Pe.artículos de Cristiandad de Barcelona.r..Textos de Canals en Cristiandad de Barcelona....Textos de Canals ...Textos del Padre OrlandisECanals, el mayor filósofo y teólogo del siglo XXu ..Textos....INDEX.

Canals rechazaba radicalmente el semipelagianismo y el semijansenismo

Decía Canals

"Obrar bien es por efecto de la gracia. Obrar mal es por nuestra culpa".

"Los santos, cuando obraban bien, siempre tenían la posibilidad de obrar mal".

"Siempre se puede resistir a la gracia. Los santos cuando obedecían y eran fieles a la gracia podrían haber resistido y desobedecido".

"No se puede ser anticomunista las 24 horas del día, si no se es devoto del Sagrado Corazón".

Decía Canals que hay dos Papas y dos textos que han cerrado el paso claramente a la revolución, al modernismo y en definitiva a la religión del Anticristo: el Syllabus del beato Pío IX y la Pascendi de san Pio X

"San Ignacio de Loyola era el que tenía mayor tensión en su época".
(Tensión significa querer lo que Dios quiere; anhelar lo que anhela el Corazón de Jesús, el Verbo hecho carne; querer ejecutivamente lo que es el verdadero interés de la Iglesia)

"Somos ramieristas", definición de Schola Cordis Iesu por Canals
Así lo expresó, como presentación, ante un ilustre visitante francés:
"
Nous sommes des ramièristes".

Decía Canals que, cuando a uno le hacen algo malo, es él quien necesita pedir perdón, en el sentido de pedir que le perdonen el castigo de las justificaciones con las que el agresor, para cargarse de razón, añade más agresiones. 

También decía Canals que cuando a uno le echan de un sitio bueno debe "echar la puerta abajo".

Y que "no hay que pararse ante una puerta abierta". [En el sentido de que si uno quiere entrar en un buen lugar, no debe dejar de hacerlo y autoexcluirse, si no le ponen ningún obstáculo].

"El Papa no es infalible cuando calla o manda callar".

"Ahora que estamos unos cuantos, recemos un padrenuestro". [Sigue en pie la propuesta de rezar, cuando nos juntemos los de Schola, un padrenuestro por el eterno descanso de Canals y de los demás de nuestros difuntos].

"Dios sobre todo".

"Recemos un padrenuestro".

"Ahora que estamos varios, recemos un padrenuestro". [Lo reiteraba, una y otra vez].

[También sigue en pie la propuesta de que se recojan las enseñanzas verbales de Canals].

 

«La mentalidad progresista, con instrumentos filosóficos del idealismo romántico, contaminó el sentimiento de amor a la patria de muchos pueblos cristianos, transformándolo en un nacionalismo que ha sido causa frecuente de reducción inmanentista de su propia tradición religiosa» (Francisco Canals Vidal, 1998).

«Me siento con libertad y casi con el sentimiento del deber de propugnar una profunda reforma de la enseñanza del pensamiento filosófico en las escuelas católicas, para dar a la filosofía cristiana, a la vez, solidez filosófica y adecuación armónica con el contenido inteligible de los dogmas revelados» (Francisco Canals Vidal, 2007).

"Toda la razón de ser de la revista Cristiandad es la afirmación del Reinado de Cristo en el mundo, tal como se formuló sobre todo en los documentos de León XIII y de Pío XI sobre la consagración del linaje humano al Sagrado Corazón y la institución de la festividad de Cristo Rey" (Francisco Canals Vidal, 1999).

La futura unidad religiosa de toda la humanidad

Canals dijo que el Concilio Vaticano II anunció la unidad religiosa de toda la humanidad

«Según el Apóstol, los judíos son todavía hoy muy amados de Dios por causa de sus padres… la Iglesia espera, con los Profetas y con el mismo Apóstol, el día sólo por Dios conocido en que todos los pueblos invocarán el nombre del Señor con una sola voz y le servirán con un solo hombro (Soph. 3, 9)» (Concilio Vaticano II. Nostra aetate, 4).

Tratando de la religión judía, y afirmando la futura conversión de Israel, el texto anuncia la futura unidad religiosa de toda la humanidad.

La teología de la historia del Padre Orlandis, S. I. y el problema del milenarismo............... CRISTIANDAD, Barcelona. Año LV - Núms. 801-802 Marzo-Abril 1998. Págs. 23-28

Canals, durante años y años, hacía suya la idea genial de que el anticristo es una persona moral.

Pero al final en sus escritos aparece siguiendo la equivocada opinión de Suárez de que el anticristo será una persona física. En esto hace como Rovira Orlandis. Y se equivoca.

