....HISTORIA UNIVERSAL......

La doctrina Brezhnev de 1968 es la formulación del imperialismo marxista

LD Radoslav Yordanov 2013-11-16

En su libro El imperialismo, la fase superior del capitalismo, el primer líder del comunismo, Vladimir Lenin, sostiene que el fenómeno del imperialismo no es una característica universal de la sociedad humana, sino que es exclusivo del sistema capitalista. En este sentido, Lenin aseguró que el propio desarrollo del libre mercado capitalista exige que unos pocos Estados avanzados quieran dominar el resto del mundo por la fuerza para explotar sus recursos.

Sin embargo, 50 años más tarde, el entonces líder de la URSS, Leonid Brezhnev, demostró que el imperialismo no le es ajeno al comunismo. El 13 de noviembre de 1968, durante el V Congreso del Partido Comunista de Polonia, Brezhnev dejó bien claro que los países del bloque comunista no tenían ninguna independencia política, social o militar: "La soberanía de cada país socialista no debe contradecir a los intereses del mundo socialista, del movimiento revolucionario mundial. Ningún estado socialista se puede liberar de los intereses generales de nuestra comunidad."

Así pues, el líder de la URSS formuló la llamada "doctrina Brezhnev" o "doctrina de la soberanía limitada", para afirmar que si hubiese peligro de que un país del bloque socialista se apartase del socialismo, la URSS tenía el derecho y la obligación de intervenir militarmente para restaurar el poder socialista.

Brezhnev subrayó que este autoproclamado derecho a intervenir militarmente no se limitaba sólo a los casos de una amenaza exterior al socialismo, sino también a una amenaza interna de "restauración capitalista" dirigida por "reacción imperialista". Además, también dejó claro que los principios de soberanía, integridad territorial y la no intervención en los asuntos internos son "valores burgueses" que quedaban subordinados a la lucha por derrotar el capitalismo.

Justificación retroactiva de la invasión de Hungría en 1956 y de Checoslovaquia en agosto de 1968

Esta doctrina imperialista de la URSS fue utilizada para justificar retroactivamente la invasión soviética en Hungría en 1956 y en Checoslovaquia en agosto de 1968. En noviembre de 1956, el ejército soviético asesinó más de 2500 personas para sofocar una revolución que pretendía instaurar una libertad política, religiosa y social. En un claro atentado contra la soberanía del país, la URSS ordenó la ejecución del primer ministro húngaro, Imre Nagy.

Aunque el primer ministro checoslovaco, Alexander Dubcek, no quería llegar tan lejos en sus reformas, Brezhnev consideró que esta liberalización económica y social alejaba al país de los principios del marxismo. La restauración de la dictadura comunista en Checoslovaquia, por parte del ejército del Pacto de Varsovia, causó la muerte de más de 100 personas.

La formulación de la "doctrina Brezhnev" aumentó la tensión entre la URSS y los comunistas chinos, que llegaron a calificar el discurso de Brezhnev de "social-imperialismo". Los postulados de la doctrina generalizaban tanto, que, según varios historiadores, también sirvieron a los soviéticos para justificar la invasión de la URSS en Afganistán en 1979 con el objetivo de defender el poder del gobierno socialista del Partido Democrático Popular afgano.