......La negociación de Zapatero con la ETA de 2005 a 2007...Los crímenes de la ETA y su castigo....864 ASESINADOS POR LA ETA DESDE 1960....Crónica del siglo XXI.. ..INDEX

Capturado Carrera Sarobe, "Ata", jefe del aparato militar de la ETA,
implicado en los asesinatos de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero,
del brigada francés Jean-Serge Nérin (marzo de 2010),
de Manuel Giménez Abad (mayo de 2001),
del guardia civil Juan Carlos Beiro (septiembre 2002)
y de los policías Bonifacio Martín Hernando
y Julián Embid Luna (en mayo de 2003 en Sangüesa)
También capturado Aguirregabiría implicado en el asesinato del francés Jean-Serge Nérin

Carrera Sarobe fue condenado por el asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero por la justicia francesa en abril de 2013 a cadena perpetua, con un cumplimiento mínimo de 22 años de prisión

La Vanguardia 25/04/2013 21:55 | Actualizado a 26/04/2013 21:33 http://www.lavanguardia.com/politica/20130425/54371557059/francia-condena-etarra-carrera-sarobe-cadena-perpetua.html

París. (EFE).- Francia condenó este jueves al etarra Mikel Carrera SarobeAta, a cadena perpetua, con 22 años de cumplimiento mínimo, y a Saioa Sánchez Iturregui, Hintza, a 28 años de prisión por el asesinato en Capbreton el 1 de diciembre de 2007 de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero.

Carrera Sarobe, de 40 años, tendrá que pasar como mínimo 22 años entre rejas antes de poder acogerse a cualquier beneficio penitenciario, según la sentencia del Tribunal de lo Criminal de París, que le consideró el responsable del comando de tres personas que asesinó, con premeditación, a Raúl Centeno y Fernando Trapero.

El tribunal también fijó en al menos dos tercios de los 28 años el periodo que Sánchez Iturregui (31 años) tendrá que cumplir de forma efectiva en la cárcel por ese crimen, que se desarrolló en el aparcamiento de una cafetería de Capbreton donde el trío de etarras habían coincidido con los dos agentes, cuando éstos estaban en una misión de detección de miembros de la banda en esa parte de Francia.

Si hasta ese punto las siete juezas siguieron casi exactamente la petición de la Fiscalía, se desmarcaron de la acusación al absolver a Bengoa, contra el que no consideraron que las pruebas aportadas fueran suficientes para demostrar su culpabilidad.

De hecho, y en ausencia de un reconocimiento por parte de los testigos del crimen o de trazas genéticas que hubieran dejado en su huida -algo que sí se daba para "Ata" e "Hintza"-, el principal elemento que pesaba en su contra era el peritaje de los perros policía del olor de lamuestra que se había tomado en las sillas que el comando ocupó en la cafetería de Capbreton.

El tribunal no quiso abrir paso a una jurisprudencia que admitiera como prueba condenatoria de un delito de esta magnitud el peritaje de los perros policía que asociaron esa muestra con la que se realizó cuando Bengoa fue capturado cuatro días más tarde, al término de una accidentada huida junto a Sánchez Iturregui.

En cualquier caso, pese a no llevar más que unas semanas integrado en la organización terrorista de acuerdo con la acusación, este hombre de 37 años fue sentenciado a 15 años por otros cargos, lo que alienta las dudas de las magistradas sobre su responsabilidad en Capbreton.

De los otros cuatro encausados en este sumario, que no estaban imputados directamente por el asesinato, la sanción más fuerte fue para Garikoitz Aspiazu Rubina, "Txeroki" (39), de nueve años, esencialmente como dirigente terrorista en el momento de los hechos -un cargo por el que también fue condenado Carrera Sarobe-.

Para "Txeroki", se trata de la primera vez que es sentenciado en Francia en tanto que jefe de la ETA, aunque como sólo se refería a unas pocas semanas a finales de 2007, queda margen para que la justicia francesa le vuelva a sentar en el banquillo para reprocharle haber estado al frente del aparato militar durante al menos cuatro años hasta su captura el 17 de noviembre de 2008.

En Francia ya había sido sentenciado en tres ocasiones a veinte, ocho y seis años respectivamente, con lo que sumaba más del máximo de 30 años que fija la legislación de cumplimiento efectivo.