De Suárez citaba la idea de que cambiaría toda su ciencia teológica por rezar bien un avemaría. Lo cual está muy bien.

También está bien la idea de Suárez, citada por Canals, de que Satanás promueve las tentaciones. Podemos pensar que no sólo eso, sino, prolongando la idea, que, de los tres enemigos del alma, Satanás acaudilla a los otros dos y que Satanás utiliza todas nuestras circunstancias desfavorables, incluyendo nuestras dolencias y malas tendencias, enfermedades y males físicos y psicológicos, como el estrés, para oprimirnos, hacernos sufrir y sobre todo para tentarnos para intentar hacernos pecar. Como se ve en el evangelio, en el libro de Job y como dice san Pablo:

«Si os indignáis, no lleguéis a pecar; que el sol no se ponga sobre vuestra ira. No deis ocasión al diablo» (Ef 4,26-27).

Todo el mundo sabe que el estrés puede agravar o desencadenar cualquier afección.

San Policarpo decía: Estoy seguro de que estáis bien instruidos en las sagradas Escritura... Según lo que se dice en estas mismas Escrituras, si os indignáis, no lleguéis a pecar: que la puesta del sol no os sorprenda en vuestro enojo (Carta de san Policarpo a los Filipenses 12,1-14).

-------------------------------------------------

 

Si el entonces Arzobispo de Cracovia, el Cardenal Karol Wojtyla pudo decir hace algunos años: «estamos en los umbrales de una nueva escatología», parece que ahora tendríamos que reconocer que ya ha sido sobrepasado este umbral con los textos del nuevo Catecismo.

El camino emprendido nos hará superar dos malentendidos que, más o menos inexpresados, han obstaculizado durante siglos el avance de la doctrina escatológica por los caminos ahora nuevamente emprendidos.

Se refiere el primero a lo que pensamos con las palabras «día del juicio» y cuando a este día del juicio de Dios le añadimos el calificativo de «último o final». Tendemos a pensar en un instante, la venida del Señor, la conflagración del mundo, la resurrección de los justos y de los pecadores, la salvación de aquéllos y la condenación de éstos y la no existencia de la historia humana.

Es ahora muy necesario abrir nuestra mente al mensaje contenido en las palabras de San Agustín:

«La Iglesia universal del Dios verdadero confiesa y profesa que Cristo ha de venir del cielo a juzgar a los vivos y a los muertos, y a esto le llamamos nosotros último día del divino juicio, esto es el tiempo último. Pues, por cuantos días se extienda este juicio es incierto: pero las escrituras santas usualmente ponen el término día en lugar de tiempo, como no ignora el que haya leído, por más ligeramente que lo haya hecho aquellas letras santas. Así pues cuando decimos día del juicio de Dios, añadimos último o novísimo, lo que indica que también ahora juzga y que desde el principio del tiempo juzgó» (43. San Agustín De Civitate Dei lib. XX, cap. 1, núm. 2).

De este tiempo último del Juicio de Dios, de su Advenimiento y de su Reino, cuya duración desconocemos, hemos de sentir según la palabra de Dios que en uno y otro Testamento nos habla. Es éste el segundo malentendido que nos obligará a remover la renovación de la escatología en que hemos entrado: en modo alguno la venida del Rey a la tierra, el descenso de la nueva Jerusalén, desde el cielo a la tierra, vendría a justificar una esperanza «mundana» y «terrenal». No se trata de que finjamos un Mesías en que pueda culminar el amor al mundo y la soberbia del hombre, sino de la gloria del Señor, que «en aquel día será ensalzado únicamente» y de la consumación y plenitud de la benevolencia y gracia salvadora de Dios.

(44. «Pues Yahveh-Sebaot tiene determinado un día, contra todo lo altanero y elevado... entonces se doblegará el orgullo humano y se humillará la altivez de los hombres y sólo Yahveh será ensalzado aquel día».
Isaías 2, 11-12, y 17).

--------------------------------------------------

Canals decía que, siendo Jefe de Estudios del Instituto Balmes de Barcelona, declaraba exentos de la asignatura de Religión a los alumnos que manifestaban que no eran católicos. Fue catedrático de ese centro en 1958. El Estado era entonces confesionalmente católico y aparte de eso era una dictadura.

[La tolerancia es una virtud y como tal es propia de un Estado confesionalmente católico. En cambio, en un Estado confesionalmente aconfesional, la sana laicidad que se nos predica es una utopía, y lo que hay es laicismo cada vez más puro y duro. Por más que entonen el "no es esto, no es esto", la realidad les dice: Tú lo quisiste, fraile mostén, tú lo quisiste, tú te lo ten].

