...Textos...... INDEX

Benedicto XVI testimonia en 2020 el avance del poder del Anticristo

El papa emérito Benedicto XVI dice que a quien se opone a la imposición del «matrimonio homosexual» y el «aborto» se le castiga hoy con la excomunión social por el «poder espiritual del Anticristo»

La sociedad moderna está formulando un credo anticristiano y castigará con la exclusión social a quien se resista. Es totalmente natural el temor a este poder espiritual del Anticristo

Aparecen en Religión en Libertad otros detalles y expresiones de lo que dice el papa emérito Benedicto XVI en esta biografía

Carmelo López-Arias / ReL 03 mayo 2020 https://www.religionenlibertad.com/vaticano/693607685/benedicto-xvi-formulando-credo-anticristiano-poder-espiritual-anticristo.html

«Yo no quería solo ni en primer lugar impulsar la purificación del pequeño mundo de la Curia, sino de la totalidad de la Iglesia". "Los hechos han demostrado que ha sido sobre todo la crisis de Fe la que ha conducido a una crisis de la existencia cristiana. Ésa es la que un Papa debe tener principalmente delante de sus ojos».

Vatileaks no fue su mayor problema. "La verdadera amenaza para la Iglesia, y por lo tanto, para el oficio de Pedro, no reside en esas cuestiones, sino en la dictadura mundial de ideologías aparentemente humanistas, cuya negación implica ser excluido del consenso social básico. Hace cien años, cualquiera habría considerado absurdo hablar de matrimonio homosexual. Hoy queda socialmente excomulgado quien se oponga a ello. Lo mismo vale para el aborto y para la fabricación de personas en el laboratorio. La sociedad moderna está formulando un credo anticristiano y castigará con la exclusión social a quien se resista a él. Es totalmente natural el temor a este poder espiritual del Anticristo, y se hace necesario realmente el auxilio de la oración de todo un episcopado y de toda la Iglesia mundial para resistirlo".

Informa Carmelo López-Arias / ReL 03 mayo 2020 en Religión en Libertad

Este lunes, 4 de mayo de 2020 , la editorial alemana Droemer-Knaur publicará una biografía de Benedicto XVI escrita por el periodista Peter Seewald, autor tres dos libros-entrevista con Joseph Ratzinger: La sal de la tierra (1997), Luz del Mundo (2010) y Últimas conversaciones (2016). La obra consta de 1184 páginas y se titula Benedikt XVI. Ein Leben [Benedicto XVI. Vida], y adquiere la condición de biografía autorizada de quien fuera Papa entre 2005 y 2013.

El pasado 16 de abril, fecha en la que se celebró su 93º cumpleaños, Benedicto XVI recibió como regalo-sorpresa el primer ejemplar del libro. Según explicó el arzobispo Georg Gänswein, la intención de Seewald había sido acudir personalmente ese día a entregárselo, pero la situación de confinamiento que se vive en Italia por la pandemia de coronavirus, y la propia necesidad de salvaguardar la salud de su anciano paisano bávaro, lo hicieron imposible.

La obra abarca desde su nacimiento hasta la renuncia al pontificado del 11 de febrero de 2013. Su vida, según explica la editorial, ha estado "medio siglo bajo el foco de la opinión pública" y eso le convierte en "un personaje de la Historia", con hitos como su participación en el Concilio Vaticano II (donde fue teólogo personal del cardenal Joseph Frings), la labor teológica posterior, sus 24 años como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y su acceso al Pontificado.

Dividido en seis partes y 74 capítulos, el volumen está rematado con un epílogo sobre los años transcurridos desde que abandonó la sede de Pedro, y algunas preguntas y respuestas incorporadas al texto y encabezadas por una de sus respuestas: "La amistad personal con el Papa Francisco no solo se ha mantenido, sino que ha crecido".

Seewald explica que tras los diversos encuentros que tuvo con Benedicto XVI para rematar su obra en otoño de 2018, quedaron pendientes cuestiones que formuló por escrito. Algunas quedaron sin responder porque, según el Papa emérito le dijo en una nota del 12 de noviembre de ese año, "iban demasiado lejos en la actual situación de la Iglesia".

El Anticristo

En su información sobre la obra en Life SiteMaike Hickson destaca algunas de las respuestas en torno a su renuncia, que habían sido también anticipadas en Focus.

