. ....Textos .

Las cinco vías o pruebas filosóficas de la existencia de Dios de santo Tomás de Aquino

Suma Teológica - Parte Iª - Cuestión 2 - Art 3

"La existencia de Dios puede ser probada de cinco maneras distintas.

1) La primera y más clara es la que se deduce del movimiento. Pues es cierto, y lo perciben los sentidos, que en este mundo hay movimiento. Y todo lo que se mueve es movido por otro. De hecho nada se mueve a no ser que en cuanto potencia esté orientado a aquello para lo que se mueve. Por su parte, quien mueve está en acto. Pues mover no es más que pasar de la potencia al acto. La potencia no puede pasar a acto más que por quien está en acto. Ejemplo: el fuego, en acto caliente, hace que la madera, en potencia caliente, pase a caliente en acto. De este modo la mueve y cambia. Pero no es posible que una cosa sea lo mismo simultáneamente en potencia y en acto; sólo lo puede ser respecto a algo distinto. Ejemplo: Lo que es caliente en acto, no puede ser al mismo tiempo caliente en potencia, pero sí puede ser en potencia frío. Igualmente, es imposible que algo mueva y sea movido al mismo tiempo, o que se mueva a sí mismo. Todo lo que se mueve necesita ser movido por otro. Pero si lo que es movido por otro se mueve, necesita ser movido por otro, y éste por otro. Este proceder no se puede llevar indefinidamente, porque no se llegaría al primero que mueve, y así no habría motor alguno pues los motores intermedios no mueven más que por ser movidos por el primer motor. Ejemplo: Un bastón no mueve nada si no es movido por la mano. Por lo tanto, es necesario llegar a aquel primer motor al que nadie mueve. En éste, todos reconocen a Dios.

2) La segunda es la que se deduce de la causa eficiente. Pues nos encontramos que en el mundo sensible hay un orden de causas eficientes. Sin embargo, no encontramos, ni es posible, que algo sea causa eficiente de sí mismo, pues sería anterior a sí mismo, cosa imposible. En las causas eficientes no es posible proceder indefinidamente porque en todas las causas eficientes hay orden: la primera es causa de la intermedia; y ésta, sea una o múltiple, lo es de la última. Puesto que, si se quita la causa, desaparece el efecto, si en el orden de las causas eficientes no existiera la primera, no se daría tampoco ni la última ni la intermedia. Si en las causas eficientes llevásemos hasta el infinito este proceder, no existiría la primera causa eficiente; en consecuencia no habría efecto último ni causa intermedia; y esto es absolutamente falso. Por lo tanto, es necesario admitir una causa eficiente primera. Todos la llaman Dios.

3) La tercera es la que se deduce a partir de lo posible y de lo necesario. Y dice: Encontramos que las cosas pueden existir o no existir, pues pueden ser producidas o destruidas, y consecuentemente es posible que existan o que no existan. Es imposible que las cosas sometidas a tal posibilidad existan siempre, pues lo que lleva en sí mismo la posibilidad de no existir, en un tiempo no existió. Si, pues, todas las cosas llevan en sí mismas la posibilidad de no existir, hubo un tiempo en que nada existió. Pero si esto es verdad, tampoco ahora existiría nada, puesto que lo que no existe no empieza a existir más que por algo que ya existe. Si, pues, nada existía, es imposible que algo empezara a existir; en consecuencia, nada existiría; y esto es absolutamente falso. Luego no todos los seres son sólo posibilidad; sino que es preciso algún ser necesario. Todo ser necesario encuentra su necesidad en otro, o no la tiene. Por otra parte, no es posible que en los seres necesarios se busque la causa de su necesidad llevando este proceder indefinidamente, como quedó probado al tratar las causas eficientes (núm. 2). Por lo tanto, es preciso admitir algo que sea absolutamente necesario, cuya causa de su necesidad no esté en otro, sino que él sea causa de la necesidad de los demás. Todos le dicen Dios.

4) La cuarta se deduce de la jerarquía de valores que encontramos en las cosas. Pues nos encontramos que la bondad, la veracidad, la nobleza y otros valores se dan en las cosas. En unas más y en otras menos. Pero este más y este menos se dice de las cosas en cuanto que se aproximan más o menos a lo máximo. Así, caliente se dice de aquello que se aproxima más al máximo calor. Hay algo, por tanto, que es muy veraz, muy bueno, muy noble; y, en consecuencia, es el máximo ser; pues las cosas que son sumamente verdaderas, son seres máximos, como se dice en II Metaphys. Como quiera que en cualquier género algo sea lo máximo, se convierte en causa de lo que pertenece a tal género -así el fuego, que es el máximo calor, es causa de todos los calores, como se explica en el mismo libro —, del mismo modo hay algo que en todos los seres es causa de su existir, de su bondad, de cualquier otra perfección. Le llamamos Dios.

5) La quinta se deduce a partir del ordenamiento de las cosas. Pues vemos que hay cosas que no tienen conocimiento, como son los cuerpos naturales, y que obran por un fin. Esto se puede comprobar observando cómo siempre o a menudo obran igual para conseguir lo mejor. De donde se deduce que, para alcanzar su objetivo, no obran al azar, sino intencionadamente. Las cosas que no tienen conocimiento no tienden al fin sin ser dirigidas por alguien con conocimiento e inteligencia, como la flecha por el arquero. Por lo tanto, hay alguien inteligente por el que todas las cosas son dirigidas al fin". Le llamamos Dios.

Respondeo dicendum quod Deum esse quinque viis probari potest.

Prima autem et manifestior via est, quae sumitur ex parte motus. Certum est enim, et sensu constat, aliqua moveri in hoc mundo. Omne autem quod movetur, ab alio movetur. Nihil enim movetur, nisi secundum quod est in potentia ad illud ad quod movetur: movet autem aliquid secundum quod est actu. Movere enim nihil aliud est quam educere aliquid de potentia in actum: de potentia autem non potest aliquid reduci in actum, nisi per aliquod ens in actu: sicut calidum in actu, ut ignis, facit lignum, quod est calidum in potentia, esse actu calidum, et per hoc movet et alterat ipsum. Non autem est possibile ut idem sit simul in actu et potentia secundum idem, sed solum secundum diversa: quod enim est calidum in actu, non potest simul esse calidum in potentia, sed est simul frigidum in potentia. Impossibile est ergo quod, secundum idem et eodem modo, aliquid sit movens et motum, vel quod moveat seipsum. Omne ergo quod movetur, oportet ab alio moveri. Si ergo id a quo movetur, moveatur, oportet et ipsum ab alio moveri; et illud ab alio. Hic autem non est procedere in infinitum: quia sic non esset aliquod primum movens; et per consequens nec aliquod aliud movens, quia moventia secunda non movent nisi per hoc quod sunt mota a primo movente, sicut baculus non movet nisi per hoc quod est motus a manu. Ergo necesse est devenire ad aliquod primum movens, quod a nullo movetur: et hoc omnes inelligunt Deum.

