......Prieto responsabilizado por Massip...Antecedentes desencadenantes de la guerra de España de 1936....La Guerra de España de1936 a 1939...HISTORIA DE ESPAÑA....CRISTIANDAD FUTURA....INDEX.

El asesinato de Calvo Sotelo

El asesinato de Calvo Sotelo, el diputado derechista más destacado por sus críticas al gobierno, cuyo cadáver aparece el 13.07.1936 con dos disparos en la nuca,
después de ser detenido en su domicilio por miembros de las fuerzas armadas gubernamentales en la noche del 12 al 13.07.1936,
provoca ya el cierre de todos los acuerdos y decisiones entre los que conspiraban contra el Frente Popular,
y el inicio el 17.07.1936 de su sublevación derechista, el alzamiento, que lleva

El asesinato de Calvo Sotelo tenía la finalidad de provocar la insurrección de los derechistas para aplastarla y hacer triunfar ya la revolución. Pero desencadenar una guerra es correr el riesgo de perderla, aunque se calcule que esto es poco probable, o no se piense en perderla, como entonces los del Frente Popular. Y lo que es seguro es la gran cantidad de padecimientos que sufrirá la población.

---------------------

El asesinato de Calvo Sotelo

http://asturiasliberal.org/node/1031?PHPSESSID=f8f355c1c5867b5d88c866c11b5ea818

En la noche del 12 al 13-7-36 al mando del capitán de la Guardia Civil Fernando Condés (amigo personal de Prieto e instructor de su escolta) salió una camioneta con guardias de asalto y pistoleros socialistas. Fueron a la casa de Gil Robles, pero estaba de veraneo.

Fueron entonces a por Calvo Sotelo. El 11-7-36, a Calvo la Pasionaria le había amenazado en el Parlamento. Uno de los policías de su escolta había dicho al diputado Joaquín Bau, que tenían orden de no intervenir si intentaban asesinar a Calvo, protestó éste y le fue cambiada la escolta, el Ministro no tomó ninguna otra medida.
A Calvo Sotelo lo detuvieron en su domicilio, violando su inmunidad parlamentaria. Calvo les dijo que se fiaba de ellos porque el que lo detenía llevaba un unifome de oficial de la Guardia Civil.

Junto a algunos guardias de Asalto, iban en la furgoneta de Condés media docena de militantes del PSOE, en su mayoría pertenecientes a la Motorizada, milicia paramilitar de los socialistas madrileños, prietista, y por lo tanto no integrada en las Juventudes Socialistas Unificadas, y que daba servicio de escolta a Prieto.

A Calvo Sotelo lo montaron en la camioneta y al poco lo asesinó el pistolero socialista Cuenca de dos tiros en la nuca. Cuenca era jefe de la escolta de Prieto, éste lo menciona en sus memorias repetidas veces. Después tiraron el cadáver en el cementerio del Este. Iba también el socialista confidente de Prieto Santiago Garcés, que luego sería Jefe del SIM (Servicio de Información Militar) organizado por Prieto en la guerra .

Condés le contó a Prieto lo sucedido.

Este relato se basa en la narración del teniente del cuartel de Pontejos Alfredo León-Lupín, exiliado en Caracas, M. Tagüeña (general republicano, por aquella fecha del PSOE) también lo cuenta.
M. Tagüeña, Testimonio de dos guerras, México, 1973, p. 99, 100. J. Zugazagoitia, Historia de la guerra de España, Buenos Aires, 1940, p. 30. I. Prieto, Convulsiones de España, México, 1976-79, vol. III, p.133.

Lo cuenta también el comandante Uribarri primer jefe del SIM. Dice que Condés era amigo suyo y que “ejecutó” a Calvo Sotelo para librar a la República de un enemigo peligroso.
M. Uribarri, La quinta columna española, La Habana, 1943, p. 171 y ss.
Condés y Cuenca murieron poco después en el frente de Guadarrama de forma extraña y el mismo día. El 25-7-36 los documentos referentes a la investigación guardados en Gobernación fueron robados por un grupo de milicianos socialistas y desaparecieron.
El ministro de Gobernación, Ángel Galarza, que dos semanas antes del crimen había justificado en las Cortes cualquier violencia contra Calvo, en septiembre del 36 decía: “A mí… el asesinato de Calvo Sotelo me produjo un sentimiento… el sentimiento de no haber participado en su ejecución”.
JM. Gil-Robles, No fue posible la paz, Barcelona, Planeta, 1998, p.675.