En su pontificado, explica Benedicto XVI, "los principales obstáculos vinieron de fuera, no vinieron de la Curia. Yo no quería solo ni en primer lugar impulsar la purificación del pequeño mundo de la Curia, sino de la totalidad de la Iglesia". Y añade: "Los hechos han demostrado que ha sido sobre todo la crisis de Fe la que ha conducido a una crisis de la existencia cristiana. Ésa es la que un Papa debe tener principalmente delante de sus ojos".

Por ello, a pesar de su eco mundial, Vatileaks no fue su mayor problema: "La verdadera amenaza para la Iglesia, y por lo tanto, para el oficio de Pedro, no reside en esas cuestiones, sino en la dictadura mundial de ideologías aparentemente humanistas, cuya negación implica ser excluido del consenso social básico. Hace cien años, cualquiera habría considerado absurdo hablar de matrimonio homosexual. Hoy queda socialmente excomulgado quien se oponga a ello. Lo mismo vale para el aborto y para la fabricación de personas en el laboratorio. La sociedad moderna está formulando un credo anticristiano y castigará con la exclusión social a quien se resista a él. Es totalmente natural el temor a este poder espiritual del Anticristo, y se hace necesario realmente el auxilio de la oración de todo un episcopado y de toda la Iglesia mundial para resistirlo".

----------------------

El papa emérito Benedicto XVI dice que a quien se opone a la imposición del matrimonio homosexual y el aborto se le castiga hoy con la excomunión social por el «poder espiritual del Anticristo»

InfoCatólica 2/05/20 9:52 AM http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=37569

(LSN) «Hace cien años», dice el papa emérito Benedicto XVI en su nueva biografía escrita por Peter Seewald, «todo el mundo habría considerado absurdo hablar de un matrimonio homosexual. Hoy en día, se está excomulgando de la sociedad a quien se opone a ello». Lo mismo se aplica al «aborto y a la creación de seres humanos en el laboratorio», añade el pontífice alemán.

«La sociedad moderna está en medio de la formulación de un credo anticristiano, y si uno se opone a él, es castigado por la sociedad con la excomunión. El miedo a este poder espiritual del Anticristo es entonces más que natural, y realmente se necesita la ayuda de las oraciones de toda una diócesis y de la Iglesia Universal para resistirlo».

--------------------

«Considerando todo esto, hay una buena razón para temer que esta perversión de las almas pueda ser una prueba y, tal vez, una anticipación de los males que han sido previstos para el final de los tiempos; y que "el Hijo de la Perdición" de que habla el Apóstol (2Tes 2,?3) tal vez está en este mundo. Con suma audacia y furor se persigue en todas partes la religión, se ponen en duda los dogmas de la fe, se intenta obstinadamente suprimir y borrar cualquier relación entre el hombre y Dios! Mientras tanto, con una actitud que según el Apóstol es propia del Anticristo, el hombre, con inaudita temeridad, ocupa el lugar de Dios, elevándose por encima de todo lo que lleva el nombre de Dios, de modo tal que aunque no pueda extinguir totalmente en sí mismo la noción de Dios, rechaza sin embargo su majestad y, como si tal cosa, hace de este universo un templo en el que él pueda ser adorado por los demás: “hasta instalarse en el templo de Dios, proclamándose él mismo Dios” (2Tes 2,?4)».
(San Pío X, E Supremi apostolatus, 1903).

«Esto es lo que con sumo dolor estamos presenciando: por primera vez en la historia asistimos a una lucha fríamente calculada y cuidadosamente preparada contra todo lo que es divino (cf. 2Tes 2,4). Porque el comunismo es por su misma naturaleza totalmente antirreligioso y considera la religión como el «opio del pueblo», ya que los principios religiosos, que hablan de la vida ultraterrena, desvían al proletariado del esfuerzo por realizar aquel paraíso comunista que debe alcanzarse en la tierra».
(Pío XI
Divini Redemptoris de 19-III-1937, 22).

-----------------------------------------

El humo de Satanás

«La cola del demonio está llevando a cabo la desintegración del mundo católico. La oscuridad de Satanás ha entrado en el mundo católico, difundiéndose hasta llegar incluso a sus niveles más altos. La apostasía, la pérdida de la fe, se están difundiendo en el mundo y en los niveles más altos de la Iglesia».
(San Pablo VI, Discurso en el sesenta aniversario de las apariciones de Fátima, 13 de octubre de 1977).