Secunda via est ex ratione causae efficientis. Invenimus enim in istis sensibilibus esse ordinem causarum efficientium: nec tamen invenitur, nec est possibile, quod aliquid sit causa efficiens sui ipsius; quia sic esset prius seipso, quod est impossibile. Non autem est possibile quod in causis efficientibus procedatur in infinitum. Quia in omnibus causis efficientibus ordinatis, primum est causa medii, et medium est causa ultimi, sive media sint plura sive unum tantum: remota autem causa, removetur effectus: ergo, si non fuerit primum in causis efficientibus, non erit ultimum nec medium. Sed si procedatur in infinitum in causis efficientibus, non erit prima causa efficiens: et sic non erit nec effectus ultimus, nec causae efficientes mediae: quod patet esse falsum. Ergo est necesse ponere aliquam causam efficientem primam: quam omnes Deum nominant.

Tertia via est sumpta ex possibili et necessario: quae talis est. Invenimus enim in rebus quaedam quae sunt possibilia esse et non esse: cum quaedam inveniantur generari et corrumpi, et per consequens possibilia esse et non esse. Impossibile est autem omnia quae sunt talia, semper esse: quia quod possibile est non esse, quandoque non est. Si igitur omnia sunt possibilia non esse, aliquando nihil fuit in rebus. Sed si hoc est verum, etiam nunc nihil esset: quia quod non est, non incipit esse nisi per aliquid quod est: si igitur nihil fuit ens, impossibile fuit quod aliquid inciperet esse, et sic modo nihil esset: quod patet esse falsum. Non ergo omnia entia sunt possibilia: sed oportet aliquid esse necessarium in rebus. Omne autem necessarium, vel habet causam suae necessitatis aliunde, vel non habet. Non est autem possibile quod procedatur in infinitum in necessariis, quae habent causam suae necessitatis sicut nec in causis efficientibus, ut probatum est. Ergo necesse est ponere aliquid quod sit per se necessarium, non habens causam necessitatis aliunde, sed quod est causa necessitatis aliis: quod omnes dicunt Deum.

Quarta via sumitur ex gradibus qui in rebus inveniuntur. Invenitur enim in rebus aliquid magis et minus bonum, et verum, et nobile; et sic de aliis huiusmodi. Sed magis et minus dicuntur de diversis secundum quod appropinquant diversimode ad aliquid quod maxime est: sicut magis calidum est, quod magis appropinquat maxime calido. Est igitur aliquid quod est verissimum, et optimum, et nobilissimum, et per consequens maxime ens: nam quae sunt maxime vera, sunt maxime entia, ut dicitur II Metapys. Quod autem dicitur maxime tale in aliquo genere, est causa omnium quae sunt illius generis: sicut ignis, qui est maxime calidus, est causa omnium calidorum, ut in eodem libro dicitur. Ergo est aliquid quod omnibus entibus est causa esse, et bonitatis, et cuiuslibet perfectionis: et hoc dicimus Deum.

Quinta via sumitur ex gubernatione rerum. Videmus enim quod aliqua quae cognitione carent, scilicet corpora naturalia, operantur propter finem: quod apparet ex hoc quod semper aut frequentius eodem modo operantur, ut consequantur id quod est optimum; unde patet quod non a casu, sed ex intentione perveniunt ad finem. Ea autem quae non habent cognitionem, non tendunt in finem nisi directa ab aliquo cognoscente et intelligente, sicut sagitta a sagittante. Ergo est aliquid intelligens, a quo omnes res naturales ordinantur ad finem: et hoc dicimus Deum.

Edward Feser era un filósofo ateo, pero redescubrió las pruebas de la existencia de Dios de santo Tomás de Aquino y se ha convertido al catolicismo

----------------------------

.---------------------------------

 

Notas en el debate de las 5 vías de Santo Tomás (parte I) objeciones a la 1ª y 2ª vías

30.10.2013 a las 2:46 PM, por Pato Acevedo

Quería dejar algunas reflexiones, sobre objeciones habituales con que nos hemos encontrado, cuando conversamos acerca de las pruebas de la existencia de Dios, específicamente las 5 vías de Santo Tomas. Disculpen si el conjunto resulta algo desordenado y disperso.

Pero antes, un breve repaso: En la mayor de sus obras, la Suma Teológica, Santo Tomás de Aquino hace una relación ordenada del conocimiento teológico común a su época, y lógicamente inicia por preguntarse si es posible demostrar la existencia de Dios, para luego examinar si Dios existe. Como era la costumbre en la academia medieval, el artículo en cuestión inicia explicando las tesis contrarias a las del autor, y así el Aquinate señala que sólo hay dos buenas razones para negar la existencia de Dios: que existe el mal y que todo parece funcionar sin necesidad de Dios. Luego pasa a exponer sus famosos 5 argumentos (a partir del movimiento, de la causa eficiente, de la contingencia de los seres, de los grados de perfección, y de las regularidades en la naturaleza) y finalmente responde las objeciones que había mencionado.

También debemos recordar que, a pesar de ser las más conocidas, estas no son las únicas demostraciones de la existencia de Dios –hay otras como el argumento cosmológico, el argumento ontológico y los argumentos morales, que han sido defendidos por grandes filósofos–, pero debido al rigor de Santo Tomás en su exposición, es habitual que los suyos sean los más discutidos. No siempre son expuestos con la precisión que amerita el trabajo de Santo Tomás, y nunca está demás repasarlos, así que aquí les dejo el enlace.

Otra aclaración indispensable apunta a tener claro qué está haciendo Santo Tomás al exponer estos argumentos. La Suma Teológica, tal como lo indica su nombre, es un resumen para estudiantes de teología, y por lo mismo no pretenden ser una explicación exhaustiva y autosuficiente de cada demostración, sino que presupone: una preparación filosófica, una lectura íntegra de la obra y un vocabulario altamente especializado por parte del lector. Lamentablemente estas condiciones no se encuentra comúnmente en los hombres y mujeres de nuestros días.

Hechas estas advertencias, vamos a lo nuestro:

1ª Vía, del movimiento:
“No es cierto que todo sea movido por otro, porque la gravedad rompe este principio”.