El Tribunal de lo Criminal de París dictó siete años para Ibón Goieaskoetxea Arronategi (47), cinco para Eider Uruburu Zabaleta (35) y otros tantos para Iratxe Sorzábal Díaz (41).

Sorzábal Díaz, considerada una de las actuales dirigentes de la banda -era uno de los que fueron expulsados de Noruega el pasado invierno- fue la única que no compareció durante las cuatro semanas de audiencia en París, ya que se encuentra en busca y captura, con lo que fue condenada en rebeldía.

Las familias de Centeno y Trapero se mostraron satisfechas por la cadena perpetua de Carrera Sarobe y los 28 impuestos a Sánchez Iturregui, pero por boca de su abogado, Bérenger Tourné, manifestaron una cierta desazón ante la absolución de Bengoa.

"El duelo no puede empezar ahora para mis clientes" porque "de este proceso se escapa para ellos la sombra del tercer co-asesino", señaló Tourné, que también se quejó del "mutismo" de los acusados y del "muro de las autoridades de tutela al que nos hemos enfrentado" para conocer algunos detalles que considera sin respuesta sobre el crimen de Capbreton.

El juicio terminó con un incidente entre etarras y familias 

El juicio ha terminado con un incidente entre los etarras, que se pusieron a cantar y a lanzar vivas a la ETA, y los familiares de los agentes, que les respondieron.

Una vez que la presidenta del Tribunal de lo Criminal, Xavière Simeoni, levantó la audiencia, los seis etarras que se han sentado en el banquillo desde el pasado día 2 se pusieron a cantar el "Eusko Gudariak", lo que desencadenó la reacción de las familias de los agentes asesinados.

"¡Toda la vida en la cárcel, asesinos, cobardes!" fue uno de los gritos que les lanzó desde los asientos de la acusación particular la madre de Centeno, Blanca Esther Bayón González, una de las que más se escuchó.

También se oyeron otras proclamas de "¡Viva la Guardia Civil!" mientras los seis condenados -hay una séptima, la dirigente etarra Iratxe Sorzábal Díaz, que también ha sido sentenciada en rebeldía, ya que se encuentra en busca y captura- al terminar de entonar el himno al soldado vasco lanzaron repetidamente el "¡Gora ETA!".

Blanca Bayón González había señalado poco antes, en declaraciones a la prensa, que estaba "encantada" con la condena a cadena perpetua dictada contra Mikel Carrera Sarobe, como responsable del comando que mató, con premeditación, a los dos agentes españoles cuando desarrollaban una misión de detección de etarras en el suroeste de Francia.

Igualmente se mostró satisfecha con los 28 años de prisión, dos tercios de los cuales como mínimo de cumplimiento entre rejas, para Saioa Sánchez Iturregui, aunque paralelamente dijo que "no (estaba) contenta con la absolución por el crimen del tercer inculpado por esos hechos, Asier Bengoa López de Armentia.

No obstante, puntualizó que Bengoa "también tiene lo suyo", en referencia a los 15 años que le impuso el tribunal por otros cargos que pesaban sobre él en este sumario.

La madre del fallecido Raúl Centeno dijo que asistir al proceso por el asesinato de los dos jóvenes guardias civiles "ha sido muy duro", pero añadió: "nos vamos con un cierto alivio por las condenas".

Y aunque en términos generales dijo estar satisfecha por la posibilidad que se dio a las familias de hablar a las juezas en la audiencia, también puntualizó que "podrían haber dedicado más tiempo al doble asesinato" y no a cuestiones políticas, evocadas en particular por la defensa.

Sobre la calificación que ésta había dado de los etarras, Blanca Bayón González rechazó que se los quiera presentar como presos políticos: "son asesinos cobardes", dijo.

El tribunal, aparte de condenar penalmente a Carrera Sarobe y a Sánchez Iturregui, también los condenó por lo civil al reembolso al Estado español de los 447.000 euros que adelantó en concepto de indemnización a las familias de los guardias civiles.

A la pareja de terroristas se le impuso también, de forma solidaria, el pago a cada uno de los padres de los agentes de 53.000 euros y de 33.000 para los hermanos. Unas cantidades que casi con total seguridad no serán abonadas, en la medida en que los reos se declaran insolventes.