El diario Ya (14-7-36) fue multado con 50.000 pts. por describir el cadáver de Calvo Sotelo “con señales de violencia”. Se prohibió emplear la palabra “asesinato”.
D. Martínez Barrio, Memorias, p. 343.

El asesino pertenecía a la guardia personal de Prieto, Condés era prietista. La pintura de Prieto sobre la actitud de Condés, arrepentido y queriéndose suicidar no casa con la época, lejos de denunciarlo lo escondió.

En las Cortes, Prieto, al nombrar al asesinado, lo llamó por tres veces Gil Robles. El rostro del aludido, escribe Zugazagoitia, “denunció un sentimiento de malestar, como quien ha escapado, por azar, a un gravísimo riesgo”. En enero del 37 hubo una amnistía de los delitos anteriores al 15 de julio del 36.
I. Gibson: La noche que mataron a Calvo Sotelo, Barcelona, Plaza y Janés, 1.986, p. 228 y ss.
Zugazagoitia: Guerra y vicisitudes de los españoles, I, París, Librería española, 1,968, p. 41.

----------------------------------------

"El asesinato de Calvo fue realizado por el guardaespaldas más cualificado de Prieto (Cuenca) y dirigido por un hombre de Prieto (Condés), quien a continuación fue a rendir cuentas a Prieto, el cual, a su vez, lo encubrió y protegió de la justicia. Las palabras de Prieto en la Diputación permanente de las Cortes son sospechosas, por lo menos; y poco después el sumario fue robado a mano armada por… hombres de Prieto. Siempre nuestro hombre al fondo. Había además un móvil poderoso: Prieto había manifestado preferir una contienda en regla al desgaste revolucionario de aquellos meses, sin objetivo aparente, y el asesinato de Calvo equivalía a una declaración de guerra. Estos hechos, y otros menos directos, no son pruebas concluyentes, pero sí indicios muy fuertes" (Pío Moa, 24.01.2008).

--------------------------

Relato de un testigo presencial, el guardia de asalto Aniceto Castro, que iba en la furgoneta sentado al lado de Calvo Sotelo

“Aunque no es fácil ofrecer una lista completa de quienes subieron a la camioneta 17 nos consta que al menos lo hicieron las siguientes personas:

“De lo ocurrido a partir del momento en que Calvo Sotelo entró en la camioneta tenemos el relato de un testigo presencial, el guardia de asalto Aniceto Castro, que se sentó al lado del detenido:            “En el banco delantero se sentaron el chófer, el Capitán Condés y José del Rey; en el segundo, algunos paisanos y guardias; en el tercero, que era de espaldas a la dirección, no iba nadie; en el cuarto, el declarante, el Sr. Calvo Sotelo y el guardia del Escuadrón de Seguridad, y en el quinto “el pistolero” (Cuenca) y otros paisanos. Se encaminó la camioneta calle de Velázquez abajo, y a los pocos momentos de emprender la marcha, cree que al llegar al cruce con la calle Ayala, sonó un tiro, y al momento vio que el Sr. Calvo Sotelo caía hacia la derecha y “el pistolero” esgrimía detrás de él una pistola con la que, indudablemente, había disparado sobre la nuca de aquél. Al instante vio cómo “el pistolero” hizo un segundo disparo sobre la cabeza del Sr. Calvo Sotelo, cuando ya éste estaba cabeza abajo. Entonces el guardia del Escuadrón se pasó al asiento de atrás. “El pistolero” exclamó: “Ya cayó uno de los de Castillo”, y al mismo tiempo Condés y José Del Rey se cruzaron miradas y sonrisas de inteligencia”” (Alfonso Bullón de Mendoza: José Calvo Sotelo. Ariel. 2004. Pág. 681).