Cuando escuchamos la premisa “todo lo que se mueve es movido por otro", seguramente la mayoría pensamos en esas enormes series de miles de fichas de dominó que van cayendo una tras otra en el piso de un gimnasio, para el Record Guiness. Sin embargo, aquí nos encontramos con el primer “problema de vocabulario” por decirlo de algún modo, porque en el léxico de la teoría aristotélica el “movimiento” no se refiere sólo a un cambio de lugar, sino a cualquier tipo de cambio.

Con esto en mente, queda claro que la premisa no es “todo lo que se mueve es empujado por otro", que parecería ser falso en el caso de los objetos que caen producto de la gravedad, sino más bien “todo lo que cambia, es cambiado por otro”, y entonces la la premisa se sostiene, porque efectivamente el movimiento del objeto es provocado por otro, la fuerza de gravedad.

Por otro lado, no olvidemos que la fuerza de gravedad misma, aunque se ha medido y estudiado, todavía es un gran misterio, en el sentido que es totalmente desconocido el mecanismo que permite a un cuerpo atraer a otro, o deformar el espacio a su alrededor. Por eso, introducir el ejemplo de la gravedad como excepción a una premisa tan universal y fácilmente observable como la que plantea este argumento, equivale a traer una caja negra al debate: la verdad, no sabemos qué puede salir de ahí.

2ª Vía, de las causas eficientes:
“Si bien es una posible que la cadena causal tenga inicio, no podemos descartar que sea una regresión infinita”.

Aquí nos encontramos en un grave dilema, porque, a pesar que esta segunda vía parece confirmadas por las modernas teorías del Big Bang, el mismo Santo Tomás sostiene que “la novedad del mundo no puede ser demostrada a partir del mismo mundo” (Ia C.46 a.2), sino que sólo conocemos que el mundo fue creado y no es eterno, por la revelación especial de Dios en ese sentido.

Ia C.46 a.2:

Respondo: Que el mundo no ha existido siempre lo sabemos sólo por la fe y no puede ser demostrado con rigor, siguiendo lo que sobre el misterio de la Trinidad hemos dicho anteriormente (q.32 a.1). Esto es así porque la novedad del mundo no puede ser demostrada a partir del mismo mundo. Pues el principio de la demostración es aquello que es. Ahora bien, cada cosa considerada en cuanto a su especie, abstrae del aquí y ahora, por lo cual se dice que lo universal está en todas partes y siempre. De ahí que no pueda ser demostrado que el hombre, el cielo o la tierra no hayan existido siempre. Lo mismo puede decirse por parte de la causa agente que obra voluntariamente. Pues no puede investigarse con la razón la voluntad de Dios a no ser sobre aquello que es absolutamente necesario que Dios quiera. Ahí no está incluido, tal como hemos dicho (q.19 a.3), lo que Dios quiere de las criaturas.

Sin embargo, la voluntad divina puede manifestarse por revelación al hombre, y ahí se fundamenta nuestra fe. Por lo tanto, que el mundo empezara a existir es creíble, pero no demostrable o cognoscible. Es útil que se tenga esto presente a fin de que, presumiendo de poder demostrar las cosas que son de fe, alguien presente argumentos no necesarios y que provoquen risa en los no creyentes, pues podrían pensar que son razones por las que nosotros aceptamos las cosas que son de fe.

5. Aun cuando el mundo hubiera existido siempre, sin embargo, no se igualaría a Dios en la eternidad, tal como dice Boecio al final del De Consol. Porque la existencia divina es una existencia total y simultánea sin sucesión. Esto no se da en el mundo.

7. En las causas eficientes, es imposible proceder hasta el infinito, pues se multiplicarían indefinidamente las causas requeridas para la producción de algún efecto. Ejemplo: Que la piedra sea movida por el bastón, éste por la mano, y así indefinidamente. Pero no es imposible que accidentalmente unas causas dependan de otras indefinidamente, de modo que todas las causas que se multiplican indefinidamente equivalen a una sola cosa. Ejemplo: El carpintero utiliza accidentalmente muchos martillos porque se van rompiendo uno tras otro. En este caso, resulta claro que es sólo accidental usar un martillo después de otro. Lo mismo sucede cuando un hombre engendra a otro después de que él ha sido engendrado, ya que engendra en cuanto que es hombre y no en cuanto que es hijo de otro hombre. Todos los hombres que engendran tienen un mismo rango en la escala de las causas eficientes. Esto es, son agentes particulares. Por lo tanto, no es imposible que el hombre engendre al hombre indefinidamente. Esto sería imposible si la generación de tal hombre dependiera de otro hombre, y de uno de los elementos, y del sol, y así hasta el infinito.

8. Los que sostienen la eternidad del mundo, rechazan de múltiples formas este argumento. Pues algunos no creen imposible que existan almas infinitas en acto. Esto es lo que sostiene Algazel en Metaphys. al decir que esto sería algo accidental. Pero esto ya ha sido rechazado anteriormente (q.7 a.4). Otros, en cambio, sostienen que el alma se corrompe juntamente con el cuerpo. Otros, que de todas las almas sólo permanece una. Otros, como nos dice Agustín, que existe una especie de circunvolución de las almas, de modo que, separadas de los cuerpos, después de un cierto tiempo vuelven nuevamente a los cuerpos. De todo esto trataremos más adelante (q.75 a.6; q.76 a.2; q.118 a.6). Sin embargo, hay que tener presente que este argumento tiene un sentido especial. Pues se puede pensar que el mundo, o al menos algunas criaturas, como los ángeles, son eternos. Aunque no lo sea el hombre. Nosotros estamos estudiando el problema en sentido global, intentando responder si alguna criatura ha existido desde la eternidad.

Sed Contra 8. Si siempre existió el mundo y la generación, infinitos hombres nos han precedido. Pero el alma del hombre es inmortal. Por lo tanto, ahora existirían realmente infinitas almas humanas. Esto es imposible. Por eso, puede demostrarse que el mundo ha empezado en algún momento y, por lo tanto, no es sólo materia de fe.

Contra esto: los artículos de fe no pueden ser demostrados con rigor porque la fe trata de lo que no se ve, como se dice en Heb 11,1. Pero es artículo de fe que Dios es el creador del mundo, así como que el mundo ha empezado a existir. Decimos: Creo en un solo Dios, etc. Y también Gregorio en la homilía I. In Ez. dice que Moisés habló proféticamente del pasado cuando dijo: En el principio creó Dios el cielo y la tierra, ahí esta Incluida la novedad del mundo. Por lo tanto, la novedad del mundo se conoce sólo por revelación y no puede demostrarse con rigor.