------------------------------------------------------

Las pruebas de ADN sitúan a Carrera Sarobe en el asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton

DN lunes, 2010-05-24 J. Arias Borque

Las Fuerzas de Seguridad francesas confirmaron este lunes, 2010-05-24, que el etarra Mikel Carrera Sarobe, capturado el jueves 20.05.2010, y al que Rubalcaba vendió como el nuevo número uno de la ETA, participó en los asesinatos de Capbreton. Los cuatro etarras comparecerán este lunes ante la juez antiterrorista.

Mikel Carrera Sarobe fue uno de los tres terroristas de la ETA que el 1 de diciembre de 2007 participaron en el asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero, después de que los agentes se encontrasen con tres etarras en el bar de un centro comercial de la localidad francesa de Capbretón.

Así se desprende del análisis científico y las pruebas de ADN practicadas en el país vecino al etarra al que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, vendió horas después de su detención como el número uno de la ETA hasta el momento de su captura, y que coincidiría con las huellas digitales y restos personales encontrados en el coche en el que huyeron los terroristas, un Peugeot 307 Break, que robaron a una mujer francesa a la que tuvieron secuestrada, y que no pudo ser localizado hasta el mes de mayo de 2008, aparcado en un centro comercial de Burdeos. Esta mujer, deberá pasar también por comisaría para identificar en una rueda de reconocimiento al etarra.

De este modo, se aclaran las circunstancias del primer atentado de la organización terrorista ETA contra agentes españoles en suelo francés. Y es que la justicia francesa mantenía hasta ahora a sólo dos terroristas imputados por estos hechos: Saoia Sánchez y Asier Bengoa; cuando los testigos hablaban de que fue cometido por dos hombres y una mujer.

Durante varios meses, se sospechó de la participación directa en este atentado del ex número uno de la ETA Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, conocido como Txeroki, después de que los etarras que conformaban el grupo Navarra de la ETA le señalasen como uno de los asesinos de Capbretón. Sin embargo, la justicia francesa descarta casi su presencia en los hechos desde finales de noviembre de 2008. De hecho, la pistola con la que fue capturado Txeroki no coincide con las que se emplearón en Capbretón. Pese a todo, siguen las dudas.

En Francia, la Fiscalía antiterrorista de París solicitó oficialmente este lunes la imputación de los cinco terroristas de la ETA detenidos el pasado jueves, 20.05.2010, –Mikel Carrera Sarobe, Arkaitz Aguirregabiria del Barrio, Maite Aranalde Ijurco y Benoît Aramendi,– por asociación de malhechores con fines terroristas –que sería el equivalente en España a pertenencia a banda armada–, receptación de bienes robados, detención de armas y falsos documentos, y extorsión en banda organizada, entre otros delitos.

Los cuatro etarras comparecerán ante la juez antiterrorista gala Laurence Le Vert, que será la encargada de dictar su procesamiento, según fuentes del ministerio público galo consultadas por Efe. Posteriormente, será un magistrado de las libertades y la detención el que se pronuncie sobre su ingreso en prisión.

---------------------

El grupo Navarra de la ETA desarticulado en octubre de 2008

2008-10-31 L D (Agencias)

El jefe del grupo Navarra de la ETA desarticulado el pasado martes, Aurken Sola Campillo, y su segundo, Xabier Rey Urmeneta, han confesado a la Policía Nacional, por separado, que el máximo jefe de los pistoleros de la ETA, Garikoitz Azpiazu, "Txeroki", les confesó hace dos semanas que está implicado en el asesinato de dos guardias civiles en Capbreton (sur de Francia) el 1 de diciembre de 2007, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación.   

Los dos detenidos en Pamplona recibieron hace dos semanas en el sur de Francia un cursillo sobre el manejo de armas y explosivos, impartido por el jefe de los pistoleros de la ETA. Durante el mismo, "Txeroki" les confesó que él es uno de los tres etarras que estaban en la cafetería cuando detectaron a Fernando Trapero y Raúl Centeno, sobre los que después dispararon. Sobre la identidad de los otros implicados, "Txeroki" se limitó a trasladarles que eran "dos militantes de ETA", según la declaración de Aurken Sola y Xabier Rey.

El diario La Razón había adelantado en su edición de este viernes que uno de los detenidos del grupo Navarra había declarado ante la Policía la confesión que le había trasladado "Txeroki".  

Asier Bengoa y Saioa Sánchez fueron capturados cuatro días después, a cientos de kilómetros de allí, en el departamento de Lozere, y están acusados formalmente del doble asesinato. Sin embargo, fuentes de la lucha antiterrorista aseguran que sólo la mujer reconoció su presencia en Capbreton y que podría ocurrir que su compañero de grupo, Bengoa, con el que compartía un piso en Toulouse, acudiese en su ayuda mientras huía del cerco policial y nunca hubiese estado en el lugar de los hechos.   

