La crisis económica iniciada en 2007

Salgado ofrece a las CCAA en 2011 créditos del ICO para liquidar el 50% de lo adeudado y plantea que las CCAA realicen planes de reequilibrio

La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, pretende cerrar el asunto de la deuda que las comunidades Autónomas tienen con el Estado mediante un crédito del ICO. Esa es la solución que ofrece a las autonomías que habían solicitado un aplazamiento de hasta diez años en el pago del dinero que el Estado les había entregado durante el ejercicio de 2009.

De ese año las CCAA deben 18.700 millones de euros. La Generalidad de Cataluña había propuesto una prórroga en el pago de diez años, a lo que el Gobierno se ha negado en redondo. A cambio ofrece hacerlo en cinco tal y como habían acordado previamente los responsables del ministerio y de la Generalidad.

La mitad del moto total de la deuda habría de pagarse conforme a lo convenido, el resto –y esta es la novedad del Consejo de Política Fiscal reunido esta tarde en Madrid– es la posibilidad que el ministerio de Economía ofrece de que las autonomías soliciten créditos en condiciones ventajosas del ICO y con ese dinero liquiden la deuda con la administración central.

Las autonomías se encontrarían de este modo ante la necesidad de pedir un nuevo crédito y tener a dos acreedores: al propio Estado y al ICO. Esto haría aumentar levemente el nivel de deuda autonómico pero permitiría que las CCAA hiciesen frente a los pagos urgentes.

La propuesta del Gobierno es todavía eso mismo, una propuesta, que tendrá que ser previamente elaborada y luego enviada a cada uno de los consejeros de Hacienda. De los casi 5.000 millones de euros que las comunidades a las que la liquidación les salió negativa tendrían que devolver unos 2.500 millones al Gobierno tal y como las propias comunidades habían solicitado.

El resto sería aportado por una línea ICO que funcionaria similar a la de los ayuntamientos y que está destinada exclusivamente a pagar a proveedores. Estas líneas de crédito son amortizables a 3 años con un tipo de interés que Salgado no ha especificado.

Exige una modificación legal pero podría estar disponible en los primeros días de enero de 2012. Consigue los mismos efectos que el aplazamiento pero de una forma más razonable ya que va dirigido al pago de facturas. Esa ha sido la propuesta que perfeccionaremos en los proximos días y ha sido razonablemente recibida ya que no ha sido votada.

Estabilidad y reequilibrio

Los objetivos del Gobierno para este Consejo de Política Fiscal eran que se aprobase el objetivo de estabilidad para cada una de las CCAA e informar los planes de reequilibrio de algunas de ellas. En concreto se ha aprobado el plan de reequilibrio de Andalucía, Extremadura, Islas Baleares y Comunidad Valenciana. El plan de reeequilibrio económico y financiero es la manifestación en virtud de la cual cada comunidad se compromete a cubrir su objetivo de déficit asignado.

Elena Salgado ha remarcado en la rueda de prensa posterior al Consejo que las autonomías dispondrán el año próximo de más dinero para gastar, en concreto 12.700 millones más que este ejercicio, 7.912 de los cuales correspondientes a transferencias netas. La ministra ha manifestado que el esfuerzo de las comunidades autónomas será "menor que el de la administración general del Estado".

----------------------------

Un compromiso de los ejecutivos regionales de votar en cada uno de sus parlamentos una regla de gasto

2011-07-28 LIBRE MERCADO

Hay un conocido refrán español que dice que "quien no se consuela es porque no quiere". Pues bien, Elena Salgado y Manuel Chaves parece que sí quieren consolarse y no van a dejar que la realidad estropee su verano. Este miércoles, el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que reúne al Gobierno con los consejeros de Economía de las comunidades autónomas, acabó sin ningún acuerdo relevante que llevarse a la boca. El Mundo lo califica de "fracaso total" e incluso El País admite que "lo único aprobado sin conflicto fueron las cifras a largo plazo".

De hecho, la vicepresidenta se vio obligada a retirar la propuesta estrella que llevaba a la reunión: la regla de gasto para las regiones. Además, no hubo ningún consenso sobre cómo ligar el gasto al crecimiento del PIB. Para salir con algo que ofrecer a los medios, se cambió el documento de Hacienda por un compromiso de los ejecutivos regionales de votar en cada uno de sus parlamentos una regla de gasto y ponerlas en común en la próxima reunión. En realidad, ni siquiera la propuesta más novedosa, que el ICO financie la deuda de las CCAA, estaba muy preparada, pues tal y como explicaba esta mañana Percival Manglano, consejero de Economía de Madrid, en esRadio, se presentó de improviso por Salgado, sin papeles, ni detalles de cómo se aplicaría.

Sin embargo, nada de esto ha amilanado a Salgado, que este jueves por la mañana ha asegurado en la Cadena Ser que fue "un buen Consejo". Además, su compañero Manuel Chaves, el vicepresidente encargado de los asuntos territoriales, ha asegurado en RNE que la reunión fue "muy razonable". Vamos, optimismo al máximo. La realidad no quitará la sonrisa de ninguno de los dos.

"La sangre no llegó al río"

De esta manera, el Ejecutivo se ha felicitado simplemente por que, pese al "ruido" que hizo previamente el PP, no hubo tensión, ni enfrentamiento, ni confrontación, ni la sangre llegó al río, aunque alguno lo esperaba.

Salgado ha señalado que las peticiones del PP "no se consideraron razonables y no se aceptaron" por parte del Gobierno, por lo que las comunidades gobernadas por este partido no tuvieron los resultados que esperaban. Sin embargo, ha recordado que todas las autonomías recalcaron que su compromiso con el cumplimiento del déficit era "absoluto" por lo que, en ese sentido, "fue un buen Consejo".

Por su parte, Chaves ha asegurado que la reunión fue "muy razonable" porque las propuestas que el Gobierno puso encima de la mesa salieron adelante con la abstención o el voto favorable de los consejeros de las comunidades gobernadas por el PP. El vicepresidente territorial ha añadido que no hubo "tensión", ni "enfrentamiento", ni "confrontación", "ni la sangre llegó al río aunque alguno lo esperaba" y, al igual que Salgado, ha hecho hincapié en que todas las autonomías estuvieron de acuerdo en la necesidad de cumplir el objetivo del déficit y establecer una regla de gasto, según recoge Efe.

La polémica del copago

Salgado se ha referido, por último, a las declaraciones del presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, en las que advirtió que su comunidad podía devolver las competencias en sanidad y educación y ha dicho que eso es "negar la propia esencia" de las autonomías. "Afortunadamente, ningún otro presidente ha seguido por ese camino", ha señalado la vicepresidenta económica, quien ha recordado además que es "imposible" devolver las competencias al Estado.