 

Artículo 3: La creación de las cosas, ¿fue o no fue al principio del tiempo? lat

Objeciones por las que parece que la creación de las cosas no fue al principio del tiempo:

1. Lo que no existe en el tiempo no existe en algún tiempo concreto. Pero la creación no se dio en el tiempo, pues por la creación se produjo la sustancia de las cosas; y el tiempo no mide la sustancia de las cosas, en especial de las incorporales. Por lo tanto, la creación no fue al principio del tiempo.

2. El Filósofo prueba que todo lo que se hizo estuvo haciéndose. De este modo, todo lo que se hace tiene un antes y un después. Pero al principio del tiempo, por ser indivisible, no hay antes ni después. Por lo tanto, como quiera que ser creado es un modo de ser hecho, parece que las cosas no fueron creadas al principio del tiempo.

3. También el mismo tiempo ha sido creado. Pero el tiempo no puede ser creado al principio del tiempo, puesto que el tiempo es divisible y el principio del tiempo indivisible. Por lo tanto, la creación no fue al principio del tiempo.

Contra esto: está lo que se dice en Gen 1,1: Al principio creó Dios el cielo y la tierra.

Respondo: El texto de Gen 1: Al principio creó Dios el cielo y la tierra, hay que exponerlo de tres modos a fin de excluir tres errores. Pues algunos sostuvieron que el mundo existió siempre y que el tiempo no tuvo principio. Para rechazar esto se dice: Al principio, esto es, del tiempo. Otros sostuvieron dos principios de creación, uno para las cosas buenas, otro para las malas. Para rechazar esto, se dice: Al principio, esto es, en el Hijo. Pues así como el ser principio efectivo se apropia al Padre por el poder, así también el principio ejemplar se apropia al Hijo por la sabiduría. Tal como se dice en el Sal 103,24: Todo lo hiciste en sabiduría. Y así se comprende que Dios ha hecho todas las cosas en el principio, es decir, en el Hijo, siguiendo aquello del Apóstol en Col 1,16: En El mismo, esto es, en el Hijo, fueron creadas todas las cosas. Otros sostuvieron que las cosas corporales fueron creadas por Dios a través de criaturas espirituales. Para rechazar esto, se dice: En el principio creó Dios el cielo y la tierra, esto es, antes de cualquier cosa. Se dice que son cuatro las cosas creadas por Dios simultáneamente: El cielo empíreo, la materia corporal (conocida con el nombre de tierra), el tiempo y la naturaleza angélica.

A las objeciones:

1. No se dice que las cosas hayan sido creadas al principio del tiempo en el sentido de que dicho principio del tiempo sea la medida de la creación, sino porque simultáneamente con el tiempo fueron creados el cielo y la tierra.

2. El texto del Filósofo está referido al ser hecho, que se lleva a cabo por el movimiento o que es final del movimiento. Porque, como quiera que en todo movimiento puede indicarse un antes y un después, previo a cualquier momento en un movimiento concreto, esto es, mientras se está moviendo o haciendo algo, puede entenderse un antes y un después previo a lo que está en el principio del movimiento o en su final. Pero la creación no es movimiento ni final de ningún movimiento, como se dijo anteriormente (q.45 a.2 ad 3). Por lo tanto, lo que se crea no se estaba creando.

3. Nada se hace más que en cuanto que existe. Nada es temporal más que el ahora. Por lo tanto, nada puede ser hecho a no ser en un ahora concreto. No porque en el mismo primer ahora haya tiempo, sino porque por él empieza el tiempo.

Curioso ¿no? Debo admitir que mi formación filosófica actual no me permite comprender perfectamente cuáles serían las razones para ello y por eso agradecería a algún visitante con la adecuada formación que me lo explicara.

Con todo, sí quiero proponer un breve argumento que, en mi opinión, permite demostrar que la regresión infinita es absurda y por lo tanto imposible, con lo que Dios quedaría como única opción de la cadena causal.

Si examinamos la posibilidad de una cadena causal infinita, nos encontramos con que esa posibilidad implica también un tiempo pasado infinito, a través del cual se debería extender la cadena, pues toda verdadera causa eficiente siempre es anterior en el tiempo a su efecto. A su vez, cuando examinamos con detención la idea de un tiempo pasado infinito, vemos que implica una contradicción de términos, porque por definición todo tiempo pasado ya no existe, y si existió en un momento, pero ya terminó, no puede ser infinito. Luego, puesto que la idea de un tiempo pasado infinito es absurda, no puede existir una cadena causal que se extienda infinitamente en el pasado.

Luego, la cadena de causas eficientes a que hace referencia la segunda vía no puede ser infinita, y debe tener un inicio.

Dejamos hasta acá esta notas, para no abusar de la paciencia de los lectores, y permitir los comentarios. Luego publicaremos una segunda parte, dedicada a las objeciones a la 3ª y 5ª vías, y una objeción general.

-----------------------------------

comentarios

Néstor

InfoCatólica 30/10/13 3:39 PM

En realidad, las vías tomistas no se basan en la imposibilidad de un retroceso ad infinitum en la serie temporal de causas, sino en la imposibilidad de un retroceso ad infinitum en la serie actual de causas, la serie de causas actualmente subordinadas.

Por eso es que Santo Tomás puede afirmar al mismo tiempo la posibilidad de un mundo sin comienzo temporal creado por Dios.

La serie actual de causas actualmente subordinadas es la que en el momento en que se produce el efecto, es razón suficiente de esa producción.

Por ejemplo, si muevo un papel con una lapicera, la lapicera mueve el papel en el mismo instante en que está siendo movida por la mano, la cual la mueve en el mismo instante en que está siendo movida por el brazo, el cual mueve la mano en el mismo instante en que está siendo movido por mi voluntad, etc.

Esa serie es la que no admite retroceso al infinito, según Santo Tomás.

Son causas subordinadas "per se" y no "per accidens".

Es accidental, por ejemplo, que un ser humano tenga 10 o 12 antepasados (Adán no tenía ninguno). Por eso la serie de causas temporalmente sucesivas es una serie de causas subordinadas "per accidens". Pero no es accidental que la mano sea movida por el brazo y que éste sea movido por la voluntad.

Igualmente, estas causas subordinadas "per se" son de naturaleza diferente unas de otras, mientras que las causas accidentales pueden ser de la misma naturaleza: el padre, el abuelo, el bisabuelo, etc.

El punto central está en que lo que no tiene en sí mismo razón de su existencia, y existe, necesita tener en otro la razón de su existencia, mientras existe y en tanto existe.

Propiamente, la causa de mi existencia actual no es mi padre, que puede haber fallecido. Él fue la causa de mi llegar a la existencia, pero la causa de mi existencia actual es todo aquello que me mantiene ahora en el existir.

