Crónica del siglo XXI
La crisis económica iniciada en 2007

El Supremo de EEUU da luz verde a la venta de Chrysler a Fiat

DN AGENCIAS. Washington (EE UU) Miércoles, 10 de junio de 2009

El Tribunal Supremo ha dado vía libre a la venta de Chrysler a la automotriz italiana Fiat, con lo que pone fin a la incertidumbre planteada sobre la operación. El Supremo anunció su decisión después de haber dicho que se daría un tiempo para considerar la oposición planteada por grupos de defensa del consumidor y entidades que administran los fondos de pensión de los trabajadores de la empresa.

La semana pasada un tribunal de apelaciones de Nueva York dio luz verde a la venta, pero al mismo tiempo dio un plazo de tres días a esos grupos para que presentaran sus argumentos ante el Supremo.

Al anunciar su decisión, que implicaba eliminar ese plazo, el Supremo señaló que rechazaba con ella un intento de los detractores del acuerdo por bloquear la venta de los activos a la empresa italiana.

En Roma, Fiat había asegurado que mantendría su oferta por Chrysler, incluso después del próximo 15 de junio, fecha tras la cual la compañía italiana tenía derecho a suspender la operación.

De este modo, Fiat confirmó su intención de no abandonar las negociaciones con Chrysler pese al revés que había sufrido la operación tras la decisión del Supremo de dejar en suspenso la venta.

Fuentes de la industria indicaron que con el dictamen se había eliminado el último obstáculo y ahora las autoridades de Chrysler, que se declaró en bancarrota el pasado 30 de abril, están en libertad de completar la venta de sus activos a Fiat.

Este martes, tanto Fiat como Chrysler y el Gobierno de EEUU habían advertido de que una demora en la venta más allá del plazo del 15 de junio podría llevar al fracaso de un acuerdo.

"Si la transacción no se completa pronto, no hay garantías de que se pueda estructurar y acordar otra que preserve a Chrysler", dijo Fiat en una declaración.

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, había manifestado su esperanza de que el Supremo actuara rápidamente para resolver el problema.

"Las medidas que este Gobierno ha tomado ahora han servido para mantener las plantas en operaciones y salvar fuentes de empleo", indicó.

Poco antes, el juez del Tribunal de Bancarrotas de Nueva York, Arthur González, había dado el visto bueno al fabricante estadounidense para romper su relación contractual con casi 800 concesionarios de su red de franquicias.

Según la orden emitida por el tribunal neoyorquino, esos 789 concesionarios, que suponen cerca del 25 por ciento de la red de franquicias de la compañía en todo el país, deberán dejar de actuar de inmediato como representantes de los productos de Chrysler, así como de las marcas Dodge y Jeep.

González había reconocido la semana pasada que Chrysler tenía pocos motivos para mantener abiertos esos cientos de concesionarios, ya que, de producirse la fusión, los contratos que mantiene con ellos formarán parte de "la vieja Chrysler", en la que se aglutinarán todos los activos que no sean vendidos a Fiat.

Si la venta finalmente se lleva a cabo, y dado que "la vieja Chrysler" no va a fabricar coches, el juez consideró innecesario mantener abiertos los concesionarios.

Tras la resolución judicial de hoy, los concesionarios afectados no podrán utilizar ningún material promocional de las marcas de Chrysler ni tampoco ofrecer reparaciones de productos del fabricante estadounidense.

Durante la vista los abogados pidieron al juez que permitiera a los concesionarios seguir operando con normalidad al menos hasta que el Tribunal Supremo desbloqueara la fusión de Chrysler con Fiat.