Un ser preternatural ha venido al mundo para ahogar los frutos del Concilio ecuménico

La homilía «Ser fuertes en la fe» de san Pablo VI del 29 de junio de 1972 en el noveno aniversario de su elección como Papa

 

«De entre alguna fisura el humo de Satanás entró en el templo de Dios: la duda, la incertidumbre, lo problemático, la inquietud, el descontento, la confrontación» «Se creía que tras el Concilio vendría un día de sol para la historia de la Iglesia. Pero vino una jornada de nubes, de tempestad, ...de incertidumbre... Nosotros buscamos cavar nuevos abismos en lugar de rellenarlos" (Pablo VI, 29 de junio de 1972, Homilia de la misa en ocasión del noveno aniversario de su coronación).

«Una potencia hostil ha intervenido. Su nombre es el diablo, ese ser misterioso del que San Pedro habla en su primera Carta. ¿Cuántas veces, en el Evangelio, Cristo nos habla de este enemigo de los hombres?» (ib.).

«Nosotros creemos que un ser preternatural ha venido al mundo precisamente para turbar la paz, para ahogar los frutos del Concilio ecuménico, y para impedir a la Iglesia cantar su alegría por haber retomado plenamente conciencia de ella misma»

LEER MÁS

El itinerario desde la Cristiandad al laicismo es un caso particular de la aplicación del mal menor como una estructura de pecado....22 11 2015 ..

La dinámica del mal menor es una estructura de pecado

.. El mal menor como estructura de pecado...

La complicidad con el mal menor es una estructura de pecado

La dialéctica hegeliana y la ley del aborto

La dialéctica es el álgebra de la revolución

Fascismo dialéctico y fascismo histórico

El sídrome de la rana hervida

Estructuras de pecado

El Padre Orlandis y el mal menor

"La paz a que aspiran los pontífices romanos, la paz que esperan del Corazón de Jesús, la paz de Cristo en el Reino de Cristo, no es aquella paz precaria y circunstancial que puede dar la diplomacia, o los tratados internacionales. No es una paz condicionada a las tristes circunstancias actuales. Esta es la paz del mal menor, a la cual es prudente acogerse, cuando no puede alcanzarse el bien mayor. Será una paz que un pontífice romano admitirá prudentemente, como la habrían admitido tantos pontífices romanos. Pero no es la auténtica Pax Romana: la paz de Cristo en el Reino de Cristo".
(Ramón Orlandis, S. J.:
El arco iris de la «Pax Romana»).

Así formulaba Ramón Orlandis, S. J., la tesis católica

"El ideal católico es la realización del Reinado de Cristo sobre la tierra, la aceptación voluntaria por las naciones de la Soberanía Social de Jesucristo, que todas las naciones acepten y acaten el magisterio de la Iglesia y disfruten de los bienes que en esta buena nueva se les ofrecen".

"Cuanto más dista el mundo de la plena realización de este ideal, cuanto mayores son las exigencias malaventuradas de la hipótesis, más necesario es conservar puro y vivo en la mente y en el corazón este ideal, y profesarlo públicamente".
(Ramón Orlandis, S. J.:
¿Somos pesimistas? Revista Cristiandad – Nº 73 - AÑO IV - 1 de abril de 1947, pág. 145).

Esto lleva consigo y presupone que todos los habitantes de la tierra aceptarán y acatarán voluntariamente el reinado del Sagrado Corazón de Jesús, el Verbo hecho carne. Porque, según explica san Agustín, "dos amores fundaron dos ciudades".

La Buena Noticia es que así va a suceder con toda seguridad:

Está anunciada, como una profecía incondicionada y absoluta, la implantación universal en todos los corazones y en todas las naciones del Reinado del Sagrado Corazón de Jesús, el Verbo hecho carne, y la previa eliminación del catastrófico sistema anticristiano actual, tras su próxima dominación total. Todavía no ha implantado Jesús el Reino de Dios en la tierra en su plenitud efectiva, pero lo implantará. En todos los corazones, sí, en todos. Y en todas las naciones, sí, en todas.

Se nos dice que en la situación de laicismo actual, son irrealizables las normas católicas. Pero, ¿cuesta mucho alimentar la esperanza recordando a menudo lo que enseña el Concilio Vaticano II en Nostra Aetate, 4, que con toda seguridad todos los pueblos creerán que Jesucristo es Dios y obrarán en consecuencia, y vivirán según Él?:

"La Iglesia, juntamente con los profetas y con el mismo Apóstol, espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con voz unánime y le servirán hombro con hombro" (Nostra aetate, 4).

Lo que es proclamar con toda seguridad la confesionalidad de todos los pueblos y que obrarán en consecuencia en el futuro. O lo que es lo mismo, proclamar la esperanza cierta de la unidad católica del mundo.

Sí, cuesta mucho: no se menciona esto nunca. Y tenemos hambre.