Hasta el día de hoy se han encontrado tres de los coches utilizados en la huida: el Peugeot 307 gris con el que abandonaron el lugar de los hechos los tres etarras, el que robaron en Haute-Mauco una hora después, secuestrando a su dueña, y un Renault Clio verde con el que se acercaron a un joven para robarle su Volkswagen Golf, cerca de Perigueux, a los tres días del doble crimen.   

El primero de los vehículos fue decisivo para que la Fiscalía de París implicase en el crimen a Asier Bengoa, ya que se encontró en su interior un cepillo de dientes con el ADN del terrorista. En el Renault Clio se encontraron 142 casquillos de bala, procedentes de las pruebas de tiro realizadas días antes por Bengoa y Sánchez, de los cuales 71 correspondían al calibre usado por los asesinos de los guardias civiles.   

En el Clio también aparecieron cabellos rubios de los que lucía Saioa Sánchez antes de comprarse un tinte oscuro y cortarse el pelo durante la huida, además de tarjetas de teléfono prepago y placas falsas de matrícula. Este coche era utilizado, al igual que el piso hallado en aquellos días en Toulouse, por el 'comando' que formaban Saioa Sánchez y Asier Bengoa.  

Sin rastro del arma   

Sin embargo, el arma del crimen sigue sin aparecer. Ni el revólver Magnum 357 que llevaba Bengoa en el momento de la detención, ni la pistola semiautomática 9 mm que portaba Saioa Sánchez fueron utilizadas en los asesinatos, según las distintas pruebas de balística realizadas.   

Los investigadores mantienen abiertas varias hipótesis. Si como apunta algún testimonio no concluyente, fue la mujer quien disparó a los guardias civiles, se podría haber deshecho del arma o habérsela entregado al tercer etarra huido. También puede ser que "Txeroki", o cualquiera de los "otros dos militantes" fuera el autor de los disparos y huyera con el arma.  

El interrogante del billete de metro   

Además, sigue habiendo una pieza que no encaja: el billete de metro encontrado en poder de Bengoa y Sánchez al ser detenidos en Louzere el 6 de diciembre. Ese billete fue adquirido el mismo día del atentado de Capbreton a cientos de kilómetros de allí. Los investigadores creen que los dos terroristas pasaron por el piso franco de Toulouse durante su huida y 'limpiaron' las evidencias que allí podrían haberse recogido. En esa visita podrían haber recogido el billete que una tercera persona habría adquirido.   

La hipótesis que apunta a que Bengoa no habría estado en el lugar del atentado y que su entrada en escena se hubiese producido al acudir a la llamada de auxilio de su jefa de grupo, Saioa Sánchez, se completa con que él podría haber comprado el billete y, en ese caso, serían otros dos los hombres que habrían acompañado a la etarra en la cafetería de Capbreton la mañana del 1 de diciembre.

-------------------------

Muere el guardia civil Fernando Trapero tras los disparos de la ETA en Capbreton

Madrid, miércoles, 5 DIC 2007

El guardia civil de 23 años Fernando Trapero, tiroteado el pasado sábado, 1.09.2017, por tres etarras en Capbreton (al sur de Francia), ha fallecido hoy, miércoles, 5.12.2007, según ha confirmado el fiscal general de la República de París (equivalente al fiscal general del Estado). En el atentado, los presuntos etarras mataron de varios tiros al también guardia civil de 24 años Raúl Centeno. Los dos jóvenes fueron asaltados por los presuntos miembros de la banda armada a la salida de una cafetería después de haber coincidido en el interior.

En el ataque, Trapero recibió un disparo directamente en la cabeza y el impacto en una pierna de una de las balas que atravesó a su compañero. Desde el pasado sábado, el agente nacido en Madrid ha permanecido ingresado sin actividad cerebral en en el hospital Côte Basque de Bayona tras ser trasladado con "traumatismo cráneocerebral" y un "edema cerebral mayor". Es la cuarta víctima mortal de ETA desde la ruptura de la tregua.

Hasta este hospital se desplazó ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien, ha transmitido sus condolencias a la familia de Trapero y ha ordenado que se inicien los trámites para su repatriación.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha acordado otorgar la medalla al mérito ciudadano en su categoría de oro a los dos guardias civiles víctimas del "salvaje atentado" perpetrado por la ETA.