--------------------

Reivindicar la sana laicidad es pedir que las propuestas y aportaciones de los católicos sean tenidas en cuenta. Frente al laicismo, que excluye toda presencia de lo católico en la vida pública. Ya sería mucho. Porque algo es más que nada. Pero, cuando se permite que se presenten las propuestas católicas y luego se imponen normas anticristianas y antihumanas como las que legalizan dar muerte a niños en el vientre manterno, ¿acaso alguien puede pretender que nos sea lícito a los católicos acatar esas normas anticristianas y antihumanas? La respuesta establecida por Dios es el non possumus. Ni se obedecen, ni se cumplen. Como decía Canals, no se puede aceptar deportivamente el resultado.

----------------------

«Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura»  (Mt 6,33).
O por quitadura,
decía Canals.

----------------------

«Has guardado mi Palabra y no has renegado de mi nombre» (Ap 3,8).

Canals explicaba esta expresión, has guardado mi palabra, diciendo que significa que las autoridades eclesiásticas de esta época simplemente no han desechado la palabra de Dios, no la "han tirado por la ventana", decía Canals textualmente. Ciertamente en el propio versículo, el Apocalipsis explica esta expresión, has guardado mi Palabra, diciendo que consiste en que no has renegado de mi nombre. Y lo dice como un elogio. Y se está refiriendo a los fieles con las autoridades eclesiásticas y el Papa a la cabeza, a la santa Madre Iglesia Jerárquica. Sólo no renegar ellos ya es elogiable. Debido a la que está cayendo.

---------------------------

El Padre Orlandis decía que él, que tenía como evidentes las cinco vías de santo Tomás como demostraciones racionales de la existencia de Dios, si no tuviera la gracia de la fe, perdería la fe y sería ateo (Citado por Canals en su conferencia de la Asamblea General de Schola Cordis Iesu del 29.12.2002).

Canals: "el padre Orlandis afirmaba la influencia de la gracia en las acciones naturales".

Canals recordaba que el Padre Orlandis decía insistentemente:

"En el cielo nos vamos a llevar muchas sorpresas".

"Enseño Teología de la Historia para formar celadores del Apostolado de la Oración".

"Ya le pueden dar vueltas; en el Reino de Cristo lo que habrá será democracia"

«Es una corriente que lleva a la pérdida de la fe», repetía el Padre Orlandis refiriéndose al catolicismo liberal y a su evolución democrática y socialista.

"La última gran difusión del evangelio se ha dado paralelamente a la apostasía. Es el caso de la Francia revolucionaria que, al mismo tiempo, fue la gran Francia misionera del siglo XIX".

"Aquí, aquí, aquí, aquí, aquí...". (Hay que estar en Schola, en el local de Schola).

"Mira, noi, pietat". (Lo que hay que hacer es rezar).

Colaboreu, colaboreu, colaboreu, colaboreu, colaboreu, colaboreu.

«Buscad en todo la unidad» decía insistentemente el Padre Orlandis. Por inspiración suya la revista Cristiandad tituló una de sus secciones habituales con el lema Plura ut unum.

Su consigna, plura ut unum.

«Lo nuestro es la devoción al Corazón de Jesús», decía; e insistía en advertir que el demonio «pasa por todo», con tal de que no nos entreguemos al servicio del Corazón de Jesús.

Canals decía que el Padre Orlandis leía a Julio Verne a menudo para relajarse.

Véase La relación de Julio Verne con la fe católica, artículo de Marco Roncalli en Avvenire, en el centenario del fallecimiento de Julio Verne, reproducido por Aldobrando Vals en CRISTIANDAD, año LXII, nº 886, mayo de 2005, pág. 43.

Recuérdese también la obra El conde de Chanteleine, escrita en 1864 por Julio Verne (1828-1905), en la que la sublevación de la población católica de la Vendée contra la revolución Francesa era presentada de una manera que el editor de Verne consideró favorable a los católicos sublevados y, por esa consideración, no se la publicó. Y Julio Verne tuvo que conformarse con la publicación de esa novela histórica que había hecho en tres entregas en la revista Musée des Familles en dicho año 1864).
Julio Verne personificó en el conde de Chanteleine al personaje histórico de La Championnière, lugarteniente de Charette, uno de los principales jefes del alzamiento vendeano. Julio Verne, que era bretón, nacido en Nantes, conoció en casa de su tío Prudent a los hijos de La Championnière y pueder que leyera el manuscrito entonces inédito de sus Memorias sobre la guerra de Vendée

Véase también https://www.religionenlibertad.com/cultura/682782834/novela-desconocida-julio-verne-epopeya-catolica-vendee.html

Y https://fr.wikipedia.org/wiki/Le_Comte_de_Chanteleine

Y, por otra parte, Jules Verne et Dieu