y religiosa de Alemania y de la Europa de la Cristiandad y a que el título de Emperador no fuese a su hijo Felipe II, sino tener que dejar que fuese a su propio hermano Fernando.

--------------------------------

En la Comunidad Autónoma de Castilla y León les han puesto como festividad autonómica el día de la batalla de Villalar, el 23 de abril, imitando a los nacionalismos, que suelen conmemorar las derrotas, porque cultivan el victimismo, la proclamación de que están oprimidos y cada vez más oprimidos.
El 23 de abril, fiesta de
San Jorge, es también la festividad autonómica de Aragón.
San Jorge es el patrón de Aragón y también de Cataluña, pero la festividad civil de Cataluña, la diada nacional, la jornada nacional, es el 11 de septiembre (en conmemoración de la derrota en la
Guerra de Sucesión, y de la subsiguiente pérdida de sus fueros con el Decreto de Nueva Planta).
El día de sant Jordi, es en Cataluña el día del libro y la rosa.
Es El Día del Libro, como en toda España, porque el 23 de abril se conmemora la muerte de Cervantes en 1616.
Shakespeare murió el día 23 de abril de 1616, pero del calendario que aún estaba vigente en Inglaterra, que era el calendario juliano sin descontar los diez días de la reforma gregoriana del calendario, introducida en 1582 para ajustarlo al calendario astronómico, porque esa reforma se había implantado por la autoridad del papa Gregorio XIII, que era rechazada por el anglicanismo impuesto en Inglaterra por sus monarcas Enrique VIII y su hija Isabel I.
Por eso cuando murió Shakespeare, hacía ya diez días que había muerto Cervantes; y aunque la fecha del fallecimiento de ambos es el 23 de abril de 1616, cuando murió Shakespeare era el 3 de mayo de 1616 en el canlendario actual ya entonces en vigor en la Europa católica y posteriormente en Inglaterra y los otros países.