Es ahí que está mi razón suficiente, y es por tanto ahí que no puede haber retroceso al infinito, porque entonces no habría razón suficiente de mi existencia, ya que cualquier candidata a tal título debería reconocer que no puede aspirar a él, pues ella a su vez depende, en esa hipótesis, de otra razón más alta que entonces sí, sería ella la razón suficiente de todo lo que viene más abajo, sólo que tampoco, porque a su vez ella depende, en esta hipótesis, de otra razón más alta, etc.

Nos hace difícil entender esto el hecho de que en nuestra cultura se acostumbra a pensar que la causa es temporalmente anterior al efecto. No es así, al menos para la causa formalmente considerada, en cuanto precisamente causa de algo. Es simultánea con su efecto: el fuego calienta el agua en el preciso instante en el que el agua es calentada por el fuego.

Otra cosa es la causa materialmente considerada, o sea, no en cuanto causa. El fuego puede estar horas ardiendo antes de que le pongan la olla con agua encima.

En el tomismo es mala estrategia querer probar la existencia de Dios probando el comienzo temporal del mundo.

La creación, para Santo Tomás, no es ante todo iniciar la existencia temporal de algo. Siguiendo a San Agustín, él pone la imagen del pie que hace huella en la arena, y dice que si eternamente el pie estuviese posado sobre la arena, eternamente sería causa de la huella, sin comienzo temporal.

Podemos pensar en una lámpara que desde siempre ilumina una pared. Desde siempre es verdad que esa pared a cada instante recibe la luz de esa lámpara y nunca la tiene por sí misma.

Si en lugar de la lámpara ponemos a Dios, en lugar de la luz, el ser, y en lugar de la pared, las creaturas, tenemos una cierta idea de lo que para Santo Tomás es lo esencial de la "creación".

Por supuesto, él sabe por la fe, pero sólo por la fe, que de hecho el mundo ha tenido un comienzo. O sea que la lámpara ha comenzado en cierto momento a iluminar a la pared. Pero sigue siendo verdad que la pared, hoy, está iluminada por el influjo actual de la lámpara y que ésa es la razón suficiente de su iluminación actual.

Saludos cordiales. 30/10/13 3:39 PM

-------------------------------------------------------------------------

 

Juan Carlos

31/10/13 12:20 AM

1.- Segunda vía - argumento de "Las Causas Eficientes".

1.1.- Enunciación.

Pues nos encontramos que en el mundo sensible hay un orden de causas eficientes. Sin embargo, no encontramos, ni es posible, que algo sea causa eficiente de sí mismo, pues sería anterior a sí mismo, cosa imposible. En las causas eficientes no es posible proceder indefinidamente porque en todas las causas eficientes hay orden: la primera es causa de la intermedia; y ésta, sea una o múltiple, lo es de la última. Puesto que, si se quita la causa, desaparece el efecto, si en el orden de las causas eficientes no existiera la primera, no se daría tampoco ni la última ni la intermedia. Si en las causas eficientes llevásemos hasta el infinito este proceder, no existiría la primera causa eficiente; en consecuencia no habría efecto último ni causa intermedia; y esto es absolutamente falso. Por lo tanto, es necesario admitir una causa eficiente primera. Todos la llaman Dios.

Observación:

Se trata en efecto de una traducción, palabras más, palabras menos, de la formulación hecha por Tomás de Aquino de su segunda vía de acceso a la demostración metafísica a posteriori de la existencia de Dios (S. Th. I, q.2, a.3. La prueba en C.G. I, 13 tiene una formulación idéntica).


1.2.- Simplificación.

1.A toda causa le sigue un efecto.
2.Una causa es efecto de una causa anterior.
3.No se puede seguir indefinidamente en la cadena causal.
4.Es necesario llegar a una Primera Causa que no es efecto de nada.
5.Éste es el que todos conocen por Dios.

Aclaración:

Tomás de Aquino no toma propiamente como punto de partida de esta vía los efectos de las causas, sino la actividad de una serie de causas. Se trata de una serie de causas esencialmente subordinadas unas a otras que concurren actualmente a la realización de algo.

He aquí su esquema:

La experiencia nos revela que existen causas eficientes, puesto que unas cosas producen a otras


No es posible que una cosa sea causa eficiente de sí misma, "porque entonces sería anterior a sí misma, lo que repugna"


Tampoco es posible que en la cadena de orden de las causas se pueda llegar hasta infinito, porque "no habría causa eficiente primera, y por consecuencia no habría ni último efecto ni causas eficientes medias; lo que es evidentemente falso, Luego es necesario admitir una primera causa eficiente, y ésta es la que todo el mundo llama Dios


2.- Refutaciones.

Aclaración:

Considero demasiado pretensioso tomar lo que sigue como “refutaciones”. Preferiría hacer referencia a ellas como “objeciones”, que es lo que realmente son.

Hasta aquí llego por esta ocasión.


31/10/13 12:20 AM

--------------------------------------------------------------

--------------------------------------------------------------

 

 

Notas en el debate de las 5 vías de Santo Tomás (parte II) objeciones a la 3ª y 5ª vías y objeción general

31.10.13 a las 7:13 PM, por Pato Acevedo

Continuamos con la segunda parte de estas notas sobre las 5 vías de Santo Tomás.

3ª Vía, de la contingencia:
“No es cierto que si algo existe siempre ese algo sea Dios, pues la energía no se crea ni se destruye, existe siempre”
.

Esta objeción se basa en la primera ley de la termodinámica que dice “la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma", de lo que deducen que la energía podría ser ese ser necesario al que apunta esta demostración.

Para responderla, hay que recordar el hilemorfismo de Aristóteles, que es el sustrato filosófico que está detrás de las explicaciones de Santo Tomás y que, como decíamos al inicio, es indispensable conocer para saber qué nos quiere decir.

Brevemente, el hilemorfismo postula que todos los seres corporales están compuestos de materia y forma, de modo que para que exista una silla debe haber materia de silla (madera o metal) y forma de silla (cuatro patas, asiento). Ni la materia no la forma por si solas resultan en una silla, se requiere de ambas cosas para que exista la silla en la realidad. Solo una vez que existe la silla, ella puede soportar otras características, llamadas accidentes, como el color, el peso y la altura de la silla, y ciertas relaciones como su distancia o velocidad.

(Ojo: No confundir materia y forma en el sentido físico con el sentido filosófico. En el hombre, por ejemplo, la materia es el cuerpo, y la forma es el alma o principio vital)

La distinción entre materia (madera) y forma (patas y asiento); y entre ser sustancial (la silla) y ser accidental (su peso) es fundamental para pensar correctamente en muchas cuestiones. En relación a la energía, debemos decir que no es un ser corporal como una silla o una roca, sino que es una característica que se encuentra en los seres corporales, ya sea en el movimiento de un motor, o en el calor de un objeto, y sólo puede existir en tanto existe en otro ser sustancial.

