Crónica del siglo XXI
La crisis económica iniciada en 2007

Obama anuncia que intervendrá GM con 30000 millones tras su declaración de bancarrota
y dice que una nueva General Motor va a salir adelante y que cuando eso suceda podremos decir que lo que es bueno para General Motor será bueno para los EEUU

Chrysler se declara en quiebra y anuncia una alianza con Fiat

Libertad Digital 2009-04-30

El gigante automovilístico de EEUU Chrysler se declara en quiebra tras no alcanzar un acuerdo con sus acreedores. Obama culpa a los "especuladores" y anuncia que la multinacional ha llegado a un acuerdo para la formación de una alianza con la italiana Fiat.

El gigante automovilístico estadounidense Chrysler ha presentado este jueves la solicitud de quiebra ante el Tribunal de Quiebras del distrito meridional de Nueva York. El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció que la compañía se ha visto obligada a declararse en suspensión de pagos, después que no se haya alcanzado un acuerdo con sus acreedores, aunque señaló que la multinacional con sede en Auburn Hills (Detroit) ha llegado a un acuerdo para la formación de una alianza con la italiana Fiat.

Obama resaltó que el periodo en el que Chrysler se acoja al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras del país será "rápido y eficiente" y servirá para que la empresa sea más competitiva y para asegurar su viabilidad en el futuro. Además, entrar en bancarrota "no es un signo de debilidad", indicó.

Durante una declaración desde la Casa Blanca, el presidente estadounidense explicó con duras palabras que, a pesar de que Chrysler ha cumplido con los requisitos impuestos por el Gobierno hace un mes, la empresa se declara en quiebra por culpa de un "pequeño grupo de especuladores". Se refería a un reducido grupo de fondos de inversión -Oppenheimer Funds, Perella Weinberg Partners y Stairway Capital, según Free Press- que se negó aceptar esta madrugada un acuerdo para canjear la deuda de Chrysler, estimada en 6.900 millones de dólares, por unos 2.250 millones de dólares en efectivo.

Aunque un consorcio de bancos, que son tenedores de un 70% de esa deuda, aceptó el acuerdo, el rechazo de los fondos de inversión que ostentan el 30% restante obligó a Chrysler a declararse en quiebra.

Fiat, accionista mayoritario

Asimismo, Obama resaltó que a través del acuerdo con Fiat, la firma italiana se convertirá en un accionista mayoritario de Chrysler y compartirá "miles de millones de dólares" en tecnología con la compañía estadounidense. También resaltó que el acuerdo con la compañía italiana y la declaración temporal de suspensión de pagos permitirán a Chrysler salvaguardar más de 30.000 puestos de trabajo directos y decenas de miles de forma indirecta. Asimismo, aseguró que a pesar de declararse en suspensión de pagos, la firma mantendrá todas sus obligaciones, informa Europa Press.

Obama apuntó que la colaboración con la corporación europea servirá no sólo para que Chrysler "sobreviva", sino también para que salga de esta situación reforzada para asegurar su éxito en el futuro. Además, el líder del ejecutivo estadounidense resaltó la importancia que tienen las divisiones financieras de las compañías de automóviles. Por ello, apuntó que se ha llegado a un acuerdo para que la financiera de General Motors, GMAC, se encargue a partir de ahora de la dar créditos para la compra de coches de todas las marcas de Chrysler y de Fiat en EEUU.

Nueva compañía en 30 ó 60 días

Por su parte, el consorcio Chrysler, en un comunicado, señaló que la formación de esta alianza con Fiat servirá para "optimizar" sus respectivas experiencias de producción y de suministro internacional, al tiempo que se asegura el acceso a nuevos mercados, ya que Chrysler fabricará en sus plantas motores y componentes de la compañía italiana.

El presidente de Chrysler, Bob Nardelli, señaló que su compañía saldrá de la situación de suspensión de pagos en 30 ó 60 días de manera que estará bien posicionada para mantener una viabilidad a largo plazo. Además, a raíz de la declaración de suspensión de pagos de la empresa, Nardelli comunicó su decisión de abandonar la presidencia de la compañía, una vez que se complete la alianza, para trabajar como asesor del fondo Cerberus Capital.

Por su parte, el consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne, destacó que esta transacción "representa un solución constructiva e importante" a los problemas que ha sufrido Chrysler en los últimos tiempos, al igual que el resto de la industria del automóvil, informa Efe.

Marchionne apuntó que el máximo órgano de gobierno de Chrysler, en la que mantendrá Fiat un 20% del capital, estará formado por tres consejeros nombrados por la firma italiana, y señaló que su empresa se ha asegurado una opción de compra, ejecutable hasta el 1 de enero de 2013, de un 16% adicional de la empresa estadounidense.