El Pleno del Ayuntamiento de El Tiemblo (Avila) ha aprobado esta tarde por unanimidad la concesión de la medalla de oro de la villa a Trapero y la dedicatoria de una calle al joven fallecido y otra a la Guardia Civil.

El funeral de Estado por el guardia civil se celebrará el viernes a mediodía en el colegio de guardias jóvenesde la Guardia Civil Duque de Ahumada en Valdemoro (Madrid) y posteriormente será enterrado por la tarde en Ávila.

--------------------------

Funeral de Estado por la muerte de Fernando Trapero

EL PAÍS Madrid 7 DIC 2007

Los Reyes y los Príncipes de Asturias han presidido hoy el Funeral de Estado por el guardia civil Fernando Trapero al que también ha asistido el Presidente del Gobierno. Trapero fue tiroteado por presuntos etarras junto a su compañero Raúl Centeno a la salida de una cafetería de la localidad francesa de Capbreton el pasado sábado. Centeno falleció tras el atentado.

Trapero murió el pasado miércoles en el hospital de Bayona en el que permanecía en estado crítico desde el atentado. El funeral se ha oficiado en el colegio de guardias civiles Duque de Ahumada en Valdemoro (Madrid). El agente será enterrado en la localidad de El Tiemblo (Ávila). La Comunidad de Madrid otorgó a Trapero y Centeno la medalla al mérito ciudadano en su categoría de oro.

Al acto ha asistido una amplia representación del Gobierno, encabezada por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, así como los presidentes del Congreso y del Senado, Manuel Marín y Javier Rojo, y del Tribunal Supremo y del Constitucinal, Francisco José Hernando y María Emilia Casas. Los ministros del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; de Defensa, José Antonio Alonso; y de Administraciones Públicas, Elena Salgado, también han estado presentes.

El director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, ha recibido a las puertas del acuartelamiento a los asistentes, entre los que están representantes de todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, incluida la Ertzaintza y los Mossos d'Esquadra, así como de la Policía francesa.

A la llegada al acto fúnebre, los Reyes y los Príncipes de Asturias han saludado a los padres, la novia y los hermanos de Fernando Trapero Blázquez, que estaban acompañados por los familiares de su compañero Raúl Centeno, el otro guardia civil asesinado en el atentado del pasado sábado. El féretro del agente, cubierto por la bandera de España, ha llegado a hombros de sus compañeros de unidad mientras la banda de la Guardia Civil tocaba la Marcha fúnebre de Chopin.

El ataúd con los restos mortales de Trapero ha quedado instalado en el centro del patio de cuartel del que fue alumno, flanqueado por seis guardias civiles vestidos con el traje de gran gala del instituto armado. Además de la representación gubernamental, han asistido al funeral, oficiado por el vicario general castrense Angel Cordero, los líderes del PP y de IU, Mariano Rajoy y Gaspar Llamazares, así como los portavoces parlamentarios del PSOE, Diego López Garrido, y del PP, Eduardo Zaplana.

También han asistido la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón.

La Fiscalía de París considera ya a Asier Bengoa y Saioa Sánchez, los dos etarras detenidos el miércoles en suelo francés, como sospechosos del asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero. Hasta ahora, ambos terroristas eran formalmente sospechosos tan sólo del intento de robo de un vehículo, pero las últimas pruebas efectuadas han llevado al Ministerio público francés a cambiar su condición.

La Fiscalía se basa sobre todo en el análisis de decenas de casquillos encontrados en ese coche para vincular a los dos etarras con el crimen de Capbreton, porque sus características son las mismas que las de los casquillos hallados en el vehículo donde fueron asesinados los agentes españoles.

Hasta el momento existían dos procedimientos diferentes, uno por el atentado y otro por el intento de robo de un coche en la zona de Périgueux; a los detenidos, que han admitido su pertenencia a la banda terrorista, se les implicaba directamente en el segundo. Ahora, no obstante, la Fiscalía ha optado por unir ambas investigaciones a la luz de las conclusiones de las pruebas aportadas por los expertos antiterroristas. Estos datos permitirán a la Fiscalía pedir el procesamiento de los dos etarras, por el asesinato de los agentes de la Guardia Civil, además de por posesión ilegal de armas y documentos falsos e intento de robo.