La ciencia está acostumbrada a hablar de materia y energía como si fueran reales, y eso nos ha dado grandes avances en tecnología. Pero en la realidad sensible, es claro que materia y energía sólo son abstracciones mentales, es decir, el producto de observar a las cosas parcialmente. Por eso, nadie puede decir “mira, ahí está la materia, sin forma” o “Esto es energía pura".

En concreto, para decir que la energía ha existido siempre, sería indispensable demostrar que los seres corporales (compuestos de materia y forma) han existido siempre, pues la energía no puede existir por sí sola, y ese es precisamente el punto de la tercera vía, que es evidente que no han existido siempre.

Por otro lado, aún si consideráramos la energía como algo real en sentido sustancial, tenemos que por la misma primera ley de la termodinámica, ella se transforma constantemente, es decir, cambia; y si cambia, es cambiada por otro, de modo que ella no puede tomar el lugar de Dios.

5ª Vía, del gobierno del mundo:
“Pero la evolución demuestra que puede haber cosas al parecer diseñadas, que en realidad son producto del azar”
.

En su popular libro The God Delusion, Richard Dawkins, confunde la quinta vía de Santo Tomás con el argumento del diseño de William Paley, popularmente conocido por su analogía del relojero. Los ateos suelen pensar que a medida que la ciencia avanza, la idea de Dios y la religión se retira de la realidad, quedando como una mera explicación arbitraria de aquello que no podemos entender.

Esto es lo que se conoce como el “dios de las grietas” (porque Dios queda reducido a las grietas que existen en el saber científico), y es una crítica válida. Si el día de mañana se descubriera como una especie se convierte en otra o en qué condiciones se originó la vida, y que ellas son producto de una causalidad natural, el argumento de Paley perdería fuerza.

Sin embargo, la 5ª vía no tiene nada que ver con aquellos aspectos de los procesos naturales que ignoramos, o con la complejidad de los entes biológicos, sino que se funda en lo que sabemos acerca del mundo, y las regularidades que observamos en él. Admitimos que este argumento no es fácilmente comprendida hoy en día, pues presupone la noción filosófica aristotélico tomista de causa final, como algo que forma parte de la esencia de los entes, lo que es negado por los materialistas.

Objeción general:
Si existiera un primer motor, o un ser necesario, no hay ninguna necesidad de concluir, como lo hace Tomás, que “en este todos reconocen a Dios”

Luego de un análisis detallado y sincero de la demostraciones de Santo Tomas, la respuesta habitual de los ateos es que algunas de ellas (habitualmente las tres primeras) es que ese ser al que apuntan, puede ser la energía, o el universo u otra cosa, sin que exista necesidad alguna de que ese ser sea único, espiritual, inteligente, personal, bueno o cualquiera de las otras características que se atribuyen al dios cristiano, ni tampoco que se le pueda llamar Dios.

Aquí volvemos a la advertencia del inicio del post anterior, porque para entender las cinco vías, resulta indispensable tener presente que no son argumentos completos, sino breves resúmenes de los razonamientos, y parte de una obra mayor. Así, si vamos al texto de la Suma Teológica, encontramos que Santo Tomás, luego de establecer la existencia de Dios, examina la simplicidad, perfección, bien en general, bondad, infinitud, omnipresencia, inmutabilidad, eternidad, unidad, ciencia, amor, justicia y misericordia, y el poder de Dios, en cada caso con un promedio de 4 artículos por tema, y consignando en cada uno las objeciones, las razones y las respuestas a las objeciones.

------------------------------------

 

luis

La vía de la contingencia está muy mal formulada, se mezcla la temporalidad, que ya te dijeron que no tiene nada que hacer en las vías tomistas, con la noción de energía que es propia del grado de abstracción de la física, y no de la metafísica. En concreto, la vía de la contingencia radica en advertir que todos los seres del universo podrían no ser, y por lo tanto, no tienen en sí la razón de su existencia, la existencia no entra en su definición. Lo que requiere un ser que sí sea en sí mismo, cuya esencia sea su propio ser o su razón de existir, el A-Se-Subsistens o Ipse Esse Subsistens.

En la quinta, además de formularla mal, ni siquieras te esfuerzas en probarla. El núcleo no es el famoso "diseño", sino la inteligibilidad en el núcleo de la realidad.

Está muy flojo esto. Francamente, se lo dejaría a alguien que maneje mejor el sistema tomista, como Néstor. 31/10/13 7:42 PM

Renzo

Pato, debo reconocer que, como decimos por aquí, me he quedado a cuadros leyendo lo que has escrito es esta segunda parte.
La cosa no empieza bien cuando, después de estar manteniendo tu idea de que el pasado ha dejado de existir y por tanto el tiempo no puede ser infinito (¿era eso más o menos, no?, ahora te descuelgas con que "En relación a la energía, debemos decir que no es un ser corporal como una silla o una roca, sino que es una característica que se encuentra en los seres corporales, ya sea en el movimiento de un motor, o en el calor de un objeto, y sólo puede existir en tanto existe en otro ser sustancial."
Vaya!!!, curiosamente lo que no aceptas para el pasado, sí quieres aplicarlo a la energía, no dejas de sorprenderme.
¿De verdad que quieres mantener las afirmaciones que haces?
Dices que "...es claro que materia y energía sólo son abstracciones mentales" y en cambio hablas del alma como si fuera algo probado !!!.
Añades, "...es decir, el producto de observar a las cosas parcialmente", ¿podrías explicarme como son las cosas observadas en su totalidad?
Lo peor está por venir, lamentablemente:
"En concreto, para decir que la energía ha existido siempre, sería indispensable demostrar que los seres corporales (compuestos de materia y forma) han existido siempre, pues la energía no puede existir por sí sola..."
Quiero pensar, Pato, que has mezclado tus notas y que no era eso lo que querías escribir, me dejas sin palabras, de verdad.
Y sigues con "...tenemos que por la misma primera ley de la termodinámica, ella se transforma constantemente, es decir, cambia; y si cambia, es cambiada por otro,...".
Quizás, Pato, deberías revisar tus conocimientos de Física antes de seguir por el camino que pareces haber elegido en esta segunda parte, me temo que te estás metiendo en camisa de once varas y lo único que podrás hacer es esperar que refutar cada una de las..., no sé ni como llamarlas, que estás escrbiendo, desde el blog, es bastante engorroso y requeriría demasiado tiempo, pero igual alguien se anima a hacerlo, nunca se sabe.
En fin, tú verás lo que escribes.

Saludos.

31/10/13 8:38 PM

Juan Carlos

Nos dice el físico Alan Guth:

En particular,cualquier hipotesis sobre el origen del cosmos se divorcia totalmente de la cosmologia basada en la observacion...esencialmente toda la evidencia de lo que sucedio antes de la inflacion se borra...Puesto que las propiedades del universo observado están determinadas por la fisica de la inflación,no nos dicen nada acerca de qué existió antes de la inflacion.La cuestion de cómo comenzo todo sigue siendo filosoficamente importante, y podria ser posible aun formular razonamientos persuasivos para justificar alguna teoria en concreto.Sin embargo,si la inflacion eterna es correcta, será imposible lamentablemente verificar estos razonamientos mediante la observación.

Si las propiedades se borran , como sugiere Guth, lo mismo pasa con las leyes naturales conocidas, incluida la de conservación de la materia y la energía.

La sola posibilidad de que esto sea el caso, nos habla de la contingencia del mundo.

Guth también indica que la densidad de energía en el vació es cero o casi cero, y que es algo que aún no se entiende; es un problema básico de la física de partículas.


31/10/13 8:39 PM

Pato Acevedo

@ luis: Lamento que te haya parecido así. No soy experto y estoy abierto a todas las observaciones. Tal vez convenga aclarar que aquí no pretendo explicar las 5 vías, sino mostrar cómo las objeciones de sus detractores no responden a lo que en verdad se habla en ellas.

@ Renzo: Claro que para el materialista pensar en la materia como algo abstracto y accidental le será muy difícil ¡precisamente! porque va contra el dogma de que lo único real es la materia.

Si mis ideas están erradas ¡no pasa nada! La gracia del blog son los comentarios, donde es discutir este tipo de cosas y refinar conceptos y corregir errores.

Hablo del alma como algo probado, en el sentido tomista. Todas los seres vivos (plantas y animales), por ese mismo hecho, tienen un alma o principio vital, que no tiene nada que ver con aspectos sobrenaturales. 31/10/13 8:40 PM

Ammonio

Si quieres hablar de hilemorfismo, Pato, habrá que recordarte que la materia, para Aristóteles es eterna. La causa primera de la que habla Aristóteles sólo es causa de cambio, no del universo.

El concepto de creación ex nihilo es muy poco griego.

Por otra parte, evitas el hecho de enfrentarte a la cruda realidad ¿Cómo se puede crear lo que no puede ser creado? Acaso en lugar de referirte a Dios como primer motor inmovil ¿tendrías que referirte a él como móvil perpetuo de primera especie? Para cualquiera con unos mínimos conocimientos de física, los móviles perpetuos son sinónimo de ente de ficción.

En el fondo a mí me da lo mismo hablar de la ley de la conservación de la energía que el de la materia. Me hago a todo. 31/10/13 11:14 PM

Horacio Castro

Aristóteles se refiere en su Física a Dios como primer motor inmóvil, definiendo que es el principio del movimiento de las cosas. En la ciencia de los primeros principios y primeras causas (su Metaphys 1: 993 b 23-31, y 29-30)), se refiere también a los entes finitos, aunque no se trate de entes movibles sino inmateriales o espirituales, de los que asimismo Dios es su causa. La teología aristotélica estaría limitada a su Física si Dios además de primer motor inmóvil de los entes movibles no fuera la causa primera de todo ente (M. E. Sacchi). Masa es la cantidad de materia en un cuerpo. La materia sigue siendo un principio indeterminado. Así, sobre fenómenos físicos encontramos abstracciones como la que corresponde a la atracción gravitatoria newtoniana, - quizá por ahora- reducida a ilusión por la gravitación formulada en la teoría de la relatividad. En todo caso se puede describir la consecuencia pero no porqué es. No pidamos observadores o condiciones ‘observables’ de Dios a la vez que justificamos su imposibilidad para el ‘Big Bang’ por el muro de Plank… 01/11/13 12:25 AM

Pato Acevedo

@ Ammonio: Es tautológico decir que no se puede crear lo que no puede ser creado. Eso no aporta nada.

Si te refieres a que la energía no puede ser creada, te respondo que la primera ley de newton describe una situación natural, pero no lógicamente necesaria, y por lo mismo nada que esté más allá de las capacidades de un ser omnipotente y trascendente. Dicho de otro modo, no se observa contradicción de términos en que Dios la cree.

Y desde luego, siendo Dios acto puro, no está en movimiento, mucho menos podría hablarse de Él como algo en movimiento perpetuo. 01/11/13 2:15 AM

Renzo

Pato, aunque debería resultar obvio, te recuerdo que no todo lo imaginable existe o puede llegar a existir, y que la no contradicción lógica , ni da existencia, ni crea nada.
Como tú mismo decías en respuesta a uno de mis mensajes, se pueden imaginar muchas cosas, hasta que existe un ser omnipotente y trascendente que crea, mágicamente, la energía y todo lo demás, pero eso no es conocimiento, ni mucho menos tiene que ver con la Ciencia, es, es simple y llanamente, fantasear.

Horacio, ¿por qué no podemos pedir pruebas de su existencia a Dios?, ¿no es un ser que interactúa con los humanos?, ¿no es capaz de alterar nuestro mundo hasta el punto de alterar o suspender las leyes de la Física?.
Si Él que es eterno, perfecto, omnisciente y omnipotente, pide a sus siervos pruebas de su fe y de su amor, ¿por qué nosotros, seres limitados y efímeros, no podemos pedirle a Él pruebas de que existe?.

Saludos. 01/11/13 7:19 AM

Néstor

Es muy cierto que la energía es una propiedad de las cosas y no una cosa. Lo "total" aquí es pensar la cosa con sus propiedades, lo "parcial" es pensar las propiedades abstractamente, sin las cosas, como si fuesen cosas ellas mismas. Hablar de "la energía" es como hablar de "la carrera" y sentarse en el velódromo a esperar que pase, tal vez antes que los mismos corredores.

También sería vano esperar que los corredores fuesen derrotados por su propia materia.

La que cambia, propiamente, por eso mismo, no es la energía, sino las cosas que tienen energía: tienen más o menos energía, o cierta cosa con cierta energía produce tal otra energía en tal otra cosa, como cuando el fuego hace hervir y moverse al agua.

Pero por lo ya dicho, no hace falta demostrar que la energía que está en las cosas y las cosas mismas han comenzado a existir. Más aún, no se puede.

Es cierto que para Aristóteles el mundo no tuvo comienzo. Santo Tomás niega el hecho, pero no la posibilidad. Es decir, lo que sostiene es que de hecho no fue así, no que sea imposible.

La física moderna hace rato que renunció a la metafísica, pero entonces hay que ser coherente con eso, y no sacar del postulado físico de la conservación de la energía la conclusión metafísica de que "la energía", es decir, las cosas que tienen energía, no puede ser creada.

Y lo mismo vale para la "materia", que también es otro aspecto de las cosas concretas.

La Causa Primera es de orden inteligible, no sensible, no pertenece a la trama de las causas segundas, sino que la sustenta en el ser y en la actividad desde su alto sitial. No responde a la pregunta de cómo funciona el Universo, sino de porqué existe y sigue existiendo y funcionando eso que funciona.

Ya lo dijo Hawking: incluso una teoría unificada de cómo funciona el Universo seguiría sin explicar porqué existe un Universo que funciona. Y preguntó ¿es la teoría unificada tan convincente que produce su propia existencia? Se trata solamente de fórmulas, dijo. ¿Qué es lo que insufla fuego en las fórmulas y hace que exista un Universo que puede ser descrito por ellas? preguntó también.

Por eso mismo, si mañana se demuestra el origen de la vida a partir de la materia inanimada, no pasa nada, porque la que demostraría eso sería la ciencia experimental, que no es metafísica, renunció a eso hace tiempo, recordémoslo.

Estoy seguro de que se puede demostrar el origen de las pinturas del techo de la Sixtina a partir de los pinceles de Miguel Ángel. Un método científico sensible a los pinceles pero cerrado por principio a los humanos, diría que ha logrado finalmente explicar las famosas pinturas. Y tendría razón, en su nivel.

Por método, la ciencia experimental capta lo sensible, no lo inteligible. Así que por ese lado no habría problema alguno.

Saludos cordiales.

01/11/13 11:35 AM

Ammonio

Horacio, la masa no es ni de coña la cantidad de materia de un cuerpo. Y otra cosa más, la masa tampoco es peso.

Pato, ¿me estás diciendo que se puede crear lo que no puede ser creado? ¿y que no hay contradicción en ello?

Si quieres rectifico y defino a Dios como motor perpetuo inmóvil de primera especie. El resultado es el mismo para alguien que tenga unos mínimos conocimientos de física: un ente de ficción.

Néstor, que la energía no puede ser creada no es un enunciado metafísico. Ningún enunciado metafisico ha sido confirmado experimentalmente. Por contra, ningún enunciado científico ha sido tan apabullantemente confirmado como el primer principio de la termodinámica. 01/11/13 4:51 PM

Leonardo

Estimados, según la moderna teoría, la masa es una propiedad de la materia que la hace inercial, localizada en el espacio, y esta propiedad la obtiene- o no la obtiene, que hay materia no másica- por su interacción con el Campo de Higgs, cuyo cuanto es el bosón de Higgs. Y la masa procede de la energía. Y la energía es una abstracción matemática de una propiedad de los sistemas físicos. La energía es una propiedad tal que puede existir en el espacio, en ausencia de materia. La materia tiene una energía asociada. La materia está formada de partículas que están formadas de quarks. Los quarks interactúan con las cuatro fuerzas fundamentales, que a su vez tienen sus cuantos, como por ejemplo, el Bosón de Higgs.

Es una definición de interrelaciones, más o menos abstractas. Uno puede detectar algo como el Bosón de Higgs en un experimento, vaya triunfo para la intelección humana. Intelección abstracta de la realidad. Por qué vía de los sentidos ingresó el bosón de Higgs? Alguien lo vio? Fue escuchado?

No. Es el refinamiento de la intelección sobre la realidad. El uso de herramientas sofisticadas.

El conocimiento jamás será absurdo. Puede ser insuficiente, o equivocado a veces, pero nunca absurdo. El conocimiento busca una finalidad: saber siempre más, responder a la silenciosa pregunta que le hace el Cosmos.

Es justamente en la Metafísica, en el por qué de todo esto, donde se interroga sobre el sentido de la realidad. Algunos dirán: Absurdo. No hay finalidad. No hay sentido. Ni siquiera hay que preguntárselo. Y es una formulación metafísica. El bosón de Higgs no proclama la falta de sentido de la realidad, ni los quarks gritan al unísono que todo es absurdo.



01/11/13 5:54 PM

Horacio Castro

‘Respondo’: la masa es la cantidad de materia en un cuerpo o partícula material. La masa es la cantidad de materia en un cuerpo o partícula material, como es medida en su relación con la inercia. Además, “en la conversión de masa en energía todo el calor (equivalente a 0,6 kWh) producido por la combustión de un kilogramo de carbón, proviene de la desaparición de 0,000000000024 kg de materia (el resto queda convertido en cenizas y gas carbónico). Si ‘toda’ la masa de un gramo de materia (de agua, de leña, de uranio, etc.) pudiera ser convertida en radiaciones, la energía producida, equivaldría a 26 millones de kWh”. 01/11/13 10:46 PM

Daniel Riquelme

Ammonio, sería bueno que definas los términos que usas y las especifiques, porque no se te entiende. Y deja de limitarte a negar lo que uno dice. Explícate, define, sé claro.

¿Qué entiendes por materia? ¿Qué emtiendes por masa?

Y deja de decirme que confundo materia y masa. Primeramente quiero que me digas dónde escribí que materia y masa son lo mismo; y en segundo lugar ya no sé como explicarte que la masa es una propiedad de la materia y no que la masa es la materia o viceversa.

Ammonio, ¿alguna vez diste un curso siquiera elemental (más alla del colegio) de física? ¿O simplemente tu opinión se basa en textos de divulgación? Parace que esto último.

Hombre, sos cansino.

Saludos. 01/11/13 11:15 PM

Pato Acevedo

@ Renzo: Precisamente para superar la mera imaginación de la posibilidad de Dios existen estas demostraciones, que apuntan a que, dada la forma como se presenta el mundo, Dios no puede sino existir.

@ Néstor: Me alegro constatar que hasta cierto punto he podido entender correctamente la teoría hilemórfica, aunque no soy ni de lejos un experto en la filosofía escolástica.

Todavía tengo pendiente comprender esta idea de una cadena causal que no retrocede en el tiempo. Tal vez podrías hacer una entrada en tu blog al respecto.

@ Ammonio: Digo que lo que es físicamente imposible no es, por ese solo hecho, lógicamente imposible, y por lo tanto, si bien la creación de masa y energía es imposible para cualquier criatura física, no lo es para Dios. 02/11/13